Mostrando artículos por etiqueta: Poesía

Jueves, 25 Octubre 2018 05:31

(-0+) Alma Miranda Alamilla

 

 

(-0+)

Alma Miranda Alamilla

 

Nadie me dijo cómo comenzar esto

cómo caminar por las calles llenas de caballos ciegos.

y me asombro

por el coágulo del atropello y el molde.

 

De todas las formas excepcionales para usar un recipiente,

como se puede usar el azúcar

la mantequilla

o la cabeza de un cerdo

 

al ver que todos trabajan en los hilos

para arraigarse a un pedazo de hoguera

sin que la noche no se estropeé,

no dije la noche:

dije la carroña formada

por las diferentes máscaras de mi pecho

 

Mis manos

mi cuello

mi vientre

 

Comenzar a escribir poemas

que nadie piense que lo son

pero que se galopen de mis manos en un solo salto

con todo el miedo que le tengo al mundo

 

De estrujar lo cuerpos entre las avalanchas

al dejar caer las pieles que necesitaré cuando vuelvas

para levitar la presente

y darle abrigo al que llora en los trenes confundidos

 

Estrujarnos en un deseo de infinita concordancia

y sabotearnos lejanos

para jugar a los reconocimientos

y las extrañezas.

 

Eso nadie lo enseña

nadie lo aprende

a saborear lo auténtico para siempre

entre las premoniciones y el deslizamiento.

 

Como quien hace la última promesa

de nunca abandonar la carne ajena

y lo único que logra no se refleja en el eco

de los lugares comunes.

 

Aquí

donde no tengo nada que buscar,

bajo mis armas, a la espera de alguna cerca nueva

que pueda recordarme un poco a como fui ayer.

 

Sé que de no encontrar más reservas en los reflejos

me quedará el verbo en las miradas ajenas

con la que sin poner puntos finales

apagaré el fuego juntos

en silencio

    sólo

            con la lengua.

Publicado en OIDOS NEGROS(Poesía)
Jueves, 25 Octubre 2018 05:24

POR LA LIBRE / Jorge Enrique Yam /

 

 

POR LA LIBRE

Jorge Enrique Yam

 

 

 

Luchador:   Jorge el exótico Yam

 

Originario de Tonayam de las Copas Bacalar, nació bajo un ring a lado de una promo de cahuamas, desde ese día, cuenta la historia, ya no pudieron cantar más los luchadores. Pertenece al grupo exótico o quizás rudo de Colectivo Descolectivo del caótico Cancún de 10, es luchador poético amateurs desde hace siglos aunque sabe de llaves, castigos y contrallaves, invicto en sus derrotas, la rendición juega con las palmadas o al conteo de 10 en sus encuentros, la máscara la conserva para poder tirar algunos golpes bajos hacia aquellos que dicen escribir poesía pero sin escribir nada y mucho menos tener victorias sintiéndose ídolos, figuras o leyendas en la arena literaria y sólo le hacen al cuento. Está siempre decidido a tirar algunos textos en el cuadrilátero, lanzar dardos a sus contrincantes en el ring y complacer a los aficionados. Ya antes ha participado en diferentes encuentros de luchas como la lucha extrema, lucha de apuestas y hasta ha trabajado de réferi, ha publicado algunas recetas y poemitas en revistas y periódicos de su imaginación supervisado por el comisionado de la lucha libre poética. Este peso pesado va con todo y espera ganarse a su lector.

 

Contrataciones al siguiente correo : Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

 

 

 

 

 

POR LA LIBRE

 

I CAIDA

 

En el cuadrilátero

el presentador carcome nuestro nombre

disgusta sus huesos

y los cuelga sobre las cuerdas

las palmadas se adormecieron en la espera

sobre los hombros de las sillas

se ha lesionado el espectáculo

con los dardos del hambre sobre la lona

en una lucha extrema

se fracturaron las luces 

al escuchar el nombre del luchador siguiente

la música nos abre el acantilado de gritos

y caminamos con los poros anunciando su victoria.

 

Ser rudo es acobijar en la mascara

Insultos y maldiciones

ocultar el rostro para no ver

la parálisis de la pobreza

ocultar el rostro es hacer que tu esqueleto

escupa rendiciones

ocultar el rostro es contarle las palmadas

a tu presente

ocultar el rostro es tirar versos

y que estos se impacten en los lectores

esta caída la he perdido.

