Autor: Waldo Contreras

Es que, con este nombre.

Acalorado, lleno de lodo, con las manos ampolladas, pero sonriendo, aquel niño de once años sentía al fin un poco de orgullo

Total de Visitas: 143