Mostrando artículos por etiqueta: Poesía

Miércoles, 26 Febrero 2020 05:36

Mustang / César Rito Salinas /

 

 

Mustang

César Rito Salinas*

Una flor

cae de un ojo

Paul Auster, Escriba

 

Me acerco a la ventana.

Me duelen las piernas, los tobillos,

El pudridero.

Nunca tuve cincuenta, tengo cincuenta y seis.

Soy un hombre viejo que mira el mundo desde la ventana.

No pensé pasar de los veinticinco,

Fui un niño alcohólico.

Las calles peleaban por acción.

El negro fue el color preferido de las mujeres.

Mi viejo murió a los cincuenta y cuatro,

Nunca quise vivir más años que mi viejo,

Los hombres no deben vivir más que sus padres.

Escribo con bolígrafo de tinta oscura,

A veces me da por perderme en la ciudad,

Me enamoro de mujeres enloquecidas,

Espero la lluvia en el jardín municipal.

En un tiempo tuve un perro, oh, si, cuánto amé a mi perro.

En un tiempo tuve un Mustang del 74.

Me gusta ver el mar cuando anochece,

Puedo pasar horas frente a la oscuridad.

Escucho en la radio canciones que enamoraron a mis padres.

Será importante tener principios.

Me pongo algo violento en las farmacias,

Las oficinas,

El olor del desinfectante de pisos me perturba.

No voy al beis,

No voy al fut,

No me gustan las concentraciones masivas.

En la mañana, durante el almuerzo,

Enseño a escribir poesía a un adolescente.

Me gusta quejarme por escrito,

Lo encuentro emocionante.

Las páginas corren mejor

Sobre el respaldo de los sillones.

¿Toda la vida que pasó fue para llegare a esto?

Tengo algo, tengo ánimos.

Salgo a trotar por las mañanas,

Sonrío cuando llegan los problemas.

Me enamoro de mujeres enloquecidas,

¿Ya lo dije?

Nunca cumplí los cincuenta.

Publicado en OIDOS NEGROS(Poesía)
Etiquetado como
Miércoles, 26 Febrero 2020 05:09

HEBERTO DE SYSMO / “Maldito y bienamado bibelot"

 

 

HEBERTO DE SYSMO

Poemas de “Maldito y bienamado bibelot », Ed. Baile del Sol 2017

Traduction par Miguel Ángel Real

 

 

Dicotomía Saussureana

 

 

Esta patria, trinchera y escondite,

esta herramienta, este arma, este genial invento,

argot de lo no sido,

germanía que glosa, dialecto en alambique;

es más de lo que puedo dar,

es más allá de mí.

 

Este entramado ardid, ajeno al hombre,

busca la interacción, vulgar, profana,

de quien —por  expresar—  recibe dicha.

 

Esta jerga de nadie y para todo;

arquitectura afín a la conciencia.

Este modo de creer que somos y decimos.

Este acopio de signos sin ternura

¿es mi lenguaje?

 

 

 

Dichotomie à la Saussure

 

Cette patrie, tranchée et cachette,

cet outil, cette arme, cette géniale invention,

argot de ce qui ne fut pas,

jar qui ne glose pas, dialecte en alambic;

c'est plus que je ne peux donner,

c'est au delà de moi.

 

Cet échafaudage de ruses, étranger à l'homme,

cherche l'interaction, vulgaire, profane,

de qui -parce qu'il s'exprime- reçoit du bonheur.

 

Ce jargon de personne et pour tout;

architecture proche de la conscience.

Cette façon de créer que nous sommes et que nous disons.

Cet amoncellement de signes sans tendresse

est-ce mon langage?

 

 

 

 

 

 

[Dis]función estética

 

Las primeras palabras -cuando niños-

provocan la alegría de los padres.

 

Las últimas palabras de la vida

provocan la tristeza de los hijos.

 

Tanta palabrería entre unas y otras

resulta el argumento

de un género intermedio

entre comedia y drama;

donde así el arte

condicionado queda

por la belleza y el espanto.

 

 

 

[Dis]fonction esthétique

 

Les premiers mots -dans notre enfance-

provoquent la joie des parents.

 

Les derniers mots de la vie

provoquent la tristesse des enfants.

 

Autant de verbiage entre les uns et les autres

devient l'argument

d'un genre intermédiaire

entre comédie et drame ;

où l'art reste

ainsi conditionné

par la beauté et l'effroi.

 

 

Inanidad sonora

 

Fui a su lecho,

le confesé cuánto la amaba,

más tarde le exigí una explicación;

ella encendió  la luz

y repitió

mi  nombre en el vacío.

 

 

Inanité sonore

 

J'allai dans son lit,

lui avouai combien je l'aimai,

plus tard je lui exigeai une explication ;

elle alluma la lumière

et répéta

mon nom dans le vide.

 

 

Inveterado

 

Busca mi mano un hueco en blanco,

un nuevo hueco en blanco en que escribir

lo novedosamente viejo;

la página intocada del cuaderno

mi mano busca, su tragedia llama

a la fatalidad invertebrada

de [re]escribir.

El vicio de llenar el folio en blanco

conseguirá educar a mi mirada.

 

 

 

Invétéré

 

Ma main cherche un creux en blanc,

un nouveau creux en blanc où écrire

ce qui est nouvellement vieux ;

la page non touchée du cahier

est cherchée par ma main, sa tragédie appelle

la fatalité invertébrée

de [ré]écrire.

