Boca de río

Boca de río (4)

Martes, 26 Septiembre 2017 00:43

UN SEPTIEMBRE TENDIDO / Eduardo Cerecedo /

Escrito por

 

UN SEPTIEMBRE TENDIDO

Eduardo Cerecedo 

 

 

Desaparecieron como el sol de la mañana

                                   En un otoño insigne       

Como la neblina coronada en la hierba

                                   Una red de vidrios estrellados   

Como el vuelo del pájaro en el cielo

                                   Dejando una estela de aire entreabierta

Como el aroma de pan en soplo tierno

                                   De las seis de la mañana

Como el grito del pavo real en el huerto

                                   Mirándose las patas en su hambre

Como el silbato de la fábrica a las tres de tarde

                                   Que abre la zozobra en el estómago     

Como el barco perdiéndose en alta mar

                                   Dejando el dolor en la mano al viento

Como los imecas en la Ciudad de México

                                   Guardado en los pulmones el acero

Como la luz en lo gris de ese cielo amargo

                                   Viento metálico ya en los huesos 

Como la sonrisa de las madres en su rostro

                                    Al ver el hijo volver del norte

Como el vuelo de palomas en el coliseo

                                    Perdiendo el equilibrio en la gravedad

Como ellos, ellas que esperan, sin esperar

                                    En la plática con algún vecino

 dejando el suspiro, emulando al socavón en el pecho

Como la ausencia de la costilla en el costado.

Así  los facturaron, así no regresan, así yacieron,

con calor  sucumbieron, le ganaron al fuego una estrella.

Así sigue siendo-haciendo de los párpados hinchados.

Una espera como lo es el sol de la mañana en los agros

en las bocas, en los rezos ya en las casas. Ríos sin cauce,

hierba sin agua, pájaros sin cielo, hambre sin estómago,

barco sin mar, carne sin hueso, adiós sin mano, norte sin regreso,

palomas sin blancura, gravedad sin fricción, gesto sin cara,

soliloquio, socavón sin superficie.

Tierra sin agua, desierto mojado, lloviznado con ríos desbocados

en la badana.

Así dejan a su gente en este mes, el más cruel, dinamitando el lenguaje de

T. S. Eliot, aquí, les escribo. Desde este coraje, desde este rencor a tragos

detenidos en la garganta.

                                          

 

 

 

 

 

 

REVISTA CARACOL AZUL

CON UNA PROPAGANDA COMO NIGUNA OTRA EN MÉXICO

                                   Eduardo Cerecedo

 

 

 

He revisado con cuidado el tercer número de la revista Caracol Azul, dedicado al escritor Agustín Monsreal, plataforma literaria. Me encuentro con una gran variedad de textos. Autores de México, Colombia, Perú, entre otros. Autores jóvenes del sureste del país. El director Alejandro Ojeda Pech ha apostado por la juventud, no sólo de México, sino de todas partes de América de donde le lleguan los textos. Es algo digno de comentarios, jóvenes que en s mayoría han salido de talleres literarios, bien por ese inicio, todo corre como miel en hojuelas literarias. Hay poetas, escritores que llevan muy  bien su ficha de autor, dan los datos, lugar y fecha de nacimiento, así como su carrera literaria, bien por estos datos importantes para los estudiosos de la literatura, así como para los estudiantes universitarios, o para los investigadores encargados de realizar los diccionarios de escritores de ciertos países.

