Ileana Mayanin

Ileana Mayanin

Ileana Mayanin: Artista plástico y diseñadora gráfica. Editora y directora de arte de la revista digital "LA PIRAÑA". Coeditora de la revista de arte "AMARGO ANIMAL" (Cuidad de México 2006) Su obra ha sido expuesta en el instituto Jaime Sabines en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. En Aguascalientes, Ags. En Morelia, Mich. y CDMX. Ha impartido talleres de pintura y dibujo en zonas rurales para personas con discapacidad. Trabaja en su siguiente exposición "títeres".

 

 

GAZAPO

por Ileana Mayanin

Una vez fui un lobezno, de esos que no se comen a un conejo y que con tal de retener al suyo se vuelven vegetarianos y prefieren las sandías. Uno de esos lobeznos quienes ven a los ojos y gritan una y mil veces: ¡Estoy indefenso, no me lastimes! Sí... Sí lo fui, y de pronto, cuando mejor y más confiadamente dormía con mi conejo, un viento helado borró su sonrisa. Ya no me veía igual: su mirada era ausente, enojada, desconfiada, pero no hice caso, ¡era el mío!, ¿quién podría cambiarlo? Le abracé muy fuerte y quise acurrucarme con él y sentir su calorcito suave, su dulce pelaje, su olor a caramelo. De pronto, sentí un escalofrío que me recorrió todo el cuerpo haciéndome temblar. Me separé un poco, vi a mi conejo con su mirada perdida. Sus patitas tenían parte de mi cuerpo ensangrentado, así como también me lloraba el alma. No pude, tampoco tuve el valor de decir nada. Sólo se me ocurrió andar, partir lejos, a lugares remotos que poblaron mi infancia. Si me quedaba, corría el riesgo de morderlo, deshacerlo y tragarme ese dolor que me carcomía. Sí, no sabía qué pasaría conmigo, ni cuál sería mi rumbo, en tanto. Mientras avanzaba, mi cuerpo iba tomando otras formas (ya sin alma uno adquiere formas insólitas, casi macabras): me iba deformando y a poco iba buscando presas. Ya no quería comer sandías, mis colmillos crecían, ya no era yo. Aullé por el camino muy dolorosamente y sólo pude decir por última vez, muy bajito… ¡conejo te quiero, porque cuando no estabas, te extrañé!

LAPEREAU

 par Ileana Mayanin

Traduction de Miguel Ángel Real

Une fois je fus un louveteau, de ceux qui ne mangent pas un lapin et qui, dans le but de retenir le leur, deviennent végétariens et préfèrent les pastèques. L'un de ces louveteaux qui te regardent dans les yeux et crient une et mille fois: je suis sans défense, ne me fais pas de mal! Oui... Oui, je le fus, et soudain, au meilleur moment d'un sommeil confiant avec mon lapin, un vent glacial effaça son sourire. Il ne me voyait plus de la même façon, son regard était absent, en colère, méfiant, mais je n'ai pas fait attention : c'était mon lapin ! Qui pourrait le changer ? Je le serrai très fort et je voulus me blottir contre lui, sentir sa douce chaleur, son pelage suave, son odeur de caramel. Soudain, je ressentis un frisson qui parcourut tout mon corps en me faisant trembler. Je me suis éloigné un peu, j'ai vu mon lapin, son regard perdu. Ses petites pattes avaient une partie de mon corps ensanglanté, et mon âme pleurait aussi. Je n'ai pas pu, je n'ai pas eu le courage de dire quoi que ce soit. Je me suis juste mis à marcher, à partir loin, vers des endroits reculés qui avaient peuplé mon enfance. Si je restais, je courais le risque de le mordre, de le défaire et d'avaler cette douleur qui me rongeait. Oui, je ne savais pas ce que j'allais devenir, ni quel serait mon destin entre temps. Pendant que j'avançais, mon corps prenait d'autres formes (une fois sans âme, l'on acquiert des formes insolites, presque macabres) : je me déformais et peu à peu je cherchais des proies, je ne voulais plus manger de pastèques, mes crocs poussaient, je n'étais plus moi. Je hurlai sur le chemin, très douloureusement, je ne pus que dire une dernière fois, très doucement... mon lapin, je t'aime, car quand tu n'étais pas là, tu m'as manqué !

