Miércoles, 18 Abril 2018 06:19

El asidero de la memoria (MARCA DE AGUA DE MARTHA FAVILA) Por HOMENIC FUENTES

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 

 

El asidero de la memoria

( MARCA DE AGUA DE MARTHA FAVILA)

Por HOMENIC FUENTES

 

El reflejo es una propiedad de las sustancias líquidas, nosotros somos análogos parciales del agua, que a su vez es sinónimo total del tiempo  y el tiempo fluye como el agua, pero  también lo diluye todo.  MARCA DE AGUA poemario de Martha Favila de la coleccion "hilo rojo" nos muestra un dilatado paisaje donde los elementos del agua , el fuego y el viento  cimientan un largo camino hacia los abismos  de la memoria. En el tiempo, la poeta tiene un diálogo con las cosas y consigo mismo en la experiencia de la pérdida, en la experiencia de la deuda. El tiempo es el problema , es aquello con lo que está constantemente en contacto sin saber qué es, como un interrogante que no se soluciona. El poema no surge como posible respuesta, como resultado de una contemplación, ni mucho menos como una teoría o una hipótesis de la soledad existencial. sino que es la marca de agua donde la poesía eterniza una poética terriblemente amorosa.

 

 

4

Nos tocó

estar separados

por el tiempo;

 

nadie, ni yo, acepta

la distancia:

 

ventana sellada

que revuelve los malos humores

en el interior del cuarto,

 

que sólo permite,

a través de vidrios empolvados,

perderse en lo inalcanzable.

 

 

 

En realidad, la vida interior,  es inabarcable e incomprensible; no podemos captarla, no podemos conceptualizarla es la vida originaria de la psique, que sólo puede ser vivida. La explicación racional sólo puede alcanzarse a través de la intuición. Para la  poeta, la distancia no es sólo dolor y suplicio que provoca la ausencia, martirio o calvario , sino un elemento efectivo y total de contundente seguridad y supervivencia ,es una necesidad urgente para escapar de la muerte.

 

 

15

Déjame rezar por ti, pedir al cielo

que Dios te acompañe.

Me voy de la historia, salgo de cuadro,

me voy sin hacer ruido,

para que cuando lo notes

ya no sientas nada.

 

 

 

La poesía de Martha Favila se caracteriza de manera muy particular por aludir no sólo al hecho amoroso, sino también a todo lo que de alguna forma la acerca y la aleja de lo amado. La imagen que prevalece es la del agua, el cual lejos de destruir construye. Los elementos opuestos se acercan en lugar de abismarse: sol, luz y calor  y viento aparentan oponerse a la noche, lo oscuro,  cuando en verdad son el complemento imprescindible de toda relación,

 

12

Levanto los brazos

 

son dos flechas que apuntan

a las nubes de lluvia

 

son dos chorros de agua

de dos fuentes gemelas

 

que enarbolan la camisa blanca

 

Azotea que me acerca al cielo al mar

cuando la ropa tendida

 

velas infladas por los vientos alisios

parece que llevara la casa

a nuevos mundos.

 

A lo lejos el cerro verde

vivo

 

en las casas de enfrente

inicia el ritual de la luz

el ritual de la merienda

 

Yo espero a que aparezca la luna

luna menguante

 

que alguna vez llegó a mi costa

iluminando el interior

de una botella.

 

 

Hacerse mayor es reconocer la tristeza que oculta un rostro. Esa consciencia de uno mismo, de los demás y de nuestro lugar en el mundo,  no es otra cosa que adquirir conocimiento. COMO UNA MARCA DE AGUA busca en la transposición del dolor un plano de perfección estética. Los ojos de la poeta inevitablemente abiertos como un párpado violentamente levantado a la fuerza ven un mundo atroz que descompone todo. La angustia de ver a lo vivo muriéndose incesantemente:

 

5

Un bordo, un bache

y aquel accidente divino

nos arrojó lejos

para que no nos conociéramos

a tiempo.

 

Si esto no hubiera sucedido

seríamos los primeros

de felicidad entera

y quizá, también,

hubiéramos conocido

el rechazo de los otros

sin acceso al paraíso,

 

como el de aquellos que no soportan

la belleza de las flores

y las ven morir

lentamente

en el centro de la estancia.

 

 

La poeta sabe bien que el único instrumento que conoce para revelar y rebelarse es el lenguaje, es así que nos encontramos con una poeta de mirada limpia, abarcadora, Detiene el tiempo  se abstrae hasta alcanzar una voz plena y distinta, original. La poeta no puede desasirse de la  mujer que la habita y en ese contexto vuelve a los orígenes.

