Adán Echeverría

Adán Echeverría

Adán Echeverría. Mérida, Yucatán, (1975). Investigador Posdoctoral en el Instituto de Investigaciones Oceanológicas de la UABC. Doctor en Ciencias Marinas. Columnista en el Periódico impreso El Vigía, y en portal cultural La Piraña (https://piranhamx.club/) Premio Estatal de Literatura Infantil Elvia Rodríguez Cirerol (2011), Nacional de Literatura y Artes Plásticas El Búho 2008 en poesía, Nacional de Poesía Tintanueva (2008), Nacional de Poesía Rosario Castellanos, (2007). Becario del FONCA, Jóvenes Creadores, en Novela (2005-2006). Ha publicado en poesía El ropero del suicida (2002), Delirios de hombre ave (2004), Xenankó (2005), La sonrisa del insecto (2008), Tremévolo (2009), La confusión creciente de la alcantarilla (2011), En espera de la noche (2015), Trapacería y fiesta (2017); los libros de cuentos Fuga de memorias (2006) y Compañeros todos (2015) y las novelas Arena (2009) y Seremos tumba (2011). En literatura infantil ha publicado Las sombras de Fabián (2014).

 

 

Nombre: Adán Echeverría

Doctor en Ciencias por el Centro de Investigaciones y Estudios Avanzados del IPN.

Posdoctorante en el Instituto de Investigaciones Oceanológicas de la UABC

Dirección: Calle Isla San Pedro No 1436, entre Isla Tortuga e Isla San Lorenzo, Fraccionamiento Villas del Roble, C.P. 22842, Ensenada, Baja California

Email: adanizante@yahoo.com.mx romeodianaluz@gmail.com

Tel Cel 646 270 4993

 

 

 

¿Quién encerró al Minotauro?

Adán Echeverría

 

 

El día de muertos la feria amaneció instalada en el parque sin que nadie escuchara algo. Los más trasnochadores dijeron que se fueron a dormir, abandonando el parque, a eso de las tres de la mañana y aún no había nada. Solo la mujer que acostumbraba alimentar a las gallinas de madrugada, vio pasar las camionetas, escuchó voces y algunos martillazos, pero nada tan escandaloso que previera todo el trabajo nocturno para levantar las atracciones.

Ahí estaban los futbolitos, las sillas voladoras, la rueda de la fortuna, esas tablas para tirar canicas, y la zona de rifles de aire para cazar patos de aluminio. En el centro de la feria se encontraba la casa de los sustos y a un costado, la entrada al laberinto con la leyenda: ¿Quién encerró al Minotauro?, entre dibujos de cuernos, colas de reses, pezuñas, y el torso de un hombre corpulento con la cara de un buey.

Al atardecer, los encargados de la feria vociferaban atrayendo a los clientes. La gente del pueblo salió de misa de difuntos y, contrario a las costumbres, quisieron gozar el esparcimiento, contra las indicaciones del párroco, de algunas de las señoras piadosas y de los hombres que apoyaban en la comunión.

Desde la entrada al laberinto, un hombre gritaba:

-¡Llega a ustedes Eeel Laberintooo! -Y abriendo los ojos como un poseso decía a los que se le acercaban: -Acérquense y atrévanse a entrar –la gente sonreía y temblaba al mismo tiempo, ante la desorbitada mirada del hombre; y el palurdo entonces levantaba la vista y continuaba invitando con sus ademanes: -¡Miren al monstruo: Mitad toro, mitad hombre!

Las personas dudaban porque. Además, el párroco había bajado de la Iglesia para agredir verbalmente a los encargados de la feria, junto con los feligreses:

- Es noche de día de muertos. Vayan a sus casas. Hagan oración.

Con todo y la confusión que se había armado, muchos se percataron que Raúl, uno de los acólitos de tan sólo 13 años, como un desafío hacía sí mismo, decidió entrar al laberinto. No había oscurecido cuando el muchacho preguntó al encargado: -¿Cuánto cuesta la entrada?

- Para ti es gratis.

A las dos de la mañana cuando la gente decidió que era tiempo de refugiarse en su casa, porque el frío comenzaba a picarles la piel, y los ojos les ardían por esas ventiscas heladas que circulaban en el descampado, la feria comenzó a cerrar sus atracciones. Pero nadie vio salir a Raúl del laberinto.

Sus padres quisieron hablar con los encargados de la feria pero ellos solo argumentaban: Es imposible que haya entrado solo, no se permite. Los niños tienen que entrar acompañados de un adulto.

Los padres y otras muchas personas del pueblo, enfurecidas, despertaron al alcalde, quien con los policías, los que vieron entrar al muchacho, y hasta el mismo sacerdote obligaron a los encargados a desmontar el laberinto. Estaba oscuro y una densa neblina había caído sobre el pueblo. Nada pudieron hallar entre los retorcidos fierros y láminas.

Los hombres de la feria fueron llevados a la cárcel pública. Los policías recorrieron las calles, interrogaron a los amigos de Raúl, dieron rondines por las carreteras aledañas, las entradas y las salidas del pueblo, se internaron por el monte, sin encontrar nada.

Cansados vieron salir el sol del amanecer, y ante la luz dulce de la mañana, con el terror en los ojos, se percataron que el parque se encontraba abandonado, limpio y silencioso: ningún juego mecánico ni carpa se encontraban instalados. Todas las atracciones que habían disfrutado por la noche, ante la luz brillante del sol, habían desaparecido; la feria había sido levantada y nadie supo cómo ni en qué momento. Corrieron hacia la cárcel pública a pedir explicación a los detenidos, pero no hallaron a nadie tras las rejas, sólo algunos huesos humanos y unos cráneos relucientes y pequeños como de niños, cenizas y las colillas de cigarros que presumían haber sido fumados hacía poco tiempo aun desprendía su picante aroma.

Apareció entre ellos la mujer que solía alimentar a las gallinas muy de madrugada y les dijo: -A las tres de la mañana se fueron en sus camionetas.

 

Buscando a Daniela (me encuentro) en Lágrimas de Newton

Adán Echeverría

 

Daniela se busca, Daniela encontrándose. En el espejo, desdoblada en la entrega. Vocación y sentido. Veracidad y repudio de las formas, dani dani danielita en la mira, mira la mirada... hay una d que se desdobla, se desgaja, suelta sus amarras y un cigarro que va cruzando entre los ojos, el humo y la luz y la luz es el humo en la conciencia. Otro cigarro, y sus manos crecen hacia mi. Y Daniela sigue fumando y viajando hacia la página en blanco, toda ella, toda. Una lente que hace el zoom no tradicional. Historias de simplezas, proezas heroicas de lo simple, o de los simples que somos todos. Y yo con la angustia por el rompimiento. Y todo duele en las vísceras, y me espera el inodoro, pero no me asusta la soledad, la soledad de los parques, del metro,  las casetas telefónicas, de la interface y de la comunidad de ficticianos donde la he reconocido por vez primera: Volantes, Red Ribbon.

Ahí está Daniela Bojórquez y yo meditando en la presentación del libro de cuentos que agrupa a los talleristas de Alberto Chimal. Hay algo de frío, una cerveza en la mano y miro a Daniela, ahí, como siempre que la he visto, tomando la palabra, saludando a los que pasan a su alrededor. Soy yo buscando a Daniela, reconociéndola en las voces de los personajes que describe en esta su primera obra, como si cargara con ellos todo el día (y es que puede suceder que uno lleve a todos lados a sus personajes), soy el lector que intenta adentrarse en la soledad (y qué es el rompimiento sino abandonarse a uno mismo), —te he hablado de ella— le había dicho en un cuarto de dos por dos, tocando el techo con las puntas de los pies, y ella (mi ella de aquel entonces) desnudita como debió estarlo siempre, va pasando su lengua en mi barbilla, estiro el libro de cuentos y le hablo: “Por la noche vuelven las pesadillas y Mena no tiene a quién abrazar”, salto un poco: “...la manera es lo de menos, y Mena, el día después de mañana mirando a mamá muerta...” (en Monito maniquí), me han gustado sus cuentos, le había dicho pero quizá no me escuchara, planeábamos ya la separación. Y supe de la soledad, leer la soledad, leer a solas, al amanecer, en los camiones, devorarse, fue cuando comencé a buscar a Daniela, y me dí cuenta que yo habitaba estas historias. Habitaba mi pasión, mi sentimiento tirado al aire, voladores de odio, aletazos de abandonos, todos nos decimos adiós sin consecuencias (¿todos?), los seres humanos predecibles y patéticos: y creía que aún no era humano: tear down the wall, gritan a mi oído.

Acá estoy, mi aquella me ha invitado a la presentación del libro de los talleristas de Alberto Chimal, en esta institución de letrilleros me hallo inexacto, robando el tiempo a mi propia vida, y en el avión, y en el hotel, y en las noches de  chelas y hierba y siempre las voces, todos dejando sudor en mi conciencia, y Daniela, Daniela Bojórquez entre los dedos, hoja a hoja página y blancura, el desdoblamiento del artista, fotógrafa, escritora, egresada del diplomado de la SOGEM del Estado de México, integrante de la primera generación de narrativa de la Fundación para las Letras Mexicanas, ahí estaba esa noche, igual que yo, caminando equidistantes, esperando el brindis: más alcohol, pláticas, las presentaciones; yo esperaba a quien todavía estaba en mi historia y contemplé a la autora, sus manos girando junto a mi rostro, llevarse el cigarro a los labios, sus ojos estudiando, contemplando más allá de nuestra forma; queda atrás la noche de la presentación, la madrugada y las desnudeces de mi aquella, los pies caminando el techo en la luz tenue; tengo su libro y esta nueva noche me espera sobre la hoja blanca, y voy revisando de nuevo su trabajo; detenido en este gusto de sentirme terco y atrapado en la lasitud de nombrarme y reconocerme. Daniela te busco y me he encontrado.

Estoy sentado como una linda mujercita, escuchando a la amiga que viene a contemplar mi tristeza, a ser compañera como siempre en los rompimientos, y una cometa se eleva en el parque de enfrente, y acá está la lluvia, siempre presente, cuántas veces he reconocido el rostro en esos nubarrones, buscando al autor me siento Mirta sentada frente a la narradora, esa voz que le va contando sobre los amores que se diluyen, que permiten sentirme una tonta-imbécil, una tierna mujercita como siempre he querido serlo; y mi aquella de ese entonces sería mi propio Gutierre.

“Olvida a Gutierre. Tienes ojos profundos y pocos años. Gutierre mañana o a más tardar dentro de tres semanas, se irá con otra (la idea de él en otro lugar, con alguna otra mujer en este momento, posa un velo como bruma del campo sobre los ojos de Mirta —y me reconozco Mirta—, que me miran con cariño a veces, extrañeza casi siempre y enojo en este instante).”, (en Perder el hilo).

Cierro el libro de Bojórquez, avanzo las páginas: “Habían dejado de verse, ocupada una en la venta de collares y el otro en un viaje a las islas del sur.” (en Mece el mar), no puede ser, carajo, sigo dentro, sigo desdoblado inmerso en la soledad, girando, girando sobre mi propia sombra que se descompone.

Mi propia ella que se ha desvanecido, ella es mi machito, ella mi cabra, ella mi rémora sanguínea. ¿Cómo se siente el esqueleto del abandonado? “Le parece que si él llega, no necesitarán de otras palabras, con que llegue es suficiente...” (en No demasiado).

Y nada nos detiene al alejarnos, se rompe el punto del no-retorno, como en la fornicación, si no se da el apretón de la calma, entonces todo se dispara hacia la salida, la salida de tu vida, y la mía, y la nuestra y nos quedamos cadavéricos y reptilíneos, óseos; es poco lo que nos condiciona, acá estamos lúgubres tras el abandono. Y habitamos la tierra, esta tierra que es la verdadera, la fantástica tierra de las fantasías, la isla misteriosa, la villa de Oz, la canción del inmigrante, el dorado, acá en nuestro territorio completamente nuestro, el mundo feliz, un mundo feliz, habitando la literatura, belwayé (para ser regionalistas), la matrix, cualquier zona-paraíso-lugar: comala, macondo, santa maría, cualquier otro, nuestros terrenos, nuestras ficciones, y Daniela Bojórquez perdida corriendo en esos sitios, de sitio a sitio hay estaciones, años, décadas, movimientos literarios, becas, traiciones, rompimientos, sueños, guerrillas, unos mueren, se dictan sentencias, caen los ahorcados y perdonen ustedes siempre no había armas atómicas, pero el tipo era malo eso que ni qué, se le ahorcó en cadena nacional porque era lo mejor para los niños, y siempre las vitaminas que nos levantan, las encuestas que nos apuntan sus molares de máquinas y raciocinios, pero ella camina, yo camino, ellos caminaron, todos sobre la literatura, y es que nadie nos arruina la zona que construimos, ni sus lagrimitas, ni sus llamaradas, acá estamos construyendo, construyéndonos, y nos vamos todos por la misma ruta, sigue el camino amarillo, o la línea de fuego, o quizá debas seguir pedaleando letra por letra para construirte y basta: ella no construye sobre eso, ya viene implícito en su genética, desde el kinder o en la primaria pudo ver los volantes en las casetas telefónicas, o mirar por las ventanillas del metro, pero la formación televisiva, de cineastas, fotográfica, nos trae al punto de chocar, colisionar, como intelectos, transformándonos, ella en sus narraciones, yo como sus personajes, y doliendo doliendo como en Duela duele: “Vivir ahí sería perfecto, el problema es la inseguridad, más para alguien como ella, que está sola, una mujer joven y sola”.

Siempre la soledad y la lluvia, el asfalto, los edificios, el metro no puede faltar, y el hacinamiento, y que me dices de la inseguridad, todo recurrente, y la forma tiene que ser armada para ignorar el fondo, o para crear el mismo fondo, el mundo construido de Daniela Bojórquez es diferente en la percepción hacia lo que puede suceder con el verdadero Distrito, (el defectuoso que ni qué —qué de qué, bueno, pos pa luego...) y la autora nos mira de reojo y lee con nosotros, se lee con nosotros, nos lee al interpretarla, y yo sentado(a) (ah, las dualidades tan incomprendidas por los homofóbicos) , soy Mirta (en Perder el hilo):

“—¿Qué decías?— pregunta.” (pregunto pal caso).

“—Decía que para ti Gutierre ya no existe—. (Que ya no exista, Mirta, y esto lo pienso mientras mi amiga regresa a la conversación, a su capuchino, a su presencia en estas mesas de la terraza).”

Lo piensa la narradora(o), Daniela —quizá— la maldita que le ha dado baje con el novio, amiga, si chucha y sus calzonzotes.

Todo se nos nubla de nuevo, las intenciones, los rostros que van recorriéndose uno a otro, y nos queda la cometa, detenida en el cielo, brillando, en contraste con el firmamento.

Todo se nubla, todo, todo, se va descascarando y me encuentro, me he encontrado buscando a Daniela. Voy hacia el espejo, y ahí estoy con el estómago crecido de las caguamas, con el pelo enredado, los mismos jeans sucios, y dentro de la pupila, la sonrisa destartalada de Daniela Bojórquez, atrás han quedado los sinsabores del rompimiento, los horizontes son plenos y anaranjados, amanece, seguiremos la ruta de las lecturas, hoy alguien me ha salvado. He leído y se que existo.

Lágrimas de Newton por Daniela Bojórquez publicado por Ficticia y la Fundación para las Letras Mexicanas, en la colección Biblioteca de Cuento “Primeras Obras” dividido en 4 partes: El clima para hoy, Horizonte: ventanas, Cajita de chácharas y Dos camiones, contiene 20 cuentos cortos en un total de 96 páginas.

 

EL CORREDOR DE LAS NINFAS / novela, última entrega /

Adán Echeverría

 

 

 

12

 

 

-- ¡Momento, momento!, antes de entrar muéstrame si firmaste el convenio... Perfecto... clarísimo: si se deja entrar el amor, las cosas dejan de ser divertidas. Le había dicho Jill a Óscar Garfias, la tarde en que éste se armó de valor y fue a La Casa del Honor a entrevistarse con Luisa. El olor era agrio, mezcla de marihuana, alcohol, orinas y sangre. Habían pintado todos los vidrios de negro, les gustaba la oscuridad.

Jill seguía en su trono, a sus pies se encontraban desnudos, como en una postal del imperio romano, Audomaro y Alí, a quienes había adoptado como sus bufones, sus taburetes, sus esclavos, sus troles bajo el arco de sus muslos. Encadenados del cuello, y el otro extremo en las manos de Jill, que los atraía hacia ella cuando así lo quería. Un pequeño juego sexual de dominación en que ella continuamente le gustaba divertirse, y en el que aquellos participaban gustosos. ¿Un juego? ¿Gustosos? La presencia ficticia de aquella princesa Leia Organa atada a Jabba the Hut era solo un simulacro. ¿Por qué atar siempre a las mujeres? Una es mujer para tener a los hombres domesticados, sometidos, detenidos ante nuestros caprichos. Esther Vilar siempre tuvo la razón, y por décadas no quisieron escucharla. Yo la he escuchado muy bien, y mírame profesor, mírame bien; ellos creen que es un juego, pero no saben que el castigo apenas comienza.

-- Déjame decirte profesor, que Luisa es mía, y hace lo que yo quiero solamente. Y como la amo, le concedo ciertos caprichos. Y uno de sus caprichos es no verte más. ¿Quién soy yo para no consentirla? Si la amo, luego entonces cumplo sus caprichos. Lo siento. Ahora lárgate, y mucho cuidado con dónde te apareces y con quién hablas. Yo me entero de todo lo que haces; hay muchos cachorros que me traen siempre noticias de todo lo que quiero enterarme. El convenio que has firmado te libera de todo, lo sabes; pero si rompes las reglas establecidas… mejor no rompas el convenio. Tu firma es suficiente para mí.

-- ¿Lo es? entonces, ¿por qué vigilarme?-- Salí de la Casa del Honor con la cola entre las patas, sintiéndome más cobarde que en toda mi vida. Aquellas escenas de las chicas del instituto colgadas de mi hombría cuando caminaba por los corredores y la plaza de la escuela, ¿qué cosa eran ahora? Entraba y salía de la Casa del Honor, del bastión de las Dead Planters, y todas aquellas juventudes, se reían de mí cobardía. Todos eran prisioneros de aquel íncubo de Victoria Lamas, y mientras siguieran metidos en aquel lugar, las cosas no podrían cambiar; al contrario, la magia de su fuerza y dominio iba en aumento. Sabía que tenía que denunciarlas. Pero igual sabía que sus perros: Audomaro, Alí, Marco, cualquiera de las Dead Planters: Irlanda, Irma Suelí, Mariana, o alguno de sus troles, sus zorras, me seguirían, podrían matarme si ella daba la orden. Si la policía se paseaba por acá, me culparían. Y me habían perdonado la vida, solo por Luisa. Jill había ido a la casa a matarme. Me había enviado a Patricia para poder llegar sin pudor hasta mí. Entonces me di cuenta que ver a Paty era precisamente la única puerta, porque Patricia se movía sola.

-- Tira la ropa donde quieras, quédate bien desnudito... ¿qué más puedes hacer corazón? ¿qué se va a hacer con el corazón?; ¡carajo!, al respeto, ése tirano, tíralo a la basura y luego súbete a mi cama.

Había dicho Patricia Cáceres a Óscar Garfias cuando accedió a tener relaciones con ella sí le decía donde tenían escondida a Luisa. Y ahora, una vez que Luisa había vuelto a la Casa del Honor, donde Jill y las Dead Planters habían montado su guarida, volvía a ser su prisionera disfrazada de musa, de amor platónico, de mujer amada. Óscar quería entrevistarse con Jill, y tuvo que ceder a la enfermedad de Patricia Cáceres, volver a tener sexo con ella, aunque la vez anterior tuvo que ir a declarar por abuso de menores.

- Te digo solo si me la metes te diré. Soy tu salvoconducto, profe. Pero esta vez, tendrás que ser machito, y metérmela sin condón. Vamos, arriésgate. Dices que soy una puta, pero yo te quiero, siempre te he querido. No sé por qué diablos quieres ir a ver a esa pendeja lesbiana de tu ex esposa que te mandó al diablo, por decisión propia, y por una rapazuela que la tiene dominada. Si que te jodieron profesorsito. Yo puedo olvidarme de la Jill y las Dead Planters, podemos sacarle dinero a mis padres y largarnos juntos a Cancún o a cualquier lado que se te antoje.

