Uylder Torrez

Uylder Torrez

Poeta nacido en Chiapas

 

Desde el corredor de una casa estacionada

en el sueño de la primer mujer amada 

Uylder Torrez

 

Queda un latifundio de dolor a tierra oscura en la vigilia,  32 sueños exhumaré estrechando cortísimas calles,  porque esa mujer era una exáfora,  lo se por su forma indefinible.

Se llueve la mente lamente usted que se llueve: en los cuadernos emparentados con baúles y lagartos dimensionales de la infancia.

La marcha gris de las nubes lloronas se derrama entre dolores de árbol en jardín,  limerencia de seda por tus dedos; se me ocurre hoy que somos voluntarios en ésta guerra a salto de guaridas, pues la alforja carece de instructivos visuales dañinos bajo el infrarrojo de tu cabello,  porque hoy el frío penetra bajo los pensamientos y somos monstruos, pacientes monstruos de nuestras pesadillas estacionadas a cinco llaves de las uñas.

Quiero preguntarte el sonido en el interior de la fibra que envuelve tu sexo,  para calcular las atmósferas desde que sale el sol hasta que llega la caricia y proceder entonces al desembarco, dispuesto a lunarme de sal y pavimento, se desplaza  éste minuto en que el disparo obliga al metal para morir en la carne; sabremos de las conjeturas dejadas en las islas por sirenas y peces escribanos,  de colores no vistos en adioses que un día se dirán a 361 grados de latitud izquierda,  porque eres la Eva más compleja y sin tiempo, serías eterna si te atrevieras a ser la compleja más Eva. Serás por ello desde este sitio dimensión colgada en el corredor de toda causa para diferenciar las alas de los colibríes y el tacto cuántico de un beso robado tras la música,  podrías incluso decir la conferencia del mar en lugares públicos que serán fantasmas,  al presenciar la definitiva muerte de éste corazón.

 

MADRUGADA EN QUE HUIDOBRO

LOCALIZÓ EL SISMÓGRAFO

Uylder Torrez

 

El camino inicial es el sentido común de lo común

La humanidad no es ciega sólo sufre el desfase de sus terremotos en desconocimiento de sus manuales operativos

Hay tanto amor a la espera de una respuesta equivocada que se encuentre sola para desnudarse

Hay tanta veracidad en las palabras no dichas más allá de lo correcto y en el sustrato que los siglos dejan en nombre de los todos

Buenos días factura permanente éste es mi exaforismo prematuro que busca en los bosques las huellas de los árboles y en sus hojas los dictados ocultos de botellas tragadas una vez por los milenios de la voz

Océano mío de fuentes impenetrables aquí la luz dibuja laberintos sobre tu piel tatuada por la espuma que somos

Terrible sería encontrarnos cara a cara vacíos y fingiendo una tristeza tras la máscara y de uno en uno ahogarnos de pasillos y carreteras de versos conjurados

Dime que a las tres de la mañana o a las cinco tardes por la cinco seremos nómadas

El techo con todas las historias se fragmenta y las revoluciones van en los bolsillos para contarse a la hora de la cena o dejarlas en las almohadas de los niños y a la cuenta de tres correr para entender el vuelo

Debo decirte de igual modo que no hay moda perversa sino ojos que mudos las miran en las estaciones que a cada vuelta son distintas porque se despojan de sus vitrales y bailan con las sombras del rock a horas que no cupieron en aquellos relojes

Siempre venimos y no siempre llegamos

Dado que la armonía es música de los posibles ciertos con y en desa cavamos la mentira para sólo encontrar una felicidad con su código postal...

 

 

 

 

 

 

 

 

A LAS 43 MEMORIAS PARA QUE NO SEAN

BORRADAS DE NINGUNA MEMORIA

 

Uylder Torrez

 

 

 

Un estado alterado de la conducta no precisamente es un estado rebelde de la conciencia, 

el terrible mundo en desafueros mentales no permite que la humanidad pueda llamarse civilización

aquí y ahora entre las nubes y una lluvia inversa, una tarde de septiembre.

