Martes, 26 Septiembre 2017 02:30

A LAS 43 MEMORIAS PARA QUE NO SEAN BORRADAS DE NINGUNA MEMORIA / Uylder Torrez /

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 

 

A LAS 43 MEMORIAS PARA QUE NO SEAN

BORRADAS DE NINGUNA MEMORIA

 

Uylder Torrez

 

 

 

Un estado alterado de la conducta no precisamente es un estado rebelde de la conciencia, 

el terrible mundo en desafueros mentales no permite que la humanidad pueda llamarse civilización

aquí y ahora entre las nubes y una lluvia inversa, una tarde de septiembre.

Ustedes camaradas son materia prima por donde la palabra se vuelve materia y tiempo que se llama historia.

Algunos rostros que representan números, algunas voces que ya son lamentos.

Ojalá la memoria de este pueblo se grafique en roca y no en un fin de semana

tras un buen partido de fútbol amnésico o en el canal

donde todas las estrellas que no brillan son estrellas

o en la misoginia machista que todo lo aguanta y todo lo confunde y asesina madres, hijas o abuelas...

O en la perversidad de quien sabe lo que hace.

 

Que la sed haga labor soberana en las planicies de un alma sin sentido de almas,

no queda otra cosa que la vanguardia asesina. Lobos nobles carnizadores de prejuicios,

de finas uñas y olfato recortado.

Bellas ovejas de lobos pastores jugando a la lotería sexenal eligiendo en ello la matanza precisa.

Dos pendulos carbonizan ajenos pensamientos tras la investigación y la sonrisa de una ley sin ley.

Siempre uno más uno es mil en la saliva de las urnas y el desfile patrio celebra la victoria sobre

quienes ya no tienen rostro. Entre personas el olor cardíaco del miedo es un símbolo desde las líneas

de las manos donde la vida desaparece para sólo dejar 43 sombras y la certeza de predecir la muerte. 

Fosa común o concurso Intercontinental de fundamentalismos sin turbantes.

La madrugada supo solamente que ya ha muerto desde ese sol y esa pólvora.

El asesino sabe pero ha confundido sus nombres entre tantas decenas de miles y los que falten.

Un quinto informe que no cabe ni en las caricaturas demuestra su inocencia burocrática también sin adjetivos,

pues ni en lenguas babélicas hay tal que describa asnales hazañas.

Una vez más el manifiesto, una vez más el dolor en las casas.

Aguas blancas... Acteal... Ayotzinapa...

El mismo asesino con diferentes rostros en el mismo cuento y en la misma cuenta regresiva.

Ya se acerca el día para elegir a un nuevo asesino...

O para preguntar PORQUÉ.

 

 

 

 

Visto 203 veces Modificado por última vez en Jueves, 28 Septiembre 2017 08:21
Uylder Torrez

Poeta nacido en Chiapas

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.