-- No entiendes Paty. Luisa fue quien me pedido con la mirada que la rescate. Jill ha perdido la cabeza.

-- La flaca de Jill siempre ha estado loca, se cogía a todos los novios de su madre. A todas las novias de su padre, se dejaba coger por todos. Siempre los acusó de ser unos adictos al sexo, y por eso decidió dedicarse ella a lo mismo. Los mató, ¿sabías? Y dejó que unos perros los despedazaran, y luego hizo que todos se los comieran, hasta tú, ¿no te da vergüenza? Estas tan metido en esto que no sé ni cómo no te has dado un balazo, profesor, sería lo más decente que hicieras. Pero yo quiero sexo, quiero tenerte, quiero disfrutarte, te he deseado, yo si sigo encandilado de ti, porque siempre te he querido para mí. Por eso no puse resistencia cuando Jill me pidió que te abordara. Y cuando vi que tu esposa llegó a descubrirnos sentí un odio bárbaro.

-- Pero fue Luisa la que me salvó. Gracias a ella Jill no me quitó la vida.

-- ¡Qué dices profesor! He sido yo la que te salvó la vida. Mi deseo por ti te ha salvado la vida. Quien no quiere sexo, profesor, Vamos, castígame y te diré donde está tu lesbiana ex esposa. Se han ido a la Hacienda de Tabi, ahí en un ritual que las Dead Planters han montado, coronarán a Jill Inked como la Diosa del Placer, o alguna idiotez así, y harán una magna orgía con todos los chavitos del instituto, y luego lo van a subir a internet; según Jill para vengarse de los padres, de todos los adultos, de toda la pútrida moral. Es tan cagante, ésa pinche flaca está muy loca, pero ahora sí que se los jodió a todos. Está bien loca, pero tiene cierto sentido su locura. Yo apoyo lo que va a hacer, pero me parece que se le ha pasado la mano con tanta violencia. Todos somos violentos, profesor, lo sabes bien, y a veces nos hacen sacar lo peor de nosotros. Hay que saber controlarse ¿no cree?

Me acosté con Patricia, y tengo que reconocer que no fue tan violento como pensé que sería, al contrario, fue algo muy dulce y hasta tierno. Gemía con tanta dulzura, y sus besos eran un mucho de arrebato; a veces aún cruza por mi mente que ésta chamaca si que me quería.

-- Pero qué dice profesor ¡también Patricia es una menor de edad!

-- Este tipo me da asco en verdad –Enrique se dirigía a Rilma mientras se pasaba un pañuelo por la frente; yo no puedo reconocer por dónde armar este rompecabezas. El tipo me parece ahora tan patético, y no puedo ver cómo podría salvarse de esto--- Continúe por favor.

Viajé a Tabi en mi carro. Lo dejé en el pueblo más cercano, para que no me vieran acercarme; ellas tenían en su poder un convenio con mi firma. El convenio no era tal cosa, sino la descripción tácita del plan que yo les daba a ellas. No una confesión, una carta dirigida a ellas en el que Yo les iba diciendo lo que tenían que hacer, por qué tenían que hacerlo, y en la parte final mi firma encima de mi nombre, signando: Gran Maestro. Ha Jill le encantaban los juegos, e involucrarme de lleno le producía regocijo. Llegué hasta la hacienda en aventón y caminando entre el monte y los naranjales. Tuve que esperar escondido a que anocheciera. Llegué antes que ellos. Los autobuses y vehículos arribaron a eso de las 4 o 5 de la tarde. Pusieron música, hubo premiaciones, cosas de escuela, fotos, abrazos y felicidad. La ceremonia de clausura de curso, ése era el disfraz, estuvo hasta las ocho de la noche; cuando todos los adultos se fueron, y solo se quedaron, de campamento todos los estudiantes de la preparatoria y de la secundaria, empezaba el verdadero ritual. Eran muchos más chicos, pero no todos sabían de la acampada. Se había elegido sólo a 45 chicos; cada una de las Dead Planters propuso a 11 chicos, y a esos habría que sumar a Marco, el primo de Jill que volvió con ella después del fallecimiento de la madre de Jill, su tía. Cuando todo ya era oscuridad, la música sonaba, las fogatas ardían, decidí meterme a escondidas para poder dar con Luisa.

-- Pero mira a ese wey desbaratándose como quinceañero... ¿Nadie le ha dicho que el amor ha muerto? --Irly lo había dicho en voz alta al verlo entrar a escondidas. Quería que Óscar sintiera vergüenza de mirar a las cuatro ninfas disfrutando del cuerpo desnudo de Luisa. Como unas vampiras estaban encimadas sobre ella, bebiéndola, gozándola. Luisa parecía desmayada, pero gemía por momentos. Parecía tan drogada.

-- Así es como se trata a una mujer. Pobre estúpido. Y pensar que yo era una de aquellas que se detenía a mirarte sobre el barandal,-- escupía Gogo.

Alí, entre tanto intentaba soltarse de la pared donde Jill había colgado la cadena que le ataba el cuello. "Acá te quedas, mi perro hermoso, mi perro vagabundo. Al rato jugaremos al palo; ese será mi nuevo juguetito, y te lo meteré en el culo." Y le daba besos en la barbilla. El pobre chico tenía la mirada extraviada, aquello que al principio pareció un juego de dominación ya era un martirio. Las cadenas le llagaban las muñecas, el cuello. De sus ojos no salía más que tristeza, abandono, y el deseo por alcanzar la muerte que pudiera liberarlo. Estaba perdido.

-- A ver a ver; tú estás triste a este nivel, yo como seis niveles más abajo, -decía Jill caminando su flacura al frente de su esclavo, paseándose por el cuarto, mientras sus Dead Planters habían dejado el cuerpo de Luisa en el suelo, y me habían aprisionado- Cuando vos estás feliz a este nivel, yo como ocho niveles más arriba... ¿capish?; ese es el gradiente de mis emociones... sólo hay que sobrellevarlas... sí, aunque aprieten hay que saber vivir y bien; pequeño profesor, pequeño profesor, qué diablos hace usted acá. Teníamos un trato: usted asumiría los riesgos, y nosotras dejábamos libre a Luisa. Y hoy, precisamente que todo iba a terminar, se presenta acá y sin invitación. ¡Luisa es nuestra!, por decisión propia. Hay un acta de divorcio, acaso no lo sabes. Así que no tienes porque despedazarte porque ella te dejó por mí, habrías de entenderlo y ser un poca más… ¿hombre?; -las Dead Planters se carcajeaban- Mi sentimiento es único, algo como no producir dopamina, que en verdad es útil para lo que requiero. Y vamos a beber tequila.

Jill desvariaba, estaba perdida entre la droga, el sexo, la algarabía, la soberbia, el ego. Había sido declarada reina, diosa del placer. Y se había dejado coger por todos los que en aquel momento así lo desearon.

-- No temas, jamás, que la emoción puede ser una fantasía única. La gente tiene miedo de dejarse dominar, de dominar también, pero esa sutil línea que conocemos como “moral”, no tiene nada que ver con nosotros. Estamos acá, en los corredores de la mente, miramos el mundo desde estas alturas, desde el subsuelo, y ellos, todos se echan para atrás cuando ven que alguien está decidido. Yo estoy decidida, siempre lo he estado. Tenemos la vida por delante para acabar con todo, para acabar con estas sociedades violentas. No fui violada ni he permitido que nadie vaya en contra de mí. Yo lo he sabido siempre, el poder está acá en la cabeza, para eso nos dieron el pensamiento. A los seis años me di cuenta que era poderosa. Que podía lograr lo que quería. He sufrido, me ha costado, pero cada que he querido algo, lo he tomado. Así que no vengas a juzgar quién soy, ni cómo soy, porque al día siguiente seré totalmente diferente, seré como quiera en el momento. Plasticidad, querido profesor. Me mimetizaré, me esconderé, saldré siempre triunfante aunque duela. Los remordimientos son para los débiles.

Me armé de valor. Ver a Luisa en ese estado de agonía, verla ahí, en medio de todo aquello, era algo que no podía permitir. El olor a sexo. Los gemidos, los olores de los fluidos orgánicos, eran contagiosos para un hombre vicioso como lo soy yo. Todo aquello se me subió como una bola de fuego a la garganta:

-- Tú no decides por la vida de los demás. Ni puedes decidir por la libertad del pensamiento de otros. Si ellos han decidido tener sexo, no tienes tú que humillarlos a nivel mundial; menos juzgar a sus padres o destruirlos, como piensas hacerlo.

Las Dead Planters me lanzaron al suelo, sujetándome de los brazos por atrás. Luisa se incorporó, y la vi diferente. Ya no la ví como víctima, sino… ¿Me regala otro cigarro por favor?

Enrique estaba parado, recostando la espalda sobre la pared del cuarto. Rilma lo miró solícita, desde la silla, aún frente al profesor Garfias. Enrique sacó un cigarro de la cajetilla, caminó hacia él, le encendió el cigarro y se lo acercó. Rilma sirvió un poco de agua, y puso los codos sobre la mesa. En sus ojos Enrique pudo mirar que estaba cansada, la tarde se había hecho demasiada larga, y la historia que el profesor les contaba los mantenía en vilo. Una vez que le había entregado el cigarro, Enrique quiso volver a su pared para continuar escuchando.

-- Yo igual quiero un cigarro…- la voz de Rilma le pareció una súplica; le acercó la cajetilla y cuando ella quiso cogerla le notó un pequeño temblor en las manos. Rilma se pudo percatar de ello, y lo miró con ojos endurecidos. Enrique no quiso comentar nada. La dejó ser y el cuarto se llenó del humo que los tres dejaban escapar en cada exhalación.

--- Lástima que lo que ahora pienses, profesor, no tendrá ningún sentido; porque los videos son un hecho consumado. Audomaro ya está por lanzarlo todo. En minutos, a los padres de estos críos, les llegarán a su correo las ligas de las páginas con los videos de sus querubines gozando como dios manda. —y al decirlo, hizo un gesto, como indicando un lugar donde ocurría aquello. Al ver que Luisa estaba repuesta, pensé que las palabras que había dicho sobre la dignidad de los jóvenes, era algo a lo que aún podía aferrarme; ella me ayudaría, estaba seguro, o al menos creí estarlo. Y haciendo uso de toda mi fuerza corrí hacia donde Jill había señalado. Salí del cuarto, y logré cerrar por fuera, para impedirles perseguirme; ellas se aglutinaron y empujaban, en poco tiempo botarían la barrera y me darían alcance. Pero yo haría todo por encontrar a Audomaro, o eso intentaría. Pero me topé con Marco al bajar las escalares… desperté en el hospital, sin saber qué fue lo que ocurrió. Lo demás ustedes me lo han dicho.

13

-- Mientras más me aferro a pensarte más hondo es el vacío, ¿aprenderé a volar con la caída? ¿O acaso entrar en el sueño de la memoria será una mejor oportunidad para todos? --Luisa acariciaba el rostro de su adorada Jill Inked, mientras le hablaba como si se hablara a ella misma--. Al fin lo hemos conseguido Jill, pequeña, ser la una para la otra. Lo hemos conseguido como todo lo que desde el principio te había prometido. Fuiste tan fuerte, pequeña, tan decidida. Todo aquello que había imaginado para nosotras me lo diste. Todo aquello que te propuse desde la primera vez que te tuve para mí, lo volviste realidad. Tu esfuerzo, tu decisión, tu valor siempre será un aliciente para mí. Nadie podrá ser jamás como tú, Jill Inked, mi queridísima.

-- Ya no seré más Jill, --decía apenas como un suspiro--, seré de nuevo Victoria. Porque tú me has entregado. – el llanto se había hecho presente en esos ojos como flamas, apagados sí, pero llenos de ira, de ese odio creciente que los volvía tan negros.

-- El día siempre estuvo a nuestro favor, Victoria. Has ganado. Hemos ganado. Tú, nos has dado la libertad, y hemos podido demostrar que el empoderamiento de la mujer siempre estará muchos niveles por encima de cualquier hombre. Lo has entendido muy bien. Lo has logrado. Ya no te resistas más.

-- Lo sé, Luisa, nos ha costado, pero todo ha sido tal como tú me lo has pedido; pero tú sigues y yo me tengo que detener. ¿Qué he ganado entonces? Hoy sé que te amo, a pesar de todo, con la cordura que siempre he querido amarte. No me duelen ni los huesos, ni el amor propio, ni me asusta la muerte, las cosas ocurrieron porque así tenía que ser. Si tenías que empujarme para poder escapar, ese será entonces mi sacrificio. Que mejor forma de olvidar un dolor no corporal que hacer que alguien te golpee, que un toro te embista, que te arrolle un automóvil, que te rompan los brazos que te claven las manos, que te sangren la piel con una navaja... y eso necesito, desangrarme poco a poco, hacerme líquida. Y permanecer joven, siempre.

-- Creí que nos perdías pero nos has salvado. Pero lo has hecho bien, querida Victoria.

Gogo apareció en la puerta del cuarto del hospital. Victoria la miró sorprendida apenas. Gogo se veía diferente; había cumplido ya los 17 años y le mostró a Victoria las manos sin sus guantes de siempre.

-- Igual es tiempo para renacer, querida,-- le dijo Luisa tomándola de las manos. Jill no sabía qué pensar; miró a Luisa, pero esta le acarició la frente, y le dio la espalda caminando hacia la ventana. El día era lumínico. La brisa movía los rayos del sol, haciendo arder las pieles de los transeúntes en esa ciudad del sureste de México.

-- Ese es el sol de un día clarísimo, tienes que creerlo Vicki (la verdad me cuesta nombrarte de otra manera, para mí siempre serás Jill Inked)-- sonrió divertida-; tienes que mirar el sol, y pensar en lo que hoy dejas; es el sol brillante en un día azul clarísimo, como un renacimiento, o es que estás muerta y el infierno es de este color tan azul con un ojo amarillo mirando cada uno de tus movimientos. Querida Jill ¿existes en verdad? Querida Jill, tu sacrificio nos hará libres. Ellos vendrán por ti en cualquier momento, y es hora de salir ya, hacia nuevos mundos, hacia nuevos retos. Ya no importa lo que tengas que decirle, a los demás, a la policía o a quien sea. Todos saben ya que eres tú la gran guerrera, y todos se darán por bien servidos cuando lleguen a ti.

Jill reaccionó cuando ya Gogo le estaba poniendo la inyección en el cuello, pero le fue imposible moverse; luego Gogo cogió la almohada y se la puso encima del rostro, Luisa solo la miraba, con esa sonrisa tenue de aprobación. Gogo le acercó a Luisa una maleta. Jill parecía dormida. El pulso se fue haciendo tenue, y los pitidos en la máquina se llenaban de esos silencios cada vez más largos, que indicaban la despedida. Gogo apenas la había desmayado, que el sedante hiciera el resto. Luisa entró al cuarto de baño y salió de ahí, pelirroja y con un vestido rojo escotadísimo por detrás; como aquella vez que se había disfrazado para pasar como si fuera la madre de Jill y rescatar a Mariana Bojórquez de los separos, pagando su fianza. Se montó una gabardina, se puso unos lentes para el sol y salió del cuarto, abrazando a aquella jovencita universitaria de diecisiete años, arropándola como su hija y caminaron por los pasillos del hospital, silenciosas; la joven Gogo llorando tiernamente, hasta que juntas alcanzaron el elevador.

Lo peor de una decepción es mirarse al espejo... Rilma lo sabía; es el claro reflejo de nuestra ineficiencia, para evitarlo siempre estarán las máscaras de nuestro orgullo, pero nada es tan real como cuando a solas, nos miramos en el espejo. Desde la hacienda Tabi, siguieron la otra camioneta en que las mujeres habían escapado; los patrones de huellas los llevaron hasta la carretera a Campeche. Las cámaras permitieron ver a cinco mujeres juntas cruzar la caseta de cobro. Se detuvieron en Calkiní para comer algo, comprar algo de ropa que las hiciera verse diferentes, y dividirse para tomar el autobús; las buscaban para detenerlas, pero Irly que siempre había sido la más entrona, se llevó consigo a Mariana. Luisa, Jill y Gogo huyeron por otro camino.

Cuatro horas más tarde, Irly era detenida, pero antes de ello, le cortó el cuello a Mariana Bojórquez, que se lo había ofrecido decidida, como un cordero consciente de su destino: ¡La cárcel jamás será una opción! ¡Nadie tiene derecho a detener nuestros ideales! ¡La muerte es nuestra mejor salida, siempre! Era una de esas máximas que Jill siempre les decía. Ellas lo tenían muy claro. Mariana se arrodilló ante Irly, sonriendo siempre, sonriendo. Pleno el juicio y el deseo por la libertad del filo de la navaja. Cuando la policía logró someterla Irly ya había roto con las muelas una de las cápsulas que Luisa le había preparado, que dentro tenía cianuro de potasio (todo se consigue en la internet, reía Jill mientras preparaban el plan de escape). La policía no pudo hacer nada por ella.

Las otras tres lograron tomar el camión y llegaron hasta Ciudad del Carmen. Jill y Luisa tomaron una habitación, y mandaron a Gogo a otro hotel. Dos días después, Enrique García y Rilma Ferrera llegaron a Campeche, los tenían muy cerca, y esperaban prenderlas en cualquier momento. Les estaban pisando los talones. Jill junto con Luisa ya no supieron más de Gogo. Al ver por las noticias que estaban cercándolas, abandonaron todo, y quisieron salir del hotel, abordarían otro autobús para atravesar el puente, y esforzándose llegarían a Villahermosa. Justo cuando querían brincar por una ventana del segundo piso, Jill sintió una mano en sus espaldas, y se precipitó hacia la calle. Cayó de costado, rompiéndose la cadera y el brazo derecho. Se había abierto la cabeza. Luisa pidió ayuda a unos vecinos, y cuando vio que la atendían, logró escapar por la puerta del hotel.

Dos días después la puerta de la habitación del hospital de Jill se abrió para que Luisa entrara, y la tomara de las manos. Jill entendió que venía por ella, que al final no dejarían que la arrestaran. Pero Luisa y Gogo tenían otro plan. Jill ya no podría desplazarse por sí misma (¡la cárcel no será jamás una opción!, recordaba sus palabras); estaba parapléjica; morir era su mejor victoria, y ellas tenían que apresurarse.

Al abrirse el elevador, Enrique García y Rilma Ferrara se cruzaron con ellas sin reconocerlas. Luisa y Gogo entraron junto con un camillero, dos médicos y una enfermera, y el elevador se cerró protegiéndolas de las miradas de los detectives; si estos hubieran querido mirar atrás, pero Enrique ya no quería volver a los recuerdos, el atrás estaba vedado ya, en las historias que el profesor Óscar Garfias les había referido. "Son muy hábiles para utilizar aquello del "sexo débil", para utilizar todo lo que se discute en las redes, en las legislaciones, para hacer uso de lo que culturalmente se piensa acerca del machismo: todas las mujeres son víctimas, y no somos capaces de catalogarlas como victimarias".

Para Enrique atrás había quedado su noviazgo, aquella ternura en la que se sintió pleno, ahora llevaba las manos, el corazón, la mente, enlodado por aquella violencia que había sorprendido a la ciudad. La muerte de tantos niños, un ritual sexual entre chicos menores de edad. Niños asesinos, mujeres violentas. Le habían abierto las fosas nasales ante el tufo social en el que se miraba inmersa la sociedad, que tenía obligación de defender. Los padres de los chicos muertos habían llenado solicitudes para poder bajar los videos de aquel canal libre de la red, pero la gente siempre ha sido morbosa, y todo aquel sexo infantil y juvenil, que destrozaba la memoria de sus padres, familiares, instituciones, pasaba uno a uno incluso por los teléfonos móviles. La noticia se había hecho nacional, y no era para menos.

Ni Enrique ni Rilma querían volver a mirar atrás. Pensaban que yendo hacia adelante darían con aquellas tres mujeres, y las pistas de aquellos vecinos que habían socorrido a una muchachita en un accidente, ahora los traía a este hospital. "La madre nos llamó alterada, pero luego cuando llegó la ambulancia, ya no la encontramos"

El rostro de Jill se había hecho famoso en las noticias, en los videos aquellos de su coronación sexual, en aquella sonrisa que acercaba a la cámara, lasciva y con unos ojos cargados de vida, de furia, de toda esa alegría juvenil plagado por el desenfreno, y esa capacidad de liderazgo. Del hospital igual la habían reconocido, y dado aviso a las autoridades. Enrique y Rilma habían llegado tarde –de nuevo--, y seguían empujando hacia adelante, y así se cruzaron con ellas al salir del elevador, pudieron mirar hacia atrás; pero no lo hicieron. Buscaban el cuarto, la cama donde estaba encerrada aquella Victoria Lamas, la despiadada Jill Inked de las Dead Planters, responsable de la muerte de más de 40 jovencitos.

