Lunes, 15 Mayo 2017 05:57

El arte, la creación, la vida alegre y la construcción del gusto estético / Sergio García Díaz /

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 

 

El arte, la creación, la vida alegre y la construcción del gusto estético.

 Sergio García Díaz.

 

 

Néstor García Canclini, en una observación a las ferias del libro de la Ciudad de México y la del FCE de editoriales Independientes planteaba que mientras las grandes editoriales y librerías veían como una amenaza el libro digital y las librerías digitales, los jóvenes editores independientes sonreían y se veían alegres vendiendo sus libros. Los cuales tenían bastante gente comprando, preguntando, dialogando en los stand de los “independientes”, se sentía una ambiente de fiesta, alegría y ventas.

   De la misma forma la mayoría de acciones que se emprenden desde “lo independiente”, llámese, edición, slams, body paintind, performance, poesía en voz alta, video poema, recitales en casas del poeta, en cafés, en cines porno, casas, bodegas, calles, parques, kioscos, camiones, sistema de transporte colectivo Metro, iglesias, oficinas, mítines, marchas, encuentros, irrupciones en escuelas de todo tipo. Se muestra esa alegría, esa decisión y voluntad de ocupar un espacio, de demostrar que se puede estar alegre en tiempo de penurias. Que es altamente subversivo estar alegre, leer las creaciones de esto que algunos han llamado el BOOM DE LA POESÍA EN MÉXICO (Guillermo Fernández Renteria, en Hablemos de poesía)

   En los últimos años ha surgido un movimiento poético, más o menos del 2000 a la fecha que tiene como características algo que Pierre Bourdieu, en el libro de la Distinción y Gilles Lipovetsky, en el libro De la ligereza, plantean, sobre cómo se construye el gusto estético y cómo este tiene que ver con desenmascarar la ideología dominante en la creación canónica o de grupos de creadores enquistados y que aportan muy poco a la renovación del lenguaje poético. Y donde la crítica literaria ya no cumple con su función que es desenmascarar la ideología que subyace en las propuestas culturales, estéticas y artísticas (léase: a Terry Eagleton, Cómo leer literatura, Ariel).

   La labor de enlace, de impulso y posicionamiento de la propuesta COLMILLO DE MUSGO, se plantea un gran reto, desarrollar la poesía, la creación, la promoción FACE A FACE, como una propuesta viable de construcción colectiva de la realidad creativa desde la autogestión, la autonomía, el posicionamiento ideológico de la cultura, la creación y la promoción de la emergente, la consolidación de lo nómada, la solidaridad de creador a creador, de colectivo a colectivo, el contacto con los públicos y los movimientos sociales, la solidaridad, el discurso poético comprometido. El acompañamiento con los de abajo y desde abajo.     

   Así la mayoría de movimientos de activistas artísticos: La Caravana  nómada de Colmillo de Musgo para volver pan las piedras (promotores, artistas, centros culturales y medios independientes en torno a la poesía), que recorrió más de 22 estados del país y más de 300 personas participando. (hay otro esfuerzo similar, un poco más desdibujado lo ideológico, pero igual de lúdico, hedonista Spoken Word y Poetry Slam, que están llevando a cabo por el Circuito Nacional Poetry Slam MX, paralelo y hermanado, algunos grupos de aquí participan allá, también). Los dos movimientos con un cierto posicionamiento ideológico, plural, cuestiones de género y cercano a los movimientos emergentes. En este marco se encuentra, también, Omar Ortiz y los eventos organizados en el UTA: Somos letras no poetas. Por otra parte está el esfuerzo de Los talleres de creación en el BORDE, encabezada por Israel Miranda y que busca una continuidad con la tradición de una poesía vitalista, comprometida con los olvidados, los de abajo, con los hombres del alba, con los cuerpos, con los desechables del sistema. 

   Existen otras propuestas más locales, autogestivas, sólo de edición de libros, de revista, de búsqueda de becas, de posicionamiento.

   Todos en su estilo y forma buscando replicando.        