Ustedes camaradas son materia prima por donde la palabra se vuelve materia y tiempo que se llama historia.

Algunos rostros que representan números, algunas voces que ya son lamentos.

Ojalá la memoria de este pueblo se grafique en roca y no en un fin de semana

tras un buen partido de fútbol amnésico o en el canal

donde todas las estrellas que no brillan son estrellas

o en la misoginia machista que todo lo aguanta y todo lo confunde y asesina madres, hijas o abuelas...

O en la perversidad de quien sabe lo que hace.

 

Que la sed haga labor soberana en las planicies de un alma sin sentido de almas,

no queda otra cosa que la vanguardia asesina. Lobos nobles carnizadores de prejuicios,

de finas uñas y olfato recortado.

Bellas ovejas de lobos pastores jugando a la lotería sexenal eligiendo en ello la matanza precisa.

Dos pendulos carbonizan ajenos pensamientos tras la investigación y la sonrisa de una ley sin ley.

Siempre uno más uno es mil en la saliva de las urnas y el desfile patrio celebra la victoria sobre

quienes ya no tienen rostro. Entre personas el olor cardíaco del miedo es un símbolo desde las líneas

de las manos donde la vida desaparece para sólo dejar 43 sombras y la certeza de predecir la muerte. 

Fosa común o concurso Intercontinental de fundamentalismos sin turbantes.

La madrugada supo solamente que ya ha muerto desde ese sol y esa pólvora.

El asesino sabe pero ha confundido sus nombres entre tantas decenas de miles y los que falten.

Un quinto informe que no cabe ni en las caricaturas demuestra su inocencia burocrática también sin adjetivos,

pues ni en lenguas babélicas hay tal que describa asnales hazañas.

Una vez más el manifiesto, una vez más el dolor en las casas.

Aguas blancas... Acteal... Ayotzinapa...

El mismo asesino con diferentes rostros en el mismo cuento y en la misma cuenta regresiva.

Ya se acerca el día para elegir a un nuevo asesino...

O para preguntar PORQUÉ.

 

 

 

 

 

 

 

ALICIA CON AGUA Y PAN DE INVERNADERO

Uylder Torrez

 

 

 

Alicia sabía de las doncellas que pululan escondidas de los ojos del sol

de mi brazo y mis piernas hundidas en ése silencio en plena conjunción de gritos tratando de huir de los baños de sal y las estaciones en rojo

pero más sabía que la poseía y me amaba como la completa fruta arrancada del brazo de un árbol viajero

pero más sabía que sólo dos caben en la eternidad de uno

que el silencio es la suma de palabras muertas que buscan su eco

y que ella era mis ojos

mi lengua que guardaba los sabores suyos

para no confundirse en las persecuciones y que era la milpa y el arroz en edad de cosecha

el gancho para sacar al ahogado antes de seguirse ahogando en el río frutal con lámparas de peces

bien sabía ser el desayuno y la cena en el hogar de un pobre

la pintura que lleva la música al oído para desteñir lágrimas a tiempo

 

...

 

Te espero en el cine Alicia

para filmar galaxias con tu sola presencia de aura entretejida

sobre el patio en que las infancias aún juegan debates

en el proyector de futuros para congelarnos

antes de ser sólo materia

en el pan que es nuestro todo el día hasta que se gastan las manos

en el alquiler de una luz nocturna

en la cama

la cama que tanto te ha hecho sufrir Alicia

...