-- Estoy tan cansado, tan harto de despertar y que al mirarme al espejo, la misma puta tristeza siga ahí en mi rostro chupándome como el parásito que es. Hoy me espera un día gris y sin mucho sentido, un día para ahogarme en mis pensamientos; una vez más, como tantas noches, sin apreciar los amaneceres... y ¿sabes?, eso es exacto lo que quiero. Olvidarme de todo, pintarlo todo de gris. Para mí se ha terminado la esperanza en esta puta humanidad. La calamidad ha hecho nido en mi vida. El sexo lo domina todo, la violencia tiene sus manteles largos, y nos acecha a todas horas. Qué bien que hemos perdido la ruta. Entré a la policía para intentar tener descanso luego de la muerte de Elena. Quise pensar que podría proteger a la sociedad. Pero no he podido conseguirlo. He fracasado.

-- Atrapamos al profesor, y ahora vemos que tres de las chicas están muertas. Cada quien tiene que asumir sus responsabilidades. Los padres, los maestros, las autoridades educativas, la misma prensa.

-- Y nosotros. Nada hicimos nosotros. El profesor confesó, pero fuimos incapaces de creer que unas chicas fueran las responsables de todo lo que ahora nos estalló en la cara. Lo culpábamos a él. Lo odiábamos a él. Porque era el macho y por eso tenía que ser el responsable de tanta maldad. El profesor Garfias despertó asqueado de sus actos y nos los escupió a la cara. Ellas nos lo entregaron para darse tiempo de escapar, y nosotros perdimos el tiempo en esa carnada. Despertó y era nuestro. Jamás pudimos entender cómo ha ocurrido. Estamos manchados para siempre. ¡Qué humanidad!, somos incapaz de proteger a los infantes. Ni las escuelas pueden estar a salvo de nuestra mugre. Los alumnos se matan entre ellos. Los padres preocupados por conseguir dinero, sexo, fama, reconocimiento, los traen al mundo y son incapaces de protegerlos, de darles un poco de felicidad.

-- ¿Viste los videos? Los chicos se ven chicos felices. Se veían decididos en sus actos. La mente humana tiene demasiados giros, Enrique. Jamás podremos saber las razones que tienen para las cosas que hacen.

-- Eso jamás me dará tranquilidad ni me sirve de consuelo.

 

 

 

----F I N ---

 

    

 

EL CORREDOR DE LAS NINFAS / novela, cuarta entrega /

Adán Echeverría

 

 

7

-- Se trata de que esos 45 menores de edad, eran prostituidos por su propia voluntad. Eso es más o menos lo que el sospechoso viene diciendo hasta ahora. Dijo que quiere un trato, contará todo, sin guardarse nada, lo único que quiere es poder enterrar a su esposa.

-- Pues hay que ver que eso se cumpla, has el papeleo, y veamos que nos tiene que decir.

-- Pero capitán, como pueden prostituirse jóvenes de trece años por su propia voluntad. De qué está hablando este monstruo.

-- Usted me tiene acá mientras los culpables siguen libres.

-- De qué culpables habla, quiere decir que esas niñas que siguen desaparecidas son las responsables de estos actos y que ellas planearon esto, hasta inculparlo a usted.

-- Esas cuatro mujeres que me han hecho responsable de todo lo que ha pasado. A mi siempre me gustaron los niños, ¿y usted me cree capaz de haberlos asesinado?

-- Profesor, tenemos sus huellas por toda la escena del crimen, incluso rastros de semen nos ha dado el adn que coincide con lo suyo, no tiene caso mentir, rastros de sangre, saliva, semen suyo fue encontrado en muchos de los niños muertos. La escuela le había expulsado a sugerencia de los padres, porque se le acusaba de abusar de ellos.  Lo que creemos es que usted tiene secuestradas o muertas a esas cinco niñas y queremos que por favor entienda que es necesario que nos diga donde están.

-- Están huyendo, esos monstruos están huyendo mientras ustedes me tienen acá. Ese es el juego y ellas están ganando, ¿no pueden entenderlo? Ellas mataron a mi Luisa, tienen que detenerlas, porque esto no terminará acá. Usted puede creerme o no, pero hágame caso. Necesito que tenga confianza en mi, yo le contaré todo, usted tiene que darse cuenta de el poder que esos monstruos tienen, de lo que son capaces, abra la mente, abra los sentidos. Luisa, mi mujer, Victoria, éramos amantes los tres.

-- ¿Victoria Lamas? Era una estudiante de 16 años, maldito. Está usted ensuciando la memoria de su esposa; ahora dirá que entre los dos abusaban de ella.

"Nos casamos, y regresamos al turno vespertino, Luisa seguía divertida mirando toda la coquetería de las muchachas de la preparatoria. Esa noche me lo dijo: Te das cuenta que esto no va a acabar mientras crean que eres soltero."

Estás loca, estas chicas no pararán aunque sepan que estoy casado. Pero estás errada, tú tienes ese mismo poder solo que los chicos usualmente miran hacia abajo en la edad, mientras las mujercitas acostumbran mirar hacia arriba en la edad, con mayor soltura, no que no les gusten chicos menores, pero siempre van en busca de esa “simulada protección” tan anunciada para no asumir que lo que quisieran es un revolcón de antología, y ese no lo sueñan con chamacos que aun viven jalándosela y se consuelan mirándole las tetas, y babeando cuando se les ve el calzoncito al sentarse con las piernas abiertas. Esa es la diferencia. Ellas buscarán, aun entre los otros alumnos, esos chicos de quienes esperan que quieran propasarse, que sepan besar, que estén dispuestas a romperle los calzones y a desgreñarlas, y lo piensan en el sentido de que ellas intentarán el juego de: conmigo eso no pasará, ni creas, pero bien que se mueren de ganas.

Ja ja, eres un machote mi amor, hablas desde la pura hormona, me encantas. No se que tan cierto sea.

Mírate, me estás hablando de que no tengo razón pero tienes mi verga dentro de tu boca. Mientras me la vas mamando me vas diciendo que las chicas no son así.

Yo te amo, eres mi esposo.

Pero si no digo que sean putas, solo que quieren precisamente esto, un pene en su boca, un pene legal, alguna lo consiguen como tú, otras se topan con tipos muchos más cínicos que yo que son capaces de mentir tanto, tomarlas y luego dejarlas. Y en esa culpa, van creando el ciclo cotidiano de nuevos intentos generacionales. Muchas acaban luego con chamaquitos menores, o con esos débiles novios que las traigan y las lleven de un lado a otro, que estén a sus pies, eso sí, pero en su interior, seguirán clamando porque les manoseen el culo, les aprieten la garganta mientras las van penetrando hasta el fondo. Quieren ternura y buenos tratos, pero a la hora desfallecen si les pasan la lengua en el culo.

Lo sabes muy bien, eh? A cuántas de esas chiquitas te cogiste.

Pero qué pregunta es esa Luisa. No me cogiste virgen verdad. Ni yo a ti.

Y así fue cuando a los tres meses de buscar embarazarnos, decidimos ir a ver a un médico. Los análisis fueron rápidos. "Todo está muy bien con usted", señora. Luisa sonrió feliz, tomándome la mano. "El problema, señor Garfias, tiene que ver con su esperma. Los espermatozoides no están bien formados, y por ello no son capaces de fecundar los óvulos de su esposa. Nada hay que hacer. Quizá algunos fármacos, pero la verdad es que no creo que nada de eso de resultado, las malformaciones de sus esperamatozoides ocurren en la formación, su genética presenta ese problema. Lo siento mucho". El médico quiso empezar con una serie de: quizá puedan… pero ya Luisa se había salido del consultorio.

Fueron apenas tres días, tres días cargados de silencio, que se fueron transformando en meses. Pasó de "ahora eres un hombre que no embarazará a nadie, y podemos divertirnos de lo lindo", pero desde que apareció Victoria, las cosas se fueron alejando.

Buenos días, quieres comer, te quiero mucho, eran las frases hechas que lanzábamos al aire sin querer mirarnos. Le dije que tenía calor y que dormiría en la hamaca para darle su espacio. Si lo deseas, me respondió. Al tercer día la enfrenté: Ten relaciones con otros, incluso podemos escoger juntos a esa persona que quiera estar contigo, podríamos incluso platicarlo con él, decirle que queremos un hijo, que es algo que deseamos con todo el corazón. No quiero que no seas madre por mi culpa. Quizá todos los vicios que tuve en Cozumel, las drogas cuando joven, la mala alimentación.

Shhh, dijo Luisa y se echó a mis brazos, no quiero que otro hombre me embarace, no quiero eso, calma, sólo quiero amarte, me duele esto mucho por ti, porque te quiero y se lo mucho que tú me adoras, y no me parece justo que es maldito médico te haya dicho lo que te dijo, como si fueras culpable, ese maldito.

Ahí fue donde todo cambió. En los brazos de Luisa el sexo se volvió algo inolvidable, comenzamos a experimentar, como supo que yo había consumido drogas quiso que le invitara, que compráramos drogas cada viernes, y nos intoxicáramos todo el fin de semana, le encantaba hacerle homenaje a mi semen. Dejaba que le chorreara por la cara, en el cabello, se lo untaba y le encantaba quitarse esas costras una vez seco, como mudando de piel.

Tu semen es mi mejor mascarilla, me deja el rostro tan pero tan limpio y suave, las otras maestras me piden el secreto, voy a ordeñarte y venderles botellitas de tu leche, mi amor.

-- Pero profesor, necesito que vaya al grano. Su historia con la profesora Luisa es interesante, pero necesitamos encontrar a esas chicas desaparecidas.

-- Todo lo que le estoy contando tiene que ver con lo que ha ocurrido, pero usted no quiere darse cuenta.

Esos días hicieron de nuestro matrimonio algo mucho mas fuerte que lo que la sociedad espera. Ella era mi más encomiado cómplice. Lo supe cuando llegó y me dijo, me he programado para que me operen. ¿De qué? Le dije. Es tu regalo de cumpleaños: voy a ligarme. Ninguno de los dos va a tener hijos ahora. Seremos tú y yo hasta que la muerte te aparte de mí.

Una semana después entró Jill Inked a la escuela. Era una niña apenas, pero su personalidad era hipnotizante. Luisa se perdió con ella.

Mi esposa era la coordinadora y como tal asumía la parte de orientadora, Jill la prendió de inmediato, sus pequeños ojos, esa naricita tan fina de ratoncito blanco. Esa boca que de pequeña podía crecer tanto. Y sobre todo esa personalidad que iba del blanco al negro sin pasar por ninguna tonalidad.

La primera vez que llegó a la dirección fue por que la maestra de inglés la envío luego de haberla encontrado metiendo la lengua en los baños y molestando a las chicas que orinaban. Sus compañeras reían, ella se las supo ganar de inmediato. Jill sonreía.

--Era una broma, maestra, sólo metí así mi lengua entre las láminas de la puerta. Son unas frígidas, eso es lo que pasa.

-- Que edad tienes Jill, acabo de cumplir 16.

-- ¿Y tú no eres frígida?

-- ¿Eres virgen?

-- ¿Y usted?

--Yo soy casada.

-- Y bien cogida que ha de estar, espero. -- Lo dijo con tanta naturalidad y con una sonrisa clara que en vez de parecer un desplante, me dio mucha ternura, y risa.

-- Todos se quieren almorzar a su esposo. –hizo una pausa y añadió—hasta yo.

-- Vete con cuidado Luisa, si acostumbras a dejarla que te hable así, verás que esta chamaca se te sube a la cabeza. ¿Qué con sus padres? ¿Divorciados?

-- Nada. Sus padres son unos dirigentes del Ministerio de Alabanza de una iglesia que no recuerdo ni el nombre, ¿puedes creerlo?

-- Todas las iglesias son iguales. Puro circo.

-- Bien, he ahí los complejos y la búsqueda de Jill.

-- Lo más chistoso es que no se llama Jill.

¿No? ¿Y cómo se llama?, si se puede saber.

-- Su nombre es Victoria Lamas.

-- Prefiero decirle Jill.

-- Es Jill Inked, así como lo oyes. Ya la he visto a las afueras de la prepa. Se ve tan diferente, se enrolla la falda, se pone un aro en la nariz, otro en la barbilla, se desabrocha la blusa de uniforme y se lo anuda dejando el vientre al aire, para mostrar una piedrecilla colgada del ombligo.

-- ¿Te gusta?

-- Claro que me gusta.

-- Eso pensé. La chamaca se ve pero muy cogida.

-- Quizá sea solo una pose. No lo sé, te digo lo que me parece.

Jill había entrado regañada a la dirección, y salió al lado de la directora, hecha un manojo de risas. Los ojos de Luisa no dejaban de caminar por el rostro pecoso de aquella muchacha delgadísima. De cabello lacio, cuello alargado, con las clavículas expuestas y mostrando sin pudor cada uno de los huesos que podían ser marcados y figurarse un estado de gloria sexual, las muñecas, los huesos de la cadera, los de los tobillos. Con las calcetas subidas pasando la rodilla, a medio muslo, uno miraba unas piernas delgas pero duras y bien torneadas. La visión de Jill podría estar sacada de un lienzo del Greco, con la carne justo donde debería tenerla. Tenía cejas, labios, barbilla perforados con pearcings, un tono marrón en la sombra de los ojos. Vi que Luisa la tomó por la cintura, Jill dio la vuelta sobre los talones y quedó frente a mi esposa, acerco su delgado brazo y con los dedos de la mano izquierda cogió el mechón de pelo que caía sobre los ojos de Luisa y lo pasó por detrás de su cadera.

Yo salía del aula donde impartía la materia de Biología General, y cuando iba a cruzar el umbral hacia la plaza cívica de la escuela, una joven, que estaba sentada junto a la puerta, trepó su pierna, tapándome el paso, era Irlanda Escobedo

-- Le están bajando la vieja, profe. ¿Cómo ve a la Jill?

La miré, y supe que ella se dio cuenta que mi sonrisa era fingida. El comentario de Irlanda no me hizo gracia, y tengo que reconocer que a pesar de no ser celoso, si me causaba un poco de confusión mirar la escena. Luisa se veía embelesada con la presencia de aquella chica. Para entonces no pude darme cuenta aún de todo lo que Jill podría hacer con Luisa. Tenerla en el puño, dominarla a tal grado de exigirle apartarme de su vida.

8

Luego de ese bimestre comenzamos las clases particulares en la casa. Mi infertilidad era exactamente lo que Luisa quiso aprovechar. Habíamos dispuesto todo para las clases, se trataba de dar una atención personalizada a los estudiantes del instituto. La intención era regularizar a las chicas, al menos eso es lo que fue tan solo en un inicio, pero es cierto que tuvimos toda la perversión para aprovecharnos de cada situación.

Sus padres las traían a la casa y las venían a buscar a las dos horas. Venían niñas de la secundaria y de la preparatoria. Entonces llegó Jill, y fue ahí donde todo comenzó a cambiar su tesitura. Como por ella no venían, ella se quedaba horas platicando conmigo y con Luisa, y nuestra amistad fue creciendo más y más. Le permitíamos fumar, Luisa le dijo que si ella era discreta le permitiríamos igual beberse algunas cervezas que siempre teníamos en el refrigerador. Y Jill accedió, y fue parte de nuestra vida durante esos meses. Después comenzó a quedarse a dormir en la casa, le hicimos un espacio en la habitación que yo consideraba nuestro estudio.

Una vez que se metió al baño, Luisa me dijo algo que cambió todo. "Sé que te gusta un chingo. Me voy a ir a comprar ahora que se está bañando, he visto como ella te coquetea y como tú la deseas, así que aprovecha, y ve si puedes hacerte de ella. Dime que soy la esposa más comprensiva del mundo".

La dejé irse del departamento. Escuchaba el agua de la regadera y me podía imaginar el cuerpo desnudo de esta pequeña. Pero yo amaba a Luisa, así que decidí quedarme en el cuarto leyendo sobre "Las ventajas de la idiosincrasia en la reputación de los artistas" un patético ensayo de Nicanor Boullosa, pero que me parecía entretenido, tan lleno de chistes y dislates sobre la alta cultura, el esnobismo de México y Latinoamérica. Quise fumar, y mientras revolvía los cajones y deseaba que Luisa recordara comprarnos tabaco, escuché que Jill cantaba a todo pulmón. Uno es de ideales claros, pero tiene que reconocerse débil ante la carne, y con el permiso otorgado, tomé la decisión que me habían pedido que tomara.

Nuestro baño no tenía seguro por dentro, así que entré desnudo al baño. Jill giró hacia mi exponiéndome su carne fresca y mojada, sonrió, caminó hacia mi, me lanzó espuma al rostro en un soplido, y se hincó tomando con sus jabonosas manos mi pene, y besándolo de a poco, fue dejando que la erección le llenara la boca. ¿Y Luisa? Preguntó con mi pene dentro de su boca. Llámale, yo quiero con los dos, no sólo contigo, y si ella acepta que estés acá conmigo, seguro aceptará que estemos los tres. Justo eso discutíamos cuando Luisa abrió la puerta del baño, para mirar a Jill hincada, con mi verga llenándole la boca. Jill le estiró la mano, yo la miraba, entre confundido y preocupado. Era cierto que mi esposa me había animado a ello, pero se trataba de una pareja de adultos, teniendo sexo con una menor de edad. Se trataba de dos profesores del instituto, teniendo sexo con una estudiante de preparatoria. La preocupación me dio un pinchazo en la nuca, y dije No, sin un verdadero compromiso por detenerme. La tomé de los codos, del cabello y jalé para levantarla, pero ya Luisa se había metido a la pileta con nosotros, y se había hincado detrás de mi, para meterme la lengua en el culo.

Esa tarde gozamos los tres y afianzamos nuestras intenciones. Claro que tenía 16 años, pero esa niña sabía mucho mejor que otras personas lo que quería. Y quería sexo, quería llenarse, atragantarse de sexo. Era una chica tan discreta, pero que manejaba tan bien su vida y sus intenciones. Comprendí que estábamos a su merced cuando trajo a Violeta Sookie, una chamaca de 13 años que ya era amante de ella. Nos la presentó como su prima, a otros la presentaba como la hija de su padrino, o su vecina.

--Le gustas a mi novia, profesor. Y cómo a mi me gusta su mujer, creo que estaría bien que los cuatro podamos disfrutarnos. ¿No creen?

Jill podía conseguirlo todo. Sabía sonreír y también usaba las miradas para amenazar. Mariana Bojórquez, que era el nombre de la nena que había traído consigo, era una morena de cabellera ondulada, larga, que le caía detrás de los homóplatos. El color de su piel era más bien entré café y verdoso. Tenía los pechos como los de la mayoría de las criaturas de trece años. Y yo sabía que no era lo mismo que Jill la estuviera lamiendo y besando, quizá penetrándola con un dedo, a que yo comenzara a cogérmela.

-- ¿Qué haces Jill? Es una nena esta que has traído a mi casa –Luisa me miró enojada, desde entonces comenzaba a valorar más a Jill que lo que yo pudiera pensar—No me digas que le has contado de nosotros. ¿Pero qué te pasa? No razonas.— y la tomé de la muñeca derecha. Luisa se metió entre nosotros.

-- Déjala, le haces daño.

-- Cálmese profesor. Violeta es mi amiga, mi novia, mi trolecita; ella sabe que nada de lo que pase en esta casa puede contarlo ¿verdad pequeña?—La chamaca bajaba y subía la cabeza, con una cara de mensa que no podía con ella.

-- Si no quieres tocarla, allá tú. –dijo Luisa, tomando de las manos a Violeta, y caminando las tres hacia la recámara—pero no vengas a arruinarnos la fiesta.

-- ¿No habían clases de regularización el día de hoy?—me animé a preguntar, pero ellas ya estaban carcajeándose de mi. Con la boca llena de besos, Luisa apenas alcanzó a decir: "Todo va a cambiar ahora. Las visitas serán cómo Jill nos lo vaya indicando", y continuaron riendo. Ni entonces quise darme cuenta de las cosas. Yo intentaba continuar con mi lectura sobre "La calidad de las masas en la búsqueda del poder", pero los gemidos eran demasiados, en tres tonos diferentes. A los pocos minutos, escuché un grito, a manera de maldiciones, y vi salir corriendo, risueña y totalmente desnuda, a la pequeña Mariana Bojórquez, corrió hacia donde yo estaba, y se escondía de sus perseguidoras.