 

 

II CAIDA

 

El contrincante pasea mi cuerpo

hasta dejar mi rostro conversando con la lona

mientras el sudor se marea al rebotar de las esquinas

donde hacen fiesta al rosar mi cansancio

el réferi quiere envenenar las palmadas

quiere verme perder en su conteo de 10

la afición quiere sangre

quiere saludar a la derrota

en un vaso de cerveza

en esta pelea no hay relevos

es uno a uno en un shot de llaves y técnicas contra el rival

quiero respirar al salir de este encierro

ante la neblina de golpes

te agachas a escarbar entre tus latidos

algo más que una silla o un bate

para sentarte a escupir tus ganancias.

 

Esta caída fue nuestra.

 

 

 

 

III CAIDA

 

 

Nadie aquí le importa

si tus venas crujen.

 

Nadie aquí le importa

si alzarte la mano signifique recibir un tiro.

 

Nadie aquí le importa

si la máscara grita.

 

Es un deporte

donde la adrenalina se alcoholiza contigo

serás técnico, rudo, exótico o poeta

las caídas vuelan sobre la tercera cuerda

para nadar en la arena de lucha libre 

quizás mejor sea escribir o intentarlo

los impactos se diluyen entre las letras

dejando rastro alguno en estas hojas

sin mascara

sin cabellera

con un lápiz moribundo.

 

Perdimos la tercera caída y esta lucha.

 

 

 

 

 

 

PARODIAS

 

DR.  Wagner

En mi casa y con mi gente, se me respeta.

 

DR. EXOTICO YAM

Con tus textos y tus lecturas ve y chingas a tu madre.

 

Luchador Pieroth

Bola de mexicanitos Traga – Nopales.

 

Luchador Pie-Yam

Bola de disque escritores Traga – frasecitas motivacionales.

 

Arturo el rudo Rivera

Gúacala de pollo

 

Jorge el poyeta Yam

Gúacala de poeta.

 

Hijo del Perro Aguayo

¿Dónde están, perros?

 

Entenado del oblígame perro

 

Préndanle unas veladoras a sus muzas perros.

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en OIDOS NEGROS(Poesía)
Jueves, 25 Octubre 2018 05:14

TE DIRÁN QUE ERES NADIE / José N. Méndez /

 

 

TE DIRÁN QUE ERES NADIE

José N. Méndez

 

 

Como la hoja que se deja llevar por la caricia del lago,
el viento lleva trozos de tu aroma; partícula de lo inimaginable,
máxima concentración de estrellas y combinación de todo lo mejor
de cada una de las civilizaciones;
pero que un día ya dejó de reconocerse a sí mismo.

Es que nos han dejado diseminados los obstáculos
al más puro arte de la guerra
y disfrazaron de “prudencia” el hecho de que tu lengua/león fuera domesticada,
no sabiendo que tarde o temprano todo rugido se eleva
desde tu cama, desde tu silla de ruedas,

desde tu visión herida,
desde tu columna fracturada,

desde la cicatriz con la que naciste y has estado maldiciendo,
créeme; al necio se le agotarán las opciones y deberá escuchar.

Entonces las dudas estallan mientras a la noche

le arrojas semillas/lágrima…

¿Quién dijo que sus alas no son lo bastante fuertes

o que el disparo de flor/vida no llega o el fénix/amor vuela tan alto

que no hay posibilidad de que puedas tocarlo?.

Y si de la oscuridad nace el quebranto,

hablaré de las luciérnagas;
esas que un día se quedaron a vivir en mi casa

para jamás emprender la retirada;
llegarán hasta cada una de las puertas que las requieran
y sus historias serán historia dentro de una historia escrita
a pura honestidad, esa de la que todos estamos sedientos.

Ahí donde la umbra es Kraken arrastrando la embarcación al fondo,
sábete antorcha cuyo fulgor habrá de despertar a otras,
con esa incandescencia de palabra exacta, abrazos en el momento justo

y lealtad inquebrantable.

Pero antes del vuelo del águila hacia horizontes más lejanos;
esta deberá reconocerse a sí misma
y comprender que todo cuanto le fue dado
ha de cumplir una función; no, no sé cuál sea la tuya
y ni siquiera conozco la mía,
ahí, desde lo incierto
es donde imagino
que nace la belleza del vuelo.

Querido, Querida:

Sábete quizás grano de polvo
en medio de inmensa playa,
playa en la que habrá instantes que te sientas el más solitario de todos,
pero si tan sólo uno de sus hijos le fuese arrebatado
entonces no habrá tierra que alcance para recibir todas sus lágrimas.

