Martes, 18 Abril 2017 00:43

UNA COLUMNA ÚNICA EN MÉXICO IMÁGENES I MAGINACIONES / Roberto López Moreno

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 

 

 

UNA COLUMNA ÚNICA EN MÉXICO IMÁGENES I MAGINACIONES

Roberto López Moreno

   Despojándome de toda estorbosa modestia (lo que se debiera hacer siempre que ésta no permita discernir verdad) y sin desatenderme, por otro lado, de la muy conocida frase de que elogio en boca propia es vituperio, puedo asegurar que en el diarismo contemporáneo hubo una columna de gran singularidad, una columna única entre lo que se ha ideado en el periodismo no sólo mexicano sino incluso desde perspectivas internacionales (existieron en algunos escritores latinoamericanos, estadunidenses y europeos algunas preocupaciones similares pero las tomo como coincidencias que se emparentan de alguna manera con esta propuesta que para mí, sigue siendo única sin que le afecten los parecidos que pudieran insinuarse y menos si nos remitimos específicamente al periodismo); es una columna que pensé hace años, a la que impuse el nombre de Imágenes I Maginaciones. Fui su creador y soy el obligado a hablar de ello.

   Este hecho lo había dejado pasar a través de los años, nunca pretendí darle mayor importancia,  pero al final he llegado a la conclusión de que forma también parte de nuestra historia del periodismo y que por lo tanto, tengo la obligación de dar información y opinión al respecto, sobre todo siendo yo el actor principal en el caso.

   En el periodismo  también caben la experimentación, la aventura dentro de las formas, la novedad en las estructuras. El periodismo es una expresión viva, una de las más vivas dentro de nuestra sociedad contemporánea y por lo tanto lo que vea y cómo lo diga, pueden y deben quedar sujetos también al ensayo de nuevas formas. Los intentos en este sentido debieran darse con mayor prodigalidad.

   En la inquietud que como escritor me mueve de continuo, pensé en una nueva columna para que el diarismo mexicano pudiera decirle al diarismo internacional cómo trabajábamos con dos materias primas fundamentales: con la noticia y con la imaginación. Así fue como nació la columna Imágenes I Maginaciones

   Ahora explico de qué se trató. En mi carácter de periodista y de escritor, consideré una forma para el lector de diarios, en la que en un espacio de la columna, se le diera al usuario el lenguaje común informativo y complementarlo con el lenguaje de la poesía en un juego que fundiera los dos altos valores en uno sólo. Desde luego que también existe el lenguaje poético en el periodismo, pero no fundido en esta manera, dentro de la estrategia que aquí se planteaba. 

   El juego era doblemente doble. Sabemos cuando estudiamos periodismo que existen dos clases de columnas, la Columna Informativa y la Columna de Comentario. En este experimento se fusionarían las dos. La primera parte cumpliría con las necesidades de la información, pero la otra sería, comentar la información en un segundo paso editorializado. Una parte iría en redondas y la otra en cursivas para diferenciarlas mayormente ante la pupila del lector; en realidad eso sólo sería un adorno visual, pues no habría necesidad de la estricta diferenciación tipográfica.

   ¿Por qué hablo de un juego doblemente doble? Porque la segunda parte, la parte editorializada llevaría el otro tipo de lenguaje, el poético, pero dentro de una estructura poética estrictamente contemporánea; iría la imagen noticiosa soldada a la maginación interpretativa. Para llevar el experimento al extremo, el lenguaje de la segunda parte tenía que ser de poesía cerrada, difícil, hermética, de formas muy modernas que exigieran al lector el mayor esfuerzo para la comprensión. En eso redundaba el juego, en hacer pensar una noticia también desde la imaginación poética. Y si ya íbamos a llevar al lector de periódicos al contacto con la poesía de esa manera, que fuera, ésta, expresada en su forma más compleja y establecer así un verdadero contraste dinámico-dialéctico definitorio.

