Sábado, 25 Febrero 2017 06:43

Parábola  de una caravana que quiso ser musgo

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

 

Parábola  de una caravana que quiso ser musgo

POR : HOMENIC FUENTES

 

El musgo hace a la piedra y nace de la piedra y es la piedra. así empieza esta fascinante marcha; de norte a sur en el interior de la república. paso a paso se transmuta el aire. Puede olerse el movimiento del tiempo que se disgrega en el paisaje. El musgo evoca un sentido de calma mientras absorbe la infinita magnitud del viaje. Es una meditación animada sobre la vida profunda que se esconde en las hendiduras del camino, en las sombras crepusculares de una poesía primigenia y cantada por el viento.

Andrés Cisneros de la Cruz y Alma Miranda Alamilla poetas perseverantes de la palabra le han dado otro rostro al matorral olvidado al roce del polvo en el calzado del que escribe entre los platanales, en las orillas de un barranco o frente al maizal que muestra sus dientes dorados. Niños y niñas han presenciado en provincia la suave brisa de una poética solidaria con el aislamiento que ha caído. Talleres de pintura, poesía, encuadernación, teatro. han venido a revitalizar la expresión de una conciencia colectiva.

Alejados del centralismo y la gran metrópolis donde la poesía es fruto estéril detrás de un aparador la caravana del musgo muestra sus colmillos de agua luz en transparencia camaradería y deja que la poesía salga fuera de los libros. Cuando en las grandes capitales del mundo los poetas se arrebatan la palabra. La caravana tiene la sencillez de guardar silencio; conscientes de la conciencia universal de la que formamos parte. Cuando el canon excluye la caravana camina erguida, autogestiva e incluyente. Abriendo espacio, proponiendo proyectos y uniéndose a otros. Cuando el mundillo literario carga a cuesta a poetas espurios la caravana muestra la textura de un nuevo día de una nueva palabra que derrumbe los muros de la mediocridad y de paso a la autoconciencia.

Érase una vez una caravana que quiso ser musgo y que en su loco andar hizo cantar a las piedras y dio nuevo relieve a la geografía de un México decadente.

 

 

 

Visto 223 veces Modificado por última vez en Sábado, 25 Febrero 2017 07:11
Homenic Fuentes

Director de la revista digital "la Piraña", Editó la revista "Amargo animal" (Ciudad de México 2006). Fue coordinador de la hoja de poesía "La llama ardiente" en Guadalajara. Ha cursado diferentes talleres de literatura: Aguascalientes, con el poeta Ricardo Esquer. Guadalajara, con los poetas Raúl Bañuelos y Julio César Aguilar. Participó en el seminario "Los fantasmas de la carne" impartido por el poeta chiapaneco Gustavo Ruiz Pascasio en Tuxtla Gutiérrez. Participó en la creación de la revista "A la intemperie", (Aguascalientes). Ha publicado en la revista Orfeo, Verso Destierro, El Sótano (Tuxtla), El Barco Ebrio, Encuentos Cercanos, entre otras. Ganó en el 2007 el primer lugar del Concurso Nacional de Poesía El Laberinto, y fue incluido en el Encuentro de Poetas 2007 de Iztacalco. Es crítico de poesía y narrador. Tiene una novela inédita y actualmente trabaja en su poemario "el primogénito de los muertos", de próxima publicación.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.