-- Eso no se va a quedar así, mocosa –decía Jill.

-- Fue un accidente—se atrevió a justificar con una voz infantil, sin salir de su escondite.

-- ¿Qué pasa?

-- Esta chamaca que le ha cortado un pezón a tu mujer. – Luisa sólo reía mostrándome su desnudez. Yo me encontraba sentado a media sala, con el libro abierto en mis piernas, rodeado de tres figuras femeninas en total desnudez, goteando, y oliendo a sexo. Me levanté y me quité la camisa. Ellas aplaudieron y Jill se puso a dar saltos de fingida alegría.

-- ¡¡El profesor ha entrado al juego!!

Las tres mujeres se abalanzaron sobre mí, y por turnos fueron lamiéndome, mordiéndome, arañando cada centímetro de piel. Nos habíamos echado la soga al cuello. No puedo más que lamentarme por la pederastia en la que participé. En no haber podido poner freno a mi desenfreno sexual, a no valorar la idea de la juventud y la inocencia. Y se que puedo hablar de lo que estas chicas eran y que sabían en qué mundo estaban entrando, lo que hacían, a lo que nadie las había obligado, pero lo cierto es que yo era un hombre de 38 años, y ellas tenían 16 y 13 años. Que mi mujer era una hembra adulta de 40 años, y que se trataba de alumnos de nuestra escuela.

La bola de nieve fue creciendo, detective, cuando cae en la ladera de la vida, no hay nada que pueda detenerla solo el impactante crash al estrellarse contra todos los principios, la moral, las leyes y la educación y cultura de todo lo que arrastrábamos. Ustedes han mirado la punta del iceberg de nuestras aberraciones. Esos jovencitos muertos. Mi Luisa muerta, y esas jóvenes que siguen huyendo, prendidas de la violencia, del sexo, del desenfreno total en el que se han vuelto. La encarnación que pretenden de Jill, como una diosa demoníaca del sexo. Como la Gran Hiena, la TulkaNana que se presiente, como líder de las Dead Planters, en la que se ha convertido. Todo ha sido calculado con frialdad en la mente de Jill, porque en la mente de Violeta, en la de Irly o en la de Gogo Flux no ha podido crecer más que la semilla de una chica que ha sabido amedrentarlas, llenarles la cabeza de ideas de poder sexual, de poco respeto a las autoridades, hacia la vida, hacia los adultos. Estas tres chicas que poco a poco fueron sumándose hasta que Jill decidió que se les nombrara las Dead Planters, bajo el cuidado de Luisa.

La discreción era su mayor compromiso. El acceder a esta fe, hizo que se tatuaran, que Jill les escogiera nombres, y bajo ese nombre siempre se nombraban entre sus pares, jovencitos de su edad, a los que les bajaban el poco dinero, les hacía robar para ellas. No era una cuestión de sumarse a consumir drogas, pero no las rechazaban, y claro que permitían que sus seguidores las tomaran. Repito, Jill les enseñaba el rechazo de toda norma, pero bajo un cuidadoso ritual de emancipación de bajo del agua. Ante la luz, eran deportistas, eran generosas estudiantes, participativas en clase, hacendosas con los demás maestros, porque la intención era casi vivir en el Instituto. Poco a poco fueron creciendo. Jill e Irly pertenecían al mismo salón, eran las chicas de segundo año. Gogo Flux era de primero de preparatoria, mientras que Mariana o Violeta Sookie, era la chica de la secundaria.

Cada una se rodeaba de dos chicos, de lo más populares, y rudos. Chicos que pudieran hacer actos violentos y que eran recompensados por sexo. No siempre de la chica líder, las tres líderes eran chicas enamoradas de Jill, y por índole enamoradas de Luisa, y en su momento enamoradas de mi. Las personalidades desaparecían, todo tenía que ser entonces seudónimos, la representación de un alter ego que las identificara, en el que pudieran deshacerse de la sociedad.

9.

Muchas veces les dije: ¿Por qué un seudónimo? Uno es su nombre. Tu nombre te identifica, y tú le das personalidad a tu nombre. Tú haces que un nombre tenga el valor que se merece. Cada uno de nuestros actos debemos firmarlos con nuestro nombre y entonces, nuestra personalidad, nuestro pensamiento validará ese nombre.

-- Pero profe, usted no eligió su nombre, en cambio este es el nombre que nosotros elegimos para nosotras mismas. No necesitamos más.

Luisa reía, y reía. Las adoraba. Le gustaba mucho mirar como ellas me adoraban y se paseaban de mi cuerpo a su cuerpo. Durante semanas nuestra casa era una orgía total. Una vida dedicada a vivir desnudos, comer cagar y coger, decidía nuestras vidas. Éramos las Dead Planters y nosotros dos, los únicos adultos. Y poco a poco Jill comenzó a involucrar a diferentes amantitos. Chicos que se dejaban coger. Mujercitas en ciernes que querían conocer a una mujer adulta desnuda. Cada una de las Dead Planters cumplía con su labor de imponer su ley en donde le correspondía. Manejaban el sexo como una fuente inagotable para obtener dinero. Y vivían amenazando. Filmaban la mayoría de las reuniones. Sobre todo cuando venía un chico o una chica nueva a la casa. La casa que antes era el nido de amor entre Luisa y yo, se había convertido en la Casa del Sexo, en el bastión de las Dead Planters, en el búnker de Jill Inked.

Se metían a mi cama las cuatro, con todo y mi esposa y jamás he sentido que la vida me premiara con tanta luz y bondad como en este momento. Y así no fui dándome cuenta de que yo luego el esclavo en un juego que nunca lo fue, se trataba todo de un plan perfectamente diseñado por Jill basado en el control de las emociones vía los encuentros sexuales.

Comencé a sentir que las necesitaba tanto, porque casi vivían en mi casa. Y aquello que era nuestra familia, nuestro secreto, nuestra depravación, tuvo que salirse de control. Me pedían dinero, me daban dinero, se pagaban las cuentas, y el dinero empezó a pellizcarnos la cordura, no bastaba con controlar el instituto, las chicas necesitaban mayores riesgos.

Gogo fue la primera (seguro que impulsada por las ideas de Jill): Profe, me quiero coger a mi maestro de historia, ¿cuánto debo cobrarle?

Sentí en ese momento que la cosa ya estaba perdida, estas chamacas comienzan a prostituirse y yo soy el padrote de todas. Pero Luisa me calmó: "No tienes porqué verlo de esa manera. Ellas quieren cooperar y además darse unos pequeños lujos, basta con que sepamos cómo hacer las cosas, creo que podremos rentar una casa para que nadie sospeche de nosotros".

La discusión sobre la moralidad, sobre la ilegalidad del asunto planeaba sobre nuestros cerebros pero jamás se discutía al respecto. Yo debía imponerme. Señalar que se trataba de puras menores de edad, pero en vez de eso, volví a fallarme, o al contrario, volví a aprovecharme del asunto: Pues para que valga la pena, cóbrale el hecho de que eres una menor de edad. No menos de dos mil pesos.

-- Si así van a estar las cosas, --dijo Violeta--, tenemos que poner reglas, y dejar las cosas bien claras, hay que sacar cuentas como dice el profesor y hacer que esto nos rinda. Yo soy las más pequeña, así que eso también debe tener un valor agregado.

Jill las escuchaba mientras daba largas fumadas a sus inagotables cigarrillos. Luisa mientras tanto estaba abrazada de ella. Mi Luisa, que ya casi no pasaba momentos a solas conmigo. Mi Luisa que le pertenecía por entera a Jill.

-- No va a ser el profesor el que consiga los negocios. ¿Están ustedes estúpidas? El vive en un mundo de adultos. Y los malditos Terciarios viven siempre sobre leyes incomprendibles como inaplicables para nosotras. Solo las Dead Planters pueden tomar las decisiones de las cogidas y las reventadas. Eso es algo que he intentado que atraviese su materia gris, pero parece que tienen telarañas atrapadas y sobadas dentro de sus cabezas. Lo repetiré: Ni Luisa ni el profesor Garfias pueden tomar decisiones sobre nuestros cuerpos, porque los meteríamos en problemas. Las cogidinas con los Terciarios tienen que ser decisiones superiores hechas por nuestra propia psiqué. La psiqué es la que nos aclarará la menteta, entienden eso mis Bravías.

Esto era nuevo. Jill comenzaba a tomar no solo otras actitudes para con nosotros, los Terciarios, sino que además empezaba a resistir al lenguaje, para poder desarrollar sus ideales. La niña de 16 años, había mutado de nuevo. Era una líder, un íncubo, un demonio renacido. Jill caminó hacia Gogo Flux, la tomó de los cachetes, y le pasó la lengua en los párpados. Luego la puso a distancia y la abofeteó: ¿Entiendes truculenta? ¿Has logrado entender algo, ramera mía?

-- Si Jill, claro que lo he entendido.

Así fue cuando se rentó esa casona en el centro, frente al Ex Cuartel de Dragones, con ese amplio corredor que remataba en un amplio cuarto, en donde Jill había hecho que las Dead Planters y sus amigos-sirvientes del instituto pusieran un sillón rojo, que utilizaba como trono.

Y comenzaron las fiestas, cargadas de drogas, coca, heroína, muchísima mota, que incluso sembraban en macetones gigantes en el patio. Los vecinos eran silenciados. Del lado derecho se encontraban una pareja de viejecitos. Irly Salpe, decidió que dos de sus trolecitos se dedicaran día y noche a atenderlos, y claro, los mantenían comidos y dormidos la mayor parte del tiempo, durante esos dos meses que duró todo.

La escuela seguía siendo la tapadera, al terminar las clases, las Dead Planters y sus trolecitos y trolecitas iban a la casa. Se organizaban como un Centro Cultural Alternativo, que sin permisos del ayuntamiento, ni de las autoridades de salud, permitía tocadas, ensayos, conferencias, reuniones para jugar. Todo eso ocurría en el corredor principal de la casona. Pero en el cuarto, que siempre tenía en la puerta un sillón rojo en el que algna de las Dead Planters estaba siempre sentada o acostada con alguno de sus trolecitos, impedía el paso hacia la Habitación Mayor, donde reinaba Jill Inked, y donde todo era una escena sexual tras otra. Si algún Terciario pagaba por los servicios de alguna trolecita o de alguna de las Dead Planters, Jill los recibía en la Habitación Mayor, y les permitía besuquearse, darse felaciones enfrente de ella, mientras alguna de las Dead Planters los filmaban y eran conducidos a alguna de las habitaciones traseras.

Mi aún esposa y yo, cuando terminábamos los compromisos en el Institudo asiatíamos a la Casa del Honor, como llamábamos al sitio, a sacar cuentas con ellas, a departir, para llevar el dinero a la cuenta bancaria, que estaba a nombre de Luisa, y que manejaba Jill. Éramos más que una familia, pero Jill y Violeta querían cada vez más. La prostitución y los clientes les acabó fastidiando en menos de 10 días, se dieron cuenta de cómo de esas personas mayores sacaban un buen dinero, mas de 6 mil pesos al día, cada una, y entre los 13 y 16 años que más pueden necesitar unas muchachitas, se dieron cuenta que los chicos de su edad, podían romper madres por sexo, podían conseguir la droga, sin involucrarlas y se dieron cuenta de que mientras más jovencitos eran podían manipularlos mucho mejor.

Todas se declaraban lesbianas, así no eran perseguidas por hombrecitos ni hombresotes que las quisieran ligar, no, sino solo por los clientes, o por los jovencitos que eran sus más fieles perros, sus trolecitos. Luisa y yo pudimos salirnos en cualquier momento, entonces Jill, que ya era la jefa, nos quería demasiado como para que le importara lo que sucediera conmigo.

Pero fue una noche, ya muy alta la madrugada cuando Joaquín, uno de los muchachitos de 13 años que se había metido mucha coca sin darse cuenta se le murió a Gogo en pleno acto sexual. El chico comenzó a sacarlo todo por la boca, los ojos los tenía perdidos. Violeta e Irly trajeron rápido un balde de agua y se lo lanzaron encima pero no consiguieron reanimarlo. Hay que llevarlo al hospital, me atreví a decir.

-- De acá nadie sale. La consumación tiene que ser positiva y repatriarse entre todos nosotros al mismo tiempo.

-- Pero Jill, el niño se muere, qué pasa contigo, hay que salvarle la vida.

-- Que se muera,-- y se lanzó sobre la criatura clavándole los dientes en la garganta. La sangre le manchó el rostro, pero Jill no cedió, continuó enterrando los dientes en el bulto del pobre desgraciado. Sus dos amigos quisieron protestar y fue cuando Violeta e Irly se abalanzaron sobre ellos y con los dientes acallaron sus labios, arrancándoles pedazos de la garganta.

Luego Jill, llamó a Audomaro y Alí, los trolecitos más decididos de Gogo, y les dijo que se encargaran de urdir lo necesario para que los familiares de los chicos se hicieran largas las ausencia y que nadie pudiera "rebatir nada de lo que se hace por amor".

-- Vengan las sonrisas, las cornisas y las ausencias. Venid amores, venid.

Las Dead Planters y Luisa levantaron sus copas de jugo de uva. Yo no supe qué cosa hacer. La pederastia, la prostitución, el secuestro, había ahora derivado en asesinato, en mis propias narices.

Jill se levantó y dijo: Muy bien Gogo, pues estos son tus muertitos, así que te toca despedazarlos. Profe, por favor, baje esas cortinas y déselas a Gogo para que ahí ponga los pedazos de los cuerpos; Irly dile a Luisa que te ayude a buscar herramientas, cuchillos, tijeras y lo que sea para cortar a estos tropejos. No se te olvide sacarle las tripas. Audomaro, me vas a acompañar a la perrera municipal, deja que me de un baño. Hey, Óscar, profesor; ¡¡les estoy hablando imbécil!!; hasta entonces reaccioné, cuando vi la furia en los ojos de Jill, que al mirarme de pie impávido quiso lanzarse sobre mí, con un punzón en la mano, me moví instintivamente y no me alcanzó. Estaba fuera de sí, parecía que un demonio estaba poseído de ella.

Dos horas más tarde estaba yo abrazado sin hablar con Luisa; mientras Gogo, Irly y Violeta terminaban de eviscerar y de cortar cuantos pedazos de carne pudieron. La música estaba a todo volumen. Las notas rápidas de Over Kill, hacían que Gogo mientras iba cortando, bailara sobre la sangre de los tres cadáveres. Jill estaba sentada en su trono. Miraba la escena y no reparaba en mi. Me levanté para irme. Y jalé a Luisa para que saliera de ahí conmigo. Vete, yo me quedó con ellas, y ayudaré en lo que pueda.

No pude suplicarle que se fuera conmigo en ese momento. Me levanté y salí del lugar. Audomaro y Alí me acompañaron hasta la puerta. En el corredor de la casona, se estaba dando un concierto poderoso de ska. La chamacada brincaba de un lado a otro, y el alegre dulzón de la mariguana inundaba todo el ambiente. Llegamos a la salida. Audomaro me abrió. Topo, un trolecito de Violeta, me miró, y me dejó salir:

-- Pase profesor, ahora que no hay nadie en la calle.

No podía vomitar, no podía gritar, sólo caminé sin detenerme hasta mi carro, las náuseas y el miedo me invadían por completo. No tenía funcionamiento mayor mi cuerpo, ni mi voluntad. Estaba recargado sobre la portezuela cuando una mano se posó sobre mi hombro. Creí que era mi fin. Que Jill había enviado a cualquiera de sus troles a terminar el trabajo, me moví rápido y me puse de frente. Era Patricia Cáceres, otra de las alumnas del instituto, que nunca había visto con las Dead Planters.

-- ¿Está bien profesor?

Le dije que sí, que no se preocupara. Me dijo algunas cosas que no recuerdo bien, pero la trepé al carro para darle un aventón. Ella me dijo que venía de ver una película, sola, en la galería de la ciudad y que pensaba pasar un rato al Centro Cultural Alternativo La Casa del Honor cuando me miró y me reconoció. Iba a su casa, y como era un poco tarde, pensaba caminar porque ya los camiones del transporte público a esa hora ya eran escasos, y le ofrecí llevarla.

Por inercia, y sin darme cuenta conduje hasta mi casa. Al llegar ella se sonrió coqueta.

-- Perdona Patricia, sin querer manejé hasta mi casa. Déjame voy por un poco de agua que tengo la garganta seca y enseguida te llevo a tu casa.

-- Pero déjeme pasar al baño, por favor.

Entramos a la casa. Ella salió y le invité un vaso con agua. Se sentó en la sala y me pidió que pusiera un poco de música, me veía un poco mal, y que ella esperaría que yo me recuperara. Porque no se da un baño, profe, quizá así se sienta mejor. Se que fui un estúpido, pero vivir durante más de seis meses entre chamacas de su edad, se me hizo de lo más natural. No pude darme cuenta de que Patricia Cáceres también era una chamaca de 16 años, que estudiaba en el instituto, y que aunque nunca las había visto con las Dead Planters ni con alguno de sus trolecitos, ella misma podría ser amiga de aquellas perversas chamacas. Como el estúpido que he sido en todo momento, acepté su oferta y fui a darme una ducha que me pudiera arrancar el miedo y el nerviosismo por haber visto aquellos asesinatos. Apenas la espuma del shampoo me cubrió el rostro pude ver que Patricia Cáceres y sus largas piernas estaban metidas en la regadera conmigo, y su boca buscaba hambrienta mis labios. No me resistí y me deje meter de nuevo en otra chamaca de 16 años. Ella sonreía y se portaba silenciosa, comenzó a chupármela, y paseaba sus manos por mi culo, cuando abrieron la cortina del baño, pude ver a Luisa, a mi Luisa de pie, junto a Alí Corona que sostenía una cámara de video. Luisa se hizo a un lado, y mientras yo empujaba de mi a Patricia, vi venir a Jill hacia mi con una jeringa, y alancé a lanzar un golpe, y estoy seguro que la alcancé en el rostro.

Desperté en un apartamento. Moría de hambre. Estaba solo, mis maletas y mis cosas más inmediatas estaban tiradas por toda la habitación. Apenas me despabilaba cuando tocaron a la puerta, y al abrir vi a la policía, que me trajeron a la delegación acusado de haber abusado sexualmente de dos chicas de la preparatoria. Yo sabía que todo era un montaje, porque las acusaciones eran risibles contra todo lo que podían en verdad inculparme. Yo era un maldito pederasta, que se había acostado con más de dieciséis niñas entre los 13 y los 16 años. Estuve con chicas y chicos sin importarme. Me metí drogas con ellos y con ellas. Supe que la acusación no iba en serio. Supe que si Jill lo hubiera querido yo estaría muerto. Y también me di cuenta que estaba vivo aún porque Luisa había intercedido por mí.

-- ¿Acaba de confesar haber violado a más de 16 menores de edad, profesor?

-- Violar no. Violar implica poder y violencia. Eso jamás ocurrió de esa manera. Confieso haber sostenido relaciones sexuales con menores de edad.

-- Tendrá que darnos nombres.— y Rilma le ofreció papel para que escribiera.

-- Además de las cuatro Dead Planters y de Patricia Cáceres. –añadió el detective García.

10

Jill y Marco Cortés regresaron con cinco perros enormes que semanas antes habían adoptado de uno de los albergues de la ciudad. Marco Cortés los había tenido en su casa, en las afueras de la ciudad, matándolos de hambre y sed, y molestándolos durante una gran parte del día. Al llegar la noche, les entregaba carne de res o de puerco fresca y si se podía, bañadas aún en sangre. Marco Cortés disfrutaba de ver como los canes se abalanzaban con furia sobre esos restos.

Luego que Jill, volviera de casa de casa de Luisa y de Óscar Garfias, supo que ya no necesitaba a sus padres, y que para ser feliz, tenía que ser una mujer decidida. Sorprendió a su madre mientras miraba la televisión, junto a su nuevo novio. Y los atacó sin pensarlo. Gogo e Irly le habían ayudado. Primero mató con una llave perica al novio, desfigurándole el rostro, e hizo que su madre, atada y con la boca sellada, mirara la escena.

-- Sigues tú. Es la hora de tu juicio, querida religiosa.

-- ¡Vas a pagar por todo lo que haces Victoria! Hay leyes… no te saldrás con la tuya.

