Viernes, 16 Junio 2017 06:11

LA CIUDAD DE LOS LABIOS FRUNCIDOS / Miguel Ángel Real /

Escrito por
Valora este artículo
(2 votos)

 

LA CIUDAD DE LOS LABIOS FRUNCIDOS

Miguel Angel Real

 

 

Es una ciudad de viejos que han abandonado sus años

En un pozo olvidado por los años

Hoy camino entre decrepitud como hace tantos años

Desabrimiento, labios fruncidos, frentes que no han arrugado los años

Sino el negar constantemente lo desconocido todos los años

Es decir una insoportable afrenta a los años

Que pasan pero son solo sombra de años

No me explico que los que hace veinticinco años

Tenían treinta años

Hayan recogido el testigo de los años

Firmemente, como un juramento tácito y sólido sobre los años

Y te sigan mirando de arriba abajo como si los años

Y su tierra y su calle y su ignorancia de años

Les diera algún derecho para hacer de los años

Un pretexto para juzgarte y su gesto adusto trabajado con los años

Fuera la única bienvenida a tus años

Paseando por esta ciudad noble y hermosa y con sequedad de años.

Años que envuelven su pereza de años

Su desidia para simplemente sonreír –con los años

Pido ya poco, pero al menos quisiera que los años

Hubieran servido de algo para superar años-

En una cicatriz sobre la cara que impresiona a mis años

Y me hiela y me disgusta y calcifica mis años

Mis ojos mis pies que admiraron las plazas durante años:

La ciudad de las bocas fruncidas tiene aún por delante muchos años.

 

ecos

                                                                                                                     blancas y se

                                                                               lo guardamos                extienda el fuego

                                                     tan solo              entre algodones             por nuestros oídos

                                   en              las voces            para apagar                    provocando un

            ecos                nuestra      que queremos    cuanto sea posible          dolor que ni siquiera

los       que                  mente        recordar              la reverberación            somos capaces

            resuenan         son            mientras              de las cicatrices            de concebir es el

                                   a veces      que aquello         aunque basta con          precio que debemos

                                                     que nos hiere       una chispa para            pagar por pretender

                                                                                 que ardan las fibras     ser cándidos

                                                                                                                     guardianes de ecos

palabra

Basta la palabra para aplacar hachas.

Calma las almas, pasa las alas a la nada,

basta para ajar alambradas hasta la cáscara

para dar a las almas fantasmas la rara paz.

Palabra parada: arpa para la garganta,

mata las larvas de zarzas armadas,

arranca barcas varadas, ataca las fachadas falsas.

Alarma jamás apagada:

la palabra labra, magma a magma,

faca a faca,

zarpa a zarpa,

las amargas babas.

Avanza la palabra,

lacra la mala mañana, la gabarra rajada.

Alhambra alfa, amagada carga, arma.

Palabra: amar a rajatabla

a Amaranta hasta Aracataca.

dudas

El sueño de escritura automática

no es más que un robo

un robot

de malintencionadas maravillas que trascienden.

Se asombran los pies

los peces

los pecios

sumergidos en un vasto

vástago

rechinar de dientes de tan puro

pero llega acaso al corazón el verso

cuando se desquebraja

de inmediato

como una losa podrida por la lluvia y los helechos

por hache o por be

Visitamos Granada

y nos desgarraron el corazón

las alhambradas

*

Él echó

el hechizo

y el hecho

se volvió

helecho

*

Dios

Es una hache.

Por mucho que lo pronuncies

Que lo grites

No existe.

*

e – BOCARTE

es no decir tu nombre

y encontrar una metáfora

para pensar en tu humedad

*

e – BALUARTE

es comprobar que no te resquebrajas

o que es muy difícil

hacer un examen de conciencia

para llegar a ti

 

 

antiguo hotel

El pasado son ángulos
lámparas que ningún soplo de aire balancea
y arcos que no acogen.
En el vacío esplendor
mis pasos no tienen eco
y les falta fuerza a las luces
para ser fantasmas.
Conversa el barniz de las sillas
y las camas esperan disciplinadas.
La geometría del tiempo
ha encontrado una fórmula absurda
que ya nadie escribe sobre las paredes blancas
y las escaleras
conducen hacia la nada de los olvidos.

 

 

Cinco poemas de “Apalabras” (inédito) - Obra finalista en el VI PREMIO DE LITERATURA EXPERIMENTAL, convocado por el SPORTING CLUB RUSSAFA CARLOS MORENO MÍNGUEZ (España, mayo de 2017), y uno más.

 

 

 

Visto 202 veces Modificado por última vez en Miércoles, 29 Noviembre 2017 05:10
  Miguel Angel Real

Nacío en Valladolid (España) en 1965. Licenciado en Filología Francesa. Reside en Francia desde 1991, donde trabaja como catedrático de español en el Lycée de Cornouaille de Quimper (Bretaña),

Algunos de sus poemas en español han sido publicados en las revistas españolas La Galla Ciencia (número ocho) y Fábula (Universidad de Logroño), en Letralia (Venezuela) y en las publicaciones mexicanas Marabunta,El Humo y La Piraña (México).

La revista “Le Capital des Mots” posee algunos de sus poemas en francés, originales o traducidos del español.

Ha participado en la revista española El Coloquio de los Perros con una reseña sobre el escritor peruano Diego trelles Paz. Otras reseñas de poesía han sido publicadas en algunas de las revistas citadas.

Traductor de poesía contemporánea en francés y español, ha publicado (solo o en colaboración) algunas de sus traducciones (Luis Alberto de Cuenca, Ramiro Oviedo, Raúl Quinto, José María Alvarez, Eric Dubois, etc) en diversas revistas en Francia y en España (Passage d’encres, Le Capital des Mots, La Galla Ciencia, La Piraña…).

 

1 comentario

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.