 

En éste país no quedan maravillas

el conejo no vuelve nunca a su habitación de lunas ni toma té

tómate con calma la rueda de la fortuna en las ferias ambulantes

que hasta los payasos cambiaron el circo por oficinas institucionales

el sombrero desapareció a quien lo porta

y no quedan locuras de triste Sombrerero

las postales se brincaron los sobres y copularon

ahora son códigos del hijo pródigo de las blasfemias

y los coches buscan emigrar en bandadas a Júpiter o más lejos

bastante lejos del capital humano y sus purgantes

de Chrysler y Ford que en sus tumbas sonríen

Urge que desaparezca disneylandia junto a los psicópatas ambientalistas

urge que se abra la puerta del cielo para cambiar de habitación

la misiva espera para el papa esperando que esta vez no corra

y tú inmutable Alicia

más cerca de dios y los infiernos que cualquier Iglesia con sus coros

tejiendo una maravilla desconocida y destejiendo

mientras me alargas el tiempo con tus hilos

que las odiseas me salvaguardan al filo del fusilamiento de una cama a otra patria

para encontrar el rastro

tu rastro de átomo inconfundible

lo mismo en las destilerías que en las jícaras

podrías estar esperando mi cansancio y mi hambre

 

...

 

Eres tan fiel que me siento verdugo con tan sólo amarte

a cambio de tus besos te daría la desobediencia del vapor

y los globos aerostáticos que fabricó el sueño para volver de los olvidos más intensos

en veinte poemas y cuarenta ecuaciones

Ahora mismo está sucediendo

desbocado el potro no puede masticarse

mientras un ventilador corta en pedazos cierto aire

se cocina muy lento el televisor negridulce

y los ratones se levantan en huelga en las coladeras

exigiendo sol y más pan

quiero pensarme entre tus brazos Alicia

en ésta mentira que verdaderamente empiezo a conocer

...

 

Por eso

dale a mi corazón suicida el mar y tus olas

luego la barca de tu sexo para crear

un naufragio portátil.

 

 

 

Desnudarse con la luna  

Uylder Torrez

 

 

 

Por la transgénesis de los haberes, se nace polvo. 

Estoy de barcos a la tercera potencia del escrito, 

Dicen que observarte desnuda y sumergirse en tu ensoñación es perder el tiempo, 

Digo que es encontrarse. 

La precisión inmediata de tu halo, 

Hielo y navaja que cauteriza los espacios entre sábanas y danza con delfines, 

La noche te odia y te ama, 

Porque eres el misterio a los ojos de los navegantes, 

Estás allí dándole causas al hambrista alambrista, 

Ojos mortales de tu casi eternidad, 

Has visto nacer la vida y la despedirás en la estación... 

Luna. 

 

 

LEJANÍAS (fragmento final)

 

...te vas 

Tengo que abandonarme porque es muy lejos ese olvido 

Dejas en testimonio todos los porqués 

Avanzan los trenes con el giro inusual de un reloj que se disuelve 

Y tu boca quiere proveerle al náufrago un beso terminable 

Enciende la razón 

El amor cambió hoy su programación habitual 

Los caracoles serán los cristales que decorarán paredes 

Con un techo de sol 

Alguien te dijo que uno nace cuando los finales 

Y que dormir ayuda para envejecer lento 

Por eso nos vamos 

El viaje debe continuar 

 

 

DE LA TIERRA GAIA 

 

 

Lenguaringa de fango ando, portándole los círculos dinásticos faréndidos y moscas cuadrúpedas para carnes monodensas de un sol y nada más el índice que el medio sin gatillos ni perrillos, mascotillas en los suertésimos concretos, todo allá halla ay y mucho hay porque lo siente, porque lo cien te, porque los y les y lis y lus debió dejar la luz entre las piernas y los saurios con sables en los cables de las colas y bien éstas olas no muerden senténsimos, muerden a solas, muerden en descanso y sin gansos de lagunas y mentales, tales que son sombra entre ramas que pronta derramas y damas que da más y masas asistentes y sientes y sientes y sientes, a la hora colgada de col gada y Ada dice que te ha visto verte, dice que te ha verte visto, y entristo de las entradas porque sigue Ada en mi mente que siempre me miente y miente ahora que dice pensarte entre hada y alambre del destino que nos bien tres, dos, uno, queda el cero para saberte punto sin partida de ajedrez visicero sincero de las comas y las gomas para masticar los martes con las artes, aparecedoras y resusitantes a los cuartos y cuartas que se dicen puras y dispuras y disparas y te vuelves vista de la carne fresca al óleo de un sombrero gigante gigántico gigánster Girondo hondo giro hondo y blastante blasflamante. Ahora dispara o para en dis dus das des dos... De los treatros y sus varas que son para las cándidas... 

