Miércoles, 23 Octubre 2019 05:05

BALAS DE PLATA DE MORDOK MALLAKO ENTRE ISCARIOTE Y DRÁCULA Por J. M. Lecumberri

Escrito por
Valora este artículo
(2 votos)

 

 

BALAS DE PLATA DE MORDOK MALLAKO

ENTRE ISCARIOTE Y DRÁCULA

 Por J. M. Lecumberri

 

Sólo a un monstruo como Dios se le ha podido ocurrir meter todo un universo dentro de una existencia.

¿Cómo no sentirnos siempre desgarrados?

                                                   Murdok Mallako

 

 

Murdok Mallako es sólo la máscara que cubre el rostro. El apóstol de una vida apócrifa, de un evangelio maldito. En esta colección de aforismos titulada Balas de plata, con cierta ironía y, a la vez, misticismo, el autor nos muestra que se trata de la oscuridad disfrazada de oscuridad, aquello que por la escritura desvela.

 

El volumen, editado por Huerga & Fierro (editorial de culto nacida de la llamada Movida Madrileña) está plagado de bellezas furibundas y aullidos melódicos. Profundamente inspirado por los Escolios del gran Nicolás Gómez Dávila, Mallako se acerca a un continente misterosófico lleno de herejía y vacuidad.

 

El oxímoron es su escudo ante la tangencial mirada de la Medusa posmoderna: “no se elige caer en la desesperación, pero nos podemos revelar contra las humillaciones a las que conduce”, sentencia el autor en una especie de manifiesto de la ruina, de lo fragmentario del humanismo, de su hipócrita progreso que avanza en un carruaje de hierro sobre las osamentas, como lo profetizara Blake.

 

Amante de los excesos hedonistas y, paradójicamente, de la desgarradura fundamental, Balas de plata es un libro espiritual, una especie de anecdotario de la derrota y del golpe de Estado respecto de la divinidad interior. Como escribiera Cioran: “Sólo las almas agrietadas poseen aberturas al más allá”, y está claro que este libro dispara certero hacia el cráneo del ingenuo lector.

 

Lectura no sólo recomendable sino mandatario, en el mismo sentido en que lo es una borrachera o una pelea de bar, de esas a las que Kerouac era tan asiduo. Buscador de un Dharma noctívago, de una traición ejemplar, Mollako nos pone enfrente al precioso mineral que asesina al werewolf de la mitología medieval, al bohemio rebelde que se instaura como cuestionamiento incisivo de un sistema de cadente y putrefacto.

 

Mallako no nos especifica la cantidad, pero pueden ser treinta esas balas de plata, con las que al fin podremos liberarnos de la decimonónica ideología cristiana y sus abusos, sus infamias y ser libres en un mundo sórdido, tomados de la mano hacia un ocaso infinito.

 

+++++++

Visto 640 veces Modificado por última vez en Miércoles, 23 Octubre 2019 05:42
José Miguel Lecumberri

J. M. LECUMBERRI

 

Mupeta, lúsico y poco, sí, muy poco. Nacido en la punta del millenialismo, escribe sobre el Caos, la discordia y la putrefacción. Canta al apocalipsis y a las perversiones sexuales. Chamán, sin poderes ni conocimientos sobrenaturales. Nigromante, vasallo de Lucifer. Hombre que piensa. Espíritu de una vía negativa hacia la liberación. Arterrorista, fundador y colaborador incansable de varias zonas temporalmente autónomas (ya casi todas destruidas) y actos de magia del caos: Los Brhams Stalkers, Monsieur Morrison, Los Filósofos Malditos (R.I.P.), los Furiósofos, Ediciones y Punto (R.I.P.), Maljim (R.I.P.), entre otras. Autor de varios tomos de letra muerta: Manual de Neurocirugía para Zombis (Inferno Ediciones), Esquizófrasis (Ediciones y Punto), Pirosofía [teoría de cuerpos delirantes] (Barbas Poéticas), El Matemático Negro (Mezcalero Brothers), H1 (Rojo Siena Editorial), Alter Satan (Versodestiero), Moncloe Piscis (Verso destierro), El libro Negro (1914) (Ediciones y Punto), Las Rojas Raíces del Insomnio (Barbas Poéticas), Monsieur Morrison (Barbas Poéticas-mardeojo), este último a estrenarse el 20 de octubre de 2018, si el Caos lo permite.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.