Le vice de remplir la feuille blanche

réussira à éduquer mon regard

 

 

Lampo en la deriva

 

 

La Poesía es Inteligencia;

conforman ambas ese matrimonio

en el que la intuición es rol de amante.

Obviamos la entidad inteligente

cuando nos entregamos a su lira,

mas sin inteligencia, Poesía

sigue siendo aquello que  hojece;

el lampo en la deriva.

 

 

 

 

Lueur dans la dérive.

 

 

La Poésie, c'est de l'Intelligence ;

toutes deux forment ce mariage

où l'intuition a le rôle de l'amant.

Nous omettons l'entité intelligente

quand nous nous livrons à sa lyre,

mais sans intelligence, la Poésie

est toujours ce qui verdit ;

la lueur dans la dérive.

 

 

 

Espiral de vida

 

 

Decir para vivir,

vivir para decir,

y después de haber dicho

volver a desdecirse.

 

 

 

Spirale de vie

 

Dire pour vivre,

vivre pour dire,

et après avoir dit

à nouveau se dédire.

Etiquetado como
Miércoles, 26 Febrero 2020 04:49

PEDRO SÁNCHEZ SANZ / “Refugio en el vuelo” /

 

 

PEDRO SÁNCHEZ SANZ

Poèmes de “Refugio en el vuelo”, Chamán Ediciones, Mai 2019

Traduction par Miguel Ángel Real

 

 

PATRIAS

 

 

Allá donde se estremece la luz

de tu lámpara y se acrecienta el peso

del corazón cuando alberga la voz

que pudo ser simiente,

dirige tus pasos, recoge el fruto.

 

Dicen de la patria que es un destino,

un regazo de madre inmaculado

que orbita sobre su propia verdad.

 

Sea quizá una palabra barroca,

redoble de tambores en la sombra,

un hogar de obligado cumplimiento.

 

Innumerables islas nos esperan

en nubes y mares insospechados,

con los rescoldos del último fuego.

El corazón reserva

rincones para todas sus cenizas.

 

 

PATRIES

 

Là où frémit la lumière

de ta lampe, où augmente le poids

du coeur quand il héberge la voix

qui aurait pu être sémence,

dirige tes pas, cueille le fruit.

 

On dit de la patrie qu'elle est un destin,

le giron immaculé d'une mère

qui orbite sur sa propre vérité.

 

C'est peut être un mot baroque,

roulement de tambours dans l'ombre,

un foyer d'exécution obligatoire.

 

Des îles innombrables nous attendent

sur des nuages et des mers insoupçonnées,

avec les braises du dernier feu.

Le coeur réserve

des recoins pour toutes ses cendres.

 

 

 

METEOROLOGÍA

 

Detrás de la lluvia

no había nada,

tan sólo un vacío

húmedo de cueva,

caída sin fin

de un grito suicida,

buriel desencanto

de nube desplazada.

 

Detrás de la niebla

quizás habrá un día

un tacto mojado

de amor primerizo,

alargado trino

de estrella fugaz,

un gesto sagrado,

bautizo jubiloso.

 

Detrás de la lluvia

se esconde la niebla,

como  un animal

que olisquea el aire

y espera que deje

de sonar la tormenta.

 

 

MÉTÉOROLOGIE

 

Derrière la pluie

il n'y avait rien,

seulement un vide

humide de grotte,

chute sans fin

d'un cri suicide,

désenchantement rougeâtre

de nuage déplacé.

 

Derrière le brouillard

il y aura peut être un jour

un toucher mouillé

de premier amour,

trille élancé

d'étoile filante,

un geste sacré,

baptême joyeux.

 

Derrière la pluie

se cache le brouillard,

comme un animal

qui hume l'air

et attend que l'orage

ne retentisse plus.

 

 

 

 

SEMILLA DE SAL

 

 

            Incrustada en la piel como un album de recuerdos gastados vino de un mar de infancia a poblar tus abismos.

 

       Suda, llora, grita. Sal es todo lo que quedará de ti cuando el tiempo y el aire hagan su labor de

alimañas. Con suerte será semilla que caiga en otro rostro o se enrede en el pelo de una muchacha fértil, abonando la raíz que tuvo tu nombre y tu palabra. Será horizonte blanco, germen de un manantial que recorrerá el pasado reseco de tu ausencia, en busca de la húmeda caricia de la anémona y la escama.

 

       Viaja la sal a lomos de un delfín irredento, en un mar sin tiempo ni medida, hasta el suave canto de las sirenas: tu voz mecida en la primera cuna.

 

 

 

GRAINE DE SEL

 

            Incrustée dans la peau comme un album de souvenirs élimés, elle est venue d'une mer d'enfance peupler tes abîmes.

 

            Sue, pleure, crie. Du sel, c'est tout ce qui restera de toi quand le temps et l'air auront accompli leur labeur d'animal nuisible. Avec de la chance, ce sera une graine qui tombera sur un autre visage ou qui s'emmêlera dans les cheveux d'une jeune fille fertile, en engraissant la racine qui tenait ton nom et ta parole. Ce sera un horizon blanc, germe d'une source qui parcourra le passé desséché de ton absence, à la recherche de l'humide caresse de l'anémone et de l'écaille.

 

            Le sel voyage sur le dos d'un dauphin invétéré, dans une mer sans temps ni mesure, jusqu'au chant suave des sirènes: ta voix bercée dans le premier berceau.