   Por aquellos tiempos estaba metido en la lectura de uno de los poetas más difíciles pero de mayor creatividad en nuestra lengua, barroco luminoso hasta la incandescencia, el cubano José Lezama Lima y por lo tanto, fue mi modelo para empezar a trabajar. El gran problema era convencer a un jefe de sección cultural abrir un espacio para tal experimento. Solamente un escritor que estuviera en el periodismo podría valorar y apoyar esto. Y en efecto, el único que mostró interés fue el escritor Paco Ignacio Taibo I, quien por ese entonces dirigía la sección cultural de El Universal.

   Así fue como Imágenes I Maginaciones apareció en las páginas de El Universal. Para mí, fue un gran acontecimiento; para los demás, espero que también.

   Yo daba clases en la escuela de periodismo Carlos Septién García. Una vez mis alumnos me pidieron que citara a conversar con ellos a un periodista renombrado para que les diera una plática sobre el tema que él escogiera. Se me ocurrió invitar a Manuel Buendía, buen amigo mío.  Buendía les habló precisamente de los diferentes tipos de columna que existen en el periodismo, y entre tantas cosas importantes que dijo se refirió a algo que para mí fue muy significativo.

   “Las columnas de opinión –dijo Buendía- constituyen una de las partes más importantes de un periódico, por lo tanto deben ser tratadas con mucho respeto por sus editores, si no, quiere decir que al editor no le importa mayormente el trabajo que se está realizando.

   “Una de las formas de demostrarle respeto a la columna –continuó Buendía-, es que a ésta se le reconozca un día fijo de salida, pero no sólo eso, una de las acciones que mayormente representan el respeto del editor a la columna es que a ésta se le asigne en la plana un espacio inamovible. El espacio que haya ocupado la columna desde su primer día de aparición, deberá ser su espacio siempre”.

   Consideré justo lo dicho por Buendía a mis alumnos y entonces pensé que Paco Ignacio Taibo I, siendo el escritor que era, no había comprendido del todo la propuesta de la columna y por lo tanto tampoco le había demostrado respeto, pues Imágenes I Maginaciones, salía religiosamente cada lunes, sí, pero a veces arriba, a veces abajo, a veces en el centro de la plana y con distintos formatos, a veces cuadrángulos alargados, a veces achatados, etc., (la columna de Buendía, Red privada, salía diariamente en Excélsior, siempre en el centro de la plana e invariablemente con el mismo formato).

   Hablé con Taibo en diferentes ocasiones sobre este asunto, pero sin resultados y entonces, dignamente retiré mi columna sintiendo que un escritor, que era el que la había podido comprender no lo había hecho del todo o lo había hecho a medias. El editor-escritor comprendió a medias la esencia de aquella columna periodística-literaria, única en su género, según yo. Después, con el tiempo, fui jefe de la sección cultural en el periódico El Día y entonces comprendí el descomunal esfuerzo que había hecho Taibo para sostener mi columna y se lo agradecí profundamente. 

   Con la columna bajo el brazo hablé del asunto con el periodista y poeta Víctor Roura y él le dio cabida en las páginas culturales que dirigía en el periódico El Financiero. Víctor cumplía mayormente con respetar el formato que le había asignado a la columna en sus espacios. Ahí estuvo ésta por largo tiempo. Sólo que por ese entonces tuve que cumplir con misiones fuera del país, el internet aún no existía y así fue como con gran dolor tuve que dar las gracias a Roura, y  la columna dejó de salir… para siempre.

   Retiré el experimento y me quedé con la idea de que había concluido una columna única en el mundo, quizá parecida (el mundo es muy grande) a otros esfuerzos vanguardistas, pero única, finalmente. Una columna que se había ideado en México para el mundo. Nunca más volví a ver un trabajo de ese tipo ni en mi país ni fuera de él, cosas parecidas sí, insisto. Era mi orgullo y lo sentía como un legítimo orgullo de nuestro periodismo.

   Para cerrar estas palabras, quiero reproducir, tomadas al azar, tres de las columnas publicadas en aquellos tiempos (son muchas), para que el lector de hoy perciba con precisión de lo que se trataba y sepa con certeza que el periodismo mexicano también ha aportado novedades (que quizá sí sean importantes) para el periodismo universal.