Ya sé que a punta de golpe y palabra te hirieron,
que has sido subestimado,
que has sido ignorado,
que has sido despreciado,

que has dado tiempo

a quien sólo quería saber la hora,
que entregaste un corazón hermoso
y te lo han devuelto hecho trizas,
que el daño nubló todo sentido…

Lo sé, lo sé…

Te dijeron que eres un subnormal,
un defecto,
un impuro,
un exiliado,
un extraño,
un estúpido,
un incapaz,
algo que no debió haber sucedido.

Y te preguntas qué clase de mundo
le hace esto a uno de los suyos.

Querido, Querida:

Eres un enigma,
no podrás ser descifrado
y aquel que jamás aprendió a usar sus alas,
suele tenerle miedo a lo que no entiende.

Sí, te dirán que eres nadie…

Y eso lo sé porque me fue dicho.

Entonces me senté cerca de la fogata
y estuve escuchando a los sabios,
me contaron que “Nadie” cegó a los ciclopes,
que “Nadie” derrotó a monstruos colosales,
que “Nadie” engañó a las sirenas,
que “Nadie” se carcajeó de la mala suerte,
y que “Nadie” regresó triunfante a su reino
para reclamar todo aquello

que desearon quitarle.

Pero no vas tornarte como los violentos,
no vomitarás el veneno
y no lograrás que el imprudente
contemple lo que tú consideras prosperidad, no;
ellos sabrán de arrancar
y tomar por la fuerza todo fruto
sin comprender el esfuerzo del árbol

y no valdrá la pena desgastarse;

tu palabra es joya que no deberá terminar

en el hocico de los cerdos.


Que triste estará en ellos
ese ojo que contempla más allá
de lo que otros consideran un límite,
pues permanecerá sin abrirse.

Sí, te dirán que eres nadie
pero siéntate a mi lado,

mira la danza de los resplandores
y déjame contarte un secreto:

Ulises, rey de Ítaca, también era “Nadie”.

 

Publicado en OIDOS NEGROS(Poesía)
Jueves, 25 Octubre 2018 05:05

Sin encabezado / Gwenn-Aëlle Folange Téry /

Sin encabezado

Gwenn-Aëlle Folange Téry

 

 

 

 

No encuentro como platicarte lo que pasa, lo que veo.

No hallo palabras contundentes, imágenes fuertes.

No hay ni piruetas fáciles, ni sarcasmos potentes.

 

Hace unos días, aparecieron, así se dice, aparecieron 6 cuerpos decapitados y 3 cabezas.

No supe si quedaron acoplados de a 3 cuerpos enteros y 3 descabezados para la eternidad, o si ninguno se conocía desde endenantes. Que no es lo mismo 6 y 3 que 3 por un lado y 3 por otro.

En cuanto bajo la guardia veo cabezas rodando por las calles, calles que van cuesta abajo, y veo sus ojos estallar bajo los golpes, por las piedras del camino, claro.

Y se pinta la luz de sangre.

Alcanzo a pensar que si esas cabezas llevan tiempo cercenadas, la sangre no mancha, ya se ha de haber coagulado. Lo que he perdido son las palabras, no la cordura.

 

Y cordura no me falta al imaginar una posible línea de reconocimiento de los occisos, por aquello de que acá los asesinados son presuntos delincuentes, siempre. Lo de los daños colaterales ya no se menciona en nuestro país.

Veo cabezas empaladas y cuerpos crucificados, no se vayan a ser víctimas de una presunta caída…

 

 

¿Sabes cuántas veces empecé a escribir hoy?

6.

Y 3 encabezados diferentes.

 

Ya de esos muertos del otro día no se habla.

No sabemos siquiera si a los muertos, presuntos padres, hijos, hermanos, delincuentes, desaparecidos, asesinados ya los enteraron o cómo.

¿Ataúdes? ¿3 y 3, o 9?

¿Bolsas negras? ¿Chicas o medianas? Porque grandes no, si las cabezas se pueden acomodar perfecto entre las dos piernas de un cuerpo que no tiene cabeza, pero que sí fue la suya, presuntamente…

Se antoja, sabes, platicarte también

De niños baleados

De padres atropellados

De mujeres violadas

Tanta muerte.

Tanto espanto.

 

Tú… Tú me interrumpes, una vez y luego otra.

Con risas y juegos. Flores en las calles, en las que no ruedan cabezas, estrellas por la noche y viento, viento recio que me despeina.

Entonces dejo de escribir.

 

Pero dime.

Dime puta vida, ¿lo tuyo es resiliencia o es indiferencia?