Etiquetado como
Miércoles, 26 Febrero 2020 04:02

Selección Poética de JEAN-CLAUDE CROMMELYNCK

 

 

JEAN-CLAUDE CROMMELYNCK

Traducción de Miguel Ángel Real

 

 

 

645 Les maelströms verts.


Le fleuve ronfle, siffle la rivière, souffle la montagne
Vive les pirates, vive les enfants-sauvages
Des arbres déguisés en oiseaux
Agitent leurs branches de feuilles jeunes
Pour plaire à Arthur sur la promenade
Et s'envolent avec lui vers d'autres maelströms verts
Où ils ne seront plus seuls jusqu'au linceul d'écume
Alors s'élève une clameur d'outre-terre
Un fou sans doute échappé du destin et qui crie à tout va
Aimez vous, aimez vous l'un l'autre et forniquez
Car j'ai fait un miracle aujourd'hui
Il n'y a plus de maladies sexuellement transmissibles
Pour prouver ma bonne foi, pour prouver qu'il faut me croire
Sachez que le plaisir est rétabli et la nudité un état d'ange
Le fleuve siffle, la rivière ronfle, craque la montagne
Vive les pauvres, vive les vieillards-sauvages

 

 

 

645 Los maelstroms verdes

 

El río ronca, silba el río, silba la montaña

Vivan los piratas, vivan los niños-salvajes

Arboles disfrazados de pájaros

Agitan sus ramas de hojas amarillas

Para complacer a Arthur[1] en el paseo

Y vuelan con él hacia otros maelstroms verdes

Donde ya no estarán solos hasta la mortaja de espuma

Se eleva entonces un clamor de ultra-tierra

Un loco que sin duda escapó del destino y que grita sin cesar

Amaos, amaos los unos a los otros y fornicad

Pues hoy he hecho un milagro

Ya no hay enfermedades de transmisión sexual

Para demostraros mi buena fe, para demostraros que debéis creerme,

Sabed que el placer ha sido restablecido y que la desnudez es un estado angelical

El río silba, el río ronca, cruje la montaña

Vivan los pobres, vivan los viejos-salvajes

 

 

 

 

858 Rêves secrets

Enfant Rimbaud je te rends hommage
Au fond de la cave près de la chaudière
où brûlaient mes jouets
j’ai connu la nature humaine
Á sept ans le patron de mon père
riant très fort à l’une de mes sorties
m’a trouvé beaucoup d’humour
et je suis devenu intelligent
J’ai marché réveillant les baleines
Bleutées et somnolentes
Une goutte a suffi pour étancher ma soif
et un baiser à me combler d’amour
J’ai alors en solitaire arpenté la terre
et j’y ai tout trouvé de mes rêves secrets

 

 

858 Sueños secretos 

 

Niño Rimbaud te rindo homenaje

Al fondo de la bodega cerca de la caldera

donde ardían mis juguetes

conocí la naturaleza humana

A los siete años al jefe de mi padre

que se reía bien fuerte ante una ocurrencia mía

le pareció que yo tenía mucho humor

y me volví inteligente

Caminé despertando ballenas

Azuladas y somnolientas

Bastó una gota para apagar mi sed

y un beso para colmarme de amor

Entonces recorrí en solitario la tierra

y en ella entendí todo de mis sueños secretos

 

 

 

De "Derrière les paupières...L'immensité”, Maelström éditions

 

 

 

 

 

1033 New world IV (Les misérables)

Sans revenir à la vie oubliée
libre se pense le prisonnier qui dort.
La poussière étanche sa soif
du sang de l’innocent versé jour après jour
par les houles de haine.
Enchevêtrement des mondes
les uns à travers d’autres
passés, à venir et si peu présents.
Sans domiciles et ambulants
confondus dans une même misère.
Sans famille du jour à des années lumières
du romantisme misérable de Hugo.
Enfants errant seuls dans les mondes hostiles
et inconnus où ils sont proies de la chasse.
Vieux oubliés jetés aux mouroirs
ou finissant sur les trottoirs
immobiles, aux maisons, affaissés

 

 

 

1033 New World IV (Los miserables)

 

Sin volver a la vida olvidada

libre se piensa el prisionero que duerme.
El polvo apaga su sed

con la sangre del inocente vertida día a día

por oleadas de odio.
Maraña de mundos

unos a través de otros

pasados, por venir y tan poco presentes.
Sin domicilio y ambulantes

confundidos en una misma miseria.
Sin familia del día a años luz

del romanticismo miserable de Hugo.
Niños que vagan solos en los mundos hostiles

y desconocidos donde son presa de la caza.

Viejos olvidados tirados a los morideros

o que terminan en las aceras

inmóviles, en las casas, hundidos

 

 

 

 

Nous aurions dû sanctifier le moindre grain de sable et nous abîmer dans une humilité pâle
et d'un charme évident vêtir la nature
nos espérances sont devenues d'infâmes certitudes et ce sont les fils de roi qui balayent les trottoirs
sales et de simples gens jetés vivants à la rue parce que nous vénérons le veau vert fait de papier
secret filigrané
enlacés d'irréductibles dépendances aux cameras de surveillance, aux essaims de satellites et aux
missiles qui se croisent furtifs dans notre azur trompeur
sacrifiés à d'anciens rituels nous finirons en énigme insoluble pour les générations futures venues
d'ailleurs visiter le terre désertée.