 

 IMÁGENES I MAGINACIONES

(Publicada el lunes 18 de septiembre de 1989)

La directora de cine Marcela Fernández Violante filmó entre 1976 y 1977, la película “Cananea”, el guión fue hecho en colaboración con Pedro F. Miret. Es un largo metraje de dos horas de duración, en color, filmado en Panavisión, que en su tiempo obtuvo el “Ariel” por la mejor escenografía  y la Diosa de Plata por la mejor actuación coestelar masculina. También obtuvo el Diploma de honor del Comité Soviético para la Preservación de la Paz en el Quinto Festival Internacional de Cine en Tashkent, Uzbekistán y el Premio a la mejor fotografía para el fotógrafo Gabriel Figueroa en el Festival Cinematográfico Internacional en Karlovy-Vay, Checoeslovaquia. El tema de la película nos coloca ante la huelga minera que provocó el estallido de la Revolución Mexicana.

   Sobre la superficie del pino cuadrado, metáfora heredada del genio peninsular desde la era áurea, se desliza el punzo entintado para asumir la presente cita. En ésta, la película es centro y periferia de la llama lastimada, realidad que en alguna forma se repite no obstante el lóngito desfile de lustros y décadas tramontados desde 1910. Decimos “Cananea” y otra vez hablamos de obreros ultrajados o derechos pisoteados. Obicuidad del tiempo y de la mano maestra, el talento, el dechado de recursos, en medio. La lección no ha sido asimilada, miles de sangres se secaron en la fuente estéril, la muerte fue fantasma plural en poleas y socavones y ahora mudo estarse. El encadenado de hechos de Marcela Fernández revive pasadas manecillas. Volvamos a asomarnos a nuestra piel de siempre. “Cananea”, Acudamos al foco de la llama lastimada, y preocupémonos, por lo menos.

                              -------                   -------                   -------                                    

    

Dámaso Pérez Prado, uno de los autores más deslumbrantes de la música orquestal popular en este medio siglo, falleció el pasado jueves a los 73 años de edad. Después de ser reconocido como uno de los instrumentalistas más audaces de nuestra música bailable, el genial autor murió afrontando una difícil situación económica. Sus discos se vendieron por millones, por lo tanto es inexplicable lo ocurrido. Según informó la prensa nacional, el músico cubano-mexicano en sus últimos días no contó con el apoyo del Sindicato Único de los Trabajadores de la Música ni de la Asociación Nacional de Actores ni de la de Intérpretes.

                               

   El que hizo hablar la tamborarea, alusiones subrayó sobre la ingratitud, venero de la flor invertida. Al primer considerando habremos de sumar otros de tanta o mayor gravedad. El acto creador capitalizado por el mal del tiempo pro hija fortunas y con ellas, desde ellas, para ellas, el abandono de la creatividad utilizable. Festín de empresarios (hoy en homenajes de apoyo), de empresas disqueras, de las cabareteras, de líderes venales con las corcheas cargadas de plomo e inventiva china (alianza de salitre, carbón y azufre) hacen ejército para el despojo. Pérez Prado convocó a Dios y al Diablo  al mismo tiempo y los unió a través del sonido. La fórmula dio fortunas, ¿en dónde están?, ¿quién o quiénes cobraban mientras, colibrí sin el fuego de Tacquea, el escritor de audacias pasaba a la sombra del desahucio? El rencor del venusino líder lo persiguió hasta el último momento; la voracidad de las empresas disqueras se alimentaron de él hasta el último momento; igual teatreros y cabareteros, ellos nos enseñaron a llamarle “El Rey del Mambo”.                  

 

IMÁGENES I MAGINACIONES

(Publicada el lunes 4 de diciembre de 1989)

  El actual director del Fondo de Cultura Económica, Enrique González Pedrero dijo, a preguntas hechas por El Universal, que su preocupación actual es que en América Latina surjan verdaderas editoriales del FCE, “no sólo distribuidoras como ocurre ahora” . En la misma entrevista señaló que como director de una de las instituciones culturales más importantes del país mantiene una especial atención en encontrar los mecanismos adecuados para lograr el abaratamiento del libro. Ni con los buenos empeños del director de tan importante casa editorial ésta ha dejado de ser una institución para privilegiados, lo que contradice la idea de servicio al país.

