Joel Gustavo Rodríguez Toral

Joel Gustavo Rodríguez Toral

México, D. F. 1965
Colaboraciones en Versodestierro, Zonalta, Banda Rockera, El Cocodrilo Poeta, Revista de Revistas, Oráculo, Casa del Tiempo de la UAM, Periódico de poesía, Revista de la Universidad de Tamaulipas, El Universo del Búho. La Gazzetta DF, Blanco Móvil.
Compilado en 23 años 23 poetas del Tianguis Cultural del Chopo(Poesia), introductor de la compilación 24 años 24 Poetas del Tianguis Cultural del Chopo(Presentación), y en: “Lo que Germino del sueño” Antología de cuentos.
Conductor del programa de radio por internet “Neorama® Radio por http://proyectateradio.com
Periodista y Director del canal de youtube: “Neorama”

 

 

 

A MI ME GUSTAR USAR LA PALABRA

Joel Gustavo Rodríguez Toral

 

 

mí me gusta usar la palabra

como ficha de rompecabezas,

como diamante en collar,

me gusta usar la palabra

como herramienta,

como elemento, efecto de la alquimia

y de la luna de antiguo romance y caldo nutridor,

así me encanta usar la palabra, pero no dudo usarla

como se usa un pico o una pala, en un terreno baldío

que espera habitar alguna construcción.

A mí me gusta usar la palabra y me gusta rascarle,

atravesarle, trastocarle, estirarle, escupirle,

cocinarla o comérmela cruda.

Definitivamente me gusta usar la palabra como

la tormenta en el ahogo de la hoja, o simplemente para replantear

el discurso de los insectos en el mínimo bosque atrapado en la ciudad.

Algunos la usan como estrella fugaz y son suicidas,

otros enamorados de alfabetos la usan aburridamente

como dictados de pericos interminables,

 para libros ilegibles de academia,

otros la hacen anestesia para hacerse de oídos esclavos,

y decir que son demócratas cuando son tiranos.

La palabra se usa como piel pero nadie lo nota,

se vuelve océano en un estadio de futbol

cuando unos apoyan lo que otros no,

pero están ahí usándola con cierta profundidad

en la medida y en el desborde.

A mí me gusta la palabra que da fruto de tierra,

que es arado de buey, que es patata recién hervida

puesta al paladar en la mesa.

Me gusta esa palabra que se vuelve huella del tiempo,

código de cueva como de libro perdido, gran descubrimiento

de exhausta investigación, me gusta la palabra piel,

cómplice en el oído, que da vueltas y vueltas

dando sentido a la maniobra, pericia e instinto.

Me gusta la palabra viva desde el acto dicho,

no me gustan las palabras escritas en piedras

como anuncios publicitarios, al final de cuentas una cerveza

saciara mi sed cuando provenga de amistades,

que hagan con las palabras una gran catarata.

Así insisto me gustan las palabras vagabundas que saben llegar,

que saben a costa de todo volverse lluvia o flor casi de la magia,

Me gustan vestirlas del color de los ojos de la mujer bella, o de sus labios,

o de sus pasos llenando la calle, que no son más que del tono en que

estoy leyendo este libro de amantes y ausencias que asisten a mi existencia,

como cura de graves pensamientos sin voces ni palabras por decirse.

 

 

 

 

DAPHNE

 

Con manos atadas, y labios clausurados,

 cuerpo sometido, en una noche de hoguera,

de machos en juerga, noche de pecadores y delincuentes,

sin perdón profanaron tu cuerpo, desgarraron tu alma,

unos hormiguearon interminable la pierna izquierda,

otros congelaron la pierna derecha,

y entre todos crearon agujeros en la flor,

en el templo, en el cielo, en la piedra pura de la intimidad.

¡Justicia! Yo grito contigo  Daphne yo exijo contigo,

Es tan criminal que haya violentado a tu ser,

es tan delincuente como que te haya robaron momentos de inocencia,

y tienen que pagar por el oro robado, por el campo fértil,

por los niños del futuro, por el mar de las células por el ADN,

por toda tu humanidad.

