Mostrando artículos por etiqueta: Poesía

Miércoles, 05 Octubre 2016 06:15

Versario del antónimo poemista

 

Mi patria destilada

Acosado por el aire del olvido, decía tristemente

… ¡Basta ya!

Estamos con las tripas cada vez más pegadas

[ a las costillas y el hígado reseco

Aquí es el mundo que nunca vimos

[ en los ilusionismos disfrazados

Donde amanecen los rezos y las súplicas

[ pegados a la almohada

Donde las iglesias son trenes de hormigas

[ archivando migajas

Donde las madres lloran al saberse preñadas

[ pues el hijo habrá de morir

en circunstancias ajenas y antinaturales

Donde los campos son abandonados y el maíz

[ y la papa ya no crecen sin su hospedero

Donde las niñas cambian un pan

[ o una tortilla por su sexo

Donde… la vida no vale nada… Decía José Alfredo

Donde la poesía todavía desnuda florecitas

[ y delira belleza sobre fango

Donde se evaporan los salarios y el desempleo

[ ya es genético

Donde las hidroeléctricas inundan

[ las razones del almuerzo

Donde no estarás parado más de cinco minutos

[ sin que te despojen

Donde los nombres dan miedo

Somos la extensión de un infierno sin registro

y sin regulaciones de temperatura

Somos méxico…

Sí, méxico con minúscula cual se debe.

Porque México todavía no ha nacido

 

 

 

Poema que quiere llegar a ti

(A la memoria de Lupita Moguel)

Es casi ley, los amores eternos son los más breves.

Benedetti

 

Duermo despacio para que mis ganas prolonguen

[ su rostro amablemente

Para que tus razones inunden hoy las calles

[ tristes con lluvias tristes

Porque en un descuido del párpado se tejen

[ los vientos de tu mirada última

Y una tras una en el eco de este réquiem

[ las habitaciones se fantasman

Quédate a solas como las golondrinas

[ que persiguen estrellas

Para esperarme todavía más amor que tuve

[ y vendrá siempre con la madrugada

Entre un eclipse de ala y la distancia

Entre un rostro nuevo y esta manera

[ de amor extinto

Entre desmayo de madera y noche aerógrafa

Cuando el sueño no asista a los cafés

[ y las sombras de vidrio suiciden la tarde

Estarás más camino que el agua persiguiendo

[ cometas a las once am

…estarás…

Soy de una música tarda y perseguida

De un poema para los domingos en posiciones

[ babélicas de andamios sorprendentes

De un baúl para subsuelo tibio y con raíz alfarera

De un beso con almidón

De una carta sin dictados

Eres más color que un día florido de mayo

[ en nuestro primer año para decorar

Esa noche entre la tempestad pude escuchar

[ tu nombre derrotado

Esa noche fue sublime el retorno y te sedujo

[ el vértigo al partir este invierno

Ahora estar de pie con el alma sangrante y la realidad

[ dotada de confusión sin anestésicos

Es la hora de lo cierto que espera a la vuelta mía

[ de cada esquina en tu cuerpo vacío

Eres la razón más incipiente y sol de marzo cercano

[ a los ríos de la depresión central

Donde tu vida fue

Quedan miles de relojes quemando su tiempo

[ a cada pulso telúrico

Pero tú no estás ni esperándome asomada a la puerta

[ ni a la solapa de tu diáfano reencuentro

Dueles y demasiado lento para rasgar más

[ todavía este silencio

Lo entiendo porque fuimos nuestros hasta

[ que los pies reclamaron caminos

Lo entiendo porque fuimos nuestros hasta que tu alma

{ exigió sus alas con nuevos planisferios

Lo entiendo porque seremos nuestros en lo más lejano

[ del recuerdo en aquel invierno de 1997

 

En nuestra sangre seremos nuestros

Entre Abril y Santiago muro y puente

[ de tu nombre y el mío…

Quedan las avenidas dislocándose al ritmo

[ de la luna que también te llora

Tantos viajes fuera de toda anécdota sin tus manos

[ y mi canto ya no son viajes

Es otra vez de noche y el frío exige

[ su denominación barcaria

La mitad de los recuerdos ya están condenados

[ y hay que luchar contra el polvo

No quiero despedirme sin que sepas que hoy

[ he pensado en ti

Seguiré un día tu rastro por ese abrazo

[ que aún descansa en mis brazos…

Por ello y siempre

Buen viaje mujer que amé…

Buen viaje

 

 