                                           

   Sergón de Accad prolonga el mapa sanguíneo entre punzo y punzo; el que mata y el que inmortaliza labrando sobre la superficie las tablillas codificadas de hazaña asiria. El dos responde a la necesidad de permanencia y difusión de su sentido; signos a delinear sinos, para los ojos de los todos y la conciencia sustancial del practos. La remotedad exige su presencia en el empeño de las reconstrucciones, la experiencia a conciencia va, en el vehículo ráfaga de Malraux. Hacia adelante y hacia atrás, el eje del instantero es lenguaje sobre los espejos partidos del papiro egipcio. Pápyros, amatl, bumaga, con Gutemberg en medio y de pie la historia del acto humano. Condensación de tiempos amasada en el costillar del papel y su tinta, rutas abiertas exige su coedición heralda. Es el libro, longitudinal latido, y bien que crezcan sus institutos, y bien que sea arrancado del colmillo del mercader.

                           -------        -------            -------

                              

  

“La falta de comprensión y decisión política de los gobiernos del área ha frenado el desarrollo y la consolidación de la industria editorial en Latinoamérica  y la posibilidad de abrir un mercado común que contribuya a la integración de los países del continente”. Informa la reportera María Elena Matadamas al referirse a las reuniones celebradas en la ciudad de Guadalajara con los representantes de las Cámaras  del Libro de Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Chile, Ecuador, Guatemala, México, Paraguay, Perú, Puerto Rico, Santo Domingo, Uruguay y Venezuela junto con editores de España y Estados Unidos. Se aseguró que la industria editorial no ha crecido y sí en cambio, varias empresas han llegado a la quiebra. Señalaron que “desgraciadamente los gobernantes no comprenden que el libro es mucho más que un mero objeto con valor económico que hay que cuidar y promover”.

  

Cada libro es tribuna en lucha a muerte con sordinas impuestas por elitismos tradicionales. El franco XIX hizo de tal materia banderías y congregaciones en hogueras, mítines de ideas sobre el campo social y de esa piel labrada nacieron peligros y progresos. La amenaza china (tinta y tipos de madera, móviles) es en nuestros días arma apuntando hacia el pecho de los actos de clases agraviantes. De ahí las programadas cerca a la irradiación, su desvinculación con la numerosidad. Las islas tenderán sus brazos sobre los océanos, sí, y triunfará la liga temida y cambiará su dirección el horno aéreo. Pero es destino. Mientras: a proseguir la pugna, a rescatar el libro para los más; a exigir a los gobernantes el cumplimiento de sus obligaciones, más, de sus deberes, no en auxilio de la uña filicida; en beneficio del sol prendido en cada frente, comunidad de luz por la que ardemos.           

                  

IMÁGENES I MAGINACIONES

(Publicada el lunes 19 de febrero de 1990)

 

  Nuevamente el nombre del escritor Carlos Fuentes ocupa parte del espacio de esta columna de “religión lezámica”. Próximamente será publicada en Alemania la traducción de “La expresión americana” de Lezama Lima, príncipe de las letras contemporáneas en nuestro continente, Latinoamérica. El prólogo fue encargado al escritor mexicano, quien, en alguna parte del mismo, asienta: “En este gran libro, que es mi introducción preferida a la cultura de la América española  y portuguesa, Lezama imagina nuestros tiempos y les otorga su potencial imaginario a partir de su encarnación en los mitos prehispánicos, primera era imaginaria del continente”.

 

 Imágenes, potencia de las maginaciones. Sólo lo difícil es estimulante. Y la savia del nuevo cuerpo levanta la frente céibica y entra en su día inextricable. Sol o lo de filia orla umbra (sol o lo edificio de la muerte). La imagen participa en la historia y la construye, aérea y terrena, para los nuevos cauces sanguíneos. En contra punto por la imago y el objeto metafórico, la luz crece, incontenible, amarga como el pan nuestro de cada día, como el azúcar de nuestros más profundos cañaverales, madererías de Dios sobre las tierras labrantías. Oh imaginación, soledad de la plural llama, reconstructora Ixchel de leche amplia. Hay un Continente que camina entre acechanzas, México, Cuba, Nicaragua, Panamá, lo saben y los Judas internos que lo regocijan; pero en la llama plural vuelve a tomar forma nuestro barro… y camina. Imágenes de las maginaciones para ganarnos a pulso e idea el nuevo horario.           

