Viernes, 14 Abril 2017 15:02

CHAVAS: FAJEN, NO AMEN. El recuerdo de un texto de Eusebio Ruvalcaba / Marco Ornelas /

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

 

 

 

CHAVAS: FAJEN, NO AMEN

El recuerdo de un texto de Eusebio Ruvalcaba

Por: Marco Ornelas

Recuerdo bien. Aunque han pasado dieciséis años, recuerdo bien. Cómo olvidar esta frase: Chavas: fajen, no amen. Tenía yo veintidós años y cursaba el noveno semestre de la carrera de leyes. El penúltimo semestre para terminar mis estudios. Fue en la materia de derecho administrativo, con el Lic. Juárez ―una asignatura para dormirse, que además nos impartían los viernes de las 12:00, a las 13:00 horas, la última hora de clase, y la última hora para terminar la semana―. Me acuerdo que desde la prepa empecé a cargar con mis libros de: poesía, filosofía, cuento y ensayo (lecturas que desde siempre me han acompañado en los momentos más aburridos de la vida). En la Universidad seguí con esta costumbre que adquirí en la E.P.L (Escuela Preparatoria de León). Los libros desde entonces han sido para mí una forma de la fuga. Cuando las clases se volvían insufribles, yo, de manera furtiva, sacaba poco a poco uno de mis libros de la mochila. Lo subía al pupitre y con mucha diligencia cuidaba de que el maestro no me viera. Todo lo demás era fruición: leer y leer. La clase transcurría y yo concentrado en la lectura me hacía uno con las palabras. Seguro que la lectura es una forma de huir, la huida le podrían llamar los monjes en oriente. Pocas veces los maestros preguntaban qué era lo estaba haciendo. Con el tiempo corroboré que leer es una forma de desaparecer. Alguna vez pensé en forrar mis libros clandestinos con una copia de la portada de los libros de la asignatura, para así hacerlos pasar de contrabando por la materia. Leer también es una forma del desafío: una aventura en medio de la rutina de la vida. Nunca lo realice.

Bueno, les decía que fue en la clase de derecho administrativo, cuando el Lic. Juárez me inquirió y dijo: “¿qué lees Marco?” Le contesté con una sonrisa flagrante: “una revista”. El maestro Alberto Juárez era un abogado muy sui generis, una persona culta, al que le gustaba mucho el arte, el teatro y la poesía, pero que tenía una fama de haber corrido a varios de la facultad por estricto, me volvió a preguntar: “¿De qué es la revista Marco?”. “Es de rock” ―le dije. “Muy mal Marco, ―replicó molesto el profesor”. “Es viernes Licenciado, discúlpeme por favor” ―le supliqué. “Entrégame la revista” ―mandó el maestro. Me levanté y fui directo a la esquina donde el Licenciado Juárez permanecía de pie.

Tomó la revista en sus manos y para mi sorpresa, leyó fuertemente el texto del delito:

Chavas: fajen, no amen. Porque sí, porque se lo merecen. Sentir su cuerpo, el de ustedes, a través de la mano de un hombre. Sentir que pueden conocer a un galán por la forma en que las toca, con ternura, con delicadeza o de plano con pasión desmesurada, como ustedes quieran, pero siempre al gusto de ustedes. Fajen, no amen. Amen si quieren, pero no se priven de fajar por no amar. Los hombres nunca lo hacemos. (La Mosca, año 7, número 43, México, D.F.)”.

En ese momento, después de oír al maestro me sonroje, pero la sorpresa no fue de vergüenza sino un triunfo: una victoria. Sabía que me la estaba jugando, pero no pude mantener la risa. Imaginen ustedes la escena: una escuela católica. Con valores sobre la virginidad femenina y la represión, y que de repente, un maestro, en una clase, en la facultad de derecho, sí, de derecho, les profiera a las mujeres: que merecen y deben disfrutar su cuerpo. El acto no pudo haber sido más provocador. Toda una reivindicación feminista.

La lectura del maestro Juárez, ahora que la rememoro, fue como un happening situacionista. El sólo pensar en lo que habría pensado Guy Debord ante semejante acontecimiento, me sigue divirtiendo. Sobra decir, que esta pequeña lectura-alegría en el absurdo de la vida, se la quedé a deber siempre al buen Eusebio. A don Eusebio Ruvalcaba y su sección Hilito de sangre.   

 

 

 

 

 

   

 

 

[i] MARCO ORNELAS (León, Guanajuato, 1978). Poeta y ensayista. Fue seleccionado para la antología Ocho voces de Guanajuato, publicada por la Universidad Iberoamericana, plantel León (2000). Becario del Instituto Estatal de la Cultura de Guanajuato, en el área de literatura, categoría jóvenes creadores (2001). La editorial Azafrán y Cinabrio publicó su libro de ensayos: El mito de Proteo (2008). Asistió al taller de poesía Aprendiz de Brujo con el poeta Sergio Mondragón (2010). La editorial San Roque (actualmente Los Otros Libros) publicó su libro de poesía El concierto reconciliatorio (2011). En Ediciones La Rana apareció su poemario: Variaciones (y dispersiones) de la voz alcanzando el tono (2011). La Universidad Iberoamericana, plantel León, incluyó uno de sus cuentos en la antología Poquito porque es bendito (2013). Fue seleccionado para el Seminario de Poesía Efraín Huerta del Fondo para las Letras de Guanajuato (2016). Obtuvo el primer lugar en el Torneo de Poesía Guanajuato 2014 (Adversario en el cuadrilátero); y recientemente su colección de poemas bajo el título de El insomne es un animal que blasfema ganó el X Concurso de Poesía Libre, auspiciado por el Patronato de la Feria Estatal de León 2017. Coeditor de la revista estatal de literatura y arte Cosido a Mano (2014-2016), ha colaborado para las revistas nacionales: Replicante, Periódico de Poesía, Círculo de Poesía y Punto de partida (en línea, UNAM). Mantiene su sitio web en: http://elmitodeproteo.blogspot.mx/

 

 

 

 

 

Visto 363 veces Modificado por última vez en Jueves, 20 Abril 2017 16:20
Marco Ornelas

Poeta y ensayista. Estudió Derecho en la Universidad La Salle (1997-2002); también ha recibido cursos de literatura en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Guanajuato. En 2011 La editorial La Rana de Guanajuato, publicó su poemario: Variaciones de la voz alcanzando el tono. En 2013 la Universidad Iberoamericana, León, publicó uno de sus cuentos en la antología Poquito porque es bendito, . Obtuvo el primer lugar en el "Torneo de poesía Guanajuato 2014 (Adversario en el cuadrilátero)".

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.