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LA VíA LÁCTEA

Por Ileana Mayanin


 

De pronto, desperté... fue un extraño sueño, olía a leche, a miel, te veía acariciando mi corazón. Cantabas canciones de amor, viajábamos por el espacio, entre polvo rojizo de Marte y estrellas. Dibujabas paisajes en el cielo, me susurrabas al oído cuentos multicolores y tres mariposas bailaban a nuestro alrededor al compás de una bella melodía. Al contarme esos cuentos, me hacías sentir viva. Me dijiste que la luna sí sabía a queso y que me conocías de mil años antes, que jamás te irías, que me habías buscado hace una vida y que vivía en tu corazón. Me recargué en tu pecho, escuché tu palpitar. Fue extraño oler incienso por primera vez, pero no me detuve a pensar en eso y continúe cantando tu vieja canción. Después, llegó la primera vela encendida... me pareció tan hermosa su luz que no vi las monedas brillar en tus ojos, ni los pétalos que se te caían de entre la ropa. Preferí abrazarte fuertemente y olvidar esos detalles que ya no tenían importancia. Vi más velas… Tu sonrisa era más hermosa aún, iluminada por esa tenue y armoniosa luz. Hacía frío, pero tú y yo lográbamos olvidar la gelidez del aire. No me percaté de tus manos ateridas, rígidas, ni observé tus pupilas fijas viendo al infinito. De repente llegó el día. Por fin pude ver a media luz que los anillos de Saturno servirían sólo como un ataúd. Marte se había ido para no volver jamás. Sí…Descubrí entonces que tiritaba, y que te era imposible reconfortarme. No había pulso desde hace mil años, nunca estuviste ahí, te habías muerto hace una vida, pero yo no lo recordaba. Sólo estabas vivo en mi interior, en mi mente, en mis sueños; te recosté suavemente, canté y bailé por última vez tu vieja canción, colocando nuevamente las monedas brillantes en tus ojos, acariciando tu cabello suave, ya sin vida. Me despedí, todo estuvo en mi mente. No eres real, ya no existes, hace muchas vidas te despediste.

 

 

 

 

LA VOIE LACTEE  

par Ileana Mayanin

Traduction de Miguel Ángel Real


 

Soudain je me suis réveillée... c'était un rêve étrange, ça sentait le lait, le miel, je te voyais caresser mon cœur. Tu chantais des chansons d'amour, nous voyagions dans l'espace, parmi la poussière rougeâtre de Mars et les étoiles. Tu dessinais des paysages dans le ciel, tu murmurais à mon oreille des histoires multicolores et trois papillons dansaient autour de nous au rythme d'une belle mélodie. En me racontant ces histoires tu me faisais sentir vivante. Tu me disais que la lune avait un goût de fromage et que tu me connaissais depuis mille ans, que jamais tu ne partirais, que cela faisait une vie entière que tu me cherchais et que je vivais dans ton cœur. Je me suis reposée sur ta poitrine, je l'écoutais battre. Ce fut étrange de sentir l'encens pour la première fois, mais je n'y ai pas fait attention et j'ai continué à chanter ta vieille chanson. Ensuite, la première bougie allumée arriva... sa lumière me sembla si belle que je n'ai pas vu briller les monnaies dans tes yeux, ni les pétales qui tombaient de ta robe. J'ai préféré te serrer fort dans mes bras et oublier ces détails qui n'avaient plus d'importance. J'ai vu d'autres bougies... Ton sourire était encore plus beau, illuminé par cette lumière ténue et harmonieuse. Il faisait froid, mais nous arrivions à oublier l'air glacial. Je n'ai pas réalisé que tes mains étaient gelées, rigides, ni n'ai observé tes pupilles fixes regardant vers l'infini. Le jour est arrivé soudain, j'ai enfin pu voir dans la pénombre que les anneaux de Saturne serviraient seulement comme un cercueil. Mars était partie pour ne plus jamais revenir. Oui... J'ai découvert aussitôt que je grelottais, et que c'était impossible que tu me réconfortes. Il n'y avait pas de pouls depuis mille ans, tu n'avais jamais été là, cela faisait une vie que tu étais mort, mais moi je ne m'en souvenais pas. Tu étais vivant seulement en moi, dans mon esprit, dans mes rêves ; je t'ai déposé doucement, j'ai chanté et j'ai dansé ta vieille chanson une dernière fois, en mettant à nouveau les monnaies brillantes sur tes yeux, en caressant tes cheveux doux, à présent sans vie. Je t'ai dit au revoir, tout avait existé dans mon esprit. Tu n'es pas réel, tu n'es plus, cela fait plusieurs vies que tu m'as dit au revoir.

