Imprimir esta página
Viernes, 02 Marzo 2018 06:36

ANTIPARRAS DE DANIEL OLIVARES VINIEGRA. VARIAS POSIBILIDADES DE LECTURA / Eduardo Cerecedo /

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 

 

ANTIPARRAS

DE DANIEL OLIVARES VINIEGRA.

VARIAS POSIBILIDADES DE LECTURA

 Eduardo Cerecedo

 

 

Siempre es un gusto saber que un poeta nos invita a la lectura, editando un libro de poesía, pero, sobre todo,  es saber que lo continua haciendo de una manea ascendente. Desde Sartal del tiempo al libro que hoy nos ocupa, a grandes zancadas ha ido dejando atrás, lo que en un principio fueron dudas, quizá, el temblor del joven artista lo padece la primera obra poética. De ese caminar se ha quedado con el fulgor del brillo. Atar de sol (de) sol, Premio Interamericano de Poesía, Navachiste, 1995,  que tuve la fortuna de reseñar, pude observar, que Daniel Olivares Viniegra ha solventado su visión de la poesía, entregándonos verdaderos cuerpos lingüísticos, cuya fuerza literaria lo mantiene en ese orden del bien hacer.

 

    Ahora Antiparras, su nuevo material de poesía, en él podemos mirar, observar, leer, para un mayor gozo personal, quien tenga en sus manos, este libro, podrá comprender por qué el poeta, se ve con la necesidad de jugar con la realidad, para saberse liberado del algo que lo contenía, como un sarcófago, un ataúd, una jaula, esa posibilidad de escritura lo pone de manifiesto como alguien que se arriesga  con lo propio, los poemas breves, brevísimos. Pero ¿por qué Antiparras? Veamos que significa la palabra Anti: elemento compositivo que entra en la conformación de algunas voces españolas con el significado de opuesto, o con propiedades contrarias, Antigripal, antihigiénico. Hasta aquí la cita.  El poeta da fe de lo que para él significa la palabra tan aludida en mi reseña. Otra posibilidad, de alumbrarnos es anteojos, gafas, como nos lo señala el poeta, con ello nos damos por bien enterados, o en su caso, puede referirse a las hojas de la vid, cuyas hojas sobresalen de las demás, así tenemos ¿de cómo y por qué? ha utilizado ese término. Aunque por antonomasia se puede deducir que se refiere a la obra o al personaje de Nicanor Parra, cuya obra ha leído, degustado, comprendido.

 

   Ese juego de poder crear poemas que no sigan las reglas de la poesía convencional, sino que abran otras rutas, otras posibilidades de escribir, para que su pensamiento llegue de otra manera en el lector. Esa capacidad de asombro, ese golpe de rubor de quien lee, se convierta en una carcajada: cito el poema:

Soy antipoeta:

lanzo la mano;

escondo la piedra. (p.12)

 

 

de alguna manera lo lúdico se convierte en estructura verbal, así romper un orden establecido en la escritura, ese molde se deshace con el juego de ingenio. O cuando dice:

 

 

Aunque

la mona

se vista

de

seda:

¡Changa

Su madre!  (p.20)

 

Así va el poeta dando rienda suelta a la escritura, liberándose de la angustia, del estrés, de lo cotidiano, situándose de esta manera en su atalaya verbal, donde puede mirar su  mundo para decirnos qué le duele, qué no le gusta, es decir, da su punto de vista del mundo que de él nace en Antiparras.

 

De esta manera, el título al libro es la forma y manera de ser, ve ver, de respirar de quien escribe. Apoyado en el juego de palabras, donde, la metáfora, el calambur, el oxímoron, la prosopopeya, muestran un juego, su sonidos y sentidos para acuñar el pensamiento de Daniel Oivares Viniegra. Poemas breves, de mensajes amplios. Así el poeta rompe e irrumpe con la palabra un orden ortodoxo en la poesía.

 

 

DANIEL OLIVARES VINIEGRA, Antiparras, Antipoemas para el lector sin prejuicios, Poesía-Trajín, 2017. Ilustración de portada: Gabriela Tolentino, Fotografía: del autor: Beatriz González Lezama, CDMX, (62 pp.)

 

 

 

Visto 6534 veces Modificado por última vez en Jueves, 15 Marzo 2018 01:02
Eduardo Cerecedo

EDUARDO CERECEDO 

Tecolutla, Veracruz, 1962. Actualmente vive en Ixtapaluca,  en el Estado de México. Es Lic. en Lengua y Literaturas Hispánicas por la UNAM, donde realizó la Maestría en Letras. Sus poemas y notas críticas, se han publicado en los  principales diarios del país y en revistas especialidades en literatura. Así como en Alhucema, (España), La Casa Grande (Colombia) y Maestra vida, en Lima, Perú. Poeta. Ha publicado los libros: Cuando el agua respira, 1992; Temblor mediterráneo, 1993; Marea del alba, 1995; Atrás del viento,1995; La dispersión de la noche,1998; Luz de trueno, 2000; Agua nueva, 2004; Hoja de cuaderno, 2005;  Nombrar la luz, 2007;  Festejar la ruina, 2011,  La misma moneda, 2011, Condición de nube, 2012,  Caracol vanidoso, 2013  y Asombro de la sombra, 2014, Trópicos I Antología personal, 2015, Trópicos II. Tu cuerpo como un río (Poesía amorosa), 2015, Destrucción del amor (Cuentos), 2015, Trópicos III. Zoología poética, 2016, Soltar el corazón, 2016 y El pez que quiso volar (cuento Juvenil), 2016.  Ganó El Premio Internacional de Poesía “Bernardo Ruiz” 2010 Nezahualcóyotl, Estado de México,  El Premio Nacional de Poesía Alí Chumacero 2011 Toluca, Estado de México y El Premio Nacional de Poesía Lázara Meldiú 2012, Veracruz. Así como la Beca de Escritores con Trayectoria, por el Instituto Veracruzano de la Cultura/CONACULTA/Gobierno del estado de Veracruz, en 2002, 2006 y 2008. Fue colaborador de Sábado, Suplemento Cultural de Uno más uno. Colabora para la revista electrónica los escribas y para el supl. Cult. “La Jiribilla”, de El Gráfico de Xalapa con su columna dominical Página nómada, desde 11 de enero de 2016 a la fecha. Forma parte el Comité Editorial de  Sepia Ediciones y es jefe de redacción de La revista de literatura Bulimia de Camaleones en el Estado de México. Imparte talleres de creación literaria en distintas instituciones del país, UNAM y Faro de Oriente actualmente. Fue director del Centro Municipal de Artes Aplicadas (CEMUAA) en Ciudad Nezahualcóyotl en 2012. Condujo el programa de radio Memoria y Celebración: Vuelo de palabras- por más de tres años- en Radio Faro 90.1 FM. Poemas suyos se ha traducido al portugués y francés.

Está incluido en Círculo de Poesía, Revista de poesía de Escritores Latinoamericanos, en Poetas del siglo XXI antología de poesía mundial, 2015, por Fernando Sabido Sánchez en España. Poemas suyos se han traducido al Inglés, portugués y francés.