Sea dicho.

 

 

 

Martes, 20 Diciembre 2016 18:59

Poesía desde el Parral y esto es la elegía

 

 

Poesía desde el Parral y esto es la elegía

Uylder Torrez Hernández

 

 

 

DISCURSIVAS

 

Habrán de leernos de brazos abiertos frente al pelotón

Tras los tendederos y en los disfraces de las horas cardiacas o en tumultos afarensis

Trago a trago la bulimia de los alcoholes rústicos será función y cremallera pasando de manos

A sola referencia de localidades bombardeadas por merolicos sabios seremos

cuatro a cuadro cuatromía de volcán sin remo y discreto ropaje de culebra militante 

Tan abominable la abzurda refutera repartida a trocitos cual partido bufón altisonoro

Amenaza el oleaje con fornicar montañas y en diminutos relojes planéanse los impuestos

Sin más ropa que tu nombre decido ser oscuro para que me amanezcas trenzando

arroyos y bejucos

sin cacofonías y cinco cafeínas entre niños despiertos al nacer

Sinestésica y diamántica será la hora entre sillas caídas y vómitos discursos fotografiando votos

Cine estética y brujería aplicada a la lengua para engrosar planteamientos invisibles e incisivos

Debajo de los puentes habita el mañana y por supuesto que las pinturas rupestres esconden

los códigos de lanzamiento

Un te de murciélago caliente para pensar en rutinas de no pensar nada

Las horas se acaban y cerraron las fábricas tras la extinción de los artesanos...

 

 El Parral, Chiapas.

Octubre 30 de 2016

 

 Sacáfora del pozo

 

I.

 

Te daré la mentira para que puedas creer lo intraducible de la forma que incendia la puerta disparando teleaudisores y subliminales terricópteros, sombra que circunda una estrella apagada que hábil repara su interruptor para seguirnos viendo.

Algunas voces llegan a la tumba que no tuvo nombre y que hoy se nombra hija de un exilio y la caricatura más fresca; tómense de las uñas y la lengua los bufones- que por cierto no bufan- mientras María dice que no tiene un día para celebrarse comúnmente con migraciones de rodillas sobre lunas y diegos, la madre no comprende de su parto, fruto de satánicas luces y espíritus sacrásticos. Ahora que ora una perturbación de tecnócrata pedófilo, un misógino mísero viste de blanco en un mundo dispuesto a creer, entre libaciones demenciales, se disparan santos como balas que no rezan ni las madres y cuyas perforaciones son el arte moderno. Somos tú y yo instrumentos afilados y tontos en manos del niño más anciano o el experimento de un dios que perdió la dirección ( anotada en servilleta una madrugada sexadora) y no sabe volver.

La noche ha vaciado todos los sueños sobre la ciudad y se evaporan las cantinas y cantinos con su garganta abierta, sufren los prostíbulos el verdadero amor que allí se esconde libre de pecaminosos falos y ordeñadoras diosas, la nova láctea se diseña entonces con semen y fluidos vaginales sobre una banqueta cuya preferencia es tan preciada como el primer interlocutor, te busco entonces en los días que restan a un acantilado con aves homeópatas y descubro que tu forma es la imposible porque posible es que te encuentre entre una rosa y un planeta, entre un gato y un pato, entre placeres dignos de vastos y carnosos cuerpos, donde la muerte se deleita antes de morirse, luego las nubes se rompen liberando ese vómito de luz que me recuerda tu excelsa dimensión

 

El Parral, Chiapas; diciembre 19 de 2015

 

II.

