Amílcar Zuñiga

Amílcar Zuñiga

Amílcar Zuñiga

Jueves, 23 Noviembre 2017 02:27

Zaratuxtla1,2, 3 / Amílcar Zuñiga /



 

 

ASÍ HABLABA ZARATUXTLA (Cuando dejó de ser guerrillero).

 

“El alcohol es el diablo; si tomas, la situación se vuelve un infierno; si bebes trago y consumes cocaína, es el anticristo, pero si fumas solo mota, es el paraíso”.

Mi boca de carne y verbo, reverbera en eco la paráfrasis de ser el “amor tan corto y tan largo el olvido”, como el plagio de un verso atrapado en “las mil y una noches”, que apenas empiezo a leerme.

En la inmersión sobre historias de medio oriente, me sorprende la ley musulmana, donde no hay propiedad privada, no hay corrupción; por eso puedo entender la propagación del Estado Islámico, aunque la vía de transformación ya no sea ni el panfleto ni el fusil: sólo reflexión e imaginación.

La teoría de lo imaginario como recurso pedagógico, nos conduce a preguntarnos: ¿Cómo puedes interrumpir a un ser pensante? Desde el momento que lo haces, ya le rompiste la meditación, y no lo dejas imaginar, por tanto le niegas la creación. Somos limitados por un mundo real activo y no el meditativo zaratuxtleano, como alternativa de cambio espiritual.

El propio cuentador está limitado para recrear sus propios personajes. Es como el sueño donde creas personalidades, pero estás impedido de manejarlas.

“Ante la represión institucional del movimiento magisterial, plantear el reality show de las necesidades de los compañeros afectados, convocar a reuniones con los camaradas, y formar una banda que ensaye y componga rolas que hablen contra la verdad histórica del gobierno, y así extendernos en bandas de cinco en cinco como contracultura de lo institucional”. Ahí empezaremos con las finanzas en pos del dinero necesario para vivir; sin menospreciar la fama y las mujeres. De esta forma se pierde de vista el movimiento y al mismo tiempo se demostrará que el maestro puede vivir sin empleo institucional subordinado. Será una realidad creada para cambiar el estilo de vida de la gente, para ser independientes: por lo menos un gallinerito que nos de comer hasta que se deroguen las reformas peñanietistas. Aunque las lenguas de fuego nos crean calaveras esperando, no desfalleceremos en la teoría de la imaginación.

Precisamente esto me conduce a nuestra relación con el gobierno: imagina nada más que es como el macho alfa que arremete, y al que no le gusta la verga nomás se hace a un ladito, y al que sí, solito se mueve. ¿Que define a esta situación?, es solo el gusto, o como te programen: la sociedad te hace gay. Te parten la madre y te pisan… con la verga también se gobierna, y mientras más te agaches más se te ve el culo, pero lavado se ve como nuevo.

Aunque los españoles sean el error histórico que atentó contra las civilizaciones mexicanas, somos bastardos en el limbo, porque como mexicanos en minúscula, ni los indígenas nos identifican. Traemos el peso de los vencidos y negamos nuestra historia colonizada.

Debemos tener mínimamente la autosuficiencia artesanal para no subordinarnos a las empresas transnacionales y al fondo monetario internacional. Tener ingenio, fisonomía filosófica.

Contra el matrimonio monorgásmico que reprime el instinto natural del hombre, tomar lo mío y desear sexualmente lo otro, es tener imaginación: es como ponerse máscaras y hacer un programa de radio donde se hable de la contracultura del falo cantante y el grupo cabeza de papa a todo volumen; con zaratuxtla causando revuelo”.

Lo cabrón es salir de una y de pronto pierdes tu libertad ganada, como Gandhi esclavizado. No pasas por el miedo a la libertad, simplemente no tienes libertad. Como diría Pessoa, (contrario a Dolaroa): “eres noble esclavo o siervo inteligente, pero no eres libre”

“ la esclavitud es la ley de la vida: unos nacen esclavos, otros se vuelven esclavos, y a otros les es dada la esclavitud. El amor cobarde que todos tenemos a la libertad, es la verdadera señal del peso de nuestra esclavitud”.

