Martes, 29 Agosto 2017 21:01

CONFIESO… Delia Checa

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 

 

 

 

CONFIESO…

Delia Checa

 

 

… el miedo siempre termina por

hacernos esclavos

Isidoro Irroca

 

Soy el ser vacilante
de vida trunca,
una bestia incorregible 
que se horroriza ante 
su propio abismo…

Sobre mi corazón encallecido
no dejan huella las emociones.


Nunca tuve infancia
ni viví la aurora de los abrazos,
tampoco me dormí arrullado
con la ternura de una canción de cuna.
¡Por dentro llevo un mundo de sombras!

Mil veces me propuse regenerarme, 
lo juré por la memoria 
de la madre que no tuve
y… al minuto…
¡un desconocido demonio
me empujó las manos!

¿Quizás la marca de Caín luzco
como abyecta cicatriz en mi frente?

 

 

CONFESIONES DE UN PSÍCÓPATA

 

 

He consumido todo mi amor

tratando de comprender al odio.

Nemer IBN EL Barud

 

 

De tus manos
recibí ayer la flor más hermosa,
flor de perfumado aroma…

¿Quisiste, quizás, 
despertar mi amor?

¿Sabes que ni la ternura 
ni la pasión más honda
hicieron mella jamás
en mi corazón de roca, 
páramo donde
toda ilusión muere?

¿Qué no hay emoción
que me conmueva?

¿Qué es de un muerto viviente
esta estructura vana
que ante ti se yergue?

¡Basta ya de esfuerzos estériles,
desiste ya de esta inútil 
siembra en tierra yerma!

 

 

HABITANTES DE LA CALLE

 

Como Adán

del Paraíso arrojados…

primitivos,

hermanos de las bestias…

 

Sin poseer nada,

deambular es el destino…

depender del estado del cielo,

recibir todo el tiempo

lo que este quiera conceder:

nieve, lluvia,

calor, frío, viento;

aliados o enemigos…

 

La estación del año

será generosa o mezquina

mientras el destino,

infantil y valiente,

pobre y duro

sin aspiraciones,

ni tiempo ni historia…

 

Delicado o rudo,

valeroso o temeroso,

niños en el corazón,

como el primer día antes

del comienzo de la existencia;

siempre la vida

acompañada

de impulsos y necesidades

elementales…

 

Sedentarios y ricos

muestran su temor y desprecio

pues les recuerdan

la fugacidad de la existencia

y de toda vida…

 ¡la fría e inevitable muerte

que nos rodea!

 

 

A UNA PROSTITUTA

 

Carne lacerada,

raudal de llanto.

Habitante de la noche,

flor nocturna

iluminada con luz de luna.

La desesperación con los látigos

de la miseria y el hambre

te empujaron a ese no vivir

en el que te codeas, día a día,

con la muerte.

Traficantes con corazón de roca

explotan tu entraña

que para misiones sagradas

fue creada.

Cortesana del sexo…

¡cuántas noches de jergón maldito

y placer para otros

mientras tú mascullas amargura!

 

 

 

del libro “Perfiles de Mujer”

Mendoza (Argentina)

2015

REQUIEM PARA UNA NIÑA

“Cassidy Trevan, residente en Melbourne, Australia,

tenía apenas 13 años cuando fue conducida por dos supuestas

 amigas a una casa; allí la esperaban dos compañeros de clase,

todos ellos adolescentes. Y allí fue violada despiadadamente.”

Yahoo Noticias, 16 de febrero 2017

¡Cómo pudieron herir su pudor!

¡Marchitar la flor de su inocencia!

¡Invadir su recinto sagrado,

con violencia y sin amor!

Quizás no tuvieron bastante

y sumaron más dolor…

la acosaron con saña día tras día,

le profirieron palabras soeces

-sabemos del poder destructivo

y letal de la palabra-,

entorpecieron el necesario duelo

por la virginidad robada.

En todo lugar… en la escuela,

en las interminables redes sociales

extendidas como pulpos

e ignorantes de barreras ni distancias.

Ingenua… mitad niña, mitad adolescente,

le tocó vivir este presente

del oprobio y la injusticia;

desangelada y abandonada

por maestros sordos a sus reclamos,

respirando una atmósfera

enrarecida y sofocante.

Atrás un universo clausurado

-la infancia trágicamente perdida

y censurada la fantasía de la juventud-.

Por delante… precipitada

repentinamente en el mundo adulto…

¡vigente el horror de la vejación y del sin sentido!

Ahora, en la eternidad, más allá

de esta sociedad machista generadora

de vándalos y superadas con la muerte

todas las angustias de su breve existencia,

leemos un fragmento de la carta que nos dejó…

“… Mi nombre es Cassidy Trevan y fui violada.

Si alguna vez alguien trata de violarte, ¡vale la pena luchar! ¡Lucha! Si no lo haces,

te arrepentirás el resto de tu vida como lo hice yo.

Puedes hacerlo. Ten cuidado. Mantente alerta. Ponte a salvo”.

¡Ojalá hecho tan triste evite que otras niñas

 sean víctimas de apetitos desmadrados!     

                                                                                                

 

 

Visto 170 veces Modificado por última vez en Sábado, 07 Octubre 2017 03:46
Delia Checa

Argentina, reside en Mendoza. 1er. premio Nac. de Poesía “Renacer Literario (2011) y 2° premio Nac.(2013) ambos del Concurso Renacer Literario de SADE, S. Rafael, Mza. (Arg.) Colaboró en numerosas antologías prov., nac, e internac. Libros propios: El mundo y su esplendor, Danzando en la luz, Remolinos de silencio, Susurros de eternidad (2011, editados en España); Poesía (2014), Perfiles de mujer (2015) y La Patria grita en mi Sangre (2016), Ed. En Mza., Arg. Integra la Unión Hispanomundial de Escritores y la Sociedad Venezolana de Arte Internacional. Fundadora grupo de Facebook “Balcón de sueños” y “Rincón del Naturismo” Modera foro “Sabor Artístico” Administra foro “Café Poético”. Miembro fundador Movimiento de Escritores de Mza “Epicentro”. Miembro Comisión Directiva de SADE, Mza.

Lo último de Delia Checa

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.