Martes, 29 Mayo 2018 18:21

/Ahora se hacen los mártires / La hoguera del fanatismo/ Todo fanatismo es peligroso / por Adán Echeverría.

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 

 

Ahora se hacen los mártires.

Adán Echeverría.

 

 

No bastándoles la pobreza en la que han sumido al país, la falta de educación, cultura, ciencia, empleo, el abandono del campo, la violencia que diario toca la puerta, las montañas de armas ilegales que circulan. No importándoles que los niños menores de 14 años sean los que más violencia sufren, que en México ser joven sirva para engrosar los ejércitos del narco, o las carretadas de bots-becarios, servidumbre de los partidos políticos. Ahora resulta que los partidos políticos lloran porque algunos de sus candidatos –los de menos reflector- son asesinados.

No señorita, no solo los candidatos son asesinados; son asesinados los niños, los jóvenes, las mujeres, los homosexuales, los empresarios, sus hijos. Al contrario. Los únicos que no sufren violencia son los políticos de alto cartel. No secuestran a los hijos de Anaya, ni a los de Mead, no secuestran ni asesinan ni violan a las hijas de Peña Nieto, ni secuestran ni golpean a los hijos de Andrés Manuel. Pero al sobrino del escritor sinaloense Waldo Contreras López, lo secuestran y asesinan con solo 17 años de edad. Las redes no se inundan por ello.

La “periodista” Yuridia Sierra puede escribir el 22 de noviembre de 2016: “Oye Lee Harvey Oswald, ¿dónde estás cuando se te necesita?”; preguntando por un asesino de presidentes, dejando claro en el “Se te necesita”, con su “inteligente” cabecita que con el triunfo de Donald Trump es necesario un asesino que se haga cargo de él. Pero no venga un Ricardo Alemán a hacer lo mismo, sugerir la necesidad de que AMLO sea asesinado por un fanático de su movimiento, porque la sed predadora de los inquisidores brinca a la yugular. Yuridia Sierra invita al asesinato, como Ricardo Alemán. Sean congruentes.

¿Qué harán ahora, queridos fanáticos de los partidos políticos, marchar para que no maten candidatos? No importan los bebés, ni los estudiantes, ni los campesinos, no importan los migrantes, importa prestar oído al político que te roba, que hace leyes para dañarte, que goza la impunidad; al que entregas parte de tu dinero. Importa que no puedas quitarte la venda, ni resistir al lavado de cerebro que padeces. Los veré marchando porque algunos locos matan candidatos. Ustedes protegen candidatos, sus hijos y sus parientes, que gozan todo lo que te quitan; cuando lleguen al poder y maten a tu familia, amigos, vecinos quiero escucharte. Así de fanáticos son. Ponen la espalda para la caricia como para el bastonazo.

Ahora ya no se puede decir ni publicar: ¡Haz patria y mata un diputado!, porque su fanatismo inquisidor está cada día más exacerbado en defender símbolos partidistas que en exigir justicia, educación, trabajo y acabar con la escoria del país que son los partidos políticos y sus integrantes corruptos. ¡Mírate! Defiendes más a un político partidista en vez de a los jóvenes que mueren a manos del narco. Ese narco que trabaja con los partidos políticos y financia sus campañas.

Una de las grandes televisoras de México corre a un pseudo periodista por presión de redes. Televisa hace un programa para dejar hablar a AMLO. Televisa y otros medios posicionan a AMLO. ¿Como se llama la obra? Televisa hace presidente a AMLO, como puso a EPN. ¿Les cuesta entenderlo?

Las redes vuelven a linchar. Pero algún momento lo hará contigo. Sigue celebrando otro linchamiento. ¡Bravo! La paz mexicana suena así:

- El periodista sugirió su asesinato.

- ¡Maldito! Qué lo maten. Y a toda su familia. Que exploten el periódico.

 

 

La hoguera del fanatismo.

 

“Defiende como hombre

lo que publiques como periodista”.

Francisco Zarco.

 

 

Cuando ser candidato o servidor público se considere actividad de alto riesgo, donde se te cuestione, y tengas que poner en peligro la vida por el pueblo que representas, se podrá mirar a personajes que quieren trabajar por el país. No ocurre en México.