Lo ideal del imaginario es tener en casa más de mil títulos para niños, y en vivo para uno, “las mil y una noches”.

**

En “el comedor de hashis…”

Están las bases para comer hongos. Te acomoda los sentimientos, quita lo malo y limpia. Te cambia, te hace más voluntarioso. Como las monjas que fuman en California, que cultivan sus propios remedios para reumas.

El infierno del hombre es su propio cerebro. Soñar la vida cíclica es un tormento porque nunca dejas de pensar. La mente es  emocional, rebelde, no obedece, piensa solita; por eso es necesario regularla mediante la meditación, de lo contrario se vuelve criminal; te puede matar hasta un dolor de cabeza. Así es el embarazo psicológico. Hasta el medico puede necesitar ayuda. Ahí nace el psicoanálisis; es meterse en el subconsciente poseído por el diablo de la histeria.

El ser humano debe recargar en el generador de la explosión holográfica, que te hace sentir cosas diferentes en lo habitual: la imaginación para sobrevivir.

En cuestión de pájaros narcisos, chileras y meaturdas, el comedor se gasta todo el dinero en putas, y al final llegaba a los baños públicos. Se comió un pedazo de capullo y su sangre y su cerebro describe una loquera del tamaño a ciencia ficción, como alfombra que vuela. Aterriza en tratados sobre derechos en búsqueda de la justicia y la dominación de la mujer.

Regresa y encuentra a la Reyna en el harem con negros y los mata a todos. Al hermano le hacen lo mismo. Jura matar a todas las doncellas que se acuesten con él… y al fin, Llega el diablo a cerrar la boca a todos, pero se dieron cuenta que el mundo seguía girando, que no se acaba el imaginario mundo del Doctor Parnaso.

Es la utopía que nace de lo imaginario, buscando tiempo en una piedra filosofal y contar historias para seguir viviendo Sherezada. No es un ensayo para ser predador o víctima, como el cuento de caperucita.

Al salir de su encierro, empieza a admirar la belleza porque el cuento tiene la brevedad suficiente para dormir a un niño.

De repente, así como en los eclipses, nos alineamos como planetas, salimos como chispas hacia el más allá.

El orgasmo más placentero es la muerte.

Así murió Chicoché.

Zaratuxtla. II

El conocimiento depende de la experiencia: no es lo mismo tener conocimiento que usar la inteligencia. Cada quien tiene su camino de luz, y… ¿Cómo lo buscas? A través de tu propia existencia.

Una persona que lee mil libros es una persona con conocimiento, pero si no se mueve inteligentemente en la vida, no la hace; por eso la gente joven que active su inteligencia, puede ser mejor que la gente grande.

El tiempo no es reversible, pero la genética puede ser programada. De esa forma tienes un pequeño ángulo para cambiar el destino. La ventaja de la genética es que es modificable, por tanto es posible no ser determinista.

 “A través de la genética reproducimos el miedo al Estado represivo: por eso no rompemos el circulo de la dominación”.

Vivimos en un mundo de fantasía donde todo lo suponemos por el interés de sobrevivir y el instinto de supervivencia, un plan de genética, Pero hay quienes escapan a la lógica del sistema humano con inteligencia práctica.

Imagínate que puedas soportar el mundo sin vino y sin drogas. “Sería imposible” porque la gente está contenta si toma aunque no coma.

Por eso deja libre todo lo que tu imaginación pueda crear: ensimismarse en cosas ficticias de la biología terrestre, contraria al mundo previsible de la economía.

Vivimos en un mundo artificial donde no podemos vernos a sí mismos.

La locura es la posibilidad de algo diferente. La cultura que prevalece, es el villano, el destructor.

Occidente es el enemigo común de lo diferente: La occidentalización fue una forma de hacer que los dominados sean unos pendejos.

Pero siempre llega una oportunidad sin buscarla porque no hay nada predeterminado.

Aunque nadie existe por nada, Cada quien tiene un papel en la vida.

