Miércoles, 28 Septiembre 2016 05:33

LA DIALECTICA DE LA POESIA

Escrito por
Valora este artículo
(2 votos)

 

 

La Dialéctica de la Poesía

 

Viví en Honduras en la época en qué triunfaba la revolución en Nicaragua. Recuerdo cantar el himno del FSLN escondido en un sótano a mis escasos 10 años. Ahí empezó mi espíritu libertario y un gran amor por todo aquello que tuviera que ver con la lucha de clases. Honduras se convirtió en plataforma MILITAR para combatir la revolución que corría como pólvora en Centro América.

Así pude presenciar de cerca todo lo que ocurría en Nicaragua y el Salvador y en menor escala en Guatemala. Eran tiempos donde la clandestinidad era el único camino que tenían quienes no aceptaban la política represora del estado. A la par la poesía fue día a día un artefacto que me llevo a militar y delinear mi posición ideológica en todos aquellos sucesos en que fui creciendo. 


Al regresar a México no encontré una poesía comprometida con las causas sociales que aquejaban al país. Me encontré con una poesía que dejaba de ser un artefacto de lucha para convertirse en cuna de egos. Es por eso que al leer 13 agujas de hijar el deseo de volver a los sótanos golpeo mis sentidos.

una temblorosa mano blande la copa de vino 
como si fuera un sable flamígero 
lo lanza, lo escupe, lo derrama sobre el cuerpo 
[ de un asesino

Los versos que leo en esta antología son incendiarios como dirían los oligarcas institucionales. Y es porque emergen de las sabias subterráneas de una dialéctica contestataria cuya ideología cercena lo establecido. Y es que en el México de hoy la poesía es un mercado de bisuterías y no una trinchera donde confluyen las ideas. En el poema Reporte Nacional de Sergio Fong encontramos el recuento de haber dormitado cuando más necesitábamos estar despiertos. Pues nos dejamos llevar por la estética del neoliberalismo olvidando el conflicto de ideas al que nos ha llamado la poesía.

Divertimos a los titiriteros que tanto odiamos
Nos atamos al presupuesto para seguir de locos 
Destrampados del alma con la soga al cuello 
Y seguramente así nos iremos 
Desclasados y sin estilo 
Zero style 
Arrastramos los dentros, por eso estoy chillo 
Muchos compas ya se fueron 
[ a encender el otro varrio 
Y los quedados ya no nos prendemos a la primera.

Este libro no es una retórica de un tiempo que se fue. Al contrario, huye de la melancolía contemplativa y se aferra a la intrínseca realidad de que el poeta no es letra muerta si no verso incandescente. Por eso pone cada cosa en su lugar confrontando y sacudiendo a nuestro ser pensante.

fuimos muchos 
muchísimos 
que creyéndonos Susurro 
nos volvimos iracundos 
pero hubo voces 
que pese a encierros y mordazas 
lanzaban su luz .....

La poesía que no nos confronta con nuestras tibiezas y debilidades son letras opacas sobre el lienzo oscuro de la noche indomable. Pese a todo y a nosotros mismos hay estrellas refulgentes. Que vierten su luz en medio del atroz pantano. Como diría el poeta Nicaragüense un diamante jamás pierde su valor por Mas que se hunda en el fango.

la mano temblorosa de Alberto hijar 
desperdicia el contenido de una copa de vino 
sobre el asesino del che guevara 
quizá ni eso se merezca ese embajador 
una mano temblorosa ese día no saboreó 
el vino, se dio el gusto de humillar al asesino 
del mártir en el paraje de la higuera;

Cisnenegro es afín a su filosofía de alto riesgo pues este libro más que una lectura común y sinsabor son agujas punzantes, puntiagudos punta pies a la razón adormilada.

Somos una estadística de dolor y engaño

un terruño donde los desvergonzados

tienen no la última palabra

sino el tiro de gracia

el levantón la venganza

y nosotros el miedo.