 

 

Hubiéramos debido santificar cualquier grano de arena y hundirnos en una humildad pálida y con
un encanto evidente vestir la naturaleza
nuestras esperanzas se han vuelto infames certidumbres y son los hijos de rey quienes barren las
aceras sucias y hay gente sencilla tirada viva a la calle porque veneramos el becerro verde hecho
de papel secreto con filigrana
abrazados por dependencias irreductibles a las cámaras de vigilancia, a los enjambres de satélites
y a los misiles que se creen furtivos en nuestro cielo engañoso
sacrificados por antiguos ritos terminaremos como un enigma insoluble para las generaciones
futuras venidas de otra parte a visitar la tierra desierta
 

[1]Arthur Rimbaud

Publicado en VENTANA FRANCESA
Etiquetado como

 

LA TORMENTA INSISTENTE

Acerca del número 2 de Humo Sólido

por Cristian Galicia

 

Un rostro atormentado, desahuciado, viene a ser el acceso a la hoja de poesía "Humo Sólido" en este segundo número de su segunda época. El trazo de la gubia es un presagio de lo que ya estaba dentro de aquella criatura desesperanzada. Las líneas que construyen brazos, pecho, rostro, todas esas líneas son un aguacero sólido, macizo, lluvia densa que da forma a los sentimientos de lo oscuro. "Cefalea y yo", grabado del artista Rubén Galván, da noticia de lo que se aproxima, de lo que ya habita dentro, pero no ha comparecido ante la luz y quizás apenas pueda hacerlo. Las manos que tratan de consolar la propia cabeza, con los dedos entreabiertos son el resultado de una acción que no tendrá frutos, una acción para calmar la cefalea, acción de la cual tanto la cefalea como la vida misma se ríen. Buscamos el consuelo, a veces sin alternativa. Nos llevamos las manos a la cabeza, a sabiendas de que eso nada podrá contra ese específico padecimiento, contra la desesperación o contra la tristeza. La madera misma sobre la que se ha plasmado esta experiencia hace lo suyo, acompaña al artista y le sugiere cosas, le susurra la voz de los materiales, acto místico en el cual, como siempre, no es sólo el artista es el que habla a través de los medios. Las burbujas que se hallan en la cima del grabado nos aproximan a un mundo enrarecido, bien pueden ser la imagen del dolor, de la orfandad, el rostro de los sueños, bien pueden ser un fondo espacial. "Cefalea y yo", es un umbral, una trampa, una puerta, y nosotros al fin la cruzamos.

Si damos la vuelta a la hoja y aceptamos la invitación del grabado, nos topamos con la obra de Greta Rivara Kamaji. Estamos ya templados, o al menos avisados, para el difícil recorrido que siete breves poemas nos presentan por delante. Cada poema recorre el trayecto de la noticia, de la elegía y de la resignación obligada. ¿Quién da noticia de la pérdida que atravesamos en nuestra soledad más propia? Acaso uno mismo. Un canto reiterativo es el que escucha/enuncia Greta Rivara en estos poemas, y ella simplemente da cuenta de ese canto, hasta donde puede, hasta donde le permite el lenguaje, que casi nunca alcanza ante todos los acontecimientos, sobre todo cuando la existencia se nos planta de frente y tenemos que asumirla. La muerte de la madre, la muerte de los hijos, la muerte de los hermanos, la muerte de las mascotas, es una de las formas en que la vida por fin se hace evidente y nos recuerda qué tan olvidada estaba para nosotros, qué tan habituados estábamos a lo cotidiano.

En el libro "Orfandad", de la misma autora, la muerte es también el motivo de sus palabras. Tarea difícil para la poeta, habitar el territorio de la muerte, morar en la habitación de al lado y escuchar todos los días el viento del pasar del tiempo. Y aunque desde las primeras páginas de Orfandad, un lector superficial podría sentir que ya se dijo todo o se agotaron los recursos, cosa extraña y por demás equivocada sería opinar eso, pues equivaldría a decir que con el primer llanto de una pérdida se agotó la pérdida. El duelo, la nostalgia, el abandono acontecen siempre día tras día, y no se agotan. Una vez tras otra vienen el vacío en el centro del estómago, los dolores de cabeza, la flaqueza en piernas y manos; nunca se agotan. De esta manera, la obra reciente de Greta Rivara tiende a ser una incesante reiteración de eso siempre nuevo: un recordatorio de la muerte que libera nuestros días de su difuminación en lo cotidiano. Estos poemas nos acompañan en la pérdida, pero también nos recuerdan que todos somos seres próximos, muy próximos, a morir. Entre la elegía y el réquiem, la poeta reitera figuras y adjetivos una y otra vez porque así sincera su corazón, y nos demuestra además dos cosas: primero, que el poeta enfrenta su propia sustancia en la muerte de los otros, y que él como nadie se viene abajo con tales acontecimientos, ya por el dolor mismo, ya por el hecho de que su oficio con las palabras revela su mediocridad ante la “poesía encriptada de la naturaleza”, como diría Schelling, por lo que acá la poeta inclina la cabeza, pero no guarda silencio ante los gritos agonizantes del alma que se enfrenta a un mundo sin aquello que acaba de perder. Y segundo, la pérdida del valor de la palabra, de su carácter poiético, es decir, de su carácter creador de mundo. Greta reitera los vocablos, además, porque ¿cómo podría decirse más fácil y de una sola vez eso que se siente? Horror. Pánico. Orfandad. Desgarro. Sin embargo, siempre afecta la inmensidad de esas palabras que intentan vanamente nombrar algo tan innombrable. Así una figura recurrente de esta obra es la negación, fenómeno contradictorio si caemos en cuenta que alguien que habita tan de cerca el tema de la muerte todavía piensa en su negación. Para nada es así. Esta figura es más bien la constancia del minúsculo poder de la razón; la prueba de que la ola gigante, la tormenta implacable, el desierto infinito de la experiencia propia, de la subjetividad afectiva, nos rapta y nos coloca frente a nosotros mismos. Así lo dice Rivara al ser que ha muerto: “Olvidaste darme /el mapa que cruza este desastre, / devastación que arrolla/ fuerza de la desolación/ la de mi alma.”

