Sábado, 05 Octubre 2019 05:48

Selección poética / Alberto Martínez Castañeda . /

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 

 

 

Selección poética 

Alberto Martínez Castañeda

 

I

 

Amor,

he perdido la luz en la tormenta,

esta visión de asfalto y su melena,

la sombra que se alarga

desde mi asfixia me rebasa.

Escucho tu voz en medio de lo oscuro,

igual que suena un latido mineral

domado entre la hondura y la demencia,

igual que trina y se evapora un grito bajo el agua.

Te escribo un puerto en las costillas

y vara mi corazón de astilla y polvo,

dentro de tu lengua me he vuelto ceniza,

hiberno en la locura

y no logro abandonar mi patria de gusanos y serpientes.

Todavía dislocado tiemblo,

vibra entonces una gota de mi carne dentro mío

y vuelvo,

sangra un ciento de palomas en mi carne

y sangro;

dónde mi agua calma,

dónde la marea

que duerme a los espectros en su arrullo:

todo es igual que un golpe natural

de aire y tierra adormecida.

Yo solo sé decir tu nombre entre la sombra.

 

II

 

Cas inunda en una habitación su nombre,

detrás hay un pueblo de pájaros sin lengua,

alados en la esquina de la sombra

para volar en círculo su cuerpo

hasta acabada la sequía.

Despierta en medio de la asfixia,

atado de la voz al sueño,

despierta en medio de un espejo, atado de la fe al silencio.

Hiere su párpado

por encontrar la luz.

Cas sigue escuchando el alarido de la tierra,

igual que la fricción,

lo abrasado,

vulgar gemido

o hueso que raspa la pared de su sepulcro.

Luego la sordera

luego la ceguera

El humo que pare por la boca desde el cáncer,

es otra fisura,

quizá,

monumento al musgo en la garganta:

Invocación.

Levanta un puño para despejar la sombra

y se arrodilla.

Dios o dioses:

Amén su cuerpo de fango y de cristal,

su espera atrincherada.

Cuánto miedo sostiene en la garganta,

cuánta mierda aparta de su iris.

Enemigo de la luz

tanto como amante de sí mismo;

animal de lenguas infinitas:

estatua.

"Biografía de la geografía."

"Escapar, escapar,

esto no es un baile"

 

 

 

III

 

Esta superficie de lágrima y salitre

sumerge en el dolor su geografía,

de uno a otro flanco

quiebra y se redime una vez tras otra

pasada la hora de las muertes.

Nunca escuché a mi padre

hablar sobre la muerte,

nunca crucé la luz bajo su brazo

de timón corpóreo amoratado.

Masqué mi propia pesadilla

y su consecuencia estéril,

levanté una voz en cada sueño de serpientes

y dormí luego;

Busqué otro nidal de larvas

para marcar mi huella,

amanecí de bruces y desnudo,

temblando

dentro de la tierra en espiral.

Verdad:

Este auditorio de lenguas flor

y de diamantes,

juega a la palabra

igual que escarba la espalda del concreto;

se alimenta hasta hartar su víscera común

y entrega una estrella

por cada cuarto de estiércol que secreta.

Luego bufa en coro

y tira una suerte de látigo vergüenza

que cruza desde su miseria hasta el olvido;

caminan sobre una profecía

llena incluso

de instrucciones para replicar la sombra,

para detonar el llanto,

para morirse hasta después de los aplausos.

Sean todos bienvenidos

al ocaso de la voz

y de la lengua.

 

 

 

Visto 1700 veces Modificado por última vez en Sábado, 19 Octubre 2019 16:52
Alberto Martínez Castañeda

Alberto Martínez Castañeda

 

Alberto Martínez Castañeda

Octubre 10 de 1988 Ciudad de México

 

Estudié una carrera técnica en asistencia médica en 2000 y tomé algunos cursos representativos y ligados al  lenguaje

Poesía en lengua hispana. 2009

Escribir con otros ojos. 2010                                                

Tu palabra más alta con Gustavo Enique Orozco. 2013

Poesía y psicoanálisis. 2016

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.