 

Jueves, 03 Agosto 2017 15:52

ESPERAME /Ileana Mayanin/

 

ESPERAME

Ileana Mayanin

 

 

 

Una tribu de palabras es tu nombre.

Cenizo clamor del alma que se enraíza a tu recuerdo.

Las silenciosas horas iluminan la mañana

y sueltan sus palomas por el cielo

como himno de alegría hacia el sol que crece.

 

Yo, te recuerdo como el azul intenso de la memoria.

La lágrima que cae recorre el sendero

de las horas que te abrazan.

 

El corazón se atrinchera en algún retrato

que cuelga en las paredes del amor intenso.

 

Es tiempo de llorar.

Con aquel llanto sempiterno que no acaba.

Hacer del alma un río de soles líquidos

que nos devuelva la calma de volver a vernos

pues aun siendo polvo, barro, una lluvia de cenizas vulnerables

somos mas que la carne que se consume

en un tic tac de arena.

 

Me rehuso a la mentira de que aquí todo termina.

 

El amor no puede ser un accidente del universo.

En la misma fe de los que aman yo me encuentro

y desde esta esperanza me entrego como desde el primer día.

 

He de pensarte siempre.

Como un golpe en el estomago que me dobla.

Pero también como el Árbol frondoso

de frutos jugosos.

 

Siempre he de poseerte en mis adentros

donde el hervor de lo vivido se cuece

para salir en mis noches sin ti, como el mejor alimento.

 

Siempre vendrás en lo eterno de mi alma quebradiza.

En el oxigeno del aire que me falta.

 

Revistenos con tu acento venidero.

Con el consuelo de tu musica de viento.

Con tus labios diciendo te quiero.

Despierta este corazón hundido en el pecho.

Y lleva contigo el lirio de estos ojos cansados de llorar.

 

Ven pronto.

 

Como en este día que los cristales son espejos

que reflejan lo que somos;

un cumulo de presentes que no terminan.

 

Papito...

 

Pronto vendrá la primavera

y con ella un nuevo amanecer.

 

Esperame.

 

Que enseguida nos veremos.

 

 

A mi padre ( 1945 , 2014 )

 

 

 

LA SOLEDAD DE UNA RATA

                                                                                                                 

                                                                                                                       Ileana Mayanin

 

 

¿Amaneció? Sí ya amaneció, la luz entra por la ventana tan suavemente que recuerdo la playa, ¿recuerdas la playa viejito? ¿Recuerdas como pasábamos tardes enteras en ella? Claro que recuerdas. Te preparare tu café que tanto te gusta, te ayudo a vestirte, anda ya levántate que es un nuevo día y hay que disfrutarlo, tu pantalón ya necesita que le arregle el botón, has subido de peso amor, eres tan guapo…