Este reciente número de "Humo Sólido", entonces, es un número urgente, un aviso de que la obra artística conmueve y acompaña. Mediante el trabajo de sus creadores, esta hoja toca nuestra sucia ventana y nos recuerda el paso del tiempo. Muerte, enfermedad y angustia se evidencian y nos hacen comparecer, preguntarnos por lo que hacemos. Hay aquí una fuerte carga de sentimientos, que lo mismo puede conmover al que lo lea en la universidad, que a quien lo lea en cualquier transporte de camino a casa, así sea con pocas ganas ya de leer nada. Un número que ofrece además versos directos, figuras contundentes, trazos como hechos innegables, expresión que no deja dudas. Toda esa luz, esa claridad, toda esa fácil comprensión para transitar territorios oscuros. La distribución de la hoja es gratuita, búsquenla o por aquí se las dejamos; les toca continuar por este camino poético-gráfico a ustedes solos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetado como
Miércoles, 29 Enero 2020 22:00

Cito lo que cito / César Rito Salinas /

 

 

Cito lo que cito

César Rito Salinas

 

 

1

El tiempo es un juez severo sobre el arte,

la poesía envejece.

 

Para obtener consuelo en un mal día

nada mejor que preparar

un té de canela

con arándanos.

Presta oídos:

hervir agua,

que el tiempo corra sobre la lumbre,

detén la mirada

sobre agua y fuego,

los opuestos.

Contar con el sitio visto forma

las horas de toda existencia.

Mirar es un riesgo,

las cosas toman forma

de quien las mira.

La naturaleza impone mudez,

el fuego crece sobre el agua

hasta el hervor.

El momento de la desdicha

requieres acción,

vierte canela y arándanos,

inhala.

Respirar salva la vida.

Los labios humedecidos forman

principio de la recuperación,

eres un perseguido.

¿Qué cosas digo?

Buscar consuelo será una mierda.

Bebe té de canela con arándanos,

estarás de regreso

incluso la mañana fría

de noviembre

cuando los días

parecen

correr hacia el final.

 

2

Té de canela con arándanos,

bien caliente.

Tendrás en tus manos

la dicha que acompaña

las bebidas de la gente sola.

 

3

Pajaritos, mugir de vacas,

el cielo abierto.

 

Estamos literalmente inundados de mentiras.

Ella dijo: “Mira al cielo”.

El viento frío corre entre los pinos,

mis manos de tierra caliente

sienten frío –nos marcan derrotas,

la infancia perdida.

Ella dijo: “Mira al cielo”.

El abismo del universo se reduce a un enunciado.

Tras la reja se abre la tierra roja,

el polvo rojo

crece

como en los valles de Marte.

El aire trae amarguras,

en las montañas la terracería se hunde

como la infancia del hombre viejo

-toda derrota resulta memorable.

“Mira al cielo”.

Sobre el frío están las estrellas,

sobre las estrellas el silbar el viento,

el camino que llama a casa

como una madre en la hora

de la cena.

 

Luna, Venus, Júpiter, qué más da,

estamos literalmente inundados

de mentiras.

 

 

4

Cuando volvimos a la habitación nos recibió

la música de los Beatles,

nos sentamos junto a la estufa,

con una taza de té de arándanos

con canela.

Publicado en OIDOS NEGROS(Poesía)
Etiquetado como

 

Rapsodia inconclusa para Miguel Hernández

Yabel René Guadarrama Rivera

 

 

A menudo tu recuerdo emerge

en las notas melancólicas

del canto que se desgrana

en la voz de Serrat.

 

En otras aparece cuando

se habla de Orihuela,

sus olivos, sus almendros,

su paisaje que se refleja

en las márgenes del río Segura.

 

A menudo te recuerdo

y enciendo mis labios

con tu canto libertario.

 

¡Que arda la palabra

transfigurada en poema;

que arda y no calle

hasta que los desprivilegiados

sean emancipados!

 

Mira Miguel, mira

la sangre derramada

que enjuga el sufrimiento

de los desposeídos.

 

Mira Miguel,

mira pasar el tiempo

y lo que ha sucedido:

 

Un golpe,

las heridas,

la sangre que

g

 o

  t

   e

      a

de la boca

hasta el suelo.

 

Te encarcelan,

te apalean,

te escupen…

 

Quieren silenciar

tu voz encerrándote

entre una reja y tres paredes.

 

No habrán de lograrlo

tu palabra se enciende

y flamea aires de albedrío;

rompe el silencio

también el vacío.

 

Se convierte en relámpago

también en verso,

destrenza en el aire un secreto:

Para alcanzar la libertad

hay que luchar, sangrar y vencer;

después vendrá la muerte

y tus ojos no se podrán cerrar,

 

¿Acaso porque en ti

hay un pendiente?

 

El pobrecito de tu hijo

y tu esposa alimentándose

de hambre, cebolla y pan.

 

Miguel Hernández

ya no te duele el mundo

pero si vivieras

cada día te dolería más.

 

La lucha por el respeto

a los derechos de los pobres no ha cesado;

el neoliberalismo se ha robado la paz.