-- Habrían primero de bajar la edad legal madre. A mi edad, puedo coger, puedo drogarme, puedo matar, pero para las leyes seguiré siendo intocable.

-- Claro que no…-- pero Jill no la dejó terminar.

Cuando Jill fue a buscar a Marco supo que su primo tenía que salir fuera del estado esa misma noche. Así que vació las cuentas de su madre, y le ofreció los poco más de 25 mil pesos, más 10 mil más que le había dado Luisa, y un coche que le habían quitado a uno de los profesores que se acostó con la pequeña Mariana.

Llevaron a los cinco perros al patio de atrás, y dejó que Marco les echará los perros a los cuerpos bañados de sangre.

-- Pon todo lo demás en estas ollas,-- dijo Jill. Violeta e Irly lo ayudaron. Luisa puso los condimentos adecuados. Y lo que quedó de su madre y su novio fueron cocinados y servido en tacos en la Casa del Honor, mientras se daba una tocada de dead metal.

Se lavaron los pisos. Se echó aromatizante. Y la casa fue cerrada, no sin antes sacar los vestidos y el maquillaje de su madre, más toda la ropa de Jill que desde entonces se había mudado a casa de Luisa.

-- Entonces la mujer que acompañaba a Jill el día que vinieron a pagar la fianza de Mariana no era la madre de Jill, sino Luisa.

-- Así es detective. Luisa me lo dijo. Por momentos flaqueaba ante todo lo que pasaba. Tiene miedo de Jill.

-- Tenía, perdone, pero le repito que su esposa está en la morgue.

-- Aún no me deja verla. Le digo que Jill es capaz de todo. Pudo tener a otra mujer adulta, y ponerle la ropa de mi mujer, tal como mi mujer se puso la ropa de la madre de Jill.

Jill nos reunió a todos y nos dijo: Estas cosas pasan, y no queremos que vuelvan a suceder. Nadie ha visto a estos chicos, hoy haremos una súper fiesta, mañana contrataremos a una banda, y luego de eso cerraremos el fin de semana la casa. Nos conviene a todos hacernos los desentendidos. Pero eso sí, el que raje, bueno, se que nadie rajará, verdad profe…

-- ¿Por qué crees que yo rajaría?

-- Fuiste el único que se acobardó, --dijo Irly, burlona.

-- Solo Luisa y yo somos adultos acá.

-- Qué conveniente, no le parece,-- remató Violeta.

La mesa la pusieron, había paté de hígado, taquitos de carnitas michoacanas, muchas viandas servidas en platitos. Yo aún no sabía de aquel canibalismo. Lo mismo que ocurró con su madre, sucedió con estos críos.

Mis cuatro íncubos se veían soberbias de encantadoras. Luisa igual. Al salir de la cárcel, creí que me habían perdonado la cobardía y que volvería al grupo pero no fue así. Jill vino a media fiesta junto a mí, que ponía algo de música, para decirme que me encantaba que estuviera ahí pero:

-- ¡Esta vez saliste libre, profesor! Se desestimaron los cargos, pero ahora eres tú el principal sospechoso de abuso de menores. Y como bien has dicho, acá todas somos menores, menos Luisa –mi adorada terriblenta- y tú. Creo que lo mejor será que desaparezcas, que no te sigas asomando acá. No eres bienvenido. Ahora, tienes que comer de lo que hay en la mesa, como lo hemos hecho todos.

-- No quiero Jill, no me obligues.

-- No quiero obligarte, es sólo que tienes que hacerlo, y lo sabes, vamos, hazlo.-- Me acerqué a la mesa y comí de todo lo que se ofertaba. No podré decir jamás que la comida estaba mala. Irly había crecido en una cocina económica y Luisa sabía muy bien darle un sabor exquisito a la carne. La casa estuvo llena hasta las cinco de la mañana. El sexo, la droga, la música no cesaba. Las puertas cerradas, los perros dopados y dormidos habían hecho que todo esto jamás pudiera olvidarse. Los que se quedaron hasta el amanecer se atracaron de nuevo con caldo, y luego se marcharon. No quería irme, pero latía en mi aún la amenaza de Jill: "No eres bienvenido". Si me quedaba era por mi Luisa. Pero Luisa me prestaba muy poca atención, sin embargo, cuando lograba acercarme a ella, me miraba, y veía en sus ojos que aún me quería. Sus ojos suplicantes me pedían que no la dejara, que la ayudara a salir de ahí. O al menos, eso me figuraba.

No fue sino hasta el miércoles siguiente que comenzó a escucharse de tres muchachitos desaparecidos, uno de 13 años, otros dos de 15 que habían salido de la escuela y que no habían regresado. Esta ciudad es muy violenta, decían los titulares y los columnistas. Acudieron a entrevistar a Gogo, porque a uno de los niños lo relacionaban con ella. Gogo lloró y lloró, sus padres vinieron a decir que estaba con la maestra, que como era posible que pensaran que su hija...

Esos días los pearcing y el maquillaje había desaparecido de las cuatro, al menos dentro del Instituto. Luisa aun tenía mucha credibilidad como directora del colegio. Le contó a la policía que en la escuela no dejan entrar muchachitos de otros colegios, que si ellos fueron vistos en su escuela y que después desaparecieron; nada apuntaba a que Mariana Bojórquez, una alumna de excelente comportamiento y buenas calificaciones se le relacionara con la desaparición de tres chicos que se decía igual pertenecían a una bandita del sur denominada 3C (tres Ce).

-- Se le encontró saltándose la barda de casa de uno de los sospechosos.

-- Es una chica. Me dijo que fue a saber cómo estaba la familia de su amigo, y que al no contestarle nadie, decidió brincarse para ver por las ventanas. Aún así, se pagó la fianza, oficial. Creo que como institución hemos hecho lo necesario.

Los trolecitos de las Dead Planters habían acudido a casa de las familias. Los tres pertenecían a familias disfuncionales, donde el alcohol y la droga eran el principal dios. Dejaron en cada casa una dotación de botellas de litros de alcohol, un poco de cocaína, y mota. Y a cada familia le regalaron uno de los perros que tenían en la Casa del Honor. La búsqueda de los chicos cesó lo más pronto de lo que se imaginaron. Los pobres chicos del sur de la ciudad, no le importaban a nadie.

11

-- Está bien vete, vete, pero llévate mi corazón contigo, no quiero ningún virus acá en mi casa...-- había dicho Jill Inked cuando Luisa le había reclamado el desastre de la Casa del Honor, y le pidió que todo terminara ya; que cerraran la casa, abandonaran el instituto y la ciudad de una buena vez, o ella se largaría en ese mismo instante. La directora se quedó en la puerta esperando una respuesta pero Jill todo lo tomaba a broma, reía, o lloraba según el caso, y se burlaba de ella. A pesar de las palabras de Luisa, Jill estaba de rodillas en el suelo, llorosa, y las chicas permanecían en los sofás mirándolas, y atacadas de la risa, pero contenidas, esperando una señal de Jill. El amor entre madre e hijas había estallado al final.

-- No te vayas, te lo suplico de rodillas. No sabremos seguir adelante sin ti. Acabaremos muertas, no lo entiendes. Tú eres nuestro único freno. --Jill hizo un pequeño gesto que Luisa no alcanzó a percibir, y sus tres hermanitas se pusieron de rodillas.-- Te juro que acabaremos ya con esto. Será lo último, lavaremos todas las huellas, limpiaremos la casa y listo, nos mudaremos. Tú y nosotras. Nadie más. A comenzar una nueva vida. Qué dices.

-- Pero primero, haremos la excursión.

-- Desde luego. Ese día será la coronación.

-- Ese día nos la pagará tu esposito.

-- Ese día Jill será erigida como diosa, porque todo lo puede—remató Mariana, convencida. Todas reían y Jill se abalanzó a los pies de Luisa.

-- En verdad te necesito. Quédate.

Gogo Flux miraba a Jill y reía pero igual le hartaba un poco la broma. Más porque comenzaba a sentir un deseo ardiente que solo Luisa sabía aplacarle. Y veía la escena como un rompimiento de amor entre Jill y su adorada Luisa. Reía pero en su interior gozaba de la posibilidad de que si "la jefa" era echada a un lado, ella tenía el camino abierto hacia el sexo de Luisa.

-- Hey permíteme. Nadie dijo que este sitio era para enamorarse, en este piso apenas vamos en las sesiones pornográficas... Audomaro lo sabía, Alí también lo tenía bien claro. Gogo era demasiada hembra, aun con sus 13 años para esos chamacos que jugaban a ser poetas callejeros; que jugaban sus manitas aun en el baño con esa cosita que les cuelga entre las piernas. Tienen que aprender mocosos, que la vida es mucho más que eyacular. El día es amarillo carne, la penetración es el dolor. El dolor tiene que ser animal, tiene que ser motor, tiene que ser de hierro. El sexo no lo es todo, la violencia es siempre su imperio. No estoy acá que soy su madre, la madre de todos los vicios. Soy esta vampira, esta zombie que se comerá sus cerebros. Lo saben, tienen que ser sumisos y esclavos, porque los hombres eso es a lo que aspiran, a obedecer. Pensé que eso nos había quedado ya claro, Luisa. Por eso están muertos. Por eso han sido sacrificados. Nadie los extrañará. Hombrecitos fascinantes que terminen por ser los que dañan a la mujer, los hay por montones, diario nacen cientos, miles, desde las entrañas de esas pobres hembritas sumisas. Bueno, las cosas irán cambiando entre nosotras, solo en lo que nuestro alrededor importa. Por eso han cambiado de dimensión aquellos mocosos. Son carne entre las flores, proteína de insectos, apenas hojas que se lleva el viento. Ni su familia los reclama. Todo está listo ya para le excursión. La madre de Gogo irá en el camión, y ella será nuestro preciado sacrificio, cómo es que no lo has entendido, Luisa, mi amor.

-- Lo que le hemos hecho a Óscar no me ha gustado.

-- Perdí el control, pero bueno. Ya he hecho las paces con el profesor. Y es ahora, que todo está listo, que te quieres bajar del carro. Yo seré una diosa, y mis Dead Planters serán mis generalas, y castigaremos a los adultos. Les arrancaremos primero a sus hijos. Los volveremos locos. Les vamos a enseñar que no se traen hijos al mundo porque el mundo está podrido.

-- ¿Piensas matarlos a todos?

-- Por supuesto que no. Pienso filmarlos. Tener a sus hijitos menores de edad, metiéndose drogas, cogiéndose, y proyectarlo en los canales de video gratuitos que hay en las redes. La gente estúpida hará lo demás, todo mundo mirará la perversión tan necesaria, tan real y que tanto quieren hacer menos. Que vean que clase de ciudad tienen. Y eso lo haremos en cada pueblo, en cada ciudad. En todo sitio a donde lleguemos. No se trata de huir, querida. Se trata de viajar y llevar la desdicha, llenar de placer otras ciudades, acabar con esas inocencias fingidas. Demostrar que los críos tenemos necesidades, y embrutecer a los que no quieren aceptarlo.

-- En lo que te conviertes en adulta, y te acusan de perversión de menores.

-- Tú si sabes bien de eso. No te importó tomar a una chica en tu cama. Pero mientras me queden dos años de protección de las leyes, sabré sacarle provecho. Nos estamos divirtiendo, amor, no te compliques. Ven. –Luisa estaba convencida, el tono de voz de Victoria Lamas, con una idea clara de lo que quería, al zafarse ya del personaje de Jill Inked, le había hecho doblar de nuevo las manos. "Y sólo tiene 16 años. Lo que conseguirá si sigue así cuando tenga 30 años", se decía Luisa como una idea placebo de superación y liderazgo. Veía una líder donde había demonio.

-- Ya no es posible llorar. Si vas al doctor enseguida te dirán que eres bipolar, que tienes depresiones; te mirarán el culo, buscarán verte como te crecen las tetas, y si tú insistes en que quieres ser buena, que las cosas no son como los demás dicen, que tienes derecho a disentir, intentarán meterte mano. Todos los siquiatras son iguales. Un chingo de mujeres conozco que se la pasan de psiquiatra en psiquiatra. Los psiquiatras son lo mismo que prostitutas bien pagadas, son peor que los sacerdotes. Dicen que quieren ayudarte pero te cobran un buen dinero, te hacen adicta a los medicamentos para poder controlarte. No conozco una sola mujer que vaya con un siquiatra y termine un tratamiento y se reintegre a la sociedad. Le hacen creer el resto de su vida que no puede sola, o necesita la terapia, o necesita la droga, o se hace adicta a la terapia o al medicamento, o peor se hacen codependientes de su enfermedad; comienzan por creer que tienen derecho a estar enfermas. Que ser pacientes siquiátricas no es su culpa –y claro que no lo es, jamás estuvieron enfermas, les destrozaron la cabeza con base en químicos. Yo por eso hice que el pendejo siquiatra se hiciera adicto a mí. Aprendí desde pequeña a saber chuparla. Chupársela bien, eso es todo lo que un hombre necesita para que haga lo que tú quieras. No es al revés. No es estar necesitada de chupársela. Es la promesa de chuparla que nunca se cumple, la que los va volviendo locos. Para que todo sea sexo, hay que saber cerrarle la puerta al amor. Hay que saber el tiempo en que las piernas se abren y cuando permanecen cerradas. El sexo es una herramienta, un poder inimaginable que lo puede todo si se sabe utilizar. Los hombres son muy estúpidos, y estupidizan a la mujer. Bueno, es hora de que todo eso termine de una buena vez. Mi lucha contra las hombres no es algo personal como pudieran creer –sonreía cínica- es algo más bien, como en busca de justicia. Y la justicia tiene que tener un brazo fuerte y decidido. Hemos empezado, y no habremos de terminar hasta que todo vaya llegando a su justa medida, cuando logre darme cuenta que lo han comprendido, Que ustedes mismas se han podido dar cuenta. ¿El sexo? Es solo un divertimento, una forma de convivencia, no puede írsenos la vida por las cuestiones sexuales.

-- Brindo por eso— gritó Gogo Flux, y todas levantaron sus vasos llenos de jugo de uva. Las luces se hacían presentes y se volvía a ir, porque por las ventanas apenas pasaban algunas ráfagas de luz de los coches que circulaban afuera.

-- Hay que renunciar al amor, y hacer valer aquello del dolor, la violencia, la sangre. ¿Verdad pendejo? —y Jill golpeaba y ponía sus pies sobre del pobre de Alí Corona que solo alcanzaba a sonreír alelado. La fuerza y la violencia de Jill, era demasiado poderosa.-- Este puto sí que me da risa. Te amo bebé, lo digo como tu mami, como tu hermana –le acariciaba la cabeza como a un perro-. Vamos, dame unas mordidas pequeñas en los pezones. Y Jill se bajaba la blusa y acercaba sus rojos pezones a la boca del muchacho, que apretaba las mandíbulas asqueado.-- No quieres chupar unos pezones de hembra, pero si le digo a Óscar Garfias que se saque la verga enseguida se la chupas.— Alí Corona apenas sonreía por las ocurrencias de Jill Inked.

-- Ven Luisa – y Jill ofrecía su mano para que Luisa la tomara—ven conmigo, quédate acá mi lado. Tú eres mi esposa, mi dueña, mi ejemplo, mi destino. Yo te amo, y todos mis trolecitos lo saben—de nuevo Victoria Lamas asumiendo el personaje de Jill Inked.

-- Jill ¿Qué vamos a hacer con Garfias?, el idiota dice que ya sabe lo de su mujer; lo de la Luisa, y que insiste en venir a rescatarla de nosotros. Que está dispuesto a todo, y que no va a permitir que se haga la excursión.

-- Óscar no es alguien que deba preocuparnos. Ustedes preocúpense por tenerlo todo listo para el viernes. De asegurarse de que la Secretaría de la Juventud, nos de todo lo que necesitamos. El autobús, y las camionetas.

-- ¿Y los choferes?

-- ¿Lo preguntas en serio?

-- Perdona Jill, solo que pensé que… Bueno, todo se hará como tú lo digas.

-- Así me gusta; que mis zorras y mis troles siempre sepan acceder a mis caprichos. Me iré al cuarto con Luisa. La amo, es verdad, pero les recuerdo que lo más importante en la reconciliación, es el sexo reconciliatorio. – Luisa caminaba delante de ella, hacia la recámara-- Gogo, dame quince minutos y entras con nosotros, que se que se te cae la baba por comerte a mi mujer. "Hay que renunciar al amor por el sexo y la violencia".

 

 

 

 

Las bibliotecas públicas municipales

Adán Echeverría

 

 

Imaginar lo que se perdería si permitimos, como sociedad, que las personas que asisten a las bibliotecas públicas municipales tuvieran que callar su pensamiento. Es inaudito que las filiaciones políticas, religiosas, sociales, de los cuenta cuentos, talleristas, lectores, tuviera que estar medido de acuerdo a si se llevan o no con personajes del partido oficial en el poder.

En un país democrático, donde nadie tiene por qué saber por quién votas durante una elección, no puede tener cabida la sola idea de pensar que quien escribe o habla con alguien sobre lo que le parece la gestión del alcalde en turno, deba ser privado de poder leer y consultar en una biblioteca pública, cuyo mantenimiento es con el dinero de nuestros impuestos.

Aun no les ha quedado claro a los servidores públicos que cuando se llega a gobierno no se trabaja para el partido al que perteneces sino trabajas para todo el pueblo. El partido politico que te llevó a determinado puesto de elección, o a ocupar un puesto en el gobierno, sobre todo en el área de cultura y educación (cuando menos), solo ha sido un instrumento, un medio para llegar. Pero cuando se llega se deben de quitar el logotipo del partido de la nalga y comenzar a pensar en favor de toda la sociedad. Y si se es inteligente, buscar el acercamiento al gobierno  de todos aquellos que tienen una filiación política diferente, o que ni siquiera tienen una filiación política. Como en mi caso.

Lo dire una vez más: Soy apartidista, considero que los partidos politicos mexicanos son un freno para el avance de la sociedad Mexicana, y con el fanatismo que muchos “servidores públicos” evidencian, queda una vez demostrado que para muchos, trabajar en el gobierno es solamente trabajar para el jefe que me puso, en espera de que me siga beneficiando en puestos de mayor sueldo más Adelante. Una pena el asunto.

Las bibliotecas son el sitio ideal para conservar el conocimiento de la humanidad, que se ha vertido durante muchas épocas. Limitar a los asistentes, querer censurar sus pensamientos politicos, querer censurar sus reuniones, habla de lo poco politicos que son algunos personajes, con una probadita de poder en el gobierno.

El día que como ciudadanos permitamos que en las bibliotecas solo se canten loas al alcalde, que los escritores solo escriban himnos para laurear las bondades del alcalde, del director de cultura, de la directora de la casa de la cultura, ese día será evidente que habremos fallado como sociedad.

Las autoridades de cultura de algunos gobiernos siguen sin darse cuenta de que existen porque existen los artistas. Que son los artistas los que permiten la erogación de un presupuesto para que tengan sus sueldos de directores y coordinadores, que su trabajo implica ser Puente entre artistas y sociedad, y no al revés. Los artistas y los maestros de la casa de la cultura no son mendigos, no son pepenadores, son ciudadanos libres de pensamiento, y con una cultura vasta para poder discutir y discernir sobre cualquier aspecto de la sociedad, incluido si les parece o no les parece la actuación de un alcalde.

Los alcaldes pasan y nadie los recuerda, menos a sus colaboradores; los artistas y sus obras atraviesan el tiempo.

 

 

EL CORREDOR DE LAS NINFAS / novela, tercer entrega /

Adán Echeverría

 

 

 

5.

 

 

"¿Quién?", preguntó Enrique poniéndose detrás de la puerta de su departamento, y cogiendo la pistola como un acto reflejo.

-- Rilma. Vengo por ti para ir a la estación.

-- ¿Qué haces acá tan temprano?,-- preguntó Enrique quitando los cerrojos y abriendo la puerta.

-- El sospechoso ha despertado y tenemos que hablar con él, ya son más de las 10 de la mañana. --Enrique cubría la puerta con su cuerpo. Rilma estaba de pie mirando el hermoso cuerpo de su compañero enfundado únicamente en una toalla blanca. --Estás herido--, miraba cada una de las quemaduras sobre el cuerpo de su compañero.

-- Entra no te quedes en la puerta. Voy a vestirme.

-- ¿Quieres que te lleve al hospital antes?, --pero Enrique ya se estaba exprimiendo un tubo de pasta dental en las quemaduras de los brazos, el rostro, el muslo, y le acercó el tubo a Rilma para que le pusiera la pasta en las quemaduras de la espalda.