Animal extraño

Lo vi asomarse a la vuelta de algún lado

sus raíces de bronce recordaban

[ a los árboles más viejos

traía un espadín de madera y un caballo

cual saltarín de nube y barro

con sus patas de cedro

al ala del sombrero se inclinó

—algo tímido—

su más reciente sueño

(venía por alguien)

de boca desdentada y surcos de montaña desértica

su ropa resultó ser un trozo de arcoíris

sus manos de muerta transparencia

cedían vapores del siglo a la calle empedrada

De qué cruel mundo hemosférico escapaste

No pareces papel ni tinta ni ocre carne

tampoco los fantasmas acudieron a verte

tras tu rastro de colores abismales

llegaste por ella

te vi llevarla

pero jamás sabré por qué lo hiciste

 

Publicado en OIDOS NEGROS(Poesía)
Viernes, 30 Septiembre 2016 21:48

Dead Man / José Miguel Lecumberri /

 

 

Dead Man

José Miguel Lecumberri

 

Yo soy Nadie, el poema destruido

         por el peso de las palabras que no contiene,

la lluvia de luz que se diluye en la sangre dulcificada por el peyote,

mi nombre es nadie y tu ausencia poco a poco ha tomado

el lugar de mi cuerpo,

ahí donde el vacío se va pareciendo a la sonrisa triste de la princesa

o al silencio que el coyote recita en un prolongado aullido,

mi nombre es Nadie, el abismo deseado por los ángeles;

 

El bosque enrarecido por la promesa del invierno, despertando

                                      sus esqueletos de papel

hurgando en la comisura del viento

          los murmullos de las ramas desnudas,

el frotamiento de unos senos contra la ciega visión de la noche,

 

puedes llamarme Nadie,

el que renta su sombra al diablo,

el que se enmascara con su propia calavera

                               para exagerar la muerte

o sepultar la vida bajo lágrimas de fuego y flores de plomo.

 

Yo soy Nadie y el gélido beso del dragón

                                 me ha despertado el sueño

mientras el agua seca del olvido se bebió mi nombre;

el infierno utiliza tu inmaculada belleza como irresistible carnada

como el rastro de sangre que se convierte en el poema de la herida,

viajas con nadie, la noche es el cuervo que le arranco los ojos al amor,

inserto en tu cuerpo como el salmón en la violenta contracorriente,

transitando por ciertos órganos como una deliciosa enfermedad,

yo soy Nadie, el último y eterno latido de tu corazón.

 

Caronte me conduce por tus venas hasta el puente de espejos turbios,

sus palabras son nada y contienen la verdad como un cáliz vacío,

-me llamo Nadie-, le dije, y el respondió con la semilla de cristal en los sueños...

Publicado en OIDOS NEGROS(Poesía)
Viernes, 30 Septiembre 2016 21:32

Habitación 413

Que nadie contradiga cuan abierto es el deseo

de estar así, bajo las sábanas de otoño,

mirando destejer del día a las sombras.

 

Que nadie ose (no mientan, no sean púdicos) decir

que en este lecho de herido no hay gozo,

lascivia, encantamiento.

 

Que nada irrumpa tan excelso instante, que nada evite

el contacto de la gasa sobre el cuerpo.

 

Que nadie venga

(¡cómo no odiar a las visitas y sus lánguidos consuelos

y su encendido morbo por la muerte!) a escuchar

la respiración atrofiada, el quejido

-una y otra vez, una y otra vez-

de dolor profundo, oculto.

 

Que nadie mire este despojo de hombre

-ya flor, ya hierba, ya esqueleto-

agitándose en la arista del recuerdo,

intentando guardar las mieses, el sudor,

la breve valentía de ser presa.

 

Que nadie roce sus labios, manos,

que nadie toque nada.

 

No recorran esta habitación, esta ciudad cercada,

huelan sólo la fragancia del espino.

Publicado en OIDOS NEGROS(Poesía)
Viernes, 30 Septiembre 2016 20:36

EL VIENTO PINTA SILENCIOSAMENTE LAS HORAS

EL VIENTO PINTA SILENCIOSAMENTE LAS HORAS

El viento pinta (silenciosamente) las horas
como desvelo
cansado de arrastrarse
por la tierra seca; y la soledad
a mitad de la plaza
descansa fielmente
como reflejo del monte
frente a la cita puntual de la tarde.
No hay nada,
nada ya por este día;
sólo la orfandad de saberse
otro; espejo a medio ocaso
que se quiebra con ansia triste,
que se quiebra
sin más adjetivo que el que dibuja
a diario la muerte.

Publicado en OIDOS NEGROS(Poesía)
Viernes, 30 Septiembre 2016 18:19

Agreste Bipálido

Agreste Bipálido

           Eduardo ribé

Por aquí no pasa nadie
sólo aves y reses
venados y víboras
a veces osos
y yo,
pero yo no cuento.

Pasa y pasaba
no ya el tiempo
sino mareas de aire
en donde viaja el eco
de los gritos
de los niños
del pueblo vecino.