 

A menudo tu recuerdo emerge

y con él llega la nostalgia.

 

Miguel Hernández;

tu muerte, tu vida,

tu recuerdo por siempre.

 

 

Capulhuac de Mirafuentes, México

 

 

Publicado en OIDOS NEGROS(Poesía)
Etiquetado como
Miércoles, 11 Diciembre 2019 05:20

Lux / José Miguel Lecumberri /

 

 

Lux

José Miguel Lecumberri

 

 

 

Cancina el jade de los años

El corrupto Ángel diluvia

De sí musgo

Arcos de alianzas rotas

Yacen en tu respiración

Lóbregos arquitectos de las sombras

Un pirul arrasado por la tormenta

Aguijones de granito

Costillas de Prometeo

Sangre de una bestia mineral

Sangre que el fuego recuerda al diluirse en los rostros

Llaga que hiende el espíritu de un cedro

Cíclope recuerdo

Endrina

Seta mis labios en tu vientre

Cría el sol tus senos

Jaguares en la noche de los lienzos

Tu corazón polígono que nieva

Cerezo con vocación de arteria

Negro diamante fumaba mi lengua

Negro demonio

Careta de cisne tu espalda

Áureo rosetón custodian tus glúteos

Fugaz como Amazonia la respiración

Ofídea acariciada entrepierna

Tacto de algodón la nuca

Las tejas ronroneo

Tu voz caleidoscopio

Febril guijarro lame tu espinazo

Nácar el gemido

Perla acuifera

Fulgor que tu piel bautiza.

 
 
 
 
Publicado en ZONA DE DESASTRE
Etiquetado como

 

 

Jacques Vincent, « LITERATURA DE ESTACIONES »

Traducción de Marceau Vasseur y Miguel Ángel Real

 

Ella me dice bromeando: tú tienes miedo de sedentarizarte y yo soñaba que me iba de viaje dejando mi morada a cielo abierto.

El agua de las lágrimas recogidas con paciencia se derrama sobre un andén. Un altavoz anuncia: retraso prolongado, sin precisar la duración. La suerte está echada y surgen las líneas de un texto tan esencial que desaparece enseguida. En la sala de los pasos perdidos el altavoz profetiza mientras un relojero se olvida de la hora y se duerme sin poder recomponer los pedazos.

Yo la miro alejarse y sigo esperando, pero ella no se da la vuelta y deja su lugar a la escritura.

Dicen que los cielos de Noruega son aún mayores que los de la Puerta de Montreuil. Mientras entro con alivio en un pliegue del tiempo entre Burdeos y Le Mans, Vladivostok y Los Ángeles, Gdansk y Seattle, se ofrecen los refugios en donde podría escribir el libro ideal. Tal vez hubiera debido afeitarme, hacerme más presentable, no para las cámaras de seguridad sino para mostrarme digno de los árboles, de los océanos de donde vengo, de la página que me acoge y de la que ignoro todo.

En la conversación, alguien declara que no le gusta la gente que da rodeos de manera indigna en torno a sus deseos, aquéllas y aquéllos que evitan las miradas de sus miedos, y luego añade como una confidencia: la cuestión espera en el interior de una casa que guarda abiertas las puertas de sus habitaciones para que nos refugiemos hasta que nos hayamos inventado.

La ausencia ya ha sido anunciada en el andén A, donde los castaños comienzan a oscurecer. Es el fin del verano. Apunto en mi libreta que entre ayer y hoy no hay más que el espesor de una hoja.

Tan cerca de estar lejos en el desfile de las letras de los paneles anunciadores cuya combinación nos designará en breve, ¡huyamos, amor mío, hacia lo que no esperamos! En este tren ebrio encallado en la orilla de un río nunca tendremos una suerte semejante. La corriente que nos enlaza ha separado el vagón de los raíles inmóviles y nos arrastra hacia otras vidas.

En la estación desierta, con el hocico pegado al tope de un andén de llegada, una locomotora resopla. Como para tranquilizarla, tiendo mi mano sobre su flanco caliente mientras que, bajo nubes moradas que se estiran, otros trenes confían los relatos de sus fugas a los pasajeros adormecidos.

Unos días antes de un viaje, recorro distraído los estantes de mi biblioteca en busca del libro que satisfaga por completo mi deseo de lector. La obra abierta en cualquier página se leería en un orden cualquiera, con cada lectura despertando un nuevo sentido. El diálogo de las palabras haría aparecer una carne. Habría también dibujos cuya presencia viva sería lo bastante familiar para tranquilizarme y lo bastante extraña para tensar mi deseo. Aún lo espero, a pesar de mis años.

¡Oh Diablo, sepárame, divídeme en mil viajeros esparcidos por los andenes de destinos nunca anunciados, fragméntame en miles de palabras! Tras su rigidez, nada teme tanto el futuro liso como nuestros porvenires.

La espera tiene sus pasadizos secretos, sus inmediateces que abren otras lejanías donde no nos esperamos; las palabras, esas intrusas, los recorren a veces para liberarse.

 

(Texto publicado en francés en 2015, en la revista Dissonances).

 

 

 

 

LITTÉRATURE DE GARES

 

 

Elle me dit en plaisantant: tu as peur de te sédentariser et je rêvai que je partais en

voyage en laissant ma demeure à ciel ouvert.

L'eau des larmes recueillies avec patience se renverse sur un quai. Un hautparleur

annonce: retard prolongé, sans précision de durée. Les dés sont jetés et

surgissent les lignes d'un texte si essentiel qu'il disparaît aussitôt. Dans la salle des

pas-perdus le haut-parleur prophétise pendant qu'un horloger oublie l'heure et

s'endort sans recoller les morceaux.