 

De un planeta deshabituado llega esta piel con su polvo de libro abandonado, tengo un pequeño trance amarrado a la saliva que aflige el ahogo al hablar, simple es: debo morir antes de revelar secretos que hundirían barcos y des-velos en los mares de la incredulidad. Es diciembre y dicen que todo acaba antes de empezar a ser esfinge, tan simple es: uno ama al uno, el dos es consecuente y la sombra su cama, por alguna razón desconocida esta tierra no quiere ser panteón y se la obliga a ocultar las alas y las llaves y las armas y las ganas de una estrella primaria que posiblemente ya apagó su luz.

Dime tú que lo has visto, dime de qué color es dios. Un forastero estuvo en el camino llorando rocas petricor y desvaríos, dicen que se tragó este polvo y alquiló raíces, que negó ser hombre y dio frutos secos a cambio, que se volvió cruz y se deshizo en sangre y en sudor, era de tumultos y dulces mentiras sus placeres, hay tanto que no se ha dicho como tantas historias serían su resultado.

La tarde madura tiende a desvanecerse, sanamente se despoja de lo vano y muere al soltar el brazo que la obligó, no nació para ello solo es consecuencia de una tan necesaria utopía.

 

El Parral, Chiapas; diciembre 24 de 2015

 

Esto es la elegía

 

 

En respuesta a tu pendiente gesto te escribo desde los dulces y las flores de estos días, acompaño las visiones de un astronauta marinero con pequeños pulsos geocárdicos que demuestran la existencia de un mapa y su cordial secreto, estamos de cruces en caminos y muchas poses pendientes, tal vez no vuelva a verte y eso causa terremotos y monzónicas apuestas. Entre métodos viejos y manteles desayunamos ambos sus caprichos, eres tan solitaria como alcalina en la sangre de quien tocas. Mineral cuya factura se guarda en una estrella perdida, te llamas Esmeralda y tu frío es lo único que me queda estacionado, fui alguna vez explorador y tú la brújula, nave que en tus adentros llevaste la vida entre la noche y los que en ella se ocultan, me dejaste soñar y te lo agradezco, de algún modo no hemos terminado, somos historia dictada por ángeles y escrita por los diablos, los santísimos diablos a los que nadie reza, por su rareza atómica y sus tufos, tus espacios son oceános desconocidos en sus formas y contenidos, no alcancé a trazar tu geografía pero soy el cartógrafo y tú tienes el rumbo para encontrarme cada vez que se te den tus ganas...

 

 

 

 

 

 

 

Miércoles, 05 Octubre 2016 06:15

Versario del antónimo poemista

 

Mi patria destilada

Acosado por el aire del olvido, decía tristemente

… ¡Basta ya!

Estamos con las tripas cada vez más pegadas

[ a las costillas y el hígado reseco

Aquí es el mundo que nunca vimos

[ en los ilusionismos disfrazados

Donde amanecen los rezos y las súplicas

[ pegados a la almohada

Donde las iglesias son trenes de hormigas

[ archivando migajas

Donde las madres lloran al saberse preñadas

[ pues el hijo habrá de morir

en circunstancias ajenas y antinaturales

Donde los campos son abandonados y el maíz

[ y la papa ya no crecen sin su hospedero

Donde las niñas cambian un pan

[ o una tortilla por su sexo

Donde… la vida no vale nada… Decía José Alfredo

Donde la poesía todavía desnuda florecitas

[ y delira belleza sobre fango

Donde se evaporan los salarios y el desempleo

[ ya es genético

Donde las hidroeléctricas inundan

[ las razones del almuerzo

Donde no estarás parado más de cinco minutos

[ sin que te despojen

Donde los nombres dan miedo

Somos la extensión de un infierno sin registro

y sin regulaciones de temperatura

Somos méxico…

Sí, méxico con minúscula cual se debe.