Amor deberíamos volver a la playa, a comer esos filetes que tanto te gustaban, seguramente los siguen preparando igual de ricos, ¿recuerdas cuando fuimos a Canadá? ¿Qué comparación con el frio no? Aunque como te gustaba, viejito esa camisa a cuadros te sigue quedando muy bien, te ves radiante esta mañana, ven a la mesa está listo tu café, el pan paso más temprano y no lo escuche, pero te preparare algo rico de almorzar, siéntate, anda siéntate, ten cuidado con tu barba que la mojas con el café, te ayudo a limpiarla, tenemos que recortarla un poco, ha crecido, sigues teniendo esos ojos cafés que tanto me gustaron cuando te conocí, aunque tu barba ya sea blanca, ¿recuerdas cuando te conocí? Tenías esa sonrisa pícara que aun conservas, me decías hola a lo lejos, yo leía como siempre, nunca olvide esa imagen de mi mente, la sigo conservando como si fuera ayer, aunque han pasado muchos años. ¿Cuánto amor? ¿Cuantos años, 56? Como nos ha pasado la vida ¿no crees? Ha sido hermoso compartirla contigo, ver crecer a nuestras hijas, ver como se iban, realizar los viajes que tanto trabajo nos costaron, cada momento a tu lado ha valido la pena, ¿sabes? ¡Este café está muy rico, jajajaja amor ensuciaste tu bigote! Te ayudo ven, ya no estés tan serio, yo te arreglare tu pantalón. ¿Qué te parece si vamos al parque a ver las jacarandas?  ¡amo las jacarandas! ¡Llenan de color el parque, si, si! ¡Vamos! Antes te arreglo ese pantalón, no puedes salir así. ¿Te invito unos dulces de esos que tanto te gustaban de tamarindo? ¿Recuerdas cuando me los comprabas y había que esconderlos de las niñas? Jajaja que recuerdos, ¿cómo estarán las chicas? Habría que llamarles esta tarde ¿no crees? Deben estar esperando saber de nosotros, amor tu almuerzo está listo, anda ya comamos que es tarde, dormimos mucho. Me despertó la rata de nuevo, ¡maldita rata! ¡No la soporto! Me da miedo y el gato no ha servido de nada, ya puse veneno dicen que ese polvo blanco es dulce como el azúcar y es letal, con solo lamerlo muere al instante, que bueno porque ha roído los sillones y es intolerable tenerla aquí, ¡es sucia! ¡Pero claro tu duermes como una roca y no te das ni cuenta! ¡Oye recordé cuando en uno de los viajes que hicimos había un restaurante debajo de la habitación y nunca podíamos dormir, pero no nos importaba! Que divertido era desvelarnos toda la noche y despertar tarde, solo para abrir las ventanas y seguir dormidos hasta medio día y solo salir a pasear, ahora ya no podemos viajar tanto, ¿qué te parece si planeamos uno? Podríamos ir a un lugar tranquilo, donde hubiera mar, allá no te dolerían tus rodillas por el frio. ¡Si amor vamos a planearlo! ¡Viejito este problema con la rata tenemos que solucionarlo, la maldita rata ha roto uno de mis vestidos! ¡No la soporto más! Tendré que mandarlo reparar, ¿recuerdas cuando salíamos de compras y las niñas nos acompañaban? ¡Que lío! jajaja siempre era un desorden y nunca lográbamos ponernos de acuerdo, ¿y las navidades? ¿Para seleccionar la cena? Que si pavo, que si lomo, que si ensalada, tenían gustos tan diferentes, al final comprábamos todo y terminábamos comiendo cena de navidad durante días y días, disfrutaba tanto estar solo los cinco, las pláticas interminables con las chicas, como les iba en la escuela y como se nos pasaron los años viéndolas crecer, ¡ay amor que gratos recuerdos! ¿Amor gustas más café? Esta rico ¿no? ¡Mira nada más! Ese gato no deja de dormir, claro como el correteó toda la noche con la rata, maldita rata un día la mataré. Se está haciendo tarde y aun no pasa la señora que vende las tortillas y necesito hacer de comer para irnos a ver las jacarandas, que gente tan impuntual, que te parece que te cocine pollo asado y ensalada, ya sé que no te gusta, pero debemos cuidar la dieta, hemos subido de peso, y si por ti fuera comeríamos comida china todos los días, jajaja ¿recuerdas amor cuando me invitaste a comer esa comida china en ese restaurante donde solo estábamos nosotros y el servicio? Jajaja que cantidad de comida llego a la mesa, creo que cene y comí al otro día lo mismo, ya habían pasado 26 años de conocernos, ya las niñas eran unas adolescentes y nuestro bebe casi entraba a la primaria, no sabes cómo disfrute esa comida, te sentaste a mi lado y me dijiste que nunca te irías, ¿recuerdas? Tomaste mis manos y las besaste y me dijiste no quiero mi vida sin ti, ya había pasado una vida, no sabía todo lo que nos faltaba por vivir, ha sido maravilloso. Pues si… pollo y ensalada.

¿Tocan? si están tocando, quizás sea la señora de las tortillas, espérame viejito ahorita vengo.

