Imprimir esta página
Miércoles, 26 Febrero 2020 05:44

Deseó revolución de Rocío García Rey. Una lectura a la mujer palabra. Rocío Castro Jiménez

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 

 

Deseó revolución de Rocío García Rey. Una lectura a la mujer palabra.

Rocío Castro Jiménez1

 

Este libro permite mirar la voz del andar de la navegante de escritos, de la devoradora de palabras. Cientos de letras vertidas en ella, cuerpo frontera, que entre voces se sume en Fragmentos Filigranas para salvarnos del olvido. Con este primer texto ‒Fragmentos Filigranas‒ comienza Rocío García Rey este Deseó Revolución. Un libro de 34 maravillosos cuentos que nos dan la posibilidad de escuchar el aullido de distintas protagonistas donde se encuentra la memoria de quienes, como Alejandra, Condesa Solitud en Máscaras muestran cómo han sido -y cito- Reina Palabra sumergida en el bosque que ya no existe (García, 2019:10). Algunas otras, si bien como en Presagio se encuentran atravesando caminos, donde la historia ha silenciado el nombre de aquellas mujeres que han sido la raíz y la columna de trabajos y vidas virtuosas, donde los vocablos “hijita”, “damita”, “señito” marcan el nulo reconocimiento que esta sociedad ha dado a las mujeres.

Por todos lados las protagonistas tienen en sus huellas deletreadas la revolución, así pues, el travestismo transforma realidades al dar pasos subversivos en una sociedad machista como Rocío nos narra en Espejo, mientras que en Revolucionarias pasa que una camarada está con muchas otras camaradas sólo detrás de la tasa de café que, en apariencia, ellas sólo sirven.

Las mujeres aquí presentes también se enfrentan a la traición con nombre de muerte y a través del amor y sus citas inesperadas en el texto de Novios nos pueden dar una pista de cómo podemos escapar a nuestros peores miedos y como hacernos dueñas de estos. La fuerza literaria, sus claves y símbolos son bastos en estos relatos. Día soleado, en la tarde lloverá, el texto nos infiere a ese sentimiento de no ser la Maga de Oliveira en Rayuela, pero el deseo fuerte en nuestras miradas oscuras no cesa. El deseo está presente en cada una de estas voces-mujer, el cuerpo todo, el movimiento del viaje, el recuerdo y también la magia, aunque no seas la Maga. 

¿Cómo cerrar un frasco de Clonazepan? Rocio, nos da presencia de ello, tal vez el Mago te salvé, tal vez la amante oportuna es la voz de la mujer que te acompaña, la mujer a la que seduces, tú mujer espejo y voz, con la que danzas un tango a solas, porque como señala la autora en Lily Marlene: él arrasó con los poemas, pero no con el deseo (ibidem:71).

Los viajes de las mujeres-voz en estos textos son amplios, los viejos barrios del Centro, Comonfort, Tlacotalpan, El Puerto, Costa Rica y las similitudes de mujer-deseo, mujer-tristeza, mujer-placer-antiplacer, mujermuerte, mujer- encuentro como en los nombres que escribe Sabina en su libreta que en medio de Exilio la palabra y los encuentros la habitan. También se pueden hallar en estas hojas a Circe y a Ulises en la ciudad-metro-mar, Deseó revolución conquista mares donde la muerte, la soledad, el desamor, la fuerza y la fragilidad del ser están presentes.

Las mujeres que habitan Deseó Revolución van de la mano de la historia de muchas mujeres que son todas y ninguna igual y que calzan botines y pintan mares para encontrarse entre letras en su propio cuerpo, como nos narra Rocío en Zapatos -y cito-:

El invierno había llegado a la ciudad y bien recordaba las palabras de Certau: ‘La historia hace hablar al cuerpo que calla.’ Eso era, los nombres que creí haberles dado a las avenidas habían desaparecido inmediatamente. Porque yo misma había borrado mis escritos, porque yo misma a pesar de tener presente el anhelo de viajar a los mares, había permanecido inmóvil, con los zapatos puestos. Porque en realidad a causa de mis pasos lentos, tímidos y negros no me había atrevido a entrar al templo en el que pudiera hallar las otras fuentes que me permitieran completar mi historia (ibidem:94).

Deseó Revolución nos deja una diversidad de historias donde las protagonistas a veces calladas, a veces explosión de muerte, amor y lluvia, amantes exactas, en ocasiones pánico y soledad: túneles de locura frente al 3 espejo enemigo y la guerra cotidiana: gorda y flaca imperfecta, baile y magia, grito fuerte de libertad y cautiverio en una ciudad donde no hay adoquines, pero sí mucha tristeza (ibidem:21), revoluciones conquistadas, guerras por pelear y deseos que no se extinguen.

 

García, Rocío. Deseó revolución. Editorial Cisnegro, México. 2019.


Etnohistoriadora (ENAH) y antropóloga (UNAM) de profesión, investigadora de las corparaldades, la historia de la mujer, los pueblos indígenas, la danza y la literatura. Tallerista de creación literaria y otras cosas más, escritora independiente y amante de la poesía.

Visto 3205 veces Modificado por última vez en Miércoles, 26 Febrero 2020 06:14
Rocío Castro Jiménez

Rