• Divino poemario: el violento carnaval de los cuerpos  / Homenic Fuentes /

    Divino poemario: el violento carnaval de los cuerpos / Homenic Fuentes /

    Divino poemario expresa la experiencia y define a la comunidad trans utilizando su propio vocabulario, demostrando así una visión y hasta un sistema de valores alternativos, alejados de los circuitos de producción instituidos Leer Más
  • Reflexiones y balanceos para entreverarse en “El telar de la reina”  / Adriana Tafoya /

    Reflexiones y balanceos para entreverarse en “El telar de la reina” / Adriana Tafoya /

    Las primeras representaciones de represión de un estado autoritario es coartar la posibilidad de pensamiento. Esto porque hay una imposición tradicional. Pero el arte no puede permanecer ajeno a las profundas transformaciones que lo definen. Leer Más
  • Modesta y otros poemas

Jorge Baldere Es

    Modesta y otros poemas Jorge Baldere Es

    Amiga con bandera de lealtad, sonríes entre los pañuelos que han depositado los tristes inviernos sobre tu pecho hendido, caminas sobre el sueño para cobijar la recta donde piso firmemente y desde lejos, desde lejos entretejes oraciones Leer Más
  • El asesinato del conspirador / José Manuel Vacah / 

    El asesinato del conspirador / José Manuel Vacah / 

    Nunca supe cuántos años tenía, calculo que andaba por los cincuenta, pero se conservaba entera. Dicen que a esa edad el orgasmo en una mujer es más difícil de conseguir, que se necesita más estimulación, más punch, mucho más, más, más y más, pero yo la hice vibrar, entre gemido y gemido descifré el enigma de toda hembra. Leer Más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
Miércoles, 08 Marzo 2017 04:00

La deslealtad y su poética de sedición / Facción literaria /

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

 

 

LA DESLEALTAD

 Facción literaria

 

 

«Yo soy la cultura de la bomba de hidrógeno. Vaya enseñanza.

Yo soy la cultura de la bomba y tú ahora pretendes alentarme. »
« De antemano sabemos que la ofuscación que reprime

la energía de los instintos vitales no va a abandonar su insensatez.

Habrá que halagar a la inmoralidad y a la sedición;

habrá que besarles y amamantarles para que esa ofuscación muera de abandono.»

 

 

 

Israel Soberanes

(Ecatepec, Estado de México) Narrativa y poesía. Primer integrante de La Deslealtad. Editor del sello independiente Viento Cartonero. Promotor cultural además de coordinador de círculos de lectura. Autor de «Demencia. Alas hacia el Abismo» y «Eva, Ave de aroma».

 

 

 

 

 

Bestia

Rinoceronte... de espaldas a las vías destrozando con el cuerno de tren la mirada del ausente.
Yo en mi bestiario sólo sé que no sé; que los trozos de mi cuerpo derrotado miran el cielo y el viento recorre mi epitafio.

 

 

Protagonismo

 

Que hable también ella, tienen derecho a elegir mi morada.
¿No acaso es ella la que en silencio me abraza por las noches?

Defiendo celosamente mi derecho a estar solo; que las lluvias lleguen cuando se les dé su chingada gana.

 

Hoy la luna voltea a verme sonriendo.

 

 

*

 

Ya en tu interior, cava profundo, encontraras paraísos

en llamas… La raíz de la metáfora es indestructible.

 

***

 

Aquí un amor antropológico. Sí, el amor al principio

es violento, al final te acaricia el alma con las manos

vacías.

 

**

 

Todo a mi alrededor está viejo: el matrimonio,

los mandamientos, las leyes, la economía, la poesía.

¡Qué mundo tan acabado!

 

Yo mero, ya sin aire… Hay que reinventar el AMOR.

 

***

 

 

 

Daro Scarfé
(Ecatepec, Estado de México) Ensayo, teatro y poesía. Segundo integrante de La Deslealtad. Autor de «1854», «Las esfinges» y «La soga». Coordinador de “EJECATL, Poetry Slam Ecatepec”. Editor del sello Burroughs Editorial.

 

 

 

 

Mal

 

A mí el iris de aquella mujer que salvó marinos,

            naturales derrotas, hábitos, balastros al levantar libres votos sin ningún designio

 

A mí la ligereza de abandonarte, mi lúcida Mal, en la decepción pública, donde tardía permaneces

 

Los relojes son incipientes y tan óptimos. La alegoría infinita

El asbesto en mi boca: un teatro excéntrico, en júbilo

Escultor de colgantes

 

 

 

La transposición humana

 

 

Aquí está con su edad irreparable. El relicario, la virtud impía, el signo blanco trazado en el aire.

¿Acaso le agrada la afonía? ¿No es bastante el arresto? ¿Los íncubos del olvido y la continua elipse? ¡La transposición humana!

 

.

 

Aún su manía es una señal ruinosa. Aún el laberinto le conmueve, nunca le extravía.

En cada mano, la piedad y el relicario. ¡El sol saquea y los años todo lo entumecen!

 

Son sus ojos caucásicos, sin órbitas.

 

Jerusalén Princesa de la Paz, título

de su edad irreparable.

 

 

 

Imagen de Arthur Rimbaud

 

 

Impasible moscón

Desde temprana edad su afonía es irreparable

 

Ha dominado todo, incluso la ecometría de las bóvedas

Ha envenenado a sus amistades con un idioma exquisito. Ha timado por doquier

“El tiempo no conjetura el tiempo”, escribe a un colaborador novel. Dentro de su canto solista el brazo se le rompe cada vez que utiliza su rubor como un alivio.

Ha asistido a todas las asambleas a primera hora, consonante a su rutina.

 

Arthur Rimbaud llegará a una edad en que no mojará más su vestido al caminar por la rivera. No tomará prisioneros en Las Ardenas, como soñó algún día.

 

Ahora, monta sobre las vírgenes editoras. En abismo, una cámara fotográfica fija su alegría.

También ahora, los desdentados ancianos redactarán ensayos a la imagen del pequeño Napoleón.

 

 

 

La Belleza del diablo

(Ciudad de México) Poesía. Tercer integrante de La Deslealtad. Antologada en «Hastío», la única recopilación apócrifa desleal que existe. Su poemario se titula «Labios de hojarasca»

 

 

 

Versus

  

Una habitación de hotel

con una pequeña t.v.

y la alacena sucia

cajas de cigarros vacías

ceniza en la alfombra

alcohol en las venas

   una puta se pasea desnuda

por el cuello de la botella

moscas cogen en una máquina de escribir

perros echados en el parque

musas apostando al perdedor

    mientras el gato ronda la azotea.

 

Aspirar sexo

semen mezclado con heroína

la ansiedad de la aguja

la fiebre de la perforación

sentimientos inyectados

la métrica en el bote de basura

boca seca

vomito en el escusado

el gatillo

la bala penetrando una manzana.

 

Un junky copea la coca

Un ring con un pájaro azul

 

 

*

Tú ya no hablas con nadie.

Extranjera a muerte está muriéndose.

Otro es el lenguaje de los agonizantes.


Alejandra Pizarnik.

 

 

Sucede un día que desea evaporarte

soltarte como burbuja

descubres que el tedio te recorre

deja su sinsabor posado en los labios.

 

Poeta, seco saco mortal

blandos minutos resbalan

anhelo eterno de tinta infinita

sabes con certeza que tu ser

destella más allá de las estrellas.

  

El silencio no sólo ahoga a las palabras

también carcome lentamente.

 

Silencio como antídoto, susurro, silencio

miles de imágenes bombardean a mi mente

una infinidad de sensaciones acuden a mi piel

mis ojos se humedecen, me inundo, me evado, me silenció.

  

Disuelvo sentimientos sobre hojas

mientras un agujero negro devora mis células, mis glóbulos rojos

devora desde adentro, se expande por mis rincones

negro silencio, me extingo.

