Viernes, 16 Junio 2017 01:42

DOLOR DE PIEL / Erick Salomón Trujillo Carrera /

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

 

 

DOLOR DE PIEL

Erick Salomón Trujillo Carrera

 

 

Vivimos en un mundo de apariencias. Eso dicta como nos acoge, recoge o expulsa la sociedad. Creemos un poco más en Holmes que en Freud, eso de “el hábito hace al monje”. Reflexiono, cuánto dolor nos da la piel, un dolor autoinflingido.

Por una parte, ese orgullo rebosante por “nuestros” pueblos indígenas, su fantástica cultura, la que queda y la arrebatada. Del otro lado, tristemente cercano, el desprecio por todos ellos, un imparcial desprecio. Cercanos, pero del otro lado de la valla. Cuántos hemos usado la palabra “indio” como un insulto o por lo menos como un sinónimo de estupidez o de falta de cultura: Insulto al fin.

Todo depende del lado donde hayas puesto el pie la primera vez. Los unos sintiéndose como algo aparte, algo mejor de la sociedad por el hecho de no parecer “indios”, como modernos nazis; los otros tratando cada vez más de no parecer “indios”, ora con la ropa “de marca”, ora con los gustos “refinados”, ora con tratar de mejorar la raza, algo arraigado profundamente en nosotros mismos, aparentemente, sin que nadie nos lo hubiera enseñado.

Soy decididamente mexicano, aunque así no me lo hubiera propuesto, del sur, el olvidado por la historia y confundido con la península. Cargué con su estigma hasta hace relativamente poco tiempo. Los del sur de México y los de Centroamérica somos un poco, muy iguales. Compartimos más cultura que con los de la meseta central por lo que podemos pasar por los mismos, de uno u otro lado.

Somos así, como yo: morenos, ojos tendiendo hacia lo rasgado, cortos de estatura de acuerdo con los estándares, y así rechonchitos. Los cánones de belleza global no se ven en nuestros pueblos, aunque los hay, vaya que los hay. Sin embargo, cada vez más, se ve a todos intentando ser más claros, más blancos, de cabello, con múltiples tintes en tonos rubios; de piel, mi madre diciendo: “no te asolees que te pones más negro”, usando cremas “aclarantes”. ¿Habrá alguna crema “oscurizante”? Y si, también nos decimos “indios” para insultarnos, y los de la ciudad sienten ser superiores a aquellos de las comunidades, y no, no hay diferencia física. “Iguanitos” dice mi sobrino.

Pero esto solo sucede en mi pueblo. Las grandes ciudades ya han superado esos puntos de vista, pensaba. Llegué al entonces Distrito Federal, más de lo mismo, sobre todo en los años difíciles de crisis, mis rasgos “europeos” y mi falta de conocimiento de los usos y costumbres de la ciudad, me hicieron pasar algunos malos tragos. Me fui un poco más lejos, siguiendo los sueños de estudio, y lo mismo: recuerdo con dolor y tristeza, la mirada de asco y miedo de la primera señora rubia con la que intenté hablar. Después aprendí que los delincuentes, comúnmente son los hispanos., (¿existe tal raza?) y los negros. Curiosamente, hispanos y negros somos los más “oscuritos”. Los demás sólo pueden delinquir si padecen algún mal mental. Como gesto de rebeldía, me volví más “mexicano”. Hui de marcas y estereotipos, y abracé lo que quedaba de cultura mexicana, me identifiqué más conmigo mismo.

Es impresionante como nuestra percepción domina todo lo demás, como si fuera sólo la imagen, podríamos ser planos, perder una dimensión y seguir siendo. Cuán dentro está de nuestras mentes, que incluso no somos conscientes de ello. Recuerdo ahora, haber platicado con un buen amigo, sobre su trabajo, tradicionalmente realizado por oaxaqueños. En ese momento, mi amigo y su trabajo parecían ser de Oaxaca. ¡Qué ofensa más grande! Yo no lo había hecho con ninguna segunda intención, pero entendí, sin mucha dificultad, la razón de tan grande ofensa.

Cómo nos duele la piel.

 

Visto 187 veces Modificado por última vez en Miércoles, 21 Junio 2017 23:39
 Erick Salomón Trujillo Carrera

Erick Salomón Trujillo Carrera

 

Ingeniero Físico con especialización en Ciencia de Materiales, Metrólogo, MC Oceanografía Costera y ya dedicado de tiempo completo a los fluidos. Pata de perro y Maestro de Asignatura. Doy charlas de motivación a alumnos de ingeniería, oficial y no oficialmente e intento que tengan una visión más amplia de lo que implica la ingeniería en México.

1 comentario

  • Enlace al Comentario Juan Francisco Nava A. Sábado, 19 Agosto 2017 17:17 publicado por Juan Francisco Nava A.

    Reflexiones de la Realidad. Verdades calladas en un mundo del NO ser. Porque si se es ... no entras.

    Y así es que NO nos percatamos de que nuestras percepciones son reflejo de nuestras vivencias, eso nos define.

    Sin embargo estamos invitados a desechar y formar un propio criterio... eso NO nos condiciona.

    Se habla de un curriculum oculto que tiene que ver con el poder de convivir... eso es la vida.

    Tus caminos te han llevado a descubrir el saber ser, saber estar y ahora saber incidir. Gracias Amigo!

    ¿Que o Quien nos da el derecho de despreciar al otro?... La gran incompetencia de saberse Seres Humanos.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.