-- No tienes que fingir que no te duele.-- Enrique la miró sin ánimo.

-- Gracias. No tienes idea de cómo me ayuda la pasta en este momento.

-- Es un tipo extraño, el sospechoso; --comentó Rilma mientras manejaba.-- Cuando lo encontramos en la camioneta pensamos que estaba muerto, no se movía. Los paramédicos nos dijeron que seguía vivo pero inconsciente. La camioneta esta limpia, no encontraron mas huellas que las suyas.

--¿Ya supieron cuántos muertos hay?

-- Más de 40. Casi todos son jovencitos. El expediente nos espera en la estación.

Enrique nunca volvió a la Ciudad de México. Un amigo se quedó con el departamento que acababa de conseguir y le mandó sus cosas por paquetería. Decidió ingresar al sistema judicial de inmediato. Su físico, tanto como su intelecto y su dedicación le hicieron lograrlo en menos de dos años. Quería estar cerca de la investigación sobre el asesinato de Elena, pero estaba entrampado; el o los asesinos se habían borrado del mapa. El capitán Lorenzo Segura lo recibió al instante en su departamento, los casos rebosaban los archiveros, se dedicaría a "todos los casos relacionados con violencia contra la mujer, violaciones, asesinatos, robos, discusiones domésticas"; fue cuando comenzó a trabajar con Rilma sobre los abusos sexuales que ocurrieran en la ciudad y en el estado. Con dos meses apenas en el departamento, se metieron en la denuncia que hicieron de un profesor al que acusaban de abusar sexualmente de dos preparatorianas, y que inundó la prensa, gracias a una mamá que acudió al periódico en busca de la ayuda que según creía, ni el Instituto ni la policía le estaban brindando.

Fue un caso poco complicado. El profesor no negó ni aceptó los cargos. Sólo una muchacha acudió a las pesquisas; los familiares de la segunda no quisieron seguir con la denuncia, no se presentaron, y no quisieron hablar con la prensa ni con la policía. En cambio, la otra, Patricia Cáceres, si habló con la policía y dijo que estaba enamorada del profesor y que por supuesto que lo visitaba en su casa porque ahí tomaba asesorías para sus materias de la preparatoria. Dijo que él jamás se había propasado con ella, pero que ella insistentemente le mandaba cartas y notitas para meterlo en problemas con su esposa, la directora del plantel, para que su esposa lo dejara.

La madre de Patricia encontró las cartas sexualmente explícitas. Y la joven dijo haber escrito todas las cartas sólo como una fantasía, para que la esposa las encontrara, lo metería en problemas y terminaría por dejarlo. Pero que nada de lo que las cartas decían era cierto. Los estudios físicos en la joven, realizados a petición de la madre, mostraron que no era virgen; pero Audomaro, un muchacho –compañero de la misma preparatoria- que dijo ser su novio confirmó la versión de Patricia, de llevar meses teniendo sexo con la joven. Los padres de ambos se pusieron de acuerdo y reprimieron a los jovencitos, pidiéndoles que llevaran un noviazgo en forma. Pero los chicos ya se habían distanciado, y al no haber indicios de embarazo ni de aborto, los cargos en contra del profesor se desestimaron. Aún así la directora, y esposa del profesor, le pidió la renuncia y el divorcio, y éste accedió sin problema. Llegaron a un acuerdo, se retiró la denuncia, y el profesor y la directora se divorciaron.

--¿Sabes cómo se llama el sospechoso?

--Dime.

--Óscar Garfias.

--¿No es el profesor que habíamos investigado antes, por la denuncia de aquella mujer? ¿Al que luego protegiera la alumna? ¿Se desestimó el caso, verdad?

--Es el mismo. Lo entrevistamos porque la madre dijo a la prensa que había violado a su hija pero no pudimos probarlo porque la chica lo defendió. Sólo le pidieron su renuncia en el Instituto. Pero no sólo eso. Las víctimas, quizá la mayoría, son estudiantes de la misma escuela donde estudiaba aquella chiquilla de secundaria, ¿cómo se llamaba?, Mariana Bojórquez, que entrevistamos cuando desaparecieron tres jovencitos de una banda de delincuentes del sur.

-- O sea que este es el tercer caso en el que se involucran alumnos de ese Instituto.

-- Parece que todas las víctimas del incendio son alumnos de ese lugar.

-- Pero el profesor qué hacía ahí, ¿no que le habían pedido su renuncia?

-- Exacto. Parece que a esta excursión igual venía esa misma chica que conocía a los niños desaparecidos, a los chicos banda. Pero no me creas, hay que cotejar bien todos los datos que tenemos hasta ahora. Y no sólo eso, la excursión en la Hacienda Tabi, era organizada por el mismo plantel. Y eso no es todo, no aparecen ni la directora, ni cuatro chicas que eran estudiantes y…

-- No me digas… Una de las chicas es la misma Patricia Cáceres. ¿Acaso esta Patricia es la misma Jill Inked?

-- ¿Jill Inked?

-- La que mencionaran tanto Patricia Cáceres. ¿Recuerdas que había otra chica involucrada? Al menos que fuera solo una. Que siempre se haya tratado de solo una. Jill Inked puede ser cualquiera.

-- Cierto, eran dos las chicas que supuestamente habían sido abusadas por el profesor.

-- Pues la Mariana Bojórquez había mencionado también a Jill Inked. Hay que revisar su declaración. Pidió que se le llamara. Y vino una chica, en uniforme escolar, y con lentes de sol –jamás la voy a olvidar- acompañada de una mujer adulta que pagó la fianza de la chamaca. Ya que sólo se le había detenido porque se le vio brincar hacia dentro de una propiedad, justo cerca de la casa de uno de los chicos que habían desaparecido. Pero no teníamos de qué más acusarla. ¿Entonces la tal Mariana Bojórquez, se cuenta entre las víctimas del incendio?

-- No lo sé. Hay que identificar a esa Jill Inked y ver por dónde nos lleva. Pero espérate. Ahora mismo están entrevistando a los padres de todos los estudiantes. En total hay 45 cadáveres entre 13 y 17 años. 35 niñas y 10 muchachos. Más los cinco desaparecidos. En la camioneta del sospechoso se encontraron palas y picos, y él tenía la ropa y las uñas llenas de tierra. Pero no había más huellas. Se encontró igual el cadáver de una mujer adulta. Quizá sea la esposa del profesor, la ex esposa, la que era directora.

-- Pensaba enterrarlas. Pero a ver, dime, un día se le antojó matar a 50 personas todas juntas ¿y nadie se iba a dar cuenta? Entonces por qué enterrar a cinco. ¿Por qué desaparecer el cadáver de tan solo cinco personas?

-- No lo sé. Él no presentó quemaduras de ningún tipo. La camioneta está a su nombre. La compró con el dinero que le dieron al liquidarlo del Instituto.

--A ver, a ver, Rilma, no saquemos conclusiones apresuradas. No sabemos qué es lo que está pasando. Necesitamos citar a los padres, a los maestros, a los vecinos. Por lo pronto tenemos que volver a hablar con él. Esto es lo que creo, y si tú tienes otra idea dímela, para continuar armando la investigación. Al tipo lo deja la esposa, que es al mismo tiempo la directora del plantel, de donde lo corren. Lo dejan como hombre, lo arruinan como profesor. Porque la prensa lo había acusado de "violador de sus alumnas".

-- Al menos de acosador. Pero la prensa igual dijo que se desestimaron las pruebas.

-- Pero la duda ya está sembrada. El tipo no puede conseguir trabajo, y su vida se ha arruinado. Ahí tienes el móvil. Se entera del campamento y va a matar a su ex esposa, prende fuego –por eso no tiene quemaduras- pero se le sale de control porque estamos en secas, y todo coge fuego demasiado rápido, por lo que termina matándolos a todos.

-- Es muy probable. Te ves terrible, ¿en verdad que no quieres ir al doctor?

-- Bueno ya veré a la doctora de la estación. No es nada grave, son quemaduras leves.

-- Pues se ven terribles... ¿Pero, qué tiene que ver entonces la chica aquella… Jill Inked?

-- Aún no lo sabemos. Solo su nombre ha salido en dos casos distintos. Por ahora tenemos a un profesor, al que investigamos por segunda vez. Tenemos igual cuatro nombres, bueno tres nombres y un alias: Patricia Cáceres, Mariana Bojórquez –que sabemos que estudian en ese colegio-, tenemos a la directora ¿cuál es su nombre..?

-- Me parece que se llamaba Luisa… Luisa Sebastián, o algo por el estilo.

-- Y a este profesor que atrapamos huyendo de la escena del crimen. Creo que tenemos suficiente material para que cualquier juez nos de "bateo libre" para interrogar a todos los personajes… Ah… y el alias… la tal Jill Inked.

Antes de entrar a hablar con el sospechoso, Enrique se asomó al cuarto del video, y se percató de que dos cámaras se encontraban filmando la sala del interrogatorio, y miró al profesor Óscar Garfias, sentado, erguido, la espalda derecha, y mirando fijo hacia la puerta. Desde que lo metieron ahí se había portado por demás silencioso. Le estaban sirviendo un café y cigarrillos. Llevaba tres horas aislado en aquella habitación. Enrique y Rilma repasaron la evidencia que les habían entregado. El informe del departamento de bomberos. Al parecer el incendio se desató a las 4.45 de la mañana.

Había dos fogatas en la parte exterior del complejo de las cabañas. La hacienda de Tabi se había vuelto un parador turístico, y así como se había remodelado el casco de la hacienda para servir de hotel, de la misma forma se habían construido un pequeño complejo de cabañas. Cada cabaña podía albergar hasta 10 personas. Se contaba con tres literas y cuatro hamacas por cabaña. Las cuatro cabañas tenían un pequeño recibidor y formaban un pequeño cuadrado con un patio interior, donde se había dejado espacio para una plaza de desafíos, que había sido habilitado para levantar una tercera fogata, la mayor de las tres. La que les sirviera para el entretenimiento y no para cocinar.

Las personas se fueron a dormir, y el viento que sopló en la madrugada parece haber levantado pequeñas brasas hacia la paja de las cabañas. Eso aunado a la yesca que había en la plaza de desafíos, tanto como las hojas secas del suelo y la vegetación que había alrededor, hicieron prender las cabañas de manera inmediata. Las cabañas poseen dos puertas, una hacia el exterior y otra hacia el patio interior. Pero por meter más personas a cada cabaña, habían tapado las puertas exteriores de las cabañas acostándose en el suelo, o pegando las literas a las puertas o atravesando las hamacas, por lo que las puertas exteriores estaban todas cerradas, bloqueando las salidas.

Sólo dos adultos se encontraron muertos. Uno era una mujer joven, y el otro era un hombre que al parecer cuidaba la hacienda. Hasta acá todo parece indicar que se trató de un fatal accidente, sin embargo, en todas las cabañas los cadáveres se encontraron desnudos. En lo que se pudo rescatar de algunos cadáveres que no se carbonizaron, se pudo notar rastros vaginas, rectos y el interior de bocas, resequedades de semen. El fuego destruyó la mayor parte de la evidencia, pero esas pequeñas pistas encontradas en jóvenes de distintas cabañas y en distintos sexos, hace tomar las precauciones de los accidentes. Eran jóvenes relacionados a actos sexuales, eran jóvenes menores de edad, más de cuarenta, y sólo dos adultos, que terminaron muertos.

El profesor Óscar Garfias fue encontrado cerca de la escena del crimen, en una camioneta. El detective Enrique García dio aviso de una posible fuga al escuchar el ruido del motor que intentaba escapar, y luego se le encontró desmayado en una camioneta que chocó contra un árbol. Sin embargo existen indicios que permiten creer que el hombre se encontraba inconsciente mucho antes de que el incendio sucediera.

-- No comprendo. Qué quiere decir esto de que llevaba más tiempo desmayado.

-- Lo es. El incendio ocurrió a las 4 de la mañana, y según los rastros encontrados en la camioneta el choque pudo ocurrir desde las ocho de la noche. Hay hojas, insectos, picaduras en el cuerpo del sospechoso que parece indicar que llevaba horas desmayado.

-- Eso es imposible, Rilma, yo escuché la camioneta salir huyendo. La vi incluso y quise correr tras ella. ¿Crees que no sé lo que vi?

-- Te estoy leyendo lo que dicen los reportes y la evidencia. El sospecho demostró en su análisis de sangre y orina, todo un coctel de químicos que parece un milagro que esté vivo. Despertó hace unas horas, muy confundido y silencioso. No ha hablado con nadie.

-- Eso tiraría por la borda la teoría de que el incendió las cabañas.

-- Eso parece.


 

 

 

6.

 

 

-- Claro que no, jamás... No estoy en busca de nuevas relaciones, sino de nuevas emociones... ¡entiéndase!-- Les gritó Jill, mientras caminaba en la plaza de desafíos, dejando que toda su belleza irradiara ese mágico brillo de placer sobre el rostro de los jovencitos. La noche no quería terminar, y el aroma que manaba de las plantas de alrededor del casco de la hacienda cubría los cuerpos, aún, llenos de besos, llenos de sangre, llenos de fluidos. Las Dead Planters corrieron tras ellas, dejando que sus tetitas rebotaran en su cuerpo con la pequeña carrera que hicieron. La orgía había entrado en un receso. La juventud y la inexperiencia hacía presa de los pequeños y delgados cuerpos que rodaban por el pasto. Jill se paró justo antes de entrar a su cabaña. Gogo Flux le puso la capa roja de nuevo sobre la espalda, mientras que Irly Salpe se ponía en cuatro patas, para que Violeta Sookie se subiera en su espalda y coronara de nuevo a Jill, ante la risa y el grito de todos los presentes. Gogo se paró delante de todos.

-- ¡¡Viva nuestra reina!! Viva nuestra querida Jill. Diosa del sexo, del amor, de la rebeldía. Es Jill la que nos ha regalado esta noche. Esta noche toda carne. Esta noche toda fiesta. Una noche lejos de los padres. Una noche lejos de todo aquello que nos ha causado represión. ¡¡¡Viva Jill!!

Y la multitud clamaba enardecida: Salve Valve Vulva Inculda. Salve Valve Vulva Iculda. Salve Valve Vulva Aguida. Y Jill se paraba encima de la espalda de Irly Salpe, y elevaba al cielo El Cetro del Amor que se había construido, y que representaba –como bien lo había dejado claro en el cuerpo de aquel pobre velador- representaba la Furia de la Juventud que sabía castigar la opresión.

Dentro de la cabaña, Luisa escuchaba los gritos, mientras dejaba que dos jovencitas de catorce años siguieran lamiéndole la vulva. Ella sabía que la soledad es el espejo en el que nadie quiere mirarse. Y detenida dentro del sexo, sabía muy bien que su destino se había esclarecido desde que sintió los labios de aquella pequeña desgarbada Victoria Lamas, antes de que se convirtiera en la reina Jill Inked, antes de que asumiera su destino.

Porque el destino de cada quien es único pero se deja influenciar e influencía el destino de los que te rodean. Ese donde uno se mira y puede buscar en cada gesto, en cada arruga, los retazos de recuerdos que le irán armando la experiencia. Luego del divorcio, Óscar Garfias se mudó y se llevó con ello su soledad y la esperanza de poder olvidarse un poco de lo que había vivido los últimos cinco meses. Desde que la hermosa Jill Inked había ingresado al Instituto el huracán de su presencia se había desatado. ¿Dónde aquellas palabras de amor entre Luisa y él? La tienen hipnotizada. La mantienen drogada. Ni siquiera quiso mirarme de frente cuando me hizo firmar la renuncia, y tampoco quiso verme cuando comenzamos las pesquisas del divorcio. Ellas siempre están con ella. Van en su carro las cuatro, con mi Luisa. Necesito hablar con ella, ponerme de acuerdo. La soledad es un ave extraña, come de a poco, y nunca se sacia.

-- Estoy calmado, capitán.

-- Bien, porque te necesito en este caso hasta el final. Tienes que ser inteligente para que podamos obtener lo que necesitamos.

-- Se muy bien quienes son las chicas que no aparecen.

-- Entonces usted acepta que ellas estuvieron también en la hacienda.

-- Se lo estoy diciendo detective, se que ellas estuvieron allá, se de lo que son capaces y sé muy bien dónde pueden estar ahora.

-- ¿Dónde? Díganos, sus padres están esperando noticias de sus hijos, quieren saber qué ocurrió. Nuestros forenses tienen un maldito rompecabezas que armar con tantos fragmentos de cuerpos.

-- Son tres niñas de preparatoria y una chica de la secundaria. Dos tienen 16 años, una de 15 y la otra de 13 años. Jill Inked, Gogo Flux, Irly Salpe y Violeta Sookie.

-- A ellas se refiere. ¿Así las nombra?

-- Ese es su nombre de batalla. Tiene que creerme. Darse cuenta de lo que está ocurriendo. Se tratan de Irma Suelí, Irlanda Escobedo, Mariana Bojórquez, y Victoria Lamas. Mire bien: Irma es Gogo Flux, la encargada de contactar a los clientes. Irlanda es Irly una de las guarda espaldas, es muy violenta. La más fogosa es Gogo Flux la de 15 años; Mariana Bojórquez es la chica de 13 años, hace todo lo que Jill le dice, jamás desobedece, es Violeta Sookie, y Jill, oh dios, Jill, ella es un íncubo, se llama Victoria Lamas, es una pequeña rubia bipolar diagnosticada, de dieciséis años, que ha dejado atrás todo respeto por las autoridades. Tiene tatuadas en el bajo vientre dos libélulas en pleno vuelo, y en la espina dorsal se ha tatuado una espada Excalibur, como señal de su unión, son un solo ente con cuatro cabezas. Jill es una muchacha traicionera, calculadora. No puedo negar que a mi mismo me aterra. Debí advertir a Luisa cuando Jill comenzó a actuar por su cuenta. Debimos haber desbaratado el club, pero maldita sea, se que no soy un santo, por eso aceptaré toda la culpa que quieran imponerme. Ellas tienen a mi esposa.

-- Tu esposa está acá, con nosotros, en la morgue; te hemos mostrado la foto de su cadáver.

- No es ella. ¡Lléveme a verla! Revisen la escuela, los archivos, revisen mi casa, la casa de mi ex esposa, busquen detalles, o simple, déjenme identificarla. Jill no pudo haberla matado.

-- De qué hablas, profesor. Es a ti a quien estamos por acusar del asesinato de tu esposa, y de cuatro decenas de estudiantes.

-- Ustedes no entienden. Yo fui a la Hacienda Tabi a rescatar a mi esposa. Si soy culpable de algo es de intentar matar a cuatro jóvenes menores de edad. Eso era lo que intentaba. Me descubrieron. Intenté huir y choqué. Ustedes me tienen desde que desperté.

Apenas a los dos meses de conocernos. Nos casamos. No invitamos a nadie, le pedimos a cuatro desconocidos que firmaran como nuestros testigos y nos casamos al salir del turno de la mañana. Cogimos como locos, siempre cogíamos con tal desenfreno, y luego del delicioso bañó abrazaditos, nos regresamos a la preparatoria a cubrir el turno de la tarde.

-- Pero de quiénes habla profesor, quienes son los que siguen huyendo. Hay muchas cosas que aún no entiendo. Tabi es una reserva, cómo llegaron a ella.

-- Pero detective, ¿quiénes cree que son aquellos clientes a los que servíamos en el club?

-- Capitán, esto no tiene pies ni cabeza.

-- Pues tiene que hallarlos detective, hay 45 menores de edad muertos y calcinados, y tengo que entregar a un asesino. ¿Él sospechoso ha dejado entrever que gente pegada al gobierno ha sido partícipe y quizá comience a decirnos nombres que ensucien a muchas personas del gobierno? A dios gracias, detective, es una mujer la gobernadora, quien me ha llamado personalmente para que sea ella a la única a la que se le informe de los pormenores del caso. Así que sólo usted Rilma, Enrique y yo tenemos acceso al sospechoso. Si alguien tiene que caer, pues que caiga, la gobernadora no arruinará su nombre y el del partido por proteger a unos pederastas imbéciles que salgan salpicados por lo que acá ha ocurrido.

-- No tiene tintes políticos, capitán. Eso créame que pude descartarlos.

-- Ya le estás creyendo, Enrique.

-- No se trata de creerle o no. Necesitamos que los forenses cotejen listados, con padres, con fragmentos de ropas, con…

-- Acá tengo otra pista más. Viene de los forenses… Mira… si había otro grupo de huellas de neumáticos.