 

 

 

 

Secreto

 

 

Acércate

con el vaho de tu boca humedece mi oído

que tu voz sea el murmullo de la noche

un aleteo fugaz

cuéntame lo que a nadie le dices

sigilosa tu lengua vierta en mí sus secretos.

 

Acércate

cuéntame tu vida entera

laberinto de infinitos mundos

piérdeme en el susurro de tu historia

en los recónditos surcos de tu alma.

 

Deletréate calladamente

diluye a tus misterios 

que yo seré un arca

donde como ecos sin reverberar

serán perpetuados en las arenas del silencio.

 

 

*

 

Improviso versos en charcos de agua de lluvia,

me sumerjo en la humedad,

me hundo en lo profundo de una inspiración que se evapora,

deja en mis labios el suspiro de palabras no pronunciadas.

 

Versos con olor a hierba,

volátil voz de humo que se escapa de mí por escaleras

que suben a la luna menguante

mientras balbuceo sobre precipicios invisibles. 

 

Improviso versos de neblina,

partículas suspendidas en otra realidad donde son poema,

donde vibran y retumban en gargantas.

 

Invento vocablos al aire que se escapan como plumas de aves extintas,

me quedo quieta mirando como vuelan y se van.

 

Mi voz se vuelve tinta y me cubro con ella la piel,

mis dedos trazan hilos imaginarios,

convulsionando átomos,

eclosiono en letras,

un manantial de letras brota de mi ombligo,

letras rojas, moradas, verdes, doradas, me invaden

y yo en afonía dejo de ser.

 

 

 

Guadalupe Quezada

(Ciudad de México) Poesía. Cuarto integrante de La Deslealtad. Autora del «Santísimo Miedo, proveedor de llantos». También participa en la antología: «Flores en el desierto. Poesía iberoamericana contra el feminicidio».

 

 

 

 

 

La roca en mil pedazos

polvo

          pedazos

m i c r o – p e d a z o s

                 de      

                                   polvo.

Años

           miles

                                 e o n e s . . .

Convirtiéronla en ROCA,

sólida, 

dura e indiferente,

         pasan verdes,

                      secos árboles

espera paciente.

Un diamante escondido

que nadie pretende pulirlo.

Lava secretos, con el caer

de sus húmedas gotas de cielo.

NO HAY,

           NO TIENE,

                        RUEDA EN SENTIDO

                                     SIN SENTIDO.

Inmóvil, crujir de suelo,

contrario a lo que se cree,

observa el pasar de los años.

CANSADA

                ROCA

ROCA    

                CANSADA.

Del ajetreo diario,

Del rodar constante, constante instante

y no llega a situarse en el eterno descanso,

el polvo la cubre del frio

ROCA. . .

No hay más frío que el que se lleva por dentro,

huecos

            hoyos

deforme

                del caminar constante,

fracturada,

                     la rompen

por dentro. . .

                       no tiene huesos.

 

 

*

 

Y se hace inminente y absurda mente irremediable

la aparición del silencio,

hojas secas, no truenan al pasar de los desnudos extraños.

Se hace nudo increíblemente exacto,

no permite salir de la cueva con campana.

Exhalas, y al inhalar se quiebran los cristales,

pero en mudos, bancos quedan… ya no hay luz.

Innegable presencia cuando extraños ayeres,

páginas irreconocibles que empastan lo que según ellos

fue parte de ti y de ti parten temerosos,

pues se ha apoderado de la que tiene

forma de corazón, desierto se transformó,

ni un coqueteo de melodía, ni siquiera un soplo de verdad.

 

N A D A

 

La nada se ha vuelto inquilina, incomoda, incomprendida

de los que buscan la explicación al mortuorio.

Ni un quejido, los cinco amantes furtivos sirven para dibujar

en bolitas y palitos, lo que se quiere decir, escuchar, ya no hay voz,

solo el silencio, un silencio asesino que te tomo por sorpresa

al mirar pausada la verdad

pálida de cascabeles 

QUE SONABAN

QUE  SO NA BAN

QUE

SO

NA

BAN.