 

1

Despierta bajo la piel

la sensación antigua

                                      la primitiva

la incontrolable.

 

 

Fruto maduro

en toda la belleza

                                     y la ternura

de lo en su punto.

 

La memoria ha llegado a convertirse en el único asidero del yo, Muchos son los recuerdos que se desvanecen para siempre en los abismos del tiempo, saberlos irrecuperables anega de añoranza y melancolía al escritor La lucha contra el poder destructor del tiempo la angustia de no poder detenerlo y pensar que la vida, en un

momento dado, empieza inexorablemente su cuenta atrás no detienen a la autora de este poemario en el olvido. la poesía la sustenta hacia un espacio infinito

 

 

16

Una red de mirada

mantiene unido al mundo

Roberto Juarroz

 

Una red

                          abraza

el mundo.

 

Tejida de pensamientos

                                 brilla

si se mira

                         desde lejos.

 

Entre ese orden

                         en desorden

de hilos de luz

                          te encuentro.

 

No sé cómo funciona

la certeza es

                         que esos cordeles

se conectan

y las memorias

                      las alegrías

las tristezas

                                             las risas

se entrelazan

                          se mezclan

 

en esa red que nube

                              nos envuelve y hace

que nos encontremos

                                       por instantes

en otra línea de tiempo.

 

 

 

Este libro está lleno de ecos, de presencias que siempre acaban de abandonar una estancia a la que siempre llegamos tarde. Lo que ocurrió queda grabado como una marca de agua.Y es ahí cuando comienza el inventario nostálgico y hermosamente triste de todo lo perdido. Sólo eso nos reconcilia con el tiempo.Es difícil poder soportar tanta ternura sin cierta conmoción, ver cómo la voz poética cuida a través del tiempo esa misma ternura, en medio de una noche que parece no tener compasión de quien una vez floreció a la luz y que también en la soledad busca el abrazo:

 

8

Mi amigo sonríe

pero me teme,

cree que esta carne y estos huesos

son de otros confines,

que tienen algo que los de él

no tienen.

 

Mi sarcasmo lo desconcierta,

el dolor que éste revela

no lo cree,

él cree que darse cuenta

trae felicidad,

 

que soy feliz porque puedo

garabatear estos versos

y se aleja

 

y yo lo miro, lo huelo

dejando

ese aroma a yerba recién cortada

 

miro la ligereza de su paso

como meciéndose en el viento

y mi corazón se hace pequeño.

 

Él se va triste,

yo me quedo triste,

con la tristeza

de un potro

huérfano que me galopa

dentro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

la literatura es ante todo oficio de solitarios y un instrumento para soportar el

paso del tiempo y entender la vida; COMO UNA MARCA DE AGUA de Martha Favila es  un ejercicio poético que ahonda en la sensibilidad del espacio-tiempo. asegura no solo la supervivencia de su espacio, sino de todo su territorio

 

 

2

Una vez fui salvada,

quien me salvó nunca lo supo

 

nunca que su huella

quedaba

                              como una marca de fuego

                              como una marca de agua

 

Tuve razón de ser

                                                  aquella vez

el paréntesis se volvió pasado

                                                      agradecí

y empecé a cantar de nuevo.

 

 

 

Visto 1782 veces Modificado por última vez en Sábado, 21 Abril 2018 05:57
Homenic Fuentes

Director de la revista digital "la Piraña", Editó la revista "Amargo animal" (Ciudad de México 2006). Fue coordinador de la hoja de poesía "La llama ardiente" en Guadalajara. Ha cursado diferentes talleres de literatura: Aguascalientes, con el poeta Ricardo Esquer. Guadalajara, con los poetas Raúl Bañuelos y Julio César Aguilar. Participó en el seminario "Los fantasmas de la carne" impartido por el poeta chiapaneco Gustavo Ruiz Pascasio en Tuxtla Gutiérrez. Participó en la creación de la revista "A la intemperie", (Aguascalientes). Ha publicado en la revista Orfeo, Verso Destierro, El Sótano (Tuxtla), El Barco Ebrio, Encuentos Cercanos, entre otras. Ganó en el 2007 el primer lugar del Concurso Nacional de Poesía El Laberinto, y fue incluido en el Encuentro de Poetas 2007 de Iztacalco. Es crítico de poesía y narrador. Tiene una novela inédita y actualmente trabaja en su poemario "el primogénito de los muertos", de próxima publicación.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.