Martes, 29 Agosto 2017 16:15

Los 43 poetas Ayotzinapa: Los ecos de la inteligencia muerta / MIGUEL TONHATIU ORTEGA /

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 

 

 

Los 43 poetas Ayotzinapa:

Los ecos de la inteligencia muerta

MIGUEL TONHATIU ORTEGA

 

En un artículo publicado el 24 de octubre de 2014, Juan Villoro escribe que la violencia en Guerrero por lo menos tiene desde 1959. Época en que gobernaba Raúl Caballero Aburto (uno de los principales caiques de la región). Dos asesinatos se toman como punto de partida, uno el de Isabel Durán y, otro, de Roberto Bello Serna, ambos líderes campesinos.

En este artículo, “Matar maestros” Villoro denuncia la acción concreta que la fuerza ejerce sobre la inteligencia divergente; a su vez, esta reflexión nos lleva al papel histórico que ha ejercido la fuerza bruta contra la inteligencia, por el simple motivo de ser parte de la disidencia. Villoro, también, hace una revisión de los antecedentes de la lucha armada que llevaron a cabo dos maestros ejemplares: Genaro Vázquez y Lucio Cabañas, todo alrededor del escenario de los años sesenta.

El final del artículo resulta conmovedor y es un golpe certero que un intelectual asesta a la estructura política mexicana en el ámbito de su proceder, cito: “Matar maestros significa matar el futuro. Guerrero es el paraíso envenenado donde la esperanza brota para ser aniquilada.”

No sólo es un grito de defensa sino una puerta por donde ha cruzado hacia la opinión pública que a partir de ese momento se ha volcado en favor de la legítima petición de los padres de los desaparecidos, después de la masacre del 26 de septiembre del 2014, donde la primer imagen, lamentablemente, deliberada de la muerte y la crueldad, la vivimos en la fotografía de J. C. Mondragón.

En una nota posterior, 2 de octubre del 2014, La jornada publica: “La espantosa imagen de un muchacho sin cara ha circulado profusamente en las redes sociales. Hoy, los normalistas de Iguala, marchan de nuevo y cargan con ellos una manta con la fotografía de Julio César Mondragón con una mujer y un recién nacido.” Termina con una frase que provoca el estremecimiento al establecer un contraste: “Era un muchacho blanco con rostro amable”; quizá nos indica la verdadera forma en que deberíamos recordarlo.

Por otro lado, se sabe por las crónicas de sus compañeros que Julio César corrió para resguardarse y se separó del grupo. También, en la misma nota de Animal Político (5/11/2014), se hace mención acerca del odio y el rencor con el cual fue tratado por sus captores, no importando su indefensión.

La fuerza siempre intenta dominar a la inteligencia; le teme.

En Guerrero, escenarios como éste se han repetido en municipios como Iguala donde fue provocada la masacre; Tixtla en el proceso electoral; Tlapa por el tema político y la desigualdad y en Chilpancingo, donde quemaron una camioneta justamente por una protesta pública.

Por ello, para luchar contra esa fuerza desmedida, para hacer patente que la inteligencia es superior al odio de cualquier especie y al rencor destructivo, la memoria de un joven como Julio César Mondragón debe pervivir, el futuro maestro con el rostro de todos, descarnado como lo estamos ahora nosotros vivos.

Cito nuevamente: “Matar maestros es matar el futuro”.

La inteligencia es peligrosa sí, porque no diluye fácilmente las huellas del pasado, la violencia de la estupidez con poder, por ejemplo.

Junio 2015

 

Visto 281 veces Modificado por última vez en Martes, 26 Septiembre 2017 14:22
MIGUEL TONHATIU ORTEGA

MIGUEL TONHATIU ORTEGA

 

Lo último de MIGUEL TONHATIU ORTEGA

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.