                                      …….        …….       …….

           

  Retomamos de nueva cuenta a Fuentes en el momento en el que se refiere a Lezama señalando que a la primera era imaginaria del continente  “le sucede el doble asombro de la Conquista: el renacimiento europeo debe asimilar el caos de la descomposición del mundo teológico de los indios, transformándolo en mito europeo: la Edad de Oro y el Buen Salvaje. Pero este deseo de encontrar a “los nuevos bárbaros” y a “la nueva sangre”, se cumple, demasiado literalmente, en un abrazo violento, coito y crimen a la vez; cópula mortal, gestación suicida, asombro agónico del vencido. A salvar el encuentro de la muerte acude el barroco, llenando el vacío entre la imaginación de la Arcadia americana y su destrucción por la violencia colonizadora”.

  

Lejos muy de la internacionalidad del Concilio de Trento, el horno verde concisa tramas de renovados asombros, “en la riqueza del material americano, de su propia naturaleza, la que al formar parte de la gran construcción, podía reclamar un estilo, un espléndido estilo surgiendo paradojalmente de una heroica pobreza”. Coito y crimen a la vez, vida de difíciles litorales, pero vida al fin, con la fuerza con la que la espuma  la crea planeta. La energía helicoidal se puebla de quetzales y saraguatos, de pensamientos con alas de colibrí y patas de iguana, desde el poderoso aliento de Ehécatl, deífico soplo de la carne de la piedra. Somos la nueva verdad, sangriento parto que encurva su expansión de Texcoco a Trocadero, joven pecho herido por antiguo acero, pero fuerte cada vez más, vivo para siempre, IMAGEN de la flor como la hoguera.

   En columna similar fue tratado el abuso que nuestra burocracia cultural cometió con su prepotencia ásnica nata en contra del maestro Sergio Cárdenas, despojándolo de la dirección de la Orquesta Sinfónica de Querétaro. El maestro guarda hasta la fecha lo que en esa columna se trató, pero conservándolo, él, en estricto formato de poema.

   Los que aman el periodismo deben saber que en México surgió esta columna, única en su género y que podría tomarse como una aportación del periodismo mexicano en donde se juntaban en una sola, la columna informativa y la de opinión y dos tipos de lenguaje: el lineal y el lezámico. Creo que esta invención justifica, aparte de mis reportajes en el 68, en el terremoto del 85 y en el levantamiento zapatista en Chiapas, además de muchos otros de diversa temática, aparte de haber sido uno de los creadores del premio “El Gallo Pitagórico” dentro del Festival Internacional Cervantino, justifica, decía, mi paso en el periodismo de mi país. Imágenes I Maginaciones fue una columna única en nuestro periodismo y,  aunque sea documentalmente, lo sigue siendo en nuestros días.                       

 

Visto 3909 veces Modificado por última vez en Martes, 18 Abril 2017 06:52
Roberto López Moreno

Roberto López Moreno. Entre más de cuarenta títulos publicados se encuentran los siguientes libros: de poesía: Décimas Lezámicas (UNAM); De saurios, itinerarios y adioses (Universidad Autónoma de Chiapas); Verbario de varia hoguera (Instituto Chiapaneco de Cultura) y Sinfonía de los salmos, también de la

332 Hablemos de poesía (UNAM). De narrativa mencionaremos: Yo se lo dije al presidente (Fondo de Cultura Económica); Las mariposas de la Tía Nati (Tercera edición en la colección Lecturas mexicanas del CNCA); La Curva de la Espiral en la editorial (Claves Latinoamericanas) y Cuentos en recuento, (UNAM). Ha representado a nuestro país en ciudades como Salta, Argentina; en Santiago de Cuba y La Habana, Cuba; Berkeley, EU; Medellín, Colombia; Struga, República de Macedonia entre otros sitios. Otro libro suyo es Crónica de la música de México

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.