Domingo, 12 Noviembre 2017 16:11

POLARIDAD Y ZENITH /Mónica Martz./

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 

 

 

 

 

POLARIDAD

 

                                                        Mónica Martz.

 

somos puros

hacia un lugar de agua lenta

la vela respira

la vela y el pez

abrir una casa:

el bosque por dentro

por fuera; el alma pálida

el hombre de todos los movimientos, duerme

toma la apariencia del pez

tu decías que yo vivía volando

y yo era un yunque

clavado en la tierra

el recuerdo del amor, anatman

tu subías la escalera

mientras caía la medusa en el cuarto secreto

imaginar me salvó la vida

imaginar un trozo de la casa natal

fugitivo de las gotas del latón

los ríos de los padres

ríos rin ráfaga

cubículos glaciares

fue un comienzo melancólico

yeso caía en nuestros ojos

sudor viajaba por el arrollo

el amor aterrizaba en silencio

no lo percibíamos



 

rodeábamos el eclipse

y el cielo con la verdad

el hombre con su realidad

las armaduras

la piedra del movimiento

la nunca vista

la piedra de agua

el colofón negro

el pájaro se ha confundido con el viento

defiende el umbral

siempre el siete

duerme

tu que no tienes nombre

el mar te llama

el cielo te dice: sobre mi

suprime el olvido

por que somos puros de nuevo

por la noche bebida

por la reja abierta

por los ojos paisajes

por los sueños astros

por las curvas secretas

por nada

ese gran muro que defiendes

es masa de luz

todo está colmado

para agotar la noche

tristeza bello rostro

todo es madera

tu casa el amor único

fuentes mezcladas a fuentes

todo conduce al reposo

noche metamorfosis

cabellera desatada

el pez viene de nieve de noche

el pez y el cuarto secreto

la cava la llave

el agua se dilata

las goteras silencian las voces

anulan las rutas

de playas distantes

de limites humanos

muéstrame ese hombre secreto

que hace obediente a la tierra

de cabellos tirantes

y ojos perdidos extraños

huesos roidos de virtudes

                                                                                                          secretos que unen sus sienes

regresa al palacio ausente

sobre espinas más pequeñas

sobre el animal del traje frío

nos acercamos

y el cielo se ensancha

cansados

de habitar ruinas de sueño

multiplicamos nuestra luz

en olas de espuma trastornada

e infancia persistente

fuera de las cavernas

fuera de nosotros mismos

a medio camino

el halo tendido

la violeta expuesta al viento

grosella desde la superficie

higo molino hogar del viento

desciende del terciopelo

hacia la perla final

anémona

a los veinticinco ya eras sabia

cristal eco débil

cristal digital sedoso

pasiflora entregada

violeta de nuevo

de labios entregados

catarsis de brújulas olvidadas

fluxus negligente

flor ruin que siempre busca la perfección

intensas nubes que se me de memoria

sangres sólidas de verano

sangres lluvias

sangres fiebre

sangres olvido

sangres ayer

sangres.

 

 

 

ZENITH

 

 

 

Despiertar de la arrogancia del invierno

mi cabello se eleva hacía el zenith

mi cuerpo decae y las rosas se recuestan en un terciopelo absoluto

jamás justifique el cuerpo por sí solo, pero el espacio entre él y el cabello que se levanta firme

el cielo voltea grande

se agacha

se arrodilla

y deja implantada sobre mi su cera caliente

nube hermafrodita

piel que aletea transparencia nueva en una pequeña hoja

debo saber cuando la sombra debe quedar en silencio

cuando el silencio atrae la espada

y la espada solo mira sin cortar

desenreda la cota

mira firme y sin filo

líneas que miran desde abajo

líneas volubles que se arraigan

que vuelven de madrugada y dejan todo de noche

explosiones y se enciende el fuego

y en los maizales aúllan las gandharvas

el cielo ausente

la luna cae

del piso se levanta un altar de constelaciones cilindros, alas ,muecas y siempre las líneas

extendiéndose hacía la semilla que camina despacio

en el fondo, donde todo es posible

ángeles ebrios hablan de un Gran Sur

ángeles lúcidos lloran y la inocencia de mi escarabajo está contenida en una solo escalón

en una montaña de silencio

ojos me miran de un lado a otro

mientras  la noche dice “hasta aquí”

yo no escucho

continuo hablando del Domingo

engaña Baal

quiero creer que me empuja a seguir viviendo

a seguir despierta en un mundo de botellas rotas

de vísceras que inundan las calles

maldito Domingo de esculturas vivientes

en forma de familias felices que se desgastan D D D familias caminando con vasos de refresco extra grande

de popotes llenos de santuarios de Fe

burbujas de soda capitalista

nata de aire gris, bella escalera al despertar


 

he aquí donde comienza la miseria

regiones de blancura exacta

rincones donde los hombres no duermen no comen no aman

rincones palpitantes de sebo en el piso, donde los perros hablan y los harapos aúllan

jaguares contenido de billetes violetas

que son todo que llueven

que llovemos juntos

sentados en la paleta de colores en el piso

sueños idénticos

nuestras complejidades

y pactos con las sombras

el ánima brinca y baila sobre nosotros

siempre regresas tu

pacto indeleble

labial tornasol

mueca que persevera

vértigo y látigo

manual apocalíptico de hielo

renuncio al mundo.


 




 

Visto 87 veces Modificado por última vez en Lunes, 27 Noviembre 2017 23:50
Mònica Martz

Mónica Martínez M (México D.F. 1974)

 

La poesía de Mónica tiene como base la propia experiencia y la atemporalidad de los sentidos. El mundo onírico, las noches oscuras y los recuerdos  de la infancia como imágenes repetitivas que forman una especia de mantra u oración

Su deseo es que qué las imágenes alcancen a documentar en  su trabajo los que existencialmente vive una conciencia o una alma en constante búsqueda..

Observadora del silencio y  de las cosas más íntimas y nostálgicas de la naturaleza.

 

En este momento dirige un proyecto de poesía sonora en el que se acompaña la poesía con atmósferas musicales colaborando con diferentes músicos y artistas sonoros. En el se experimentan los alcances de la memoria emocional que evoca  a la música como una entidad viva que la ha acompañado desde la infancia.

 

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.