No pasan ni carretas
por donde antes a caballo
mi abuela;
el camino ya se ha ido
una plaga mermó la flora
a cierta hora pasa la luna
y la lechuza no ulula.

De noche pasa el miedo
entre ramas muertas
y flores secas
pasa canta que canta
donde antes quizás mi abuelo.

Cerca pasa un riachuelo
donde de niño jugaba
pasa y año con año
escatima su cauce
pasa y ya se fue.

(una vez pasó un huracán
y otra vez un incendio)

El más viejo de todos los pinos,
al que religiosamente visito,
me dice
que todo de maravilla
que al fin hay nuevos pinos
pinitos
justo a sus alrededores.
 

Más no falta mucho
para que pase por aquí
una planta que termine
de exprimir a esta tierra.

Publicado en OIDOS NEGROS(Poesía)
Viernes, 30 Septiembre 2016 17:17

Infidelidad / Disara Cárdenas /

 

 

 

Infidelidad

Disara Cárdenas

                                    

Los árboles afuera retuercen sus ramas despidiendo la eternidad

y con las manos descarnadas me aferro a la noche

que en silencio se traga el sonido de mi dolor y mi venganza.

Flota la fatalidad en mi pecho

y tu fría vida de invierno se escurre entre mis dedos.

 

El tiempo se dilata.

Un quejido de nieve vuela con las alas negras que yo le di;

Desenvueltas a la noche se van llevando tu invernal existencia

en esta noche sin luna,

hacia el dolido cielo perlado con mis lágrimas.

 

Las alas negras se elevan con tu vida en sus entrañas.

Añorando la luz de plata de tus dominios

se alejan, se pueden en la eternidad de tu ausencia...

Las alas negras de mi alma guardaran desde hoy tu esencia

y teñirán de olvido mi dolor.

 

Tus ojos de traición no reflejaran más

a la seductora ninfa que causo tu perdición.

Hoy, con un beso de cianuro y carmín duermes ya, invierno,

entre sabanas del color de la violencia.

¿y yo?

Para mañana el aire me habrá llevado entre sus brazos

hasta otro lecho carmesí.

Publicado en OIDOS NEGROS(Poesía)
Jueves, 29 Septiembre 2016 15:07

Frases Sueltas

El poeta se enfrenta en primera instancia

a un ser cerrado que es él mismo. Quizá

este sea su primer y más grande reto:

romper el reflejo del mundo en su persona

para ver por todos los cristales, otros

mundos, que aunque estaban delante

de él, nunca había visto...

En esto estriba el gran acto de voluntad

y rompimiento. Dejar que el agua rota

penetre en las imágenes  de

otra belleza.

        Adriano Rèmura

Publicado en OIDOS NEGROS(Poesía)
Miércoles, 28 Septiembre 2016 06:10

Historias del polvo

Historias del polvo

Víctor M Muñoz

 

I

Tú, hermano Caín,

lo supiste primero,

agobiado, en los suburbios del edén

 

sin amor y sin odio

 

azotaste tus manos en todas esas rocas,

se entumecieron tus piernas en inútiles huidas

 

enronqueciste, hermano Caín,

sin que nadie quisiera escucharte

              loco por fin caíste al suelo

                           te revolcaste entre

                                                     baba

                                                        de lagrimas y

polvo

 

amargos lodos amasabas

                       los lamiste

                   los engulliste

gusto tenían a hombre

a mujer

                 bíblicos cienos

                 carne de la humanidad

 

 

 

II

 

recorrían la cuidad

buscaban lugar para ellos

en sombríos huecos

                                      se acariciaron

 

en malolientes hoteles

                               desnudaron su amor

reunieron sudor                             saliva

 

se dieron la raíz misma de una sonrisa callada

cubrieron sus parpados con violetas y trozos

de grises de cielo

 

entrelazados

sus cuerpos encontraron

                                     un paraíso

de acero concreto

y luces neón

 

                                              luego

vino el tedio

y otro amor

                          ella tuvo sándalo

                                             satín

El rompió sus puños

en duras paredes

                                             cada noche olía

el aroma de un trapo sucio

                         oyó mil veces el hosco lamento

                         de los trenes de madrugada

 

supo entonces lo que tú supiste, hermano Caín

cuando tendido en el suelo nadie quiso escucharte

 

 

 

III

 

sin amor y sin odio

bebió en las sucias fuentes

se sentó en el espinazo

corrompido de una esperanza

                                                 muerta

                                                 se amontono el polvo

junto a sus pies

 

entumecidos.

Publicado en OIDOS NEGROS(Poesía)
Página 36 de 36

Invitados en línea

Hay 4876 invitados y ningún miembro en línea