Miércoles, 30 Agosto 2017 16:20

VERBOS POR DENTELLADAS, de Noelia Illán Conesa / Miguel Ángel Real /

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 

       

 

 

 

VERBOS POR DENTELLADAS, de Noelia Illán Conesa

Por Miguel Ángel Real

 

 

En 2016 Noelia Illán Conesa (Cartagena, España, 1983) publicó su segundo poemario: “Verbos por dentelladas (RavensWood Books, 2016).

La codirectora de la revista “La Galla Ciencia” utiliza en sus poemas un estilo claro, directo, evocador y nunca recargado, con algunos toques de los "novísimos" en los que homenajea a José María Alvarez y evoca la nostalgia de un pasado idealizado, en el que la cultura (con amplias referencias clásicas tanto en los versos como en las citas introductorias, pero igualmente en el sentido más amplio de la palabra) es un punto de referencia indispensable y vital.


Esa supuesta edad dorada se enfrenta de manera frontal a una realidad mediocre ("Imbéciles de tiro en la sien" en “Lunáticamente”) de la que no obstante la poeta intenta sacar partido a través de lo concreto (la música, el sexo, el cine, las cosas aparentemente banales en las que a pesar de todo encontramos un sentido: "La vida puede ser hermosa con esos pequeños gestos mundanos", en “Casillero del diablo”).

Porque de todos modos este libro nos muestra que Noelia Illán es una autora lúcida y nunca olvida que el presente es lo único que nos queda: en ese sentido no hay ingenuidad y lo real nunca se ve edulcorado. Y es que en este mundo que se hunde, entre sus dudas, nos aferramos a algunos fogonazos (Cf. La tercera parte del poemario, “In media res”).


Pero sea como sea, la tensión vital y poética surge de ese combate que debemos llevar a cabo para alejarnos siempre de todo aquello que sea banal, comenzando por una manera de luchar contra la decepción del aquí y ahora: el viaje, momento esencial que nos ayuda a ser otro y a respirar gracias a las imágenes que nos dejaron tantos lugares visitados, aunque la nostalgia de volver nos quite el aire. (Cf. la primera parte, “Los puntos cardinales”.) 

Entre esas luces, la poesía de Verbos por dentelladas nos ofrece aferrarnos, desde el mismo título, a una sensualidad muy palpable, cuyo objetivo es cambiar el mundo con un simple gesto. Una meta por alcanzar, ya que ese presente en el que nos apoyamos es esencialmente absurdo: ¿sirven de verdad las pequeñas cosas para reconciliarnos con el mundo? Noelia Illán no tiene la respuesta. Sólo nos queda entonces observar.


 

 

 

 

DESCONCIERTO

Hombre astuto

que erró mucho tiempo…

Homero

Reconozco a veces mi vida en algunos sitios.

El café, un cigarro, una taza agradable.

Las Mezquitas me tuvieron dentro,

me perdí en las calles del Bazar.

En Nueva York tengo ropa en la tintorería,

veo caras conocidas en el barrio de Termini,

tratos familiares en Alexander Platz.

A veces, perfecta realidad. Otras, abismo.

Otras veces, sólo soy real en Cartagena.

Y esa sensación me asfixia.

¿Y SI NO TE ENCUENTRO ?

Justo en ese minuto

cuando nos escapamos

al mejor de los mundos posibles

Gil de Biedma

Búscame en el salitre del mar sureño,

en la línea que separa de la tierra el cielo,

en los libros gastados de París

o en el ocaso rosa de Pest.

Búscame en la abstracción del tiempo,

en el merodeo de aquellas casas de oro,

en las sombras del almendro en flor.

Búscame en las manos asoladas de mi abuela,

en los sombreros de copa,

en las tumbas de un cementerio tunecino.

Búscame en las huellas de los perros

y en el relamer nocturno de Marruecos.

No me busques                                aquí.

No estoy.

CASILLERO DEL DIABLO

Y luego, en otoño, el aire seco y vibrante,

cargado de áspera electricidad estática,

que inflama el cuerpo bajo la ropa liviana.