En México lo que se busca al ser candidato a cualquier cargo, regidurías, comisariados ejidales y municipales, líderes sindicales, alcaldes, gobernadores, diputados estatales, federales, senadurías, y los que compiten por la presidencia de la República, lo hacen en por dinero y beneficios personales. 24 años va a cumplir (6 períodos) el otrora Niño Verde en cargos ininterrumpidos como Plurinominal. Y usted, querido lector, hábleme de al menos las 24 grandes propuestas (al menos una por año) y logros que ha impulsado tal personaje. Aquel Niño Verde no es menos que tantos priístas, panistas, perredistas, morenistas (que antes eran perredistas, o panistas, o priístas, o del PT); pues más de una centena de personajes de todos los partidos políticos mexicanos llevan dos décadas en algún puesto de poder en la administración pública, en los altos puestos políticos de México, saltando de un puesto a otro, de una lista a otra, de una curul a otra, de una oficina a otra, sin dejar de cobrar del erario. Y se dicen Servidores Públicos, se llaman Estadistas, se etiquetan como Patriotas.

Y entonces, cuando la violencia que ellos mismos han generado en el país los roza apenas, porque algunos candidatos en municipios paupérrimos de pobreza son asesinados por los empresarios del narco, entonces lloran y claman, y mueven sus huestes en la red para Pedir que los Socorran. Y dicen: Los periodistas nos acusan, Ese periodista quiere que maten a un candidato. Y todos los fanáticos piden su cabeza, acusan, maldicen, comparten la dirección, la foto de los hijos de aquel periodista, piden justicia arrebatándole su trabajo.

No se equivoque, querido lector: Uno es responsable de lo que enseña a sus alumnos, no de lo que hacen sus alumnos. Uno es responsable de lo que escribe, no de lo que entiende el lector ni de los actos del lector. Jamás he estado de acuerdo con aquel vilipendiado Ricardo Alemán. Me bastó leer una de sus columnas y constatar que sus argumentos siempre han sido muy pobres. Para qué leerlo, pensé. Pero siempre defenderé el derecho que él como tú tienen de decir lo que les de la gana. Pero es en verdad vergonzoso el linchamiento a periodistas en la red.

¿Te dices escritor, poeta, columnista, y aplaudes que se censure a un periodista? ¿Has perdido tus valores? ¿Tan fanático eres? Si en verdad crees que alguien escribe idioteces, no hagas caso, no lo leas, no le contestes. Jamás un columnista, periodista, artista, por un texto ha hecho que maten a alguien. Los mismos actos de censura se han dicho de todos los autores incómodos, en la historia de la humanidad. Se censuraba a los rockeros, se les llevaba a juicio acusados de impulsar el suicidio de sus fans. Quisieron censurar a Larry Flynt, dueño de la revista Hustler. Me dan pena. Si eres de los que pidió la censura de un periodista no te llames crítico, ni liberal, ni escritor, admite que eres un fanático partidista. Es una pena leer a “escritores mexicanos” aullando por censura, exigiéndola. A lo que se ha llegado. ¿Si aplaudimos la censura, qué nos quedará? Sino esta hoguera de fanáticos en la que pronto, todos los que disintamos del régimen, seríamos acallados.

 

 

Todo fanatismo es peligroso.

 

No había cumplido once años de edad y ya había leído la biblia completa. A mis 43 años la he leído varias veces, junto con el Corán, el libro de Mormón, las Bodas alquímicas de Christian Rosacruz, entre otros. En la biblia hay múltiples pasajes que aún me hacen llorar, y otros que me llenan de fascinación por las referencias claras al canon literario: el diluvio y la epopeya de Gilgamesh, el libro de Esther y la historia de Sherezada, el mito del héroe, bien estudiado por Joseph Campbell, en Sansón, Samuel, David, Eliseo, Jonás, Jesús.

Como un estudioso de la literatura, uno no puede dejar de reconocer que las lecturas Bíblicas son metáforas, alusiones literarias: el Paraíso (Jardín del Edén) como nacimiento de la humanidad hacia el monoteísmo que nos ha sido heredado; Yahvé, Jehová o Elí (Soy el que soy), Alá. Hay que leer lo que ocurría antes de la caída, las batallas entre las fuerzas del mal y el bien (Paraíso perdido de John Milton). Leamos sobre los hijos cuando se ha perdido el Paraíso, la vida Caín que huye después de asesinar; Saramago abunda sobre este mito. Set es el padre de la humanidad, sus hijos tomaron mujer de los pueblos vecinos. Genealogía de Set. Estas historias se transmitieron de forma oral; mucho después se fue asentando en papel; este flujo de las historias ocurrió desde los varones hacia los hijos; cosa extraña, dado que entre judíos la religión se hereda en línea materna. Las mujeres no eran consideradas para hacer la genealogía; en la época de Jesús, el Cristo, se sigue hablando de los hijos de Zebedeo.