Publicado en OIDOS NEGROS(Poesía)
Jueves, 25 Octubre 2018 05:00

DUDAS Rocío Prieto Valdivia

 

 

 

DUDAS

Rocío Prieto Valdivia

 

 

¿Cuántas cosas me has enseñado?
A reparar las alas: sin estar heridas,

ni faltarles una sola pluma. 
A besar tan despacito,

y no querer tocar otros labios

que no sean los tuyos. 
A querer atisbar todas las páginas

de un libro, y seguir leyendo. 
¿Cuántas cosas dejaste de enseñarme? 
Dime en que taza de café te encuentro. 
O en que cuento esta la respuesta a mis dudas. 
En que hoyuelos he de sumergirme

y que lunas he de permanecer colgada

que no sean las tuyas. 
Mientras tanto edificare columnas
para sostener el peso de los días sin ti. 
Mi querido hombre, mi jaguar dormido. 
Mi naufragio a media luz.

Publicado en OIDOS NEGROS(Poesía)

 

 

 

LA SINESTESIA PERMANENTE

Extractos del libro “Erratiques / Erráticos”

 

TEXTOS: ANGELE CASANOVA

FOTOS: PHILIPPE MARTIN

Traducción y reseña: Miguel Ángel Real

 

 

La danza es poesía y simbiosis, como queda reflejado en estos poemas de Angèle Casanova que acompañan las fotos de Philippe Martin y que tengo el placer de traducir y presentar.

Poemas y fotografías para intentar describir un gesto, la unión de los bailarines con los elementos, la fuerza de un escorzo. Hasta volverse luz, y con la energía que se crea dejar unas huellas que son al mismo tiempo fugitivas y perennes. Textos e imágenes se armonizan y nos hacen compartir una sensualidad latente, la rabia y el sentido del movimiento de un cuerpo, sin idealizarlo; al contrario, poeta y fotógrafo se unen para destilar emociones que desafían al tiempo con su carácter inmediato e indeleble a la vez. Hay piel y geometría, sombras y destellos en las palabras y en las imágenes. Somos testigos, junto con los autores, de algo secreto, que no desvela totalmente su significado porque sólo se evoca, dejándonos contemplar y completar esos instantes.

Los versos de Angèle Casanova son un eco a las imágenes, o tal vez ocurra lo contrario. Contornos que se difuminan, pasos reflejados en el suelo que se abren como tallos en todas las direcciones. Un libro en el que resuenan los esfuerzos de los danzantes por apoderarse del espacio, y cuya acción  lo transforma así en espejo de sus ansias, deseos y recuerdos.

 

Este libro ha sido publicado en octubre de 2018 en edición bilingüe por las ediciones “Pourquoi viens-tu si tard?” (Niza, Francia)

http://www.association-lac.com/

https://www.facebook.com/editionspvst/

Para adquirirlo, descargar la hoja de pedido en http://www.association-lac.com/editions/BdeC.pdf

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

rien

et puis

un rayon

qui vient heurter la peau

et part de guingois

je vois alors ce pied

surgir de l’ombre

marquer le début

de la danse

 

 

 

nada

y de repente

un rayo

que viene a golpear la piel

y se va de soslayo

veo entonces ese pie

surgir de la sombra

marcar el comienzo

de la danza

 

 

 

 

il pointe vers le sol

montre

le centre de la terre

un axe autour duquel tourner

virevolter en rythme

sans la conscience de ce temps cosmique

qui courbe le plancher

le fait luire d’un reflet double

danse

noyau planétaire

ces strates coexistent

sous la même attraction

 

 

 

 

apunta hacia el suelo

indica

el centro de la tierra

un eje en torno al que girar

revolotear al ritmo

sin la conciencia de ese tiempo cósmico

que arquea el suelo

lo hace relucir con un reflejo doble

danza

núcleo planetario

estos estratos conviven

bajo la misma atracción

 

 

 

 

 

 

 

les jambes se font signe du temps où

tout était possible

le passé pourtant

s’atomise

et la silhouette fond

dans un liquide nucléaire

mais

rupestre

la danse continue

impression sur un mur irradié

quand bien même le danseur

a fondu

 

 

 

 

 

las piernas se hacen señas de cuando

todo era posible

el pasado sin embargo

se atomiza

y la silueta se derrite

en un líquido nuclear

pero

rupestre

la danza continúa

impresión sobre una pared irradiada

incluso cuando el bailarín

se ha derretido

 

Publicado en VENTANA FRANCESA
Viernes, 21 Septiembre 2018 03:30

POESIDA / José Miguel Lecumberri /

Esta columna que saldrá cada vez que sea necesaria, sostiene la insostenible cabeza de la hydra. Textos ofrecidos a la Piraña para la deconstrucción del mundo.

