Martes, 27 Febrero 2018 06:55

DE LA VIDA A LA POESÍA: ACTOS MUERTOS (Un ensayo hacia nosotros) Cristina Arribas González

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 

 

 

DE LA VIDA A LA POESÍA: ACTOS MUERTOS

(Un ensayo hacia nosotros)

Cristina Arribas González

 

Durante esta carrera me he encontrado las siguientes acciones: personas que no te querían aportar la documentación de un contrato, personas que plastifican libros intentando que no veas los errores de impresión, personas que te piden dinero con la intención de menoscabar tu ilusión, con los años he aprendido a distinguirlos,  personas como estas desnaturalizan la poesía. Y Siempre me he mantenido firme. Para mí la  poesía tiene poco que ver con el lucro, la poesía es una intención, una acción hacia delante. Estas personas están entre todos nosotros, siguen publicando libros, abriendo librerías, editando. Y la cultura sigue poseyendo al arte, porque vivimos en un mundo en el que ya vale todo.

Los llego a comprender metidos en la porquería de un mundo rápido y poco cultivado. Cultivar es alimentar. Las cosas nacen podridas cuando no cultivamos la simiente.  
Animamos a la gente a leer, a los escritores a escribir, pero seguimos pisoteando los derechos de las mujeres de los niños (ojo, he escrito niños en masculino), queremos un mundo callado, lucrado. Todo es demasiado intelectual  o demasiado superficial. Lo intelectual es inteligente, el conocimiento se expresa en una actitud frente al mundo. Filosofar, es ser amiga, poetizar es tomar posesión de la palabra, de lo que significa, entenderse en, poetizar es significar. (DARLE CONTENIDO AL MUNDO).
El libro ha dejado de tener significado contemporáneo. Ya en Europa  ocupa el lugar de clase, especie, en Latinoamérica sobreviven algunos, aunque la plaga ya se está derramando. Derramar otra palabra con contenido almático y vital.  El libro se ha convertido en una especie de indeterminismo figurado como lo que pretende la cultura con el arte. Con la idea de novedad. Todo es nuevo al mismo tiempo que es, que se produce… todo es muerto. 
Hay lugares donde se habla de profesionalizar el arte, incluso escuelas, estas están vacías de contenido, porque para que el arte sea arte necesita de una experiencia libre y auténtica. Estas escuelas mienten vilmente porque saben que pueden hacerlo, porque están apoyadas por la institución y al artista  solo le queda  entrar en la rueda.

Cuando me he querido proyectar, cuando he ofrecido cosas diferentes, siempre ha resultado extraño porque estamos acostumbrados a entendernos en lo que debería ser. Pero el ser está muy lejos de todo esto, por ello nuestra mayor revolución contemporánea es ser. Querer ser.

Me pregunto qué significado actual tiene la poesía, si hemos alcanzado ya al ego y trabajamos más allá de la palabra. Qué sentido tiene escribir. Si dejar de escribir es un acto de entrega con la palabra.

No sé si alguna vez seré contestada, puede que mi aportación sea sintetizada algún día con una historia como los pueblos muertos. Los pueblos de todos nosotros y que solo existen en los sueños como una moraleja del realismo mágico.

Y aquí todos los pueblos seremos nosotros intentando mirarnos.

Visto 7256 veces Modificado por última vez en Jueves, 15 Marzo 2018 01:01
Cristina Arribas González

Cristina Arribas González entiende el arte como un todo unificador con diferentes herramientas que la permiten expresar su poética.

Entre su estudio y formación encontramos proyectos como “Ciò che sta dietro la parola” o “Ser D Arte”, en los que armoniza la poesía con la pintura y la fotografía.

Es autora de los poemarios Memorias de una voz (Hanan Harawi, Perú, 2015) y La derecha que amó a la izquierda (La cosa escrita, México, 2015) y colaboradora en revistas culturales y literarias de España y Latinoamérica.

Sus poemas han sido recogidos en diferentes antologías y sus obras han sido expuestas en ciudades como Madrid y La Palma.

Ha sido fundadora de espacios artísticos y culturales como Hijos de marzo, destinado a la difusión de artistas emergentes.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.