La biblia está colmada de ejemplos del alto valor que se le otorga a las mujeres, contrastado con lo que actualmente algunos quieren hacernos creer. La historia de Eva, de Saraí, de la madre de Sansón, o de Dalila; de la madre de Samuel, la mujer de Tobías, Raquel, Judith, la gran Esther; de las tantas mujeres que rodearon o se acercaron a Jesús: una Viuda a quien el maestro le resucita un hijo, porque en esa época al morir los hijos varones a la mujer se le podían quitar los bienes materiales. Los ríos de agua viva que ofrece a la Samaritana. La biblia es muy clara respecto a que sobre Eva, y solo sobre ella, se deja el poder de destruir el mal: Tú, mujer, serás la única que pisará la cabeza de la serpiente, mientras ella te morderá el calcañal. Ergo, la mujer es la salvadora. De la mujer nacemos los humanos, y cada nacimiento es una oportunidad para mejorar nuestro destino.

Hay que vivir dentro del rencor y la ignorancia para decir que en la biblia está el error humano, es no saber interpretar aquello de: “La religión es el opio de la humanidad”, lo que nos habla del fanatismo. Hay que ser un resentido social para decir lo contrario, que sólo dentro de la lectura de la literatura sagrada está la salvación; es poner en la metafísica la responsabilidad por nuestros actos.

No es un mesías quien salvará a México de los malos. No existen malos y buenos, existen oportunidades para delinquir, falta de educación, cultura, tolerancia, trabajo; existen muchas armas y poco valor para respetar al otro. Pensar que alguien por sí mismo logrará salvar a México, y lo que es peor, escuchar a alguien decir: No te voy a fallar, confía en mí, acabaré la corrupción, haré crecer el campo, haré que todos los malos se vuelvan buenos, y ver personas aplaudir esos dichos, es ser una cargada de fanáticos, resentidos, cargados de hartazgo, temerosos de futuros, y llenos de un facilismo bárbaro de no poder reconocer los propios errores en las decisiones que han tomado a lo largo de su vida. Parafraseando: “El fanatismo es el opio de la humanidad”.

 

 

 

Visto 2306 veces Modificado por última vez en Jueves, 07 Junio 2018 04:24
Adán Echeverría

Adán Echeverría. Mérida, Yucatán, (1975). Investigador Posdoctoral en el Instituto de Investigaciones Oceanológicas de la UABC. Doctor en Ciencias Marinas. Columnista en el Periódico impreso El Vigía, y en portal cultural La Piraña (https://piranhamx.club/) Premio Estatal de Literatura Infantil Elvia Rodríguez Cirerol (2011), Nacional de Literatura y Artes Plásticas El Búho 2008 en poesía, Nacional de Poesía Tintanueva (2008), Nacional de Poesía Rosario Castellanos, (2007). Becario del FONCA, Jóvenes Creadores, en Novela (2005-2006). Ha publicado en poesía El ropero del suicida (2002), Delirios de hombre ave (2004), Xenankó (2005), La sonrisa del insecto (2008), Tremévolo (2009), La confusión creciente de la alcantarilla (2011), En espera de la noche (2015), Trapacería y fiesta (2017); los libros de cuentos Fuga de memorias (2006) y Compañeros todos (2015) y las novelas Arena (2009) y Seremos tumba (2011). En literatura infantil ha publicado Las sombras de Fabián (2014).

 

 

Nombre: Adán Echeverría

Doctor en Ciencias por el Centro de Investigaciones y Estudios Avanzados del IPN.

Posdoctorante en el Instituto de Investigaciones Oceanológicas de la UABC

Dirección: Calle Isla San Pedro No 1436, entre Isla Tortuga e Isla San Lorenzo, Fraccionamiento Villas del Roble, C.P. 22842, Ensenada, Baja California

Email: adanizante@yahoo.com.mx romeodianaluz@gmail.com

Tel Cel 646 270 4993

 

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.