 

 

POESIDA

José Miguel Lecumberri

 

 

“La destrucción fue mi Beatriz”, escribió Mallarmé,

Daba a entender que la poesía surge de algún lado

Que hay poesía antes que poema

Quizás sea el poema la ruina de la poesía,

Su dispersión

Por autofagia

Por canibalismo

Y quien convierta lo poético en escritura

Es un destructor

Un profanador ingenuo

De mensajes ultramanentes

Un cosificador

De artefactos sublimes

Que no pertenecen a este mundo

¿Es el poeta un completo idiota?

¿Qué significa ser poeta, hoy en día?

¿Existe tal cosa?

Esta época en la que conciencia

Y espiritualidad son modas frugales

Poses de alcurnia

El poeta se yergue aún con una voz sólida

Con una resonancia musical

Como trompeta de Jericó

Como ángel rabioso

Dispuesto a cabalgar a lomos

del Leviatán

Es labor del poeta detener

Aunque sea por un segundo

El horroroso progreso de la humanidad

Y de esta manera convertirse en un redentor

Es el acto poético

Un sabotaje

Hacia la civilización

Un acto terrorista

Como lo sugirió Hakim Bey

Que haga estallar la conciencia de consumo

Que destruya al zombie

Alquímicamente

Y lo transforme en dáimon

Acaso el poeta

Tiene ese poder

El poder del esquizo

Del delirante

El poder de resurgir de las catacumbas

Apestoso y putrefacto

Para anunciar nuevos mundos posibles

De luz y armonía

Traer la guerra para conquistar la paz

De forma definitiva

El poeta es un paria

Siempre lo ha sido

Un marginal

Y un suicida

Si no lo es

No es poeta

Porque lo que se carga

No es una cruz

Sino un arma de destrucción masiva

De las conciencias aburguesadas

Del proletarismo decadente

De la aristocracia infame

Un arma que arrasa con todo

Una destrucción perfecta

Caníbal

Sublime

Sus antiguas herramientas

Metro

Ritmo y rima

Son paradigmas momificados

En algoritmos sin alma

Instrucciones para el éxito literario

Putería

Machismo y payasada

Todo en volúmenes laureados

Por la crítica

En estúpidos versos sin poesía

No antipoemas

Contrapoemas

Como una enfermedad autoinmune

Los poetas están destruyendo la poesía.

 

J.M. Lecumberri

Publicado en ZONA DE DESASTRE

 

 

CONSUELO JIMÉNEZ

INCONTESTABLE

Traduction de Miguel Ángel Real

 

 

Soudain, vide, nul destin.

Rien que des nuages qui s'écoulent

en boucles d'abîme.

Soudain, un virage s'ouvre vers un autre,

les deux à coups de dents

avec la fureur du vent

ils s'emparent des rennes de la ligne droite.

Le secret sourire me ramène

au verbe, silence habité

dans la tanière du temps.

Le néant s'ouvre vers le tout,

la porte grince,

c'est l'heure sans aiguilles.

Soudain l'air choisit des accents,

des âmes qui guettent les battements.

Tais-toi, écoute, une tonalité résonne,

de vieux sons de ce nom

qui cille sur le revers de ma veste.

Soudain ta poitrine soupire

sous le seuil de l'histoire. Soudain j'écris quelque chose que je désire

hurler: ta lumière et ton ombre

comptent aussi dans ce défi vulgaire

d'avoir vécu.

 

 

 JE SAIS QUE CELA NE VA PAS TE PLAIRE

 

Il y a des jours où nous sommes en cristal,

on dirait que le cœur

s'oppose au verbe,

que la gorge se noie

dans le sourire forcé de n'importe quel

visage.

Il y a des jours où les miettes inondent

la table jusqu'à tomber par terre,

sans laisser-aller,

juste comme ça, vers l'abandon.

Il y a des jours où tu crois

que celui qui se réveille

le soleil dans la bouche

va l'avaler au prochain clignement des yeux.

Il y a des jours où tu voyages dans la fumée

d'une cigarette,

mais la cendre ne tombe nulle part,

il ne faut plus balayer.

 

 

 FOETUS RAIDE

 

Les paupières tiennent

sur le reflet de la fenêtre.

Mon corps, fœtus raide,

est un récit vétuste

d'un chêne aux branches fendues

qui gît dans le palpitement

de la fronde, son mystérieux,

appeau d'os détrônés

qui convoitent la sauge

aux fleurs bleues, violacées

ou jaunes, des vers pérennes

dans un monde qui est déjà écrit

 

 

CONSUELO JIMÉNEZ

INCUESTIONABLE

 

 

 

De repente, vacío, nulo destino.