   Estos movimientos artísticos, culturales, estéticos entroncan con un nuevo tipo de ciudadano y de ciudadanía que ilustra el nuevo tipo de cambio.

   La realidad donde se registra una volatilidad de los grandes sistemas. La revolución, el comunismo, la nación, el progreso han dejado de estremecer nos. Lo último que levanta pasiones es el fútbol. Las razones de la quiebra de la fe en las mitologías políticas modernas no son ningún misterio. No habría habido bancarrota de las creencias progresistas o mesiánicas sin la revolución de la ligereza (consumo, hedonismo, ocio), según nos dice Gilles Lipovetsky.

   Centrándose las cosas en el hoy soy feliz. Ya muy pocos piensan en dar la vida por la patria. Vivimos en democracias vaciadas de toda "religión civil", de toda fe en grandes proyectos colectivos: la civilización de lo ligero ha vaciado de sustancia los debates cívicos y la idea de obligación ante objetivos sociales superiores. Los planteamientos de hoy son: agilizar, aligerar, economizar, flexibilizar.

   La primera víctima de la disolución de la fe en las doctrinas heroicas de la Historia no es otra que el compromiso y la participación en las grandes organizaciones políticas. Cuando deja de pensarse que se puede cambiar el mundo mediante la acción política, el militar ya no tiene sentido. El hiperindividualismo coincide con la disolución de las conciencias de clase, así como el debilitamiento de la identificación con las familias políticas. Ha progresado la subjetivación ciudadana.

   La democracia representativa se ha desgastado, deteriorada. Pero eso no significa que haya decaído toda forma de ciudadanía. No hay una despolitización absoluta. Hay ciudadanos que no siguen la vía electoral. Se multiplican las asociaciones más heterogéneas, así como las luchas sociales por los derechos. Sin voluntad de tomar el poder. Progresan nuevas formas de participación de los ciudadanos, nuevas formas de solidaridad, nuevas formas de interpelar y de denunciar al poder. De "Contrademocracia" hegemónica. Una ciudadanía que se expresa, vigila y participa. Las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, así como la elevación del nivel educativo general, están en la base de este cambio de concepto de la ciudadanía política. La figura del intelectual se ha reducido casi a cero. Se ha transado ese peso a las estrellas, deportistas, cantantes, creativos. Nietzsche dice que la única posibilidad de libertad es el arte y el saber. Dónde "Los espíritus libres son los dioses de la vida fácil" La libertad creativa, creadora, una ligereza activa. La alegría de vivir.

   En esta última línea se ubican los movimientos como el Colmillo de Musgo en la búsqueda de la alegría, de la felicidad, en la posibilidad de crear una comunidad solidaria, ciudadana, participativa, contra hegemónica. Donde el poeta juegue un papel de promotor de las nuevas sensibilidades. Pero para ello se necesita calidad, calidez. Con voluntad de poder, pero sin querer tomar el poder. Como organizaciones autónomas sin partido. Porque los partidos tradicionales sólo ven por sus intereses, desvalorizan al ciudadano, no cumpliendo con la función para la que fueron creados: educar al ciudadano.

 

     

Visto 340 veces Modificado por última vez en Sábado, 20 Mayo 2017 23:18
Sergio García Díaz

Sergio García Díaz (México, D.F., 1962). Reside en Nezahualcóyotl. Ha colaborado en revistas y periódicos. Parte de su obra literaria comenzó a ser publicada en antologías de cuento y poesía (La semilla del árbol, Tú vivirás para siempre, Amar el mar). Su obra individual está conformada por Border Lane (Mixcoat, 2002), La pasión por las moscas (cuento, Fontamara, 2006), Dos entradas por un boleto (Jano, 2003), Sueños de un chamán (Coyoacán, 2003), Pétalos de mar (Praxis, 2003), Animales impuros (Fontamara, 2006), Alicia en mi espejo (poesía, Praxis, 2006) y Bajos fondos (Praxis, 2009), entre muchos otros.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.