Jueves, 16 Noviembre 2017 00:09

VERBARIO DE VARIA HOGUERA Amor, Revolución y Tea / Roberto López Moreno /   

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 

 

 

VERBARIO DE VARIA HOGUERA

Amor, Revolución y Tea

Roberto López Moreno

 

 

 

 

      

AMOR

 

 

 De la palabra noche descríbenos la savia negra

Venus abre las piernas oscuras

y en la profundidad de secretantes sombras

humedece de rocío las hojas y las mentes,

de ellas se habrá de alimentar el día.

Danos Venus tu aroma de amadora,

tus abismos más hondos.

Bebo Venus tu aroma de amadora,

yazgo inerme en tu aroma entendiendo

que tu clímax es ser todos los climas,

tu estallido universal hablando.

Así establecido este pulso del barro,

gramática incipiente,

acúdenos el verbo, su lóngito motor de agua,

zumo que indica acción o movimiento.

El verbo es un largo caballo cristalino,

una breve, rebullida lagartina hidráulica,

cuerpo nervioso, fuerza transparente,

prosélita enredadera de rumores lúbricos.

En el baño de Venus, sed de las efervescencias

es este verbo de agua. Aquí yo quiero ser el verbo mismo,

beber el agua que lamió tu cuerpo. Durante el baño,

agua despierta como la sangre,

beber el agua concupiscente para serla bajando

por tu pelo, por tus labios,

deslizándose sobre tus senos, combos, tersos,

bajando por tus ingles y por tus rodillas,

besando las mínimas vellocidades de tus tobillos

y las uñas de tus pies

con solo beber el agua que lamió tu cuerpo.

El baño, tu bautizo diario, me vuelve religioso.

El agua que te baña es líquido de Dios…

Y lo es del Diablo.

Esa agua curva te electriza

en lo iridiscente que es a mis sentidos.

Cruz que chisporrotea de ti,

agua del Nilo y del Grijalva,

agua del mar porque las une a todas

desde sus vastas formas sicalípticas,

Amarga y salada, dulcisima agua       mar

en donde en ondas se dilata el sexo

construido con la cal de Dios,

si no,

toro tan de tierra

no nadara con dones de eficacia

este océano que bulle centro entero.

Pero quizá no sea,

y la verdad del sexo esté construida

con la astuta garantía del azufre.

En dado caso, caso de amor será, verbo-amor

y es el amor

único cautiverio que puede liberar

y hacernos dueños.

¿Quién inventó el fuego?

¿Quién le arrebató una vena para el hombre?

(Prometeo, Colibrí, hablad, Afrodita)

¿Qué fragmento de nuestra célula fue testigo

de la primera lluvia de luz sobre el planeta?

De esa rara mezcla que habrá sido

de gases y verticalidades tibias

tendiendo un velo de irrealidad

y de reales asombros sobre los continentes,

sobre la piel evaporándose de los océanos.

¿Quién después redujo el sol

hasta la punta de un cirio?,

el tigre de su jungla deja un gajo de él

maullando sobre el sofá,

el sistema solar se vuelve

mecánica minúscula del átomo,

la carne del amor

es el sacudimiento de los universos.     

Sol, dame tu mujer,

la de los muslos ardos,

la de humedades de aromar marino,

tu mujer, la que quema.

Sol, dame tu mujer

que necesito fuego para habitar mi tiempo.

Déjala que baje a los caminos

de esta carne tiritando.

Dame tu mujer

porque me pertenece,

porque soy tus partículas en la tierra,

en mi sangre.

Yo soy tú ardiendo este frío

que me compone.

Reclamo –partícula de ti-

tu mujer,

mi mujer, para arderla con tu fuego,

para que se incendie

con la hoguera que te arrancó del pecho.                       

Y el asalto se produce

abierto como la urgencia,

como la herida lasciva donde penetra el día

para dejar su larva de fulgores.

En las geografías de la carne

hay un punto de confluencia

en donde se anudan todos los cauces,

los que lubrican las máquinas del tacto,

los que trazan la verticalidad de los suspiros,

los que dan río a los jadeos.

En el salto

se abre la tierra,

sus flores, su energía,

y cada minúsculo estremecimiento

repercute en la lejanía de la estrella

Tú y yo estamos aquí para hacer el amor desde los cuerpos,

para encenderlo con el roce triunfal de las esencias

sobre este lecho de hojas palpitantes, encima de la hoja de Too.

Tu carne abierta es ahora ofrenda de la diosa, diosa de la carne abierta

donde la vida cabe para prender de nuevo y para siempre.

Mientras el agua devora en su oficio

nosotros adoptemos el don de la salamandra,

que a nosotros corresponda ser el alma del fuego que todo vivifica,

su semilla latiendo, su corazón, animal de llama aérea.

Tú y yo, desnudos, en medio del primer círculo,

expandiendo nuestro eco luminoso hasta el círculo último

provocado por la estrella que se estrelló en el agua.

Acteón ya devoró a sus perros desde la otra orilla.    

 

 

 

 REVOLUCIÓN

 

 

 

 

 

 

 

 

Aquí queda Anacreonte y levanta Tirteo,

                                pero no a vocear asesinatos disfrazados de ardores                              nacionales.

También en profesión fraterna se ejercita el fuego.

Ah, la enorme lista de los que han amado, tanto,

hasta convertir su nombre en un carbúnculo

que conmueve y lanza a conquistar el tiempo.