Sólo nubes fluyendo

en rizos de abismo.

De repente, una curva se abre a otra,

ambas a dentelladas

con el furor del viento

se hacen con las riendas de la recta.

La callada sonrisa me devuelve al verbo,

habitado silenciar en el cubil del tiempo.

Se abre la nada al todo, la puerta chirria,

es hora sin agujas.

De repente el aire elige acentos,

almas que acechan latidos.

Calla, escucha, suena un tono,

viejos sones de aquel nombre,

que parpadea en mi solapa.

De repente suspira tu pecho

bajo el umbral de la historia.

De repente escribo algo que deseo

gritar: tu luz y tu sombra también

importan en este vulgar desafío

de haber vivido.

 

 

SÉ QUE NO TE VA A GUSTAR

 

 

 

Hay días, que somos de cristal,

parece que el corazón

se resiste al verbo,

que la garganta se ahoga

en la sonrisa forzada de cualquier

cara.

Hay días, que las migas inundan

la mesa hasta caer al suelo,

sin descuido,

sólo por un sí, al abandono.

Hay días, que crees,

que aquel que amanece

con el sol en la boca

se lo va a tragar en el parpadeo siguiente.

Hay días, que viajas en el humo

de un cigarrillo,

pero la ceniza no cae en ningún lugar,

ya no hace falta barrer.

 

 

 

 FETO YERTO

 

 

Se sostienen los párpados

en el reflejo de la ventana.

Mi cuerpo, feto yerto,

es relato vetusto

de un roble de hendidas ramas

que yace en el cancaneo

de la fronda, misterioso son,

reclamo de huesos destronados

que anhelan salvia

de flores azules, violáceas

ó amarillas, versos perennes

en un mundo que ya está escrito.

 

 

JOSÉ INIESTA

Traduction de Miguel Ángel Real

LA COUR OBSCURCIE

 

 

 

Repose, pensée, dans ces heures

sans personne.

Écoute les silences

de la cour obscurcie,

et le profond ravage de ta voix.

 

Et respire sans hâte

l'air de la nuit,

la féconde vigueur du souffle du monde

autour de ce jardin qui t'accorde

une odeur qui perdure

et les fleurs qui tombent.

 

 

 

 

 

SILENCE DANS LES VIGNES

 

Chaque jour nous atteignons encore plus le fond.

Il n'y a pas de douleur dans la terre que tu aperçois

transpercé par un étonnement paisible,

et aujourd'hui tout parle de toi dans les chemins

dans une journée sans nuages

de la fin de l'été.

 

Seulement ce que tu as aimé survit.

Enlever ta chemise et marcher déchaussé

de soif dans l'amour et devenir l'eau.

Quel silence retentissant dans les vignes,

quelle gravité dans chaque pas.

Quelle quiétude

que l'équilibre ancien d'un talus,

la prière du noyer près du chemin,

l'éclat du soleil sur ta peau

et en même temps sur les grappes serrées,

sur les terrasses sèches d'être vivant.

 

 

 LA NUIT AVEC MOI

 

Quel mystère dans la nuit,

quelle harmonie

sauvage

du cœur et des étoiles, face à face,

suspendue dans la quiétude du tourbillon.

Soudain rien n'avance ou ne recule.

Le regard me suffit, être du ciel

qui allume dans le vide ses chandelles,

respirer dans la cour obscurcie

l'arôme immédiat du jasmin

avec un amour profond. Tout vole,

et tombera vers son repos. Rien n'importe,

car dans cette aventure d'être vivant

et de ne rien savoir d'autre ni ne le désirer

je découvre un paradis,

mon ignorance.

 

 

  

SUR LE PONT

 

Il y a des endroits qui sont toujours retour.

Chaque jour ils nous donnent abondamment

ce que nous attendons sans le savoir,

la lumière quand il fait jour sur la mer,

l'eau soudaine dans les canaux,

les roseaux poussés par le vent,

le soleil des oranges

dans les vergers obscurs. Quelle liberté que de se taire et voir l'aurore

dans cet hiver nouveau de mon âge.

Je viens d'arriver jusqu'à ce pont

où chaque matin je m'arrête

sans connaître la raison

de me savoir si vivant,

et l'odeur de la terre me délie.

 

 

 

 UN VISAGE DANS LA LUMIÈRE BRISÉE

 

Minuit et orage.

Un point de destination, et la fenêtre.

Aujourd'hui ma main caresse sur les vitres

voilées par la pluie

ce qui a disparu,

la zone où la lumière est brisée.

La veine se dilate dans son frémissement. Nous n'exigeons plus rien dans cette maison,

et nous ravivons le feu qui s'épuise.