Durrell

La vida puede ser hermosa

con esos pequeños gestos mundanos,

o cuando escuchas un disco de los Dire Straits,

o con un paseo otoñal en esa mar nuestra

que nos vio nacer y nos nace siempre.

Con una boca carente de pudor y de soberbia

cuando muerdes la manzana podrida

del deseo,

y caes torbellino abajo

al fondo más oscuro de la mente,

donde hay unas bragas

y esperma y sangre y tú luces como nunca.

O con las viejas fotografías de mi abuela,

dichosa sobre su moto azul,

donde siempre me parece estar ahí,

retratándola.

Cuando esos crepúsculos

que no son ya rojos, sino dorados y eternos,

clavados para siempre en tu retina,

a fuego en Istanbul, en Buda tatuados.

Con el blanco y negro de algunos filmes,

el grito de ¡Marcello! en la Fontana

las risas de esas chicas que se abren al mundo.

La copa de vino que empapa tus venas,

el verso que arrastra y que araña,

que embruja –oh, sí, esas lecturas

de noches adolescentes-.

Con una conversación, quizá;

una cena en Roma bajo aquellas farolas

amarillas, como las de Pérgamo,

y ese cubata agrio que nos hizo reír en Atenas.

Pero luego,

¿qué hay detrás de todo aquello?

¿comprenderemos algo al final del trecho?

Somos objetos vacíos

que alguien guarda.

AUREA MEDIOCRITAS

Evocando el pasado y los días lejanos

lloraré.

Verlaine

Mi estado es cambiante

-por qué negarlo-,

mudado en aquella o esta circunstancia,

ocasión o lugar donde me halle.

Mi estado es adverso ante una falda,

ante un cigarro mal apagado

o esa laca barata que usas los lunes.

Es catatónico si pierdo en la batalla,

nublado algunas tardes soleadas,

brillante con alcohol y noches,

fálico si la prisa apremia,

si la ley impera descarado.

Voy de lo flexible a lo volcánico,

salvaje cuando hay gente,

pacífica si me entreno.

Evitando el punto intermedio,

alejándome siempre de lo mediocre.

 

 

Noelia Illán Conesa (Cartagena, España, 1983), diplomada en Filología Clásica, es codirectora de la revista de poesía española La Galla Ciencia. Es la autora de de Calamidad y Desperfectos (Las Cosas Triviales, 2012) y Verbos por dentelladas (RavensWood Books, 2016). Ha participado en varios festivales de poesía y ha colaborado en diversas revistas como El Ciervo, El Coloquio de los Perros, Ágora o Meca. Figura en varias antologías y ha recibido diferentes premios de poesía y microrrelatos.

 

 

 

 

Visto 1127 veces Modificado por última vez en Viernes, 08 Septiembre 2017 17:42
  Miguel Angel Real

Nacío en Valladolid (España) en 1965. Licenciado en Filología Francesa. Reside en Francia desde 1991, donde trabaja como catedrático de español en el Lycée de Cornouaille de Quimper (Bretaña),

Algunos de sus poemas en español han sido publicados en las revistas españolas La Galla Ciencia (número ocho) y Fábula (Universidad de Logroño), en Letralia (Venezuela) y en las publicaciones mexicanas Marabunta,El Humo y La Piraña (México).

La revista “Le Capital des Mots” posee algunos de sus poemas en francés, originales o traducidos del español.

Ha participado en la revista española El Coloquio de los Perros con una reseña sobre el escritor peruano Diego trelles Paz. Otras reseñas de poesía han sido publicadas en algunas de las revistas citadas.

Traductor de poesía contemporánea en francés y español, ha publicado (solo o en colaboración) algunas de sus traducciones (Luis Alberto de Cuenca, Ramiro Oviedo, Raúl Quinto, José María Alvarez, Eric Dubois, etc) en diversas revistas en Francia y en España (Passage d’encres, Le Capital des Mots, La Galla Ciencia, La Piraña…).

 

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.