Domingo, 01 Octubre 2017 00:47

LEGADO /Miguel Ángel Real/

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

  

 

LEGADO

 

 

“escribir es sonreír con un puñal hincado en el cuello,

palabras que se abren como verjas enmohecidas

de cementerio”

Blas de Otero

 

 

Para Ileana Mayanin

 

 

Enseñaré a mi hija a pronunciar palabras;

que sepa nombrar montañas y praderas

y que sepa hablar

de la lluvia como de una alabanza.

Que con labios esmerados

declame la belleza del mundo

y no se olvide

de aclamar atardeceres y de murmurar mares.

Pero le diré sobre todo

dónde se esconden los acentos

en las cunetas donde cayeron inocentes

y que no pierda de vista

la prosodia que recortan

siempre y siempre

las balas.

Quiero que sepa traducir

los silbidos mortales de una ráfaga

en ansia de no callar

que conozca las frases para negarse

a aceptar que otros le dicten un lenguaje

sometido al rasero de opresiones.

Le enseñaré

a decir

a no comerse la lengua

mientras haya manos de niños

hechas llagas por recoger amapolas,

le enseñaré

a hablar un idioma certero

cuyas palabras tengan manos

para apartar la tierra

donde fueron enterradas.

Le explicaré que la prudencia

que muchos me aconsejan

es un sonido fácil de articular,

tan fácil

que con él nos cortamos la garganta

dejando solo un gargarismo que adormece,

un opio de silencio

del que debe alejarse.

Le enseñaré a pronunciar la palabra

solidaria de quien sabe hacerle frente

aun con sus lenguas llenas de llagas

al pobre discursear de los poderosos.

Enseñaré a mi hija a leer palabras,

le diré los adverbios

con los que aprenda a no aceptar

definiciones,

y cómo crearse humilde un diccionario

de lucha

               de resistencia

                                      de futuro

en el que no haya héroes ni valientes,

porque de nada sirve

declamar torpemente en busca de laureles secos:

le diré que hable

por el mero hecho de ser alguien

que pueda cada día mirarse en el espejo

y espero tener fuerza

para poder convencerle

de que con sus palabras

podrá después romperlo, aunque susurre

aunque todos le digan que las voces

no alcanzan objetivos ni derriban torres.

Le enseñaré el valor

de la palabra para afilar palabras

de la palabra para acallar palabras

de la palabra para vivir palabras.

 

 

 

Miguel Ángel Real

30 de septiembre de 2017

Visto 2469 veces Modificado por última vez en Domingo, 01 Octubre 2017 01:08
  Miguel Angel Real

Nacío en Valladolid (España) en 1965. Licenciado en Filología Francesa. Reside en Francia desde 1991, donde trabaja como catedrático de español en el Lycée de Cornouaille de Quimper (Bretaña),

Algunos de sus poemas en español han sido publicados en las revistas españolas La Galla Ciencia (número ocho) y Fábula (Universidad de Logroño), en Letralia (Venezuela) y en las publicaciones mexicanas Marabunta,El Humo y La Piraña (México).

La revista “Le Capital des Mots” posee algunos de sus poemas en francés, originales o traducidos del español.

Ha participado en la revista española El Coloquio de los Perros con una reseña sobre el escritor peruano Diego trelles Paz. Otras reseñas de poesía han sido publicadas en algunas de las revistas citadas.

Traductor de poesía contemporánea en francés y español, ha publicado (solo o en colaboración) algunas de sus traducciones (Luis Alberto de Cuenca, Ramiro Oviedo, Raúl Quinto, José María Alvarez, Eric Dubois, etc) en diversas revistas en Francia y en España (Passage d’encres, Le Capital des Mots, La Galla Ciencia, La Piraña…).

 

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.