Dans sa permanence

l'amour est réponse,

et ces mains ouvertes à son offrande,

les pas qui retournent à travers la boue

vers la cabane de la fumée et de la pauvreté :

le calme déversé

sur la destruction.

 

 

 

 

 

 

 

JOSÉ INIESTA

EL PATIO OSCURECIDO

 

 

Descansa pensamiento en estas horas

sin nadie.

Escucha los silencios

del patio oscurecido,

y el hondo asolamiento de tu voz.

 

Y respira sin prisa

el aire de la noche,

el fecundo vigor del aliento del mundo

en torno a este jardín que te concede

un olor que perdura

y las flores que caen.

 

 

De “Bajo el sol de mis días”, Algaida, 2010

 

 

 

SILENCIO EN LAS VIÑAS

 

Cada día llegamos más al fondo.

No hay dolor en la tierra que divisas

flechado de un asombro sosegado,

y hoy todo habla de ti por los caminos

en un día sin nubes

del final del verano.

 

Tan sólo sobrevive lo que amaste. Quitarte la camisa e ir descalzo

de sed en el amor y ser el agua.

Qué silencio rotundo por las viñas,

qué grave cada paso.

Qué quietud

el equilibrio antiguo de un ribazo,

la oración del nogal junto al camino,

el resplandor del sol sobre tu piel

y a un tiempo en los racimos apretados,

en los secos bancales de ser vida.

 

De “El eje de la luz”, Renacimiento, Sevilla, 2017

 

 

 

 

 LA NOCHE CONMIGO

 

Qué misterio en la noche,

qué armonía

salvaje

de corazón y estrellas, frente a frente,

suspensa en la quietud del remolino.

De golpe nada avanza o retrocede.

Me basta la mirada, ser del cielo

que enciende en el vacío sus candelas,

respirar en el patio oscurecido

el aroma inmediato del jazmín

con un amor profundo. Todo vuela,

caerá a su reposo. Nada importa,

porque en esta aventura de ser vida

y no saber más nada ni anhelarlo

descubro un paraíso,

mi ignorancia.

 

De “El eje de la luz”, Renacimiento, Sevilla, 2017

 

 

 

 EN EL PUENTE

 

Hay lugares que siempre son retorno.

Cada día nos dan en abundancia

aquello que esperamos sin saberlo,

la luz cuando amanece sobre el mar,

el agua repentina en las acequias,

las cañas inclinadas por el viento,

el sol de las naranjas

en los huertos oscuros.

Qué libertad callar y ver la aurora

en este invierno nuevo de mis años.

Acabo de llegar hasta este puente

donde cada mañana me detengo

sin saber el porqué

de saberme tan vivo,

y el olor de la tierra me desata.

 

De “El eje de la luz”, Renacimiento, Sevilla, 2017

 

 

 

 UN ROSTRO EN LA LUZ ROTA

 

Medianoche y tormenta.

Un punto de destino, y la ventana.

Hoy mi mano acaricia en los cristales

velados por la lluvia

lo desaparecido,

la zona donde está rota la luz.

La vena se dilata en su temblor.

Ya no exigimos nada en esta casa,

y avivamos el fuego que se agota.

En su permanecer

el amor es respuesta,

y estas manos abiertas a su darse,

los pasos regresando por el barro

a la choza del humo y la pobreza:

la derramada calma

sobre la destrucción.

 

De “El eje de la luz”, Renacimiento, Sevilla, 2017

 

 

 

 

poemario inédito Lata kxtankgaxekg / Desde la raíz.

Manuel Espinosa Sainos

 

 

 

 

Lalakpuwanit

 

Unú’

lakatsu kkachikín

laktsu tawan litakaxtayanit

nkgalhtuchokgo,

stlan litliy xtatlín.

 

Amachá’

antá kxakilhtutu’

lakaminit tantam xuwachichí’

win tu lakpuwanit

ntasama.

 

 

 

Ambición

 

Aquí

muy cerca del pueblo

vestido de hojas vedes

el río

canta una canción.

 

Allá

en la otra orilla

un coyote nos mira

y aúlla

la bondad de la ambición.

 

 

Lalakgamakglhtit

 

Kupatan minchuchut, kiwani’,

lakapala wat xlisakgsi

stakganá.

 

Likgalhkgast nkilisakgsi’

chu chapakgó laktsu spun,

chapa chichiní tu pulha kkinkilhni’.

 

Akgchapawalí xmustalekg

kgastin ntu matsitsiwí

xatachiwín lapaxkit.

 

Paks wat skiti

ntu jun jun kgosa

kxakgan kinkaxanatna’.