-- Era una reserva que funcionaba como hotel, en el campo; claro que habrá mayor número de huellas de llantas.

-- Pero si tomas en cuenta lo que dijo el sospechoso, y lo que concluye el peritaje; parece que era otra la camioneta que escuchaste escapar, y no la camioneta que encontramos. Mandaré personal a entrevistar personas de la región, veremos si en el horario que atrapamos al sospechoso, alguien vio salir otra camioneta por las carreteras aledañas. El juego de llantas, va del casco de la hacienda, hacia entroncar con la carretera a Ticul.

-- ¿Y qué me puedes contar de Patricia Cáceres?

Qué tan mal están los pensamientos dentro de uno, que al despertar continúa furioso... Nadie debe despertar enojado. Lo importante en la vida es darse cuenta que al despertar se tiene una nueva oportunidad de mirar la vida, uno despierta y esa primera bocanada de aire debe decirte: carajo sigo vivo... qué suerte, y esa es la felicidad, saberse vivo... uno debe transcurrir el día para que esa felicidad dure hasta que llegue la hora de volver a dormirse en la noche, entonces sabrá que ha vivido bien... despertar enojado es no darse cuenta que se está vivo. Despertarse enojado es pensarse muerto. Pero no había otra forma de ver las cosas. Los intentos por recuperar a Luisa, después del divorcio habían sido en vano. Las cartas de Patricia habían sido una broma. Las cosas se salieron del control, Y Luis enloqueció cuando el buen nombre del colegio apareció dentro de un escándalo en la prensa.

-- ¿Cómo puede ser mi culpa? Yo siempre he hecho lo que tú me pides que haga. Pero desde que empezaste por hacerle más caso a Victoria que a mí las cosas no tienen llenadera. Lo sabes bien, ella controla ya todo. Las cosas se han salido de control Luisa, pero yo te sigo queriendo.

-- Esa es la diferencia, querido; Jill y yo nos amamos.

-- Victoria, dile Victoria; deja eso de Jill para las chamacas como ella. Tienes 38 años, no puedes estar jugando a las locuras de estas chamacas. Jamás serás parte de esa locura en la que andan.

-- La locura ha sido de los tres, pendejo, no te salgas más de cuentos. Si no hubiéramos hablado con el Audomaro para que dijera lo de ser amante de la Patricia, hoy estarías en la cárcel, por violador de menores.

-- ¿De qué me acusas? Los dos estamos en esto. He hecho muchas cosas para darte gusto.

Rilma miraba al profesor Oscar Garfias respirar profundo mientras iba desperdigando las palabras de la historia sobre la grabadora portátil, mientras era filmado por las cámaras de video.

-- Lo supe al mirarla de frente. Al tenerla cerca de mi, sin la continua presencia de Jill Inked. Luisa me quiere, está protegiéndome, está con ellas porque las quiere como hijas y no quiere que les pase nada. La avalancha ya no puede detenerse, Luisa tiene que entenderlo. Yo fui a buscarla justo para eso. Cuando llegué escondí la camioneta cerca de donde me encontraron. Era una fiesta sexual, pero no involucraba adultos. Era como una ordenación. Las Dead Planters empezaron a endiosar al íncubo de Jill Inked,. Victoria Lamas.

Victoria llegó al colegio a medio curso, para enero. Venía expulsada de un colegio de mucho dinero.


 

 

Pensar para saber criticar.

Adán Echeverría.

 

 

Los autores son sus libros no sus reseñas, no sus entrevistas,

no sus becas, no sus premios, no sus amantes, no sus anécdotas.

 

 

Continuamente escuchamos que en México no hay crítica literaria, pero la realidad es que la crítica en nuestro país hace falta no sólo en la literatura sino en muchos ámbitos de la vida. Porque en ocasiones confundimos la crítica con el chisme, con el insulto.

Si desde los medios de comunicación seguimos llamando Debate Político al ridículo evento en que un grupo de Candidatos se la pasan insultándose unos a otros, qué se puede esperar.

Ya lo vimos con el país de arriba. Cuando H. Clinton resultó electa en lugar de B. Sanders, todos esperábamos que la campaña caminara en las propuestas de campaña. En qué cosa debería hacerse para seguir siendo un país poderoso, mantener su política "Proteccionista" del América para los Americanos, que evitara la injerencia de países europeos en nuestro continente. Mírense las acusaciones sobre Rusia, España, China, de parte de la oposición venezolana. Pero en vez de eso, H. Clinton se subió al ring, y comenzó a contestar a cada una de las bravuconadas de Trump. Sabemos el resultado de lo ocurrido.

Lo mismo en el Edo Mex; dos dizque debates enfundados en Cartulinitas acusando al otro. Delfina robó, el PAN robó, el Pri robó. Parecen la pirinola: Todos Roban, y el pueblo es quien tendrá que soportar de nuevo al Pri. Los partidos políticos carecen de propuestas, utilizan los medios de comunicación, a quienes ya ni siquiera tienen que pagar por los espacios (esas lindas leyes que aprueban y no saben usar por el bien del pueblo), y se la pasan acusando al otro. AMLO con sus gorgojos, Ochoa Reza con su Cínico, Anaya con su idiotez de Claro que se puede. Y los únicos que creen que trabajan bien son sus guionistas mediocres, que ganan miles de pesos para hacer Campañas Publicitarias Mediocres.

Hasta en el Senado de la República. De qué nos sirve que en México exista la Academia Mexicana de la Lengua, si los ignorantes del Senado mandan hacer comerciarles sobre los "dreamers"; que ridículos, acaso no pueden decir Soñadores, Migrantes con Sueños. No, porque sus publicistas, y sus encargados de medios, y ellos mismos son tontos y mediocres, no saben leer, no saben pensar, y entonces mejor caen en las mismas modas de sus "geniales directores de publicidad" para sus "dreamers". Una pena el asunto.

No digas Bullyng, di Acoso Escolar, no digas Dreamers, di Soñadores. Cierta es la globalización del lenguaje, pero déjale al pueblo esa capacidad de modificar el lenguaje por sus necesidades. Tú, como gobierno, tienes la responsabilidad de aprender a hablar el español, de aprender a pensar, de aprender a hacer leyes en el idioma español, que aunque no es el lenguaje oficial por ley de nuestro país, (hay 68 lenguas mexicanas diferentes del español), al menos lo es por la práctica desde la legislación y los textos oficiales.

Pero de qué sirve, si desde los medios somos incapaces de hacer crítica. Una crítica verdadera y razonada a los políticos, a los científicos, a la producción científica, a los ambientalistas. Recuerda y que te quede muy claro: A los gobiernos se les exige no se les aplaude.

 

 

 

Sin ventaja alguna

Adán Echeverría

 

 

YA SONABA LA MÚSICA que lo introducía a la Arena. Brincaba en puntas de pie y lanzaba los puños, hacia adelante, derecha, izquierda, gancho, upper, recto, derecha, izquierda. Seguía con los ejercicios de la mandíbula, abrir al máximo, cerrar, mascar al aire, porque era necesario no descuidar la concentración, una quijada fuerte para sostener el protector bucal. Para esta ocasión era él quien subiría primero al cuadrilátero. Todo era distinto. Su nombre ocupó el segundo lugar en las marquesinas, y la bolsa de los premios, ganara o perdiera igual era dos tercios menor. Ellos piensan que no se dio cuenta que las letras de su nombre eran hasta un punto más pequeño en toda la publicidad que había circulado, y cómo no. La oportunidad de pelear con Money había llegado quizá demasiado pronto. Era cierto que él también se mantenía invicto, y que no se jugaba nada en esta ocasión, porque Money no había querido arriesgar la corona con él. ¡Vaya! no se trataba de arriesgar nada más que su propia integridad. ¿Callarás voces? Si ganas tus críticos ya nada tendrán que objetar, le decían todos, desde su agente, hasta aquellos periodistas de la televisora que llevaba varios años haciéndose cargo de impulsar su carrera. No podía saber si la Arena estaba llena para verlo ganar de nuevo, o para alegrarse si caía derrotado. La gente gritaba, pero no como otras veces. Todo era diferente. El alarido de aquel México, México, se escuchaba pero… como si los miles de asistentes se hubieran puesto de acuerdo, nadie gritaba su apodo como en otras ocasiones. Voy a morirme en el cuadrilátero, había dicho una y otra vez durante los meses de preparación, en cada entrevista. Me he matado entrenando. Estoy concentrado. Hemos planeado una verdadera estrategia para ganar. Pero ellos quieren que pierda. Todos quieren que pierda, pero sé que algunos aún tienen esa ligera esperanza de que yo salga adelante en esta pelea. Era esta la pelea que estaba esperando. Seguía brincando en puntas y comenzaron a caminar hacia el cuadrilátero, puso sus manos en el hombro de uno de sus asistentes que caminaba delante de él. La gente brincó de sus asientos. El público era un alarido continuo, y como era su costumbre había podido aislar los sonidos y concentrarse solo en su respiración, con la vista hacia el frente, y la cara levantada; pudo cerrar los oídos para escuchar apenas un monótono beeeeeeeeep que se alargaba cuan largo era el camino a recorrer hacia el cuadrilátero. A su paso las personas lo iban tocando, como si intentaran tocar al Cristo que atravesaba muchedumbres, pero mientras aquel dejaba en cada roce a su piel, un poco de su paz y milagrería, él en cambio lograba que en cada toque el miedo fuera desapareciendo de su cuerpo. Cada contacto de aquellas manos que se alargaban para tocarlo e intentaban saludarlo, lo iban deteniendo, y él dejaba que todos los temores y los nervios fueran cayendo con cada roce, para que al subir al cuadrilátero, y pasar entre la primera y la segunda cuerda, se hallase vacío de cualquier debilidad. Su concentración era plena. Siguió dando brinquitos sobre el entarimado, abría y cerraba la mandíbula, movía cintura y cuello. Todo se hizo una oscuridad azul, los flashes saltaban por todos lados. Mantuvo la vista en un punto fijo, para evitar ver a su contrincante caminar hacia el cuadrilátero. No sería él quien validara cada uno de sus pasos. Nadie cree en mí. Todos esperan que caiga ante el campeón invicto. Esperan mi derrota. El silencio entró hacia sus oídos, se había cerrado por completo, y ya lo tenía de frente. Money estaba parado junto a él, como una estatua de ébano, tantas veces repetida en las leyendas, como un oscuro dios de la guerra, respirándole en la cara. Esta era su oportunidad, y no pensaba dejarla pasar. El réferi daba las instrucciones de siempre, levantó los puños hacia adelante, Money los golpeó hacia abajo con sus propios puños, y se dio la espalda para ir hacia su esquina dando más brinquitos como bailarín de tap. Miró una vez más la multitud. Ellos lo odiaban, y podía sentir su odio mascándole la piel; endureció los músculos. Escuchó algunas palabras de su entrenador que abandonaba el cuadrilátero. Lanzó una última mirada hacia la oscuridad de su memoria; sonó la campana, y miró a Money venir hacia él, con el brazo izquierdo doblado y pegado a su torso, como un guerrero que carga un escudo, y lo supo… esta sería su primera derrota y solo deseaba no terminar noqueado.

 

 

EL CORREDOR DE LAS NINFAS / novela segunda entrega /

Adán Echeverría

 

 

Enrique había llegado a la hacienda cuando las llamas ardían y se elevaban iluminando la poderosa oscuridad de esa noche sin luna. Quiso acercarse al escuchar algunos lacerantes gritos de desesperación a manera de aullidos pero le fue imposible. La temperatura le abrasaba la carne. Ni siquiera podía mantener la mirada hacia el incendio; el olor a carne y cabello quemado inundaba el ambiente, metiéndose en sus fosas nasales provocándole el vómito, que quiso impedir sin lograrlo. Luego de vomitar copiosamente, por radio logró comunicarse con su compañera la detective Rilma y el contingente que esperaba en la carretera estatal. El ruido al encender una camioneta lo arrancó del dolor que sentía con el estruendo del incendio y la parvada de gritos que llegaban hasta él.

Alguien escapa, cambio, me copian, cambio, alguien huye en una camioneta negra, cambio. Alguien escapa, no lo dejen ir…. Quiso correr, pero la explosión de algunas ramas, y la caída del techo de una de las cuatro cabañas, lo hizo arrojarse al suelo por el temor de ser alcanzando por alguna lengua de fuego. ¿Qué pasó con los bomberos, insistan, esto es un infierno? La camioneta se ha ido por la brecha, no puedo alcanzarla, tienen que cerrarle el paso. El quemón de las llantas traseras en el polvo de la brecha llegó hasta sus oídos. No los dejen escapar. Cambio. Necesito que vengan a ayudarme. Las cuatro cabañas están ardiendo, y hay personas ahí dentro. Escucho sus gritos, pero no puedo acercarme, el calor es demasiado, detengan la camioneta, necesito entrar. Intentaré entrar al edificio.

-- No te muevas Enrique, es una orden. No te muevas y no intentes ninguna locura. Los bomberos están en camino. Ya vimos la camioneta y estamos yendo hacia ella. No escaparán.

-- Están quemándose vivos. Tengo que entrar...

La desesperación de Enrique García continuaba agitándole los músculos, pero la elevada temperatura lo hacía mantenerse a distancia. Los ojos le ardían, el humo no le permitía respirar. Se tiró al suelo boja abajo en busca de un poco de oxígeno y se arrastró alejándose. El humo negro se le metía a los pulmones. Volvió a vomitar en busca de un poco de aire limpio, y de limpiar los pulmones. Sintió pánico, terror, odio, todo combinado y con el siguiente estruendo, logró ponerse en pie y correr a refugiarse bajo la sombra de un inmenso roble que se encontraba a poco más de quince metros.

El calor lo persiguió hasta ahí. El crepitar de las ramas, de la paja, de las maderas de las cabañas que iban cediendo, y aquellos gritos que comenzaron a apagarse poco a poco, Enrique permanecía echo un ovillo detrás del árbol, apretando los dientes (es probable que antes mueran de terror que por ahogamiento, que mueran de dolor que por las quemaduras), llorando de rabia, apretando los dientes en un alarido interno por el dolor de escuchar esas voces desquiciadas que se desgarraban por el aire para llegar hasta a él, sabiéndose impotente. Tomó aire y valor, y corrió de nuevo hacia el incendio. Entró sobre las lenguas del fuego y otra explosión ocurrió al caer el techo y las paredes de otra de las cabañas, cuyos fragmentos encendidos brincaron hacia la humanidad de Enrique quien se detuvo, y pudo retroceder.

Horas después, en su casa, Enrique García bajo la regadera estaba castigando a su cuerpo con las gotas de agua fría que caían sobre las quemaduras que presentaba en la piel. Apretaba los dientes para no gritar. La soledad de su departamento hubiera amortiguado sus quejas, pero poco necesitaba para dominar su ira, y los gritos no eran su estilo. Mordía el jabón de pastilla para poder adherirse a la calma. Con los nervios aún a tope, comenzó a repasar sus propios movimientos dentro de ese infierno del que apenas había salivo vivo. Tenía quemaduras en la cara, la espalda, ambos brazos y el muslo derecho como resultado de una viga de madera incendiada que cayó cerca, cuando Enrique intentaba entrar, y que golpeando en el piso pringó briznas encendidas justo en el muslo y lo aventó hacia fuera de las cabañas, pero el solo contacto había hecho encender la tela de su pantalón quemándolo.

El agua le lastimaba las heridas, pero la furia en todos los músculos de su cuerpo no cedía. Comenzó a golpear el cancel del baño hasta que lo despedazó. Una herida se le hizo en el antebrazo con los filos del cancel roto. Se sentó en la tapa de la tasa del baño y quiso respirar profundo. Desde hacía más de cuatro años le era imposible llorar.

Recién entraba a la maestría en ciencias en el Distrito Federal, que le había costado tanto esfuerzo, horas de estudio, vivía ilusionado pensando que en dos años cuando regresara a Mérida, podría obtener un buen empleo y por fin casarse con Elena, su novia desde hacia tres años, y mientras tomaba una de sus primeras clases le llamaron al móvil para decirle que su prometida había desaparecido al salir del trabajo. Era su hermano Rafael al otro lado de la línea, al otro lado de esa imagen nublada que destruyó de un solo golpe todos sus sueños. Dónde se destapaba la burla para sus ideas de ser un profesional si el dolor era como un ser oscuro que había viajado por la línea del teléfono atravesándole el oído.

-- Elena no aparece por ningún lado, salió del trabajo y no llegó a su casa.

El ser oscuro había viajado hasta su mente, apagando todo sueño, toda idea, y esa misma oscuridad tomó forma en la materia de los sueños desechos e inundó su mente, sumiéndola en la penumbra, haciendo que solo una luz se formara como un punto que parecía muy lejano, y que quizá tendría que correr para alcanzarlo, porque el punto se reducía, se reducía o se alejaba. Abrió los ojos al máximo. "No aparece por ningún lado."

Sintió que entraba a un túnel y que tomaba gran velocidad, que viajaba por esas oscuridades hasta alcanzar el punto de luz que al principio se veía tan lejano, y pudo atravesarlo. Pudo levantarse del asiento del salón donde se encontraba, salir del aula y caminar hacia el pasillo de la facultad, y pudo verlo, el ser oscuro estaba detenido sobre su hombro, al final de corredor, riendo con su risa color malva. Sonó el timbre que medía el tiempo para el horario de las materias. Los jóvenes universitarios salían, junto con los profesores, hacia los pasillos; eran enjambres humanos que marcaban en los colores de las ropas, los cabellos, y lo inundaban todo con aquel zumbido de sus frases, y oraciones que se decían unos a los otros, las unas a las otras, ahí, dentro de ese corredor, pensaba en Elena, mientras miraba a su Elena en cada joven mujer espigada, ahí estaba riendo, ahí hablando por el móvil, aquella otra Elena que caminaba tomada de la mano por los corredores, esos corredores tan llenos de ninfas dispuestas a la fantasía, radiantes de alegría, desbordantes de sensualidad, con la coloración de cada frase, de cada parpadeo. Ninfas por todos lados, Enrique detenido en medio del corredor, con el móvil en la mano, las miraba pasar a su alrededor, las olía, las podía escuchar, y sentir cuando golpeaban con su cuerpo, él se había vuelto un obstáculo, sembrado ahí, en ese corredor, con el móvil en la mano. Estiraba uno de sus dedos y apuntaba hacia adelante, hacia detrás de las montañas, hacia detrás del horizonte. ¡Igual tú eres un perdedor! ¡Es hora de abandonarlo todo, pedazo de idiota! Le escupía la oscuridad, se dejaba apuntar, y se apuntaba al mismo tiempo. Reacciona. Reacciona. Elena está viva, Elena te espera. Tienes que ir por ella.

-- Tengo que colgar, Enrique, porque voy a llevar a mamá a casa de Elena para saber de qué se trata, --y Rafael le colgó, dejando que su voz se perdiera en las ondas que viajan por el aire.--  Mamá está desesperada por ti.

Un destello violeta paralizó el cerebro de Enrique. Estar a dos mil kilómetros de distancia y que te digan al oído una noticia de este talante tiene que hacer estallar algo en la mente, en la garganta, en las cuencas oculares, en los lacrimales, en el estómago, en los intestinos, en los músculos de las piernas, en los muslos; debía sentir algo corriendo por su piel, pero todo era agua, una agua clarísima que iba agitándose como un oleaje bravísimo que estallaba sobre una acantilado, haciendo que el cuerpo de Enrique se balanceara sin sentido mientras caminaba rumbo a la salida de la facultad. Pero se miró inmóvil en uno de los tantos jardines de la universidad, a un lado de aquellos corredores. Los demás habían llegado a su destino, y entraban a las aulas para el inicio de una nueva clase. Enrique se miró frente a la torre de rectoría, carajo, carajo, a dónde carajo estoy yendo, y el agua le empujaba, y brincaba chispeando su frente, el ser oscuro había desaparecido con los rayos del sol que se filtraban apenas entre las nubosidades de una gris mañana.