Para ellos advertencias,

Para ti…

El final.

                                                                                                Bella melodía de la nocturna que sin estrellas                                a cantaros ruega clemencia.

 

 

 

 

M I T Ó M A N O

 

Dícese del

de él

de

un

Él.

Personaje que,

cansado y aturdido de la rutina diaria,

crea fantasmas y escenarios ficticios.

Musas flotantes y aromas recordales.

Mi—To

Palabra venidera del esquizo (del que cuenta lo que los seres en su cabeza le cuentan)

dragones que hicieron esa noche la más accidentada,

las velas con las que un loco, poniale nombre a la estrellada,

arrancábase la oreja y en pétalos de girasol, charlaba al son de un tambor.

Ma—No

Palabra venidera del inútilis MANO- de la que desgarrada a gritos

implora a la pluma las alas

y a la hoja,

cascadas que…

línea recta, ovalo exacto, rombos en los nudillos

nudillos exactos cansan.

Y no se cansa de ver y dar,

la hoja yace caída.

MI-TÓ-MA-NO

Dícese del que escribe para enamorar

¿Lobo estas ahí?

Del que escribe para encantar

¿Lobo estas ahí?

Del que escribe para engañar.

¿Lobo estas ahí?

Dícese, del que en la escritura cree en la redención y reencarna en las mentiras que las voces en su cabeza…

 

Dícese del que escribe, te escribe, describe y pregunta…

¿Lobo, estás ahí?

 

 

 

Ángel Corral Romero

(Ciudad de México) Ensayo y poesía. Quinto integrante de La Deslealtad. Autor de «Bajo la sombra del Eclipse» y del primer «Réquiem a un ángel desleal». Ángel es conocido también como “El brujo blanco”, ya que para él la poesía es numen que el artífice conjura sobre sus propios pasos.

 

 

 

 

ANTICLIMAX EN IPSO FACTO

 

 

Ahora puedo decirles que esto

en verdad es un poema

que poema esto puede decirse que es

que al que lo lea

enseguida será deslumbrado

por el más magistral de los versos

que enseguida llega el verso prometido

de lágrimas difuntas

sobre una cruz de hielo

para dar fin

a este esperpento literario

que sólo es ladrón del tiempo

e intruso de ajenos segundos

coraza de la más trascendental

de las nimiedades

este texto que sin duda alguna

es todo un poema

o invectiva reflexión

de que cualquier bruto

esta presto

a leer cualquier fruslería.

 

*

 

blancuras del papel

con la más oscura tinta

que escurre un corazón iluso,

podría yo escribirle un poema de amor,

podría mirarla y recordar aquellos

adolescentes miedos

y pensar que a ella

le gustan los poemas de amor.

 

Pero la verdad mi musa es torva,

gélida, hábil e indiferente,

ni siquiera le gustan los niños,

es fiera citadina que sabe

aprovechar su mercancía mientras dura

con los mejores postores;

sabe del engaño que urdimos

aquellos que nos pretendemos poetas

para poder sobrevivir esta era moderna

de todos los relativos.

 

Para ella no existen promesas

ni las melifluas virtudes,

y es por ello

que esta musa me fascina

y me vuelve su esclavo

cada vez que le viene en gana.

 

 

 

 

ESTA MUSA

 

 

Si tan sólo pudiera rasgar las anodinas

blancuras del papel

con la más oscura tinta

que escurre un corazón iluso,

podría yo escribirle un poema de amor,

podría mirarla y recordar aquellos

adolescentes miedos

y pensar que a ella

le gustan los poemas de amor.

 

Pero la verdad mi musa es torva,

gélida, hábil e indiferente,

ni siquiera le gustan los niños,

es fiera citadina que sabe

aprovechar su mercancía mientras dura

con los mejores postores;

sabe del engaño que urdimos

aquellos que nos pretendemos poetas

para poder sobrevivir esta era moderna

de todos los relativos.

 

Para ella no existen promesas

ni las melifluas virtudes,

y es por ello

que esta musa me fascina

y me vuelve su esclavo

cada vez que le viene en gana.