No amor, no eran las tortillas, era don Pablo le dije que sin falta le depositamos la renta el lunes, que extraño que no la hayan depositado las chicas, les voy a llamar, no mejor no solo las molestare, bueno, aunque pensándolo bien aprovecharía para saludarlas, espérame y te las comunico para que las saludes.

Bueno parece ser un día que nada esta como debería, el teléfono no da línea, que extraño, cuando vayamos al parque pasemos a la compañía de teléfono a poner una queja por el servicio es pésimo, ¿qué te parece si compramos helado? ¿recuerdas ese helado de durazno que me encantaba cuando siendo una niña me llevabas a comprar? Hace mucho que no comemos, se está haciendo tarde, ya, ya quiero mi café está muy frio y así me gusta, le puse leche y ese nuevo endulzante que compramos hace unos días; está muy rico, también cuando vayamos a la compañía de teléfono pasaremos a comprar más veneno para esa maldita rata, ya se terminó y no logro matarla, no la soporto más, ¿sabes? Está muy rico el café, amor tengo un poco de sueño, es extraño, pero estoy cansada, ¿crees que podamos recostarnos un poquito? ¿Tú también estás cansado?  vamos a amor yo te ayudo. Si amor, abrázame siento un poco de frio, tus manos siguen siendo tan lindas, ¿recuerdas cuando me las regalaste? Nunca olvide tu regalo amor, ¿hace viento verdad? Siento frio, si amor me recuesto junto a ti, amor moje mi cabello en el café, gracias por limpiármelo, gracias viejito, ¿me platicas un cuento? una de tus historias, si amor abrázame me estoy quedando dormida. ¿Viejito y esa luz? ¿Abriste la puerta? Tengo frio. ¿Porque tardas?

La rata sigue viva, por fin me desharé de la maldita y de ese gato inexistente, olvida lo de las niñas y las jacarandas; La soledad suele contarte mentiras al oído.

 ¡amor! ¡Llegaste! Hace una vida te esperaba, mira tú barba negra y esos ojos hermosos, ese traje me encanta, te hace ver tan elegante y guapo, ¿fue con el que te conocí? y sigues teniendo esa misma sonrisa que nunca olvidé. ¿Alguna vez te dije cuanto te amo?  ¿No? Recuerdo que no pude decirlo, ¡pues te amo! Qué bueno que llegaste. Vámonos amor. Salgamos de este lugar...

Miércoles, 03 Mayo 2017 03:00

RÉQUIEM PARA UN OLVIDO /Ileana Mayanin/

 

  

 

 

 Réquiem para un olvido

 

Ileana Mayanin

 

 

 

 

LÍA

 

 

¡Vamos a la playa Lía! ¡Vamos a hacer castillos de arena! vamos a comprar un barco de papel! vamos donde no nos alcance la vida, el mundo, la sociedad, ¡vámonos! Toma tu muñeca pelirroja y llevémosla lejos de aquí, ponle sus zapatitos negros, esos le gustan, ¡Lía sonríe! que vamos a ir a donde no necesitemos de personas, donde nadie nos lastime como la última vez, ponle su vestido de tafeta verde y peina su cabello. Vamos Lía no llores, ¡sonríe! que nos espera la vida, ¿te acuerdas como nos divertíamos con el fleco feliz y tu papa Jojlos? ¡Todo era maravilloso! Lía daremos un paseo con el barquito y veremos atardeceres y cantaremos el niño robot. llévate algunos libros, le harán falta a tu muñeca, límpiale su carita y lleva esa caja musical para que la pongas en su pecho y pueda cantar. No te preocupes Lía, esa cajita cabe muy bien porque tu muñeca no tiene corazón... No te olvides de la bolsita de terciopelo rojo que está cerca de tu muñeca. ¡Anda Lía! date prisa que se hace tarde y me da miedo la noche. Cántame Lía… El cielo se está poniendo oscuro.

