Miércoles, 10 Mayo 2017 23:43

LA LUZ IMPURA Y OTROS POEMAS / Víctor Argüelles /

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

 

  

 

LA LUZ IMPURA

Víctor Argüelles

 

 

 

Nunca habré terminado

de hacer rondines

por la luz impura.

Nunca de trazar un rencor de aguja

sobre predios asoleados

que atrás de la memoria habitan.

El silencio que revelo

guarda incrustado una llave de sonidos

para abrir la oscuridad de la mañana,

el día gris de altos vuelos,

la resaca de los ojos pronunciada

que velan una imagen captada

en el jardín de la lujuria.

Cuando entro en el abismo,

cierro instantes en la lengua,

para no decir, para callar

con asombro lo que tengo en las manos:

paraíso de luces quemadas,

mis radares inservibles,

cascajo flotando en agua de coladeras.

Agua sucia por correr en las zanjas.

agua venidera, desásete de mí.

 

 

 

 

TIEMPO

Llevará tiempo en cuajarse…

Salir de su morada para reventar la voz,

ser grito después de la pauta.

Más tiempo llevará

que el perdido en cada estorbo

de esquina y banqueta,

derrapando ligero

adrenalina ciega.

Barricadas del cemento impiden removerme,

purificar mi esencia del fango de la duda.

Renovarse es alisar

la textura indócil de moléculas

cuajadas en desorden

entre ríos grises de ilusiones púrpuras.

Me llevará el tiempo…

Tiempo necesario para levantar murallas,

para saber que el silencio me espera después

del pausado alarido.

Tiempo suficiente para hacerse certidumbre

y rebasar límites precarios

impuestos sin luces de navíos celestes

que vienen remando desde orillas lejanas.

 

 

PALABRA EN LA CENIZA

Algo habita en la palabra como un filo,

una extensión de sombra virada hacia sí misma.

Si diseccionara sus entrañas

encontraría escombros de exactitud;

un vocablo descuartizador de membranas,

de células, de profundos pliegues de carne,

y tantos retazos que he sido con mi piel

en todas partes, gritando y respondiendo,

callándome y hundiéndome al efecto de la noche

con su abierta boca al veneno del alcohol.

Y podría lacerarme enseguida… tanto he rumiado

para ingresar descalzo al sótano donde la muerte

es todo el eco que encontramos.

Qué substancia me explora por dentro que vacía mi casa

y mis pertenecías las deja al descubierto.

Mi casa ha resguardado al que conozco y no conozco

tan ajeno y próximo a remar contra la corriente

voces y más voces desconocidas.

Un alarido dejo caer, me levanto

y he podido sostener la pisada.

Siglos cercenados en la intemperie,

al sudor rancio de las hojas caídas

su abandono evaporiza mi nombre.

Nadie llamó a mi puerta el día en que perdí mis ojos

ante la ráfaga de visiones pútridas.

Tanto desvelo es un delirio,

una pedrada, una punzada,

un incendio que evoca

la calma en situación de ceniza.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Visto 528 veces Modificado por última vez en Sábado, 20 Mayo 2017 18:14
Víctor Argüelles

Víctor Argüelles

Víctor Argüelles (Tuxpan, Veracruz, 1973). Artista plástico y poeta. Diplomado en escritura creativa por la Universidad del Claustro de Sor Juana, diplomado en creación literaria por el Centro de Creación Literaria Xavier Villaurrutia, INBA. Egresado de la especialización en literatura mexicana del siglo XX de la UAM Azcapotzalco. Ha colaborado en las revistas literarias: Sinfín, Crisálida, Opción, Timonel, El Búho y Cultura de Veracruz. Parte de su obra poética ha sido incluida en más de diez antologías de México, Chile, España e Italia.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.