 

 

 

 

Lorena Baker

(Estancias en Monterrey, Guadalajara y Ciudad de México, donde ha aprendido sus oficios por la libre.) Sexto integrante de La Deslealtad. Artista plástico, ilustradora y diseñadora gráfica. Editora de Diseño de la revista «Rayarte Literatura» y coeditora de La Rueda cartonera. Ahora experimenta con letras, sonido e imagen.

 

 

 

 

PARA EL ESE

 

 

un lápiz se apodera de mi anhelo,

traza personas que no conozco:

almas viejas de cuya existencia

me han contado añejos de cantina,

locotropos que estiran su letargo

para ofrendarle al sol la resaca.

inseres nostálgicos que dejan

su muerto perfume en el recinto

donde me sostengo de una lágrima

inmóvil por aquellas memorias

que encarno sin vivir su sentido

con aferramiento neurótico

de estar en presente invocando pasado.

 

 

 

 

CALLS ME PRETTY

 

 

me llama hermosa.

su musa errada

que no toca la palabra

y derruye la esperanza.

unidos conjuramos

ebrios demiurgos,

pero me quedo

cada noche sin tálamo

pues soy la otra, la puta

que existe al ser negada.

 

magrea mi nombre

hasta la muerte,

sustantivo clandestino

y que ya tampoco es mío.

ahíto de otros besos

está su lecho.

lo imagino

urgando en el pasado

de un delirio sufriente:

fémina sombra rebelde.

 

carcome mi ser

dejando la piel.

habito entre sus tinieblas

velando por los fantasmas

mancillantes del anhelo

y aun así logro

retornar viva

del sonido de su boca,

pues si existe la belleza

es para coger con ella.

 

 

 

 

DERROTA

 

 

es momento de separar la mierda

paliar el conflicto de esta víscera

trastornada en la que me he convertido

mutilar mi aparato subjetivo

con esa vieja navaja oxidada

y que se hinche en infección asquerosa

 

ya no lucharé contra tu susurro

purulenta voz en ocre amarillo

serás el incendio de mis entrañas

que ruega: ¡hágase unas cortaditas!

cuando en sueños me vendes un filero

bajo tu disfraz de indio conquistado

 

la alianza no remendará heridas

y sostendrán mi carne tus palabras

así la piel mostrará su reverso

que vestiré pues renuncio al ensalmo

al sortilegio que ya no me cura

el ansia de infinito que me quema

 

 

 

 

Deslealtad 2017

Visto 3964 veces Modificado por última vez en Miércoles, 24 Enero 2018 20:40
LA DESLEALTAD /Facción literaria /

La Deslealtad, facción literaria formada por:

Israel Soberanes, Daro Scarfé, La Belleza del diablo, Guadalupe Quezada , Ángel Corral Romero y Lorena Baker

Es un círculo de escritores y de artistas en general. Tiene su origen en Ecatepec de Morelos, EDOMEX, en 2002. El nombre y el sentido de La Deslealtad se debe a que la palabra es en sí una locución, que a su vez es un oxímoron. Somos la cultura de aquellos que ven —estoicos— incendiarse el bosque porque sí. Dos citas nos delimitan mejor, del Primer Manifiesto: “Todas las éticas y las moralidades han sido vencidas.  Todos los iconos y los ensueños han sido vencidos. Para sentirse vivo sólo queda no confiar”.
Y siempre nos creemos aquello de André Breton: “Querida Imaginación, lo que me gusta sobre todo de ti es que no perdonas.”

Fragmento del manifiesto desleal

 

«Yo soy la cultura de la bomba de hidrógeno. Vaya enseñanza. Yo soy la cultura de la bomba y tú ahora pretendes alentarme. »
« De antemano sabemos que la ofuscación que reprime la energía de los instintos vitales no va a abandonar su insensatez. Habrá que halagar a la inmoralidad y a la sedición; habrá que besarles y amamantarles para que esa ofuscación muera de abandono.»

 

 

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.