Lía cuando terminemos nuestro paseo, regresaremos a la playa y cuando estés ahí, saca el polvito de la bolsita de terciopelo rojo, en la arena haz un castillo con ella. Cuando llegue la noche canta Lía, canta fuertemente y déjame ir con el mar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LAS SIRENAS

 

 

 

Hace un siglo tenía la edad de quien ve el futuro como un sueño. Acobardada por varias sacudidas decidí continuar sin que ningunos ojos bellos ni ninguna sonrisa hermosa distrajera mi caminar y como dice Joaquín Sabina en una de sus canciones: “Y la vida siguió como siguen las cosas que no tienen mucho sentido pero no fue siempre así. Una vez llego alguien que habitaba en el olvido, ahí donde todos conservan ese mismo rostro ilusorio hechos de papel maché color blanco con labios rojamente sobrepuesto, ahí donde todos son nada. Era alguien que me conocía un siglo antes y tenía la sonrisa de ayer, abrí el corazón, busqué entre su sonrisa a la persona que conocí ¡lo encontré! ¡Lo encontré! ¡Gritaba enardecida! Él me contó sobre los mil mares que atravesó como Simbad. Las sirenas que casi lograron hundirlo en los mares azules, y como con gran valentía había triunfado. Admiré cada una de las batallas que había ganado, yo escuché tan atentamente como pude. Pensé que si los dos proveníamos del olvido podríamos mantenernos firmes y no regresar a ese sitio lleno de miedo y soledad. Nadie vuelve ahí (al menos no entero) habíamos jurado mantenernos completos, sin lastimarnos. Yo no sabía que al paso del tiempo las sirenas toman formas humanas, voces humanas, recursos inagotables que usan para cobrar deudas, yo debía una de ellas en un mar muy lejano que ni siquiera recordaba. me gritó en la cara que del olvido nadie escapa y que de ahí provenía, que no era más que un reflejo de él mismo y que absolutamente nadie se iba sin pagar. Arrancó de mi pecho el corazón de un solo movimiento.

No pude reaccionar, fue tan súbito que ni siquiera pude sentir dolor (eso vino después) solo me senté a lado de mi corazón destruido y me disculpé con él, lo acaricié y le hablé, le dije que no podía repararlo, que tenía que irme, que no conocía un remedio que lo sanara. Fumé con él y le regalé también parte de mi memoria para que no se quedará completamente solo, les dije que regresaría de vez en cuando para ver si alguien volvía por ellos, y me fui... Siempre me voy, solo que ya sé de dónde vengo y la vida sigue como siguen las cosas sin sentido.

 

La filial Tarija del Pen Bolivia y Pen Internacional inaugura sus actividades en pro de la cultura y del arte con la realización del evento LETRAS LATINOAMERICANAS, MUJERES ESCRITORAS ABRIENDO FRONTERAS: ARGENTINA- BOLIVIA- MEXICO, a efectuarse durante los días 9, 10 y 11 de febrero de 2017 en lugares emblemáticos de Tarija. organiza Pen Tarija, con el apoyo de Casa de la Cultura, Casa Patrimonial, Tahiel Ediciones (Argentina), Comuarte (México), La Piraña Edición web,Club Social, Megacenter Tarija.

 

(Argentina), Comuarte (México), La Piraña Edición web,Club Social, Megacenter Tarija.  PROGRAMA LETRAS LATINOAMERICANAS (ingreso libre) JUEVES 9, hrs. 10.00 Lanzamiento del evento con Feria exposición bibliográfica en Plaza Principal de Tarija, acera del Club Social. hrs. 19:00 Lanzamiento de publicaciones de autoras invitadas, en Casa de la Cultura, sujeto a programa especial. VIERNES 10. hrs 18.00 Lectura y coloquio en Casa Patrimonial del poeta Edmundo Torrejón Jurado. SÁBADO 11. hrs 20:00 Instalación de Arte, Imágenes /Collage, Música Poesía en patio de comidas del Megacenter Tarija.  

Lunes, 30 Enero 2017 17:18

TRAZOS Y MAS TRAZOS "CESAR KOSTIA"

SABADO 25 DE FEB DE 2017 A LAS 17:00 HRS 

CELEBRANDO EL SEXTO ANIVERSARIO DE CASA MAHA

EXPOSICION DE: CESAR KOSTIA.

MONTAÑA # 77

COL: BENITO JUAREZ 

CD: NEZAHUALCOYOTL.

TEL: 5573525790

Invitados en línea

Hay 1026 invitados y ningún miembro en línea