La noticia había calado. No había sido una llamada amable para contarte que tu hermano ha conseguido trabajo, ni que le hicieron reparaciones a la casa de mamá. La noticia era un maldito cuervo, un lémur balanceándose por la corteza cerebral. Ahí picaba y picaba. Estaba de nuevo inmóvil en medio del estacionamiento. Tengo que despertar, se dijo, desde cuándo duermo, desde niño, desde que era el feto en el vientre de mi madre. Y el rostro de Elena brincaba por todas partes, manchándole el recuerdo. ¿Y si no volvía  a verla? ¿Y si la lastimaban? ¿Cómo la estaría pasando en ese momento? ¿Desde cuándo estoy dormido? Desde que soy un feto en el vientre de mi madre. Uno huye de casa, uno escapa del hogar para fundar su propia vida y dios escupe sobre nuestros ojos. ¿Desde cuándo duermo? Desde que Rafael se había herido el pie cuando saltamos la reja en el complejo Benito Juárez para poder bañarnos en la piscina. Aquel Rafael, siempre apresurado, de tan poca reflexión, y lleno de ímpetu, brincándose la reja antes que todos, y caer justo encima de ese fondo de botella que le abrió como una boca sangrienta el calcañal. ¿Desde cuándo estamos despiertos? ¿Para qué? Este mi hermanito que había que internar cuando el asma parecía un monstruo que le atrapaba los pulmones; ¿desde cuándo había que despertar, desde cuándo duermo? Mamá por favor, que no quiero que me aprietes el corbatín, la verdad es que no quiero ir vestido así a la ceremonia, lo detesto, odio esas fiestas. Sólo estarás vestido así unas horas, ya estuvo bueno que todo sea tu ropa deportiva, ni modo que vayas de futbolista a tu graduación, te ves bien guapo, había dicho mamá, y Rafa, mi hermano Rafael, ahí riéndose de mí, mientras me toma las fotografías.

-- ¿Cómo se llama tu pareja?

-- Irene, mamá, ya te había dicho.

-- Se va a molestar Janette,-- gritaba Rafael haciendo burla a su hermano.

-- Mamá no me aprietes la corbata, por favor, ah, estoy harto, y tú, deja de tomar tanta foto, por favor.

-- Exageras, una más, con tu carita de niño bueno.

-- Vas a ver chamaco apenas te alcance.

¿Desde cuándo había que despertar? ¿Para qué estamos despiertos? Este sueño es una vida hecha de recuerdos.

-- Me puedo sentar.

-- Claro, disculpa, es que estaba entretenido. Tengo examen en la última hora.

-- ¿Y este libro?

-- Es una novelita que leo mientras viajo en camión, ya sabes, la facultad está tan lejos del centro que uno aprovecha para leer.

-- Hubieras leído mejor lo que vas a presentar. ¿Examen de qué presentas?

-- Anatomía comparada, es ya uno de los exámenes finales. Si logro exentarla alcanzaré el promedio que necesito. Esta es la última materia, así que por eso estoy acá leyendo para relajarme, lo estudiado ya quedó. Es para descansar.

-- Descansar con Sabato. No lo creo.

-- ¿Te gusta Sabato?

-- Sí. Pero Abbadón es la más complicada de sus novelas, ¿no crees?; yo prefiero El túnel.

-- ¿Si?, a mi me gusta más Sobre héroes y tumbas.

¿Desde cuándo habría que despertar? El tiempo solo es un cántaro sin fondo donde van cayendo los recuerdos, perdiéndose para siempre, guardándose para la calamidad. Recordar es atarse al pasado. Es continuar mendigando volver, y hacer las cosas de forma diferente.

-- Terminé con él, quiero que lo sepas.

-- Tu novio me va a matar.

-- No le dije que salía ya contigo. ¿Crees en el destino?

La pálida luz cae sobre Enrique que sigue en el estacionamiento. Tengo que concentrarme carajo, tengo que salir adelante. Elena. No puede ser. "Elena no aparece por ningún lado".

-- Elena Irabién.

-- Elena, fue un enorme gusto. No te había visto por acá.

-- Vine a ver a mi novio; yo estudio en Letras.

-- Hasta el otro lado de la ciudad. Vas a ir a la fiesta, supongo.

-- Por eso ando por acá.

-- Bueno, Elena, cuídate.

-- Tú igual, suerte en tu examen, y que disfrutes tu novela.

Enrique abandona la cafetería, tiene que despertar y continuar los pasos para enfrentarse a la oscuridad. Vuelve los pasos hacia el aula, se ha dejado la mochila al salir a contestar el móvil. "No aparece por ningún lado".

-- Serán sólo dos años, amor. ¿Crees en el destino?

-- Serán sólo dos años, y al regresar nos casaremos. Trataré de ahorrar.

-- No te preocupes, no te andes pasando hambres. Disfruta esta etapa; nuestra relación es sólida. Y dos años pasan rapidísimo.

Como pasa el ángel exterminador encima de todos nosotros. ¿No has marcado la puerta con la sangre del cordero? El estacionamiento es amplísimo. "Elena ha desaparecido" Tengo que despertar. Ella no aparece. ¿Por qué has llamado, Rafael, hermano mío? Este ha sido tu mensaje, la calamidad. El cuervo ha vuelto por mis ojos. Necesito volver a Mérida, necesito dinero, no traje mucho. Necesito volver.

Enrique salió corriendo de la facultad de ciencias para cargarse más crédito en el móvil y llamar de vuelta y poder tener mayor información, pero no lograba que nadie contestara. La desesperación era apremiante.

-- Acá vivo, gracias por el aventón.

-- A ti por la compañía.

-- Oye, Elena, dirás que es una idiotez, pero, te puedo invitar alguna vez.

Elena callaba. Como callan los cómplices. ¿Y aquel novio? ¿Y aquella familia política, la madre del novio que te quiere tanto? ¿Y aquellos años de convivencia? Vaya, hace tanto que las cosas están estancadas. El amor, el amor es solo un universo paralelo ya. Bien lo decían los ingleses: Para qué las lágrimas, para qué las emociones descontroladas. Tenemos la frialdad para los corazones. Vengan las lluvias nuevas a inundarnos los abrigos.

-- Sé que tienes novio pero... vamos, es solo una invitación inocente.

Y Elena sabe lo que es hacerse el inocente con esa sonrisa. Con esas ganas de esconderlo todo, con ese olor que rasca en la nariz, y es que del aroma se cuelgan las intenciones, he acá mi nariz, inúndala.

-- Dame el número de tu celular, yo te llamo, ¿quieres? Y.., Enrique..., si quiero salir contigo; te hablaré.

Tomó la decisión de ir a su casa. Mandó correos electrónicos, llamó a todos los números que pudo, casi a las dos horas le contestó su madre: "Tienes que calmarte, hijo, desde ahí hay poco que puedas hacer, todo está bien; no sé por qué tu hermano te llamó, le dije que solo iba a preocuparte." Pero Enrique no podía calmarse. Su pequeña Elena había desaparecido. "Díganme que está pasando".

-- Sólo sabemos que ayer en la tarde salió del trabajo. Había quedado de pasar a un bar con unas amigas, pero nunca llegó con ellas. Y tampoco regresó a dormir a su casa. Hoy en la mañana, su padre desesperado, --pobre hombre debieras verlo--, me llamó para saber cómo estaba su relación contigo. Tenía la esperanza de que hubieras venido a Mérida de improviso, y que hubieran decidido pasar la noche, juntos.

-- Ella hubiera llamado a su padre para que no se preocupara--, interrumpió Enrique, en automático, intentando explicar las buenas maneras de su Elena.

-- Pero no ha llamado, y no se tiene noticias de donde pueda estar. Sus amigos se han reportado, e intentan dar con ella. No está en los hospitales, ni detenida.

-- ¿Qué dicen en la policía?

-- Nada, hijo, en la policía no pueden buscarla hasta que hayan pasado dos días.

Enrique colgó la línea, cogió todo su dinero y se fue al aeropuerto. Compró un pasaje con todo el dinero que había ahorrado para estar los primeros tres meses mientras llegaba el dinero de su beca, y se regresó a Mérida. El avión aterrizó a las 9 de la noche. Desde el aeropuerto de la Ciudad de México, le había puesto un mensaje a su hermano para que lo recogiera. Cuando las puertas de vidrio se abrieron, lo supo en el rostro de su madre que venía por el pasillo con su hermano. Caminó tranquilo pero con decisión hacia ella, para abrazarla. Su hermano lo interceptó: ¡¡Está muerta…!!

Sentado sobre la tapa de la tasa del baño Enrique repasa las escenas que siempre vendrán a torturarlo, con el aroma de Elena, con la sonrisa de Elena dibujando en él un gesto similar, pocas veces mostrado en público. Algo le aprieta las entrañas, y el ardor de las quemaduras le indican que continúa vivo; que para su desgracia continúa vivo. Es un maldito superviviente, y siente rencor por ello; siente que ha sido un cobarde; cree que debió dar su vida para salvar a esos muchachitos, debió correr hacia los gritos, pudo haberlos salvado, se lamenta. Pudo rescatar a alguien, pero su cuerpo rechazó las altas temperaturas. Su cuerpo se detuvo, ahí, petrificado, escuchando los alaridos de todos aquellos que iban siendo abrasados por el incendio; lejos, lejísimos de esos cuerpos que se achicharraban; él debió morir y no Elena, él debió morir y no esos niños. Él es quien siempre, desde hace mucho no valora la vida. Desde los 15 a los 19 años la idea del suicidio fue su compañía más preclara... los años pasan, el día continúa moviéndose... he ahí las flores... las cenizas que deja el sol de cada amanecer. Cree que la muerte le ha abandonado. El ángel exterminador se ha burlado nuevamente de él. Tenía razón Sabato, es un dragón amarillo, verde, rojo, que sale en los estacionamientos, sale del mar, para llenarlo todo de escamas y fuego, de fuego y dolor, de humo y miseria. Su ángel exterminador pasa todas las noches tocando la flauta para no dejarlo dormir. ¿Aquel dragón, aquel fantasma constante será el incendio? Es todas las llamas devorando las pieles, ennegreciendo las formas, achicharrando las ideas. "Para matarse hace falta mucho valor y no soy más que un cobarde". Sabe que abandonó la carrera de ciencias para entrar a la policía. Aplicar el método científico para atrapar a los malditos violadores. Ninguna mujer más, no en mi turno; ni una mujer más será lastimada sin que haga pagar por ello a quien se atreva.

-- No tiene caso que veas el cadáver de Elena.

-- Era mi novia.

-- Es nuestra hija.

Y no lo dejaron acercarse. La cremaron, y ni siquiera le permitieron acercarse a la urna de las cenizas de su Elena.

-- Cuando muera, verás que me cremen, amor. Y un poco de aquellas cenizas las enterrarás en tu jardín; y luego, créeme, tendrás que seguir con tu vida.

-- ¿Qué haces hablando de muerte, ahora? A buena hora se te ocurre.-- Eran dos cuerpos, Elena y Enrique retozando en la cama, luego del sexo.

-- Me da mucha risa que mis padres te sigan odiando a pesar de los días que pasamos juntos.

-- Nunca he sido del agrado de los suegros. Ellos siguen queriendo a tu otro novio.

-- Pero ellos no deciden, ¿verdad?

Y no lo dejaron cumplir con aquel encargo de Elena. Decidió hacerse detective de homicidios. Tenía una licenciatura y eso tuvo que bastar para el cargo. Era un hombre determinado, capaz de tomar las decisiones, y con mucho valor para hacer algo contra esa misma maldad que un día le arrebatara al amor de su vida. Y todo había marchado bien, hasta ahora que no pudo evitar la muerte de aquellos jovencitos. Sabe que tuvo la oportunidad, pero no pudo proteger a Elena ni a esos jóvenes. Hoy que los gritos escalaban su cuerpo, el miedo y el dolor en su piel lo detuvieron, engarrotaron sus pasos. Se detuvo ahí, lejos de las lenguas de ese fuego que debió comérselo también. Pero su cuerpo rechazaba el calor, la temperatura era altísima y no pudo incendiarse.

Se sabe imposibilitado para llorar y ahoga un grito que le sube desde el fondo del cuerpo. Tocan a la puerta, con fuerza. Se amarra una toalla alrededor de la cintura y mientras va goteando por la casa para abrir, llegan a su cabeza las palabras de su hermano, que decía entre lágrimas y mocos: "La hallaron en un lote baldío en la salida a Kanasín; tenía la ropa desecha y el rostro desfigurado; le habían quebrado las manos, sólo por sus huellas dentales supieron que era ella, sus padres tuvieron que ir a realizar la identificación del cadáver, y decidieron de inmediato cremarla luego de la autopsia. No querían que nadie la viera así, desfigurada".

Enrique sabe que se contuvo en ese momento, el rostro desfigurado, y la sonrisa permanente de su Elena, dónde había quedado; esa pequeña nariz, sus pequeños ojos, la delgadez de sus labios, que permanentemente estaban fríos y humedecidos, dios como le encantaba quedarse pegado a esos labios: el rostro desfigurado que no tuvo ocasión de mirar.

-- Si quiero salir contigo. No dudes que te llamaré--, y lo había hecho. Tomaron algún café frío y luego le preguntó si quería ir a pasear a la playa, era aun temprano.

-- Espérame. --Cogió su móvil, se levantó de la mesa, y se alejó buscando privacidad. Regresó a la mesa.-- Vamos. El clima es delicioso. -- Elena se descalzó, brincó el muro del malecón y caminó hacia el oleaje. Un oleaje tenue. La noche era cálida, la brisa marina era agradable. Enrique podía sentir el aroma del océano pegar sobre su rostro.

Su hermano Rafael no podía creer la sangre fría con la que Enrique, luego de bajar del avión, atravesó los pasillos y el estacionamiento sin inmutarse; ayudó a su madre a subir al asiento, y luego manejar hacia su casa. Dejar a mamá y continuar con su hermanito hacia la morgue.

-- Me encanta sentir la arena-- . Enrique se había acercado a ella que miraba el horizonte oscurecido, y esas manchas blancas de la espuma que eran empujadas hacia la playa.

Llegó a la morgue cuando los padres de Elena estaban abrazados en la sala de espera. Don Rodrigo Irabién había reconocido a su hija, su madre hablaba de ese lunar en el seno derecho, ese lunar que no dejaba dudas, y que Enrique tantas veces había mordisqueado haciendo sonreír a Elena.

Enrique se quedó detenido detrás de ella, sobre la arena. Elena giró, y el aire movía sus cabellos sobre su rostro. Era, apenas unos milímetros, más alta que él, y eso que no tenía tacones. Enrique la miraba risueño. Elena se acercó a él y lo besó. Un beso húmedo cargado de costras de sal y arena. Los dos sonrieron. La pálida luz de la luna picaba sus pieles, mientras las arenas intentaban hacerse camino entre sus muslos, sus brazos, sus cuellos.

-- Me da risa la arena—dijo ella, mientras se amarraba el cabello en una coleta, para que no estorbara las caricias que Enrique imprimía en sus labios.

Enrique ignoró por unos momentos a los padres de Elena y se acercó al oficial que estaba presente en la sala: "Ya saben quién lo hizo".

-- Aún no. Pero se ha lanzado la alarma a todas las carreteras y se ha boletinado a Campeche y Quintana Roo para que no puedan escaparse, todos los vehículos serán revisados. Lo agarraremos joven, no se preocupe--, y el oficial le puso una mano sobre el hombro.

"No me toque", Enrique hizo un gesto despectivo y dando la espalda al oficial se arrodilló frente a la madre de Elena, cogiendo entre sus manos las manos de la pobre mujer que parecía a punto de colapsarse. Pero la madre de Elena retiró su mano: "¿Qué haces acá?"

-- Vete muchacho--, dijo Rodrigo Irabién--. Elena ha muerto y no eres bienvenido.

Un cubo de estiércol cayó sobre los ojos de Enrique nublándolo todo. Los padres de Elena se abrazaron, y aquel hombre lo miró con rudeza.

-- ¡Lárgate! No escuchas. No eres bienvenido.-- Las manos de la madre de Elena, eran como las manos de Elena pero envejecidas.

El beso en la playa se hizo eterno. Sin dejar de mirarse, ambos supieron que no eran necesarias las palabras. Se fueron recostando en la arena sin perder el beso; sus labios se habían cosido en bucles de saliva, se abrazaron, y al separar sus bocas ella recostó su cabeza en el pecho de Enrique. Horas más tarde, con los pies y el vestido lleno de arena la dejó en su casa. La acompañó a la puerta. "Quiero verte mañana", dijo ella. "Y pasado mañana", agregó Enrique, risueño: "Y al día siguiente".

-- ¿En verdad lo quieres?

-- No quiero nada más que eso.

-- Te llamo en la noche. No me gusta dividirme. Así que mañana terminaré con él.

 

 

Sábado, 17 Junio 2017 06:01

Elige ser escritor. / Adán Echeverría /

 

Elige ser escritor.

Adán Echeverría

Del 18 al 20 de mayo (de jueves a sábado) se llevó a cabo en la ciudad de Ensenada, el evento Elige (Encuentro Literario Generacional), convocado por la Asociación Civil Pluma Joven, la misma agrupación que año con año ha ido ganándose a los habitantes de esta ciudad con la apertura del Festival del Libro (LibroFest). En el reciente Elige, tuve la oportunidad de impartir un taller de Apreciación y Creación Literaria. Y aprovechando charlé con Dayanna Chaidez Osuna, joven de 19 años, estudiante del primer semestre de Comunicación, y presidenta de la Asociación Civil Pluma Joven, respecto de los objetivos del Encuentro. Aquí algunas de sus respuestas:

1. Pluma Joven es una asociación que nace en 2011, creada por jóvenes de 16 y 17 años que buscaban dar espacio a otros jóvenes que como ellos quisieran leer y escribir; ya que no encontraban espacios suficientes para desarrollar su amor a la literatura. Inician como un grupo de red social, con apenas 20 personas, que a la semana creció a más de 100, todos compartiendo textos, haciéndose revisiones. Como tuvo tanto auge, decidieron reunirse cada sábado, y lo comenzaron a hacer en cafés de la ciudad, para compartir textos.

2. Hemos planeado continuar con talleres, y mantener las reuniones semanales, o hasta diarias, y no solo reunirnos para organizar eventos. Queremos invitar a más jóvenes de la ciudad, y demostrarles que  no solo somos Elige y LibroFest, sino seguir paso a paso el proceso para ser escritores, y mantener un alto nivel como Círculo de Lectura.

3. Elige y Libro Fest son dos grandes logros. Libro Fest ya es más de la ciudad de Ensenada, que de nosotros mismos. Es de nosotros porque somos un grupo de más de 50 jóvenes, quienes durante muchos meses nos la pasamos buscando libros, gestionando patrocinios, pero sin la ciudad no tendríamos esos libros para intercambiar. Hemos sembrado una semilla para que toda la ciudad sepa que los jóvenes de Ensenada estamos leyendo y estamos interesados en que la ciudad lo haga.

4. Los escritores de reconocimiento que traemos a los eventos Elige y LibroFest, se logran buscando apoyos de la Secretaría de Cultura, de Tierra Adentro. Con promotores de lectura, con escritores que hemos contactado como Armando Salgado, quienes sugieren a otros autores. Este año tuvimos el apoyo de la UNAM, gracias a Universo de Letras trajimos a Benito Taibo y Gibrán Valle.

5. En Ensenada, el gobierno municipal y la misma sociedad ve que estamos haciendo algo acerca de lectura y libros, y pueden estar tomando conciencia. Hemos llamado la atención. Hasta para mal. Algunas personas piensan que lucramos con los eventos. Pero no se acercan para darse cuenta de que nos movemos por patrocinios, que no estamos buscando beneficios económicos, sino lograr un cambio en la sociedad; cambiar esa conciencia de que la cultura es cara.

6. Los participantes del Elige se acercan a nosotros por medio de las redes sociales, pero igual vamos a las escuelas, desde meses antes del evento, les hablamos del proyecto, les leemos algunos libros de los escritores que podrán conocer. Los contagiamos de interés.

7. Algunos escritores locales siempre nos han apoyado como Gerardo Ortega o Ramiro Padilla; a otros los invitamos pero deciden no asistir.

8. Hay muchos jóvenes que se han acercado con el paso de los eventos, y que con el tiempo se les ve la evolución en su forma de escribir. Muchos quieren participar en concursos, en premios, en becas, lograr publicar un algún libro.

9. Nos interesa mucho lo que está ocurriendo en México, el clima que se siente en la sociedad, y lo tomamos en cuenta en nuestros textos literarios. Algunos en prosa, otros con poemas.

10. Hacemos el Elige para los jóvenes que apenas están empezando a leer o escribir. En él reciben talleres, participan de charlas, y aprenden que escribir es un oficio, y no solo se trata de sentarse y dejar que fluya. Las experiencias que los escritores les pasan, son muy bien recibidas.

Página 1 de 3