Martes, 06 Octubre 2020 03:21

Sobre Suite en la Palabra de Marizela Ríos Toledo --por Daniel Olivares Viniegra--

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 

 

 

Sobre Suite en la Palabra de Marizela Ríos Toledo

 

--por Daniel Olivares Viniegra--

 
 
 
 
 

Conocemos a Marizela Ríos Toledo porque es originaria de Juchitán de Zaragoza, Oaxaca, México. Docente con especialidad en Lengua y Literatura Españolas por la Escuela Normal Superior de México y porque sus textos aparecen en diversas antologías editadas en México, Perú, Uruguay, España y Canadá; porque colabora igualmente en revistas nacionales e internacionales, y ha participado en Encuentros de Poesía en México, Cuba, Costa Rica, Nicaragua, Chile, Venezuela, Perú, España, Francia y Marruecos…

 

Sabemos también que es autora de Especialista en soledades (1999), Porque nací del sur (2000) y Ad Libitum (2016), todos disponibles en editorial Praxis…

 

Pero además –y ante todo– porque, ya en lo individual o compartiendo espacios como integrante del colectivo Humo Sólido (esto apenas en el tiempo reciente),  la hemos visto profesar su labor de poeta-juglar (y aeda) en las más diversas plazas y contextos, prodigando siempre su abierta sensibilidad y amistad, esto siempre con una humildad y en ocasiones timidez casi incomprensibles, y del todo ajena a la estridencia o los desplantes de muchos otros “entes” que de pronto se atreven a subir presuntamente a performancear en los escenarios, lo cual no quiere decir que por ello la propuesta de Ríos Toledo no termine casi siempre seduciendo y hasta encantando a los más distintos auditorios.

 

Por otra parte, en otros momentos ya he dicho que en el trabajo antiguo y presente de Marizela resulta destacable ante todo por su afán de virtuosismo, mediante el cual recupera y ejecuta con acierto modelos de la poesía hispánica tradicional, en su vertiente más culta, remontándonos –y sin ir más lejos– hasta Sor Juana Inés de la Cruz, pero sin dejar de abrevar con denuedo en la lírica popular y sin desdeñar tampoco importantes aportes de las vanguardias.

 

En ese amplio espectro destaca(n) y luce(n) sus raíces ancestrales, su herencia mixteco–zapoteca y su consecuente musicalidad, en conjunción con los aportes ideológicos o líricos principalmente de los grandes gigantes de la América nuestra: Neruda, Pellicer, Vallejo, Guillen, Benedetti, los poetas estridentistas, y muchísimos más de esos a quienes se pretende encasillar como hacedores de poesía social.

 

De ese tipo (poesía social) por lo demás es la poesía de Marizela, o al menos a ello pundonorosamente aspira (de manera amorosa y sin pena alguna ¿o por qué habría de tenerla?), si bien, por supuesto, sólo en alguna vertiente de su obra.

 

Las influencias complementarias siempre ostensibles (nada ocultables tampoco) le vienen de su asimilación para con los planteos y ejercicios de la nueva y la vieja canción latinoamericana y asimismo su vertiente folclórica remota. Por ello no es extraño que sus poemas sean musicalizables es decir que hayan nacido como canciones o para convertirse en ellas.

 

Pero más allá de lo hasta aquí anotado, la pureza,  la fuerza y el sustento de su poesía se demuestra y se devela –un tanto mejor quizá– una vez que uno la decanta también de la teatralidad con que gusta de revestirla mediante sus ejecuciones; si bien éstas para nada estorban o son el vehículo que ha seleccionado para junto con el excelente guitarrista Humberto Adam y en ocasiones acompañada por la excepcional cantante Martha Isabel, prodigar también el gusto por la literatura y el arte por los más disímbolos escenarios.

 

Y digo todo esto porque más allá de aplaudir algunas de sus puestas en escena, estoy convencido de que también en la lectura individual, atenta y silenciosa, la voz poética, la poesía natural y desnuda de Marizela, adquiere por sí misma y de manera categórica, la cualidad íntima de lo perdurable.

 

En cuanto al libro Suite en la Palabra que muy recientemente se presenta tengo a bien meramente acotar también lo siguiente:

 

 

 

Considero que reducir al caligrama ( europeo u occidental)

                    La influencia del qehacer creativo de propuestas como la de marizela

                                   Es dejar de lado una larga tradicion en la que confluyen

                                                     Todas las escrituras ideogramáticas

                                                                  Y otras mas alquimicas

Como las muy conocidas:

Las orientales (la japonesa, la china, etc.),o bien la hindú,

amén de la musulmana,

o bien las que remontan a la jeroglífica egipcia

sin descartar inclusive la criptología medieval… 

 

Pero debe atenderse también a las de

nuestras culturas precolombinas

 con las cuales la autora sin duda se siente también

 y mucho más identificada.

 

 

 

Escrituras en las que, además,

la relación letra-vocablo (por tanto pintura más música)

o bien letra objeto designado

(por tanto forma física, más pintura más declinación e intención emocional)

o bien letra concepto (por tanto abstracción y vínculo con lo filosófico o lo sagrado),

                                         más relieve

(por tanto relación escultórica y también aspiración arquitectónica)..

 

ya en sus unidades mínimas

 o en sus particulares escalas de medida,

 ya en su significación general o desdoblada en alguna superficie

                                                                                                                            sólo por necesidad acotada(s).

 devienen nuevamente resignificación

 o mejor dicho significación des//doblada

 y potencializada

 mil y una o más veces..

 es decir, aspiración de integralidad:

 

 

 

 

¡¡¡UNIVERSO TODO!!!

 

(Signos aleph), (ojos ventanas),

(encadenación-reflejo y proceso),

(vörtice, éter, comba sideral y abismo),

perspectiva poliédrica, y símb(o)lo(s) únicos a la vez que

repetición

re-petición

...

infinita

 

 

lo mismo de lo sacro que de lo profano...

o de todo eso que es igualmente arte y artificio

-simple estética insuflada-

barro divino y humano

que tiene si acaso como tarea

dejar apenas una 

 

i

n

c

i

s

i

ó

n

 

un dejo de algún leve quehacer trascendiendo e imprimiendo así

 

artesanalmente

huella en el mundo

 
 

Todo lo cual no deja de ser pertinaz búsqueda del asombro de los que sabemos ver esa flor en la propia letra, las letras o los signos… pero también su transparencia, en su infinita elevación y/o su sombra inclusive tras del más oscuro muro.

 

***

 

Marizela Ríos Toledo, Suite en la Palabra, México, Praxis, 2019.

 
 
 
 
 
Visto 538 veces Modificado por última vez en Miércoles, 07 Octubre 2020 15:46
Daniel Olivares Viniegra /

Daniel Olivares Viniegra

(Hidalgo, México, 1961). Es dos veces normalista y universitario. Académico y promotor de la cultura. 

Es autor, entre otros, de los libros Poeta en flor..., Sartal del tiempo, Arenas y Atar(de)sol. Colabora además en diversas revistas, ya formales, ya virtuales.

Premio Interamericano de Poesía, Navachiste 1995. Pertenece al Comité Editorial de la revista electrónica El Comité 1973 y es coeditor del proyecto Humo Sólido.

 

 

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.