Sábado, 20 Mayo 2017 07:45

El musgo como posibilidad de movimiento. / HOMENIC FUENTES /

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 

 

Las primeras representaciones de represión de un estado autoritario es coartar la posibilidad de pensamiento. Esto porque hay una imposición tradicional. Pero el arte no puede permanecer ajeno a las profundas transformaciones que lo definen. La caravana emprendida por varios estados de la república es apostar al movimiento no a la permanencia de factores de censura que relegan todas las corrientes de pensamiento y critica que lo conforman.

De tal manera el recorrido de 32 estados de la republica implica más que un simple viaje de recolección de experiencias geográficas. El ideal del viaje no son los pasos agrietados de un faquir. O la búsqueda de un perfil egocéntrico gritándolo a los cuatro vientos. La caravana del musgo está alejada de trasfondos personales o mensajes subliminales de márquetin. El ideal de la caravana es sencillo y transparente. Lo único que busca es el diálogo. Pero no ese diálogo estéril de las campañas políticas y las promesas de campaña. Es un diálogo que trasciende la parafernalia que adorna el arte en México; como una bisutería barata e ilusoria. La autogestión, para no desnaturalizarse, debe impulsar la autonomía de las decisiones y la expresión debe contar con la misma independencia.  Es así que la solidaridad con aquellos que han vivido relegados es la toma de conciencia de la rica y sustanciosa diversidad que forman todas las sociedades que conforman el país. Sabemos que habrá detractores, Arribistas y traidores. Un proyecto de tal magnitud ha sido una locura salida de dos corazones amorosos. Locura o utopía: cruzar un país manchado de sangre lleno de violencia de injusticia un país bañado de desaparecidos y asesinatos de estado. Un país que irrespeta la libertad de expresión y persigue a todo aquello que le es diferente. Pero Andrés Cisneros  y Alma miranda Alamilla  aman el arte y ese amor les a dado la conciencia de que estamos en constante transformación, no somos los mismos de ayer, el pasado nos ha construido y esa es la función de cualquier expresión artística: trastornar, estrujarnos y cambiarnos desde la introspección y la catarsis.

El arte se nutre de revoluciones, de movimientos sociales y cambios de paradigma que entrelazan el imaginario colectivo correspondiente a una época y a un entorno. El arte es transgresor, crítico y exterioriza la manera en la que los creadores experimentan e interpretan la vida desde sus trincheras de pensamiento. La caravana es el diálogo que nos llevara a fortalecer el tejido social de las comunidades olvidadas. El sueño es lograr que todas las partes sean de igual manera representativas para garantizar la participación en igualdad de condiciones. La gestión artística fue formular proyectos colectivos y colaborativos en el arte. El discurso social se basó en la concertación de sur a norte del país por erigir el derecho inmutable de la libre creación. Sin intervención externa o política cultural que margine o legitime según su criterio. en términos culturales, quiere decir el derecho a promover y elevar los valores culturales y experiencias que contribuyen de manera positiva a la supervivencia como grupo, reafirmando su identidad.

Algo rescatable de dicho proyecto es el bajo perfil en que se ha realizado este viaje hacia al interior de las comunidades. La intención no fue el protagonismo. Ni la búsqueda de reflectores que legitimen el esfuerzo. La caravana por si sola es la semilla que muere en el interior de la tierra para transformarse en un árbol donde el proceso creativo podrá crecer   frondoso en aquellos que persigan el mismo ideal de equidad y libertad.

 

 

Visto 789 veces Modificado por última vez en Miércoles, 24 Mayo 2017 05:32
Homenic Fuentes

Director de la revista digital "la Piraña", Editó la revista "Amargo animal" (Ciudad de México 2006). Fue coordinador de la hoja de poesía "La llama ardiente" en Guadalajara. Ha cursado diferentes talleres de literatura: Aguascalientes, con el poeta Ricardo Esquer. Guadalajara, con los poetas Raúl Bañuelos y Julio César Aguilar. Participó en el seminario "Los fantasmas de la carne" impartido por el poeta chiapaneco Gustavo Ruiz Pascasio en Tuxtla Gutiérrez. Participó en la creación de la revista "A la intemperie", (Aguascalientes). Ha publicado en la revista Orfeo, Verso Destierro, El Sótano (Tuxtla), El Barco Ebrio, Encuentos Cercanos, entre otras. Ganó en el 2007 el primer lugar del Concurso Nacional de Poesía El Laberinto, y fue incluido en el Encuentro de Poetas 2007 de Iztacalco. Es crítico de poesía y narrador. Tiene una novela inédita y actualmente trabaja en su poemario "el primogénito de los muertos", de próxima publicación.

Más en esta categoría: « GENOCIDIO CULTURAL

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.