Je la regarde s'éloigner en espérant encore mais elle ne se retourne pas et

laisse la place à l'écriture.

On dit les ciels de Norvège plus grands encore que ceux de la Porte de

Montreuil. Alors que j'entre avec soulagement dans un repli du temps entre

Bordeaux et Le Mans, Vladivostok et Los Angeles, Gdansk et Seattle, s'offrent les

gîtes d'où je pourrais écrire le livre idéal. J'aurais peut-être dû me raser, me rendre

plus convenable, non pour la vidéo-surveillance mais pour me montrer digne des

arbres, des océans d'où je viens, de la page qui m'accueille et dont j'ignore tout.

Dans la conversation, quelqu'un déclare ne pas aimer les gens qui tournent

indignement autour de leurs désirs, celles et ceux qui évitent les regards de leurs

peurs, puis il ajoute en confidence: la question attend à l'intérieur d'une maison qui

garde ouvertes les portes de ses chambres pour qu'on s'y réfugie le temps de

s'inventer.

L'absence est déjà annoncée sur le quai A où les marronniers commencent à

brunir. C'est la fin de l'été. Je note dans mon carnet qu'entre hier et aujourd'hui, il

n'y a que l'épaisseur d'une feuille.

Si près d'être ailleurs dans le défilement des lettres des panneaux annonceurs

dont la combinaison nous désignera bientôt, fuyons, mon amour, vers ce que nous

n'attendons pas! Dans ce train ivre échoué sur la berge d'un fleuve jamais ne

retrouverons pareille aubaine. Le courant qui nous enlace a détaché le wagon des

rails immobiles et nous entraîne vers nos autres vies.

Dans la gare désertée, mufle collé au butoir d'un quai d'arrivée, une motrice

souffle. Comme pour la rassurer j'avance la main sur son flanc chaud tandis que,

sous des étirements de nuages violets, d'autres trains confient les récits de leurs

fuites à des passagers ensommeillés.

Plusieurs jours avant un voyage, je parcours distraitement les rayons de ma

bibliothèque à la recherche du livre qui satisferait totalement mon désir de lecteur.

L'ouvrage ouvert à n'importe quelle page, se lirait dans n'importe quel ordre,

chaque lecture éveillant un nouveau sens. Le dialogue des mots ferait paraître une

chair. Il y aurait aussi des dessins dont la présence vive serait assez familière pour

me rassurer et assez étrange pour tendre mon désir. Je l'espère encore malgré mon

âge.

Ô Diable sépare-moi, divise-moi en mille voyageurs répandus sur les quais de

destinations jamais affichées, fragmente-moi en milliers de mots! Derrière ses

raideurs, le futur policé ne redoute rien autant que nos avenirs.

L'attente a ses passages secrets, des aussitôt qui ouvrent des ailleurs où l'on

ne s'attend pas, les mots, ces intrus, les empruntent parfois pour se délivrer.

Publicado en VENTANA FRANCESA
Etiquetado como

 

 

ÁLVARO HERNANDO

Poèmes de “Chicago express”, Pandora Lobo Estepario Productions™ , Chicago 2019

Traduction par Miguel Ángel Real

 

 

Treinta y nueve eclipses

 

La mano sobre el pudor.

El pudor en la mortaja.

La mortaja detrás de la vida.

La vida sobre la ausencia.

La ausencia antes que el olvido.

El olvido ante el silencio.

El silencio cuando el dolor.

El gemido tras el llanto.

La esperanza contra la fe.

La verdad desde el honor.

El honor sobre el veneno.

La víbora en una cuna.

La cuna bajo el poder.

La voz de la madre muerta.

El pan junto con el hambre.

Tus pechos junto a mis labios.

Los versos bajo los números.

La puerta sin cerradura.

Los muertos tras la venganza.

La luz bajo un párpado muerto.

Camille tras el cincel de Rodin.

La lava que limpia el suelo.

El bostezo ante la ciencia.

Bach dentro de un violoncello.

La infancia sobre la arena.

El agua sucia de arena.

La sal de la sed para el agua.

La ceniza en el tiempo.

La palabra para el necio.

La mentira sobre el amigo.

El guiño del hombre tuerto.

Los amores sobre el fuego.

Las alas en el infierno.

La leche caliente en invierno.

La sangre sobre la nata.

La victoria del hombre muerto.

Las cometas en el cielo.

Una mano sobre la piel.

Tu nombre en un pensamiento.

 

 

 

 

Trente-neuf éclipses

 

La main sur la pudeur.

La pudeur dans le linceul.

Le linceul derrière la vie.

La vie sur l'absence.

L'absence plutôt que l'oubli.

L'oubli face au silence.

Le silence quand la douleur.

Le gémissement après les larmes.

L'espoir contre la foi.

La vérité depuis l'honneur.

L'honneur sur le poison.

La vipère dans un berceau.

Le berceau sous le pouvoir.

La voix de la mère morte.

Le pain avec la faim.

Tes seins près de mes lèvres.

Les vers sous les chiffres.

La porte sans serrure.

Les morts après la vengeance.

La lumière sous une paupière morte.

Camille derrière le ciseau de Rodin.

La lave qui nettoie le sol.

Le bâillement devant la science.

Bach dans un violoncelle.

L'enfance sur le sable.

Le sel de la soif pour l'eau.

La cendre dans le temps.