     Pero hay otros autores que se resignan a no poner en su hoja de vida, el año de nacimiento, y cabe mencionar que estos autores son los que tiene debilidades en su escritura, será  que se sonrojan de ser, con todo respeto, aguadores, repartidores de gas, profesores de primaria, contadores, abogados, que en mitad de su vida deciden dedicarse a la escritura porque tiene conocidos en tal editorial o en equis suplemento cultural. Me refiero en especial a un poeta de Perú, que en sus poemas combinan la rima, pero mal cuidada, al final del poema ya no saben si continuar con ese ritmo y deciden por la más fácil, terminarlo con versos facilones. En los jóvenes mexicanos ocurre casi lo mismo, no será que esta manera y forma de escribir se les ha enseñado de forma errónea en los talleres, o que son malos alumnos, rebeldes que creen que escribir poemas es de lo más sencillo; coscorrón a quiénes piensa que es así. No es por nada, pero sugiero al Comité Editorial de la Revista Caracol Azul tengan cierta revisión. Muy bien que se apueste por los jóvenes, pero con trabajos dignos de ser leídos por otra plataforma de lectores que son más críticos que apapachadores. Señalaba Octavio Paz, que cuando nace la crítica, nace la modernidad, no echemos en saco roto estos consejos. Por lo demás, darle los créditos al director, ya que tiene una manera de convocar, distribuir, las propagandas de sus presentaciones dentro y fuera del su Estado, con un corazón enorme para aceptar de forma masiva a los escritores insipientes. Lo hace como ninguna otra revista en México. Aplaudible. Felicitarlos por publicar a autores con trayectoria, como es el caso de Luis Armenta Malpica. Entre otros autores importantes.

En cuanto a tema central que es un homenaje a uno de sus escritores más importantes de Yucatán, Agustín Monsreal, faltó un poco de crítica a sus trabajos; reseñas, ensayo, entrevista y porque no, alguna traducción del personaje celebrado. Desde aquí va mi opinión muy personal a los amigos de Quintana  Roo. Un simple lector deseoso de continuar leyendo la Revista Caracol Azul, que en su primer número, tuvieron la gentileza de publicar poemas míos. No me queda más que desearles una larga y feliz permanencia en el panorama literario de México.

 

Miércoles, 14 Junio 2017 23:57

COMO ANILLO AL DEDO / Eduardo Cerecedo /

Escrito por

 

COMO ANILLO AL DEDO

Eduardo Cerecedo

 

 

 

I

El ex

presidente se pasea por su orgullo,

sale en la televisión.

Acaudalado de dinero, ahora de reporteros

rodeado, mesa sus escasos cabellos.

Y ataca como el cocodrilo su presa.

Da consejos a los políticos insipientes,

en su palabra hay la obscuridad de su sexenio:

Muertos, encarcelados, viudas enfermas;

protegidos por el engaño de lo ocurrido.

Se alisa el nudo de la corbata y pide su reelección

a la cámara legislativa.

Camina con la frente erguida, su gesto como actriz

de telenovela, pero no basta su cinismo; sonríe, saluda

con la mano arriba, la vuelve a levantar, continúa su acción,

cual reina de las fiestas patrias en su pedestal de cartón.

 

 

II

 

Lo miran, lo consideran culpable de lo ocurrido en el Estado,

 sale del país a su antojo, guardias de seguridad protegen

su figura ante las miradas públicas.

Ellos saben con quién andan y también saben

de que pata cojean.

 

 

III

 

El embajador toma tequila

degusta con sus amigos la tierra que lo merece,

un caballito,

un golpe al estómago

quela garganta escudriña,

minucia de alegría en unos tragos.

El embajador despotrica

su rencor,

su felicidad no es de este mundo

sino de su garganta

aparente signo de convivencia

contra su lealtad del desamparo.

 

 

IV

 

El doctor en economía por la University the California

of USA, “universidad patito”. Se baña en las playas

de Cancún, ahora conocedor de alta cocina a la gourmet,

toma wisky en las rocas, después jugo de naranja

con jugo de tomate proveniente del sur de los Estados Unidos.

Bebe, su acompañante, sacado de un table dance,

dentro de las aguas lo besa repetidas veces; llega la noche,

la swite presidencial, una de orgía batracios que bate su temblor

a la llegada del nuevo día.

 

 

V

 

El iniciado en política, lo primero que hace

como preparación, es tomar clases de baile,

los aeróbicos su sueño, invita a su pareja

a clases. Después toman la ducha.

Salen perfumados con los labios enrojecidos,

diríase que escoriados.