“ La teoría de cuerdas, es lo que hace la vida: todo somos parte de un tejido, sólo deberemos ser capaces de aceptarnos”.

Fue sólo el empujón de un pendejo que hizo tropezar a los demás y de allí surgió el caos en que nos mantenemos.

Tal vez lo único que sobreviva es nuestro genoma que podía plantarse nuevamente después de la destrucción, porque en el caos la humanidad se va extinguir.

Zaratuxtla 3

almicar zuñiga

 

Volver al estado primigenio es lo ideal. La modernidad está acabando con el ser humano en nombre de la civilización y el dinero.

            Salirse de todo lo instituido y regresar a la completa libertad que da la locura, sin ser loco, aunque uno vaya en contra de la mayoría de gente hechizada con un sistema, como en el cuento de Gibrán: el único que se da cuenta que algo anda mal es el loco. Se tiene que desarrollar un pensamiento divergente que rehaga el camino del hombre natural, para no continuar con la autodestrucción del mundo.

            Han esclavizado a las plantas encapsulándolas en presentaciones comerciales. Han encerrado el agua en envases.

No es lo mismo el peyote natural que la mezcalina, no es lo mismo el trigo o el maíz que transgénicos. El ADN original de las plantas es necesario para la existencia humana y si no volvemos al consumo natural, no serviremos ni sobreviviremos como especie.

            Cambiar la perspectiva civilizatoria significa dignificar el trabajo humano, produciendo lo que cada quien desee comer, y no hacerlo por el deber de trabajar, porque en el origen, el trabajo y la carne, son placeres que conmocionan al ser humano.

Desde este enfoque, aquel que quiera comer carne pues que mate a su animal, a ver si es insensible a la vida de los animales, si es así, tendría que hacerlo sólo por necesidad de alimento.

Después de leer “ecce homo”, tener un principio radical de cambio para imprimir la fuerza del superhombre a la existencia, despojándose de lastres modernos y posmodernos, para ser como el salvaje en el espejo, antes y después de la decadencia. Consumir lo que la naturaleza nos prodiga, pelar y comer una iguana muerta, arrancar yuca, cortar aguacates, comer naranjas, matar tu animal, te mantiene en armonía y caminas sin piedras en las botas sobre el planeta vivo, sobreviviendo; siempre en proyección metafísica

 

**

El enfrentamiento previsible entre ultraderechas e izquierdas provocará una crisis de alimentos en las ciudades, similar a la caída del imperio romano.

Por eso como provincianos chiapanecos, esperamos la llegada en masa de los huevopoetas de las urbes.

Para enfrentar la crisis de alimentos, repartiremos surcos en el municipio del Parral y llenaremos las parcelas de legumbres, para aminorar la incertidumbre.

Si la hambruna persiste por extensión del conflicto, les daremos anzuelos para que saquen su pescado en la presa “Angostura”.

Pero si esto no es suficiente, ya sea porque no se les enseñó a pescar o porque no aprendieron; hay una última alternativa para el batallón de refugiados: les daremos resorteras para matar teflechos, iguanas, tutupanas  y todo lo que se pueda, ya que dicho instrumento ha demostrado ser eficaz, hasta en las manifestaciones contra la reforma educativa.

 

ENTENDIMIENTO

Entiendo que pediste acompañarte en tu crecimiento.

Y así fue que creció el amor

Metáfora de tu metamorfosis.

 

Aferrándome a ti sin libre alas

No salgo del letargo de los días

En que octubre navega sobre la llena.

Incertidumbre del porvenir en el vacío.

 

¿Qué hacer en el ínter de los intersticios

Cuando se fuga la luz de las mañanas

En el día de muertos

Después de ser capullo y mariposa?

 

Una sola hoja que se desprende en el otoño

Inminente caída a suelo desconocido

En la finitud de sobrevivir al objetivo humano

Naturalmente convertido en polvo.

 

Pero en el perenne árbol queda

La genealogía generacional

De seguir siendo sin caer

Sentimiento amoroso de ser, otro.