La parole pour l'idiot.

Le mensonge sur l'ami.

Le clin d’œil de l'homme borgne.

Les amours sur le feu.

Les ailes en enfer.

Le lait chaud en hiver.

Le sang sur la crème.

La victoire de l'homme mort.

Les comètes dans le ciel.

Une main sur la peau.

Ton nom dans une pensée.

 

 

 

 

Insomne

 

Ya no duermo.

Pienso en ti y en qué decirte.

Me cuento que todo esto es una esperanza,

un dolor unido al hueso en hilvanado flojo.

Practico la mirada, con ojos cerrados,

la cara de uno mirándose al espejo

en una oscuridad más densa.

No duermo. Todo desaparece con el dolor.

Cada contracción, cada espasmo

es una conversación a punto de acabar.

Me esmero en certificar las diligencias

que me exige el protocolo

antes de enfrentarme a ese fragor

en que se ha convertido nuestro cruce de miradas.

Te miento y te revuelves contra mí.

Pongo todo mi ejército en una sola línea

dándote la espalda y preparando la defensa.

Repaso el guion, voy a contarte.

Repaso tu papel en la escena,

y hasta el del apuntador.

Repito las oraciones del final,

pues no quiero olvidar el texto en mitad

de nuestra charla.

Tardas en atacar, pero cuando empiezas

allá vas, con tu arma inesperada:

apareces con café y me interrumpes con la taza,

que tiene esa manía de tomar mis labios

y embastarlos con la sangre negra que me regala

una excusa para no llamar al insomnio por tu nombre.

 

 

 

Insomniaque

 

Je ne dors plus.

Je pense à toi, à quoi te dire.

Je me raconte que tout ceci est un espoir,

une douleur reliée à l'os par une faible faufilure.

Je m'adonne au regard, les yeux fermés,

mon propre visage qui se regarde dans la glace

dans une obscurité plus dense.

Je ne dors pas. Tout disparaît avec la douleur.

Chaque contraction, chaque spasme

est une conversation presque terminée.

Je m'applique à certifier les démarches

que le protocole m'exige

avant de faire face au fracas

qu'est devenu l'échange de nos regards.

Je te mens et tu te retournes contre moi.

Je mets toute mon armée sur une seule ligne

en te tournant le dos pour préparer ma défense.

Je révise le scénario, je vais te raconter.

Je révise ton rôle sur scène,

et même celui du souffleur. Je répète les phrases finales

car je ne veux pas oublier le texte au milieu

de notre conversation.

Tu mets du temps à attaquer, mais quand tu commences

tu y vas, avec ton arme inattendue :

tu surgis avec un café et tu m'interromps avec la tasse,

qui a cette manie de prendre mes lèvres

et les bâter du sang noir qui m'offre

une excuse pour ne pas nommer l'insomnie par son nom.

 

 

 

 

Luces

 

Las luces son anuncio de la muerte,

de la oscuridad que esconden.

Los silencios anticipan al grito,

y la suciedad al agua pura.

Así funciona el nacer de una estrella,

dentro de un ojo que hoy es ciego,

pero mañana un color con forma de pregunta.

 

 

 

Lumières

 

Les lumières sont l'annonce de la mort,

de l'obscurité qu'ils cachent.

Les silences anticipent le cri,

et la saleté l'eau pure.

C'est ainsi que fonctionne la naissance d'une étoile,

dans un œil qui aujourd'hui est aveugle,

mais demain une couleur en forme de question.

 

 

 

 

Tristeza

 

Reposar las manos en un vientre frío

componer una sinfonía de silencio sobre una página en

blanco

en piel del árbol muerto,

y conformar una palabra nueva que explique el color negro

cuando todo alrededor es ruido de fuego

caricia de humo.

Empezar la frase por la condición,

enterrando a un palmo de la superficie

la constelación que rige las inecuaciones

que atan los sueños a los logros.

Da igual el resultado de la rima

pues siempre habrá que masticar sal.

 

 

 

 

 

Tristesse

 

Reposer les mains sur un ventre froid

composer une symphonie de silence sur une page

blanche

au pied de l'arbre mort,

et constituer un mot nouveau qui explique la couleur noire

quand tout autour est un bruit de feu

caresse de fumée.

Commencer la phrase par la condition,

en enterrant tout près de la surface

la constellation qui régit les inéquations

qui lient les rêves aux réussites.

Peu importe le résultat de la rime

car il faudra toujours mâcher du sel.

 

 

 

 

 

Calles perdidas

 

Mis palabras son calles

de direcciones cambiantes

enmarañados cruces

atestados parques.

Mis palabras son ciudad vieja

aldea humilde

pequeña plaza en una villa olvidada

y suerte de suburbano enhebrado en el alma.

Mis palabras son pocas,

hermanas de mis hermanos,

susurros para iniciados

y gritos para los ausentes.

Amo los laberintos del lenguaje

en los que transitamos

para encontrarnos

los que vivimos perdidos.

 

 

Rues perdues

 

Mes paroles sont des rues

aux adresses changeantes

des carrefours enchevêtrés

des parcs bondés.

Mes paroles sont une vieille ville

un humble hameau

une petite place dans une ville oubliée

et un quelconque train de banlieue enfilé dans l'âme.

Mes paroles sont rares,

sœurs de mes frères,

des murmures pour initiés

et des cris pour les absents.

J'aime les labyrinthes du langage

où nous circulons

pour nous retrouver

nous qui vivons perdus.

Etiquetado como
Página 7 de 43