 

El valor literario de este libro no está en Alberto hijar como personaje  sino más bien en los versos que se prensan como perros cansados de eufemismo. Cansado de lo políticamente correcto. Alberto es el fusil, la poesía la bala en la frente del asesino, del carroñero, del corrupto y sátrapa embustero.

 

Lo que nos queda es la palabra

La palabra que denuncia la palabra que reclama

que expresa dolor indignación

Lo que nos queda es la libertad para 
ejercer la voz en las calles en los parques en las universidades

en las carreteras en los recintos oficiales 
que son del pueblo Lo que nos queda es andar las 
calles escribir en los diarios;

 

 

La convicción de lo que somos debe ser el reflejo hacia donde nos movemos. La poesía se vuelve dialéctica cuándo posee un ideal y lo persigue.

 

Clandestino. Miembro de un buró político-militar. 
Desaparecido y torturado. Un cargo: conspiración. 
¿Para qué sirve la filosofía? Es difícil ser marxista. 
Sí. Fuerzas de Liberación Nacional. Ejército Zapatista 
de Liberación Nacional. Porque alguna vez alguien 
podrá decir qué fue Solentiname. Y podrá comunicar 
que Ernesto Cardenal y Alberto Híjar trabajaron 
juntos en una revolución. Y de aquello, al menos, 
entre marxistas vale una mención. �
Una copa de vino arrojada en la jeta 
[ del cómplice del asesinato 
del Che Guevara: Gary Prado. “A la salud del Che, 
asesino”. La poesía nunca sobra en la vida de gente 
común y corriente. Un diablito es el logotipo 
[ (qué palabra) 
del Taller de Arte e Ideología. Si me preguntan por Híjar 
más o menos daría estas señas.

 

13 agujas de hijar nos recuerda lo que hemos perdido y nos sitúa en un diálogo urgente sobre lo que debemos construir.

La memoria es un aseo de la historia, 
una lengua que busca en escombros y reticencias 
de un anticuario, para 
hilar otras respuestas.

 

Debo decir sin miramientos que en este libro encuentro variedad de voces. Desde aquellas que se encumbran con voz propia hasta aquella que se arriesga combativa. balance que le da un tono transgresor y vivaz al conjunto de poemas que leemos.

Al terminar de leer 13 agujas de hijar me llevo la euforia, la rabia vertida en tantos versos. La militancia dialéctica de grandes hombres; de los muchos Hijar en nacimiento. De las letras incendiarias y sin ningún miedo a la palabra que busca la justicia. Es así que me atrinchero para que el día de mañana , en medio de la gris batalla yo pueda gritar a todo pulmón A ÉSE TIRANO MI PLUMA LO MATO.

Salud camaradas.

 

 

Visto 6778 veces Modificado por última vez en Martes, 07 Julio 2020 03:43
Homenic Fuentes

Director de la revista digital "la Piraña", Editó la revista "Amargo animal" (Ciudad de México 2006). Fue coordinador de la hoja de poesía "La llama ardiente" en Guadalajara. Ha cursado diferentes talleres de literatura: Aguascalientes, con el poeta Ricardo Esquer. Guadalajara, con los poetas Raúl Bañuelos y Julio César Aguilar. Participó en el seminario "Los fantasmas de la carne" impartido por el poeta chiapaneco Gustavo Ruiz Pascasio en Tuxtla Gutiérrez. Participó en la creación de la revista "A la intemperie", (Aguascalientes). Ha publicado en la revista Orfeo, Verso Destierro, El Sótano (Tuxtla), El Barco Ebrio, Encuentos Cercanos, entre otras. Ganó en el 2007 el primer lugar del Concurso Nacional de Poesía El Laberinto, y fue incluido en el Encuentro de Poetas 2007 de Iztacalco. Es crítico de poesía y narrador. Tiene una novela inédita y actualmente trabaja en su poemario "el primogénito de los muertos", de próxima publicación.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Invitados en línea

Hay 5619 invitados y ningún miembro en línea