Volvemos el latido a las potencias íntimas,

a los verbos sacudiendo nuestras estructuras,

y ahí, en las entrañas, apuntando su hora,

descubrimos el alma en pie de guerra de Espartacus,

las barricadas filiales de los comuneros,

la ternura de Rosa, los profundos ojos de Emiliano,

uno más otro y otro

hasta hacer el ejército por para los que laten,

por para los que creen que siempre habrá un mañana,

una respuesta,

un motivo para ordenar las cosas y los sueños.

Un cuerpo en una cruz, clavado,

es una ofensa al hombre

y lo será y será y seguirá siendo

por el que clava

y el que permite el clavo

y pone a sus verdugos

la otra  mejilla de su dolor inmundo.

Un cuerpo así transido es anatema,

sarcasmo para el que empuña

el fuego que construye.

Clavado y clavador serán ceniza.

Retórica anacreóntica:

la llama del lecho ahora prende de muerte al enemigo,

no por bandera ni himno alguno,

por el hombre mismo, desde adentro,

en su absoluta dimensión del cosmos.

Habrá que partir de que el hombre fluye de continuo

y que no verá dos veces el espectro de la misma aurora,

porque siendo agua, fuego es antes que todo,

y su combustión,

energía tomada de los cuerpos que arden, siempre cambiantes,

calcinados con el fragor del movimiento.

¿Será que de la llama nacen las lenguas del agua

y de las del agua las del alma?

Viento es el alma y en tierra se convertirá,

se hará flor con los pétalos en brasas,

se hará lira y arco,

se hará hombre fluyendo de continuo,

hombre posesionado de su río

que no verá dos veces el espectro de la misma aurora.

Pasa la imagen del amor frente a los ojos y después

uno ya no es el mismo,

nunca más lo será por haber conocido la zozobra, la duda y

el anhelo,

la ira, el despecho y la impotencia,

el odio y la ilusión y la victoria,

todo ello, en un lapso de luz tan solamente.

A tal puño, eficaz granito, es defender

no la simbología de una patria inventariada,

sí la geografía de la sangre,

es defender al hombre desde el hombre mismo,

es devolver al hombre su palabra,

clara y fresca como el vuelo de los pájaros,

fresca y pulcra como la cresta agraz de la mañana,

categórica, como la palabra combate, combustible

para encender los astros.

La lira, solamente la lira, suave, dulce, brava lira,

tensando cielo con su rabiar de arco,

con su furor, magnífico de azules y rocíos.

Existe un poema. Existe un poema, vivo, como

todos los que están escritos sobre las páginas diarias

de la vida, idioma renovándose. Es un poema pronunciado

por los labios de un líder agrarista mexicano, Emiliano

Zapata. Cada vez que la mente se asoma a tal poema hay

un estremecimiento de piedras y de estrellas que recorre

por el intermedio eje de la carne. ¿Cómo puede ser posible

que una sola línea diga tanto a la emoción y a la realidad

de la que ésta nace? ¿Qué las ocho letras de la frase

alcen al viento el poema más cumplido? Zapata dijo

su verdad en la asamblea revolucionaria, la gritó en boca de

los suyos, y ese poema nos ha de repetir en los ecos

verídicos de la tierra:

 

                                      He venido a decir que el pueblo existe.

La calle pide voz,

no la anónima voz que se esconde tras el grito.

La calle pide voz, un estallido perfectamente azul                                                                       localizable,

como un derecho que se ejerza, que sacuda y transforme

desde las aristas del día hasta la seda latiendo de la                                                                             noche.

La calle es domicilio de fe pública.

La calle pide voz y voto y nuevo horario…

y el brazo hará verdad, lo que la calle pide.

El sol iza la piel de la mañana,

¿desde quiénes nos quema este reloj preciso?,

¿en quiénes nos hallará de pie y de rojo?,

¿quiénes dentro de muchos años

caminarán estos afanes nuestros?,

¿de quiénes fueron estas calles que hoy transito?

Las suelas y este sol son hilos de coser,

hilván de predicados que hacen arder el verbo.

No sé en qué puño se alzará mi puño

enteramente vivo en esa hora.

Cada hijo es abuelo de su padre,

por eso lleva en las manos

la curva de la vara joven.

¿En qué pupilas mirarán las mías?

Hay que hacer la canción desde esta hora,

pubis de seda,

después, suave matriz de bronco fruto dulce;

hay que hacer la canción,

sintaxis, nuestra forma,

prosodia en alto de nuestro sonido.

Hay que hacer lenguaje la canción desde esta hora,

desde esa hora

en la que inventaron este signo,

¿quién inventará mañana este latido?

ahí estaremos, y de nuevo, para entonces,

entonces, desde entonces,

levantando el rostro y nuestro himno.

Ahí estuvimos.

 

 

 

TEA

 

 Sol…

 

Visto 62 veces Modificado por última vez en Miércoles, 29 Noviembre 2017 23:53
Roberto López Moreno

Roberto López Moreno. Entre más de cuarenta títulos publicados se encuentran los siguientes libros: de poesía: Décimas Lezámicas (UNAM); De saurios, itinerarios y adioses (Universidad Autónoma de Chiapas); Verbario de varia hoguera (Instituto Chiapaneco de Cultura) y Sinfonía de los salmos, también de la

332 Hablemos de poesía (UNAM). De narrativa mencionaremos: Yo se lo dije al presidente (Fondo de Cultura Económica); Las mariposas de la Tía Nati (Tercera edición en la colección Lecturas mexicanas del CNCA); La Curva de la Espiral en la editorial (Claves Latinoamericanas) y Cuentos en recuento, (UNAM). Ha representado a nuestro país en ciudades como Salta, Argentina; en Santiago de Cuba y La Habana, Cuba; Berkeley, EU; Medellín, Colombia; Struga, República de Macedonia entre otros sitios. Otro libro suyo es Crónica de la música de México

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.