No obstante, acuden a clases de francés

en la colonia de enfrente, el momento del proselitismo

se acerca y la distancia entre ambos es más estrecha,

para buscar el voto que los una en santa comunión.

 

 

 

LA REVISTA DE LITERATURA BULIMIA DE CAMALEONES

Eduardo Cerecedo     

 

 

 

 LLEGA A SU NÚMERO 14, UN MEDIO DE DIFUSIÓN

 PARA LOS JÓVENES CREADORES

 

 

Foto de Don Vicente Cruz Palacios (Don Vic)

 

 

(19 de julio de 1952 – 16 de junio de 2016)

4 Camaleón Eduardo Cerecedo /  5 Efraín Bartolomé / 9 Entrevista a “Don Vic”  / 13 Don Vic en el Faro /  9 Alejandro Cecilio Sánchez T.  / 15 Átropos  / 16  Juan Manuel Dávila T. / 17 Ezequiel González / 18 LOS CONSAGRADOS José Gorostiza / 20 Armando Oviedo / 22 José Alfredo Lozano / 25 Patricia Cervantes  / 28 Nayely Baltazar / 31 Minerva Margarita Villarreal / 33 Mauro Ramírez.

Número 14       Febrero de 2017

Tengo en mis manos la revista de Literatura Bulimia de Camaleones, cuyo número 14 está dedicado a “Don Vic”, personaje fundamental para el Faro de Oriente, en CDMX, ya que era el encargado de la parte operativa de dicho Centro Cultural, desde sus orígenes. Sus amigos le hemos querido brindar un mínimo homenaje a su gran figura, como perdona, amigo; la importancia de que todas las actividades deben llevarse a cabo de manera justa y pronta, sin que haya pretextos. Así era la manera de operar de “Don Vic”. La revista Bulimia de Camaleones surge como un órgano de difusión del taller que he venido impartiendo desde marzo de 2002 a abril de 2017, cuya virtud es dar a conocer a los nuevos talentos que se forman en dicho taller de poesía-narrativa del faro de Oriente. Esta revista ha dado una abanico de plumas ya interesantes, cito a los jóvenes autores y otros no tanto que se han formado en este taller y que ha sido publicados en este medio de difusión, ellos son, su director: Juan Manuel Dávila Tejeda, Emma Villa, Sergio Alarcón Beltrán, Alejandro Reyes Juárez, Rafael Colín, Alejandra González Martínez, Juan Carlos Gutiérrez Amador, Daniel Cisneros, Lorena Ortiz, Jacobo Zamora León, Cecilio Sánchez Torres, Claudia Torres C, Gibran Llorca. He citado únicamente a los poetas y narradores que tienen libros publicados y en su mayoría han ganado premios nacionales. La revista surge en 2004, de tal manera que su caminar los ha llevado a publicar a una gran variedad de autores nacionales entre ellos a Raúl Renán,  Efraín Bartolomé, Baudelio Camarillo, Óscar Wong, Armando Oviedo, José Francisco Conde Ortega, Juan Carlos H. Vera,  Sergio García Díaz, María Eugenia Castillero, Balám Rodrigo, Mario Calderón, Jorge Esquinca, Francisco Hernández, Guillermo Fernández, Minerva Margarita Villarreal. En su sección ”Los Consagrados” de igual manera aparecen editados los poetas de lengua española, tanto de Europa como los de América, de Salvador Díaz Mirón a Antonio Gamoneda, una línea fundamental de escritores que han desfilado por esta publicación.

   Siempre es grato saber que Bulimia de Camaleones tiene un espacio en los jóvenes que trimestre tras trimestre si matriculan en el Faro de Oriente. En este número más reciente aparecen los jóvenes que entraron hace un año, narradores y poetas, con una propuesta interesante en su escritura, los cuentos de Alfredo Lozano, es un gozo para aproximarnos a la lectura. El poema UN VESTIDO PARA DESNUDARME, de Minerva Margarita Villarreal, Premio Bellas Artes de Poesía Aguascalientes 2016, confirma la selección que se hace en la revista. Enhorabuena por haber llegado a un número nada despreciable.