 

Wat stlan chuchut

ntulakatsukú kkimpulakni’,

luliskayakatsant nki sen.

 

Kupatan minchuchut, kiwani’,

tsekg kilhpixka kintamanixni’,

pala puxtakgamakgant nkimakni’.

 

 

Arrebato

 

Yo quiero de tu agua, me dijiste,

y bebiste  de un solo sorbo

lo dulce de lo verde.

 

Te saciaste con mi néctar

y tomaste entre tus manos los pájaros,

el sol que nace en mi boca.

 

Te apropiaste de la sombra

de mis cerros abrigo

de la conversación enamorada.

 

Comiste todos los peces

que vuelan en los umbrales

de mis flores.

 

Tomaste el fluido limpio

que escurre de mis entrañas,

acabaste tu sed con mi piel de lluvia.

 

Yo quiero de tu agua, me dijiste,

mordiste los labios de mis sueños,

y de un chapuzón vaciaste todo mi cuerpo.

 

 

Patsankgat

 

 

Kiwani nkatsisnitá

mpi lakum xtamakgalán tiyat kit,

kinchant,

kimaxanatli,

kiakgaka’

liya liya nkimakgala’,

xlistakgan mintamanixni kwa,

chu kum nelhtu kililaya’

unu tlinkila kiakgxtakgyawa’.

 

 

 

Olvido

 

Me dijiste esa noche

que soy lo que la tierra produce,

me sembraste,

me floreaste,

me podaste,

una y otra vez me cosechaste,

fui el color verde de tus sueños,

y me dejas aquí

plantado.

 

 

 

Tankgaxekg

 

Wa imá wun wa xlakán xpipilekg

lakum talakapastakni xla ti lakapastak,

kilakán ntankgaxekg

lakum xlakán mputaknún ninín.

 

¿Ti xla ntokgxiwí kum niwá laktsu spun

nti mpaskwanankgóy kxakgán?

kilakán sen

lakum xla nkinakukán ntachiwín.

 

Ni kalitsokgsa xla napakgakaya wun,

ni kalitsokgsa xla namalakxiya xanat,

kakatsi mpi xkam jukiluwa nkin,

kakatsi mpi xtankgaxekg kiwichat nkin.

 

 

 

Raíces

 

El viento es de las mariposas

como el recuerdo es de quien lo vive,

las raíces nos pertenecen

como las tumbas a sus muertos.

 

¿De quién es el sauce sino de los pájaros

que hacen fiesta entre sus ramas?

es tan de nosotros la lluvia

como lo son del corazón las palabras.

 

No pretendas desramar el viento,

no pretendas a las flores desplazar,

somos tan hijos de la serpiente venado,

tan raíz profunda de la madre árbol.

 

 

 

Kamakxtukgow ninín

 

Kamakxtukgow ninín,

kamastokgw xlukut xlilakapastakkán,

kaliinkgow antaní ntlakg kawán.

 

Kamakxtukgow ninín,

lulakapalakgonit limimakgolh

xlikankan ntalatlawananín.

 

Kamakxtukgow ninín,

niskakkgoy xanat maski xatapulhu

nkum tunkun nachampalakgoyaw.

 

Kamakxtukgow ninín,

kama’akgachiniw xtamanixnitkán,

nixawá mpala nawaxakxtukgokán.

 

Kamakxtukgow ninín,

ni nikgoy xatapulhu ntankgaxekg

nkum tunkun nachampalakgoyaw.

 

Kamakxtukgow ninín,

kwenta katlawaw xtamputsnikán,

nixawá mpala namakgnipalakgokán.

 

 

 

 

 

 

 

 

Desenterrar a los muertos

 

Desenterrar a los muertos,

juntar los huesos de su memoria,

llevarlos a la tierra del edén.

 

Desenterrar a los muertos,

que con sus máquinas de fuego

los empresarios vienen ya.

 

Desenterrar a los muertos,

que aun arrancados no se secan

las flores si se vuelven a plantar.

 

Desenterrar a los muertos,

devolverles la posibilidad de soñar

antes que la ambición los excave.

 

Desenterrar a los muertos,

que las raíces no se mueren

si se vuelven a sembrar.

 

Desenterrar a los muertos,

protegerles el cordón umbilical

antes de que los vuelvan a matar.

 

 

 

Del poemario inédito Lata kxtankgaxekg / Desde la raíz.

“Proyecto apoyado por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes”

Publicado en OIDOS NEGROS(Poesía)
Página 7 de 36

Invitados en línea

Hay 6462 invitados y ningún miembro en línea