Daphne

No bajes la cara la vergüenza la deben de tener otros

¡Justicia! A tu lado grito y ¡exijo!

Jueves, 24 Noviembre 2016 06:57

Silencio

***Arte gráfico Jordi Alós

 

SILENCIO

 

Silencio

                                             la palabra no estuvo aquí   

                                                                                        ¡Escucha!

Silencio

                                             la palabra no estuvo aquí   

                                                                                        ¡Escucha!

Desde un hilo de sangre te nombro mujer

Desde un manantial de vida, de sangre viva.

Desde el fértil encuentro de las almas y los cuerpos

Desde el día del amor, desde el misterio de la noche

Desde que no cae España como una flor marchita

Desde éste lado en que todo pasa y en que no pasa nada.

En que yo Joel Gustavo Tavocoalt te corono Fidel

No con mi odio no con mi rencor sino con la promesa

la blanca promesa de la libertad la blanca promesa llamada

Cuba y por Cuba, el desvelo en la hoguera, la locura

en la semilla, te cuelgo a todos Fidel a todos los muertos

a todos los que murieron por la tierra prometida

a todos los que murieron por la libertad. Fidel te tengo una

palabra para ti: ¡Dignidad!

Los muertos se merecen la dignidad. Los vivos se merecen

el descanso, el descansar a sus muertos Fidel los vivos

se merecen descansar.

Desde aquí te cuento la nostalgia de San Juan de Letrán,

1955 y  del Che Guevara cuando vendía libros en la Alameda.

¿A qué estrella le debo todo el firmamento?

Silencio

                                             la palabra no estuvo aquí   

                                                                                        ¡Escucha!

Desde un hilo de tu sangre te nombro mujer

te nombro Chiapas

te nombro los niños orando en una iglesia

te nombro los niños temerosos de los priistas como del hambre

te nombro los niños de un cinco de diciembre de 1997 logo

Canal de las estrellas dos días después el Ing. Cuauhtémoc Cárdenas

entraría en funciones como el primer gobernador

electo de la capital.

Te nombro mujer desvalida te nombro Chiapas

y en Chiapas no se levantan vocecitas zapatistas

los niños con hambre y miedo no pueden hablar

Se levantan los vientos de promesa sólo 39

Cuando se necesita toda una patria entera para

alimentar a la esperanza 

sólo 39 en sí como una especie en extinción

sólo 39 municipios sólo 39 municipios sólo 39

municipios

Música de selva antigua y lastimera sólo 39

en la hoguera

¿Y que aún hay becas para la guerrilla?

¿Cuesta más un mejoral que una bala?

Estados Unidos tiene el mercado de las armas

y de la paranoia. ¡Gran ciencia!

Y México… México tiene el mercado del ignorante institucional.

Y desde aquí te nombro Chiapas

Y yo no soy militante de la muerte

no creo en la guerra en la guerrilla

no creo en Stalin no creo en Hitler

Yo creo en los niños y en la travesura

yo creo en Dios y en sus pasos no dados

de la piedad

                  Yo creo en el Dios que es mío

Y no en el Dios Castigador de los demás

Yo mi niña yo que débil te nombro

no escribo esto para ganar una beca

e irme del país y regresar a el

para menospreciarlo para bociflorear

mi menosprecio por esta gran patria

para decir dopado y baboso: ¡Bola de ignorantes!

Yo te digo humildemente yo soy éste país

Yo soy México yo soy Chiapas

Yo camino con mis pasos que no quieren más

a estos zapatos gastados estos zapatos derruidos

estos zapatos de mi destino

y sin embargo yo me quedo aquí

y yo te incomodo como la buena memoria

yo estoy solo y no me interesan los hijos de Mallarme

ni el parnaso ni CONACULTA ni el INBA

ni los plumones de la izquierda

y ninguna otra sigla que no me incluya

porque el pueblo me suma y me incluye

Porque yo soy el Poeta 301 porque aquí

en mis palabras está mi sangre.