Porque México todavía no ha nacido

 

 

 

Poema que quiere llegar a ti

(A la memoria de Lupita Moguel)

Es casi ley, los amores eternos son los más breves.

Benedetti

 

Duermo despacio para que mis ganas prolonguen

[ su rostro amablemente

Para que tus razones inunden hoy las calles

[ tristes con lluvias tristes

Porque en un descuido del párpado se tejen

[ los vientos de tu mirada última

Y una tras una en el eco de este réquiem

[ las habitaciones se fantasman

Quédate a solas como las golondrinas

[ que persiguen estrellas

Para esperarme todavía más amor que tuve

[ y vendrá siempre con la madrugada

Entre un eclipse de ala y la distancia

Entre un rostro nuevo y esta manera

[ de amor extinto

Entre desmayo de madera y noche aerógrafa

Cuando el sueño no asista a los cafés

[ y las sombras de vidrio suiciden la tarde

Estarás más camino que el agua persiguiendo

[ cometas a las once am

…estarás…

Soy de una música tarda y perseguida

De un poema para los domingos en posiciones

[ babélicas de andamios sorprendentes

De un baúl para subsuelo tibio y con raíz alfarera

De un beso con almidón

De una carta sin dictados

Eres más color que un día florido de mayo

[ en nuestro primer año para decorar

Esa noche entre la tempestad pude escuchar

[ tu nombre derrotado

Esa noche fue sublime el retorno y te sedujo

[ el vértigo al partir este invierno

Ahora estar de pie con el alma sangrante y la realidad

[ dotada de confusión sin anestésicos

Es la hora de lo cierto que espera a la vuelta mía

[ de cada esquina en tu cuerpo vacío

Eres la razón más incipiente y sol de marzo cercano

[ a los ríos de la depresión central

Donde tu vida fue

Quedan miles de relojes quemando su tiempo

[ a cada pulso telúrico

Pero tú no estás ni esperándome asomada a la puerta

[ ni a la solapa de tu diáfano reencuentro

Dueles y demasiado lento para rasgar más

[ todavía este silencio

Lo entiendo porque fuimos nuestros hasta

[ que los pies reclamaron caminos

Lo entiendo porque fuimos nuestros hasta que tu alma

{ exigió sus alas con nuevos planisferios

Lo entiendo porque seremos nuestros en lo más lejano

[ del recuerdo en aquel invierno de 1997

 

En nuestra sangre seremos nuestros

Entre Abril y Santiago muro y puente

[ de tu nombre y el mío…

Quedan las avenidas dislocándose al ritmo

[ de la luna que también te llora

Tantos viajes fuera de toda anécdota sin tus manos

[ y mi canto ya no son viajes

Es otra vez de noche y el frío exige

[ su denominación barcaria

La mitad de los recuerdos ya están condenados

[ y hay que luchar contra el polvo

No quiero despedirme sin que sepas que hoy

[ he pensado en ti

Seguiré un día tu rastro por ese abrazo

[ que aún descansa en mis brazos…

Por ello y siempre

Buen viaje mujer que amé…

Buen viaje

 

 

Animal extraño

Lo vi asomarse a la vuelta de algún lado

sus raíces de bronce recordaban

[ a los árboles más viejos

traía un espadín de madera y un caballo

cual saltarín de nube y barro

con sus patas de cedro

al ala del sombrero se inclinó

—algo tímido—

su más reciente sueño

(venía por alguien)

de boca desdentada y surcos de montaña desértica

su ropa resultó ser un trozo de arcoíris

sus manos de muerta transparencia

cedían vapores del siglo a la calle empedrada

De qué cruel mundo hemosférico escapaste

No pareces papel ni tinta ni ocre carne

tampoco los fantasmas acudieron a verte

tras tu rastro de colores abismales

llegaste por ella

te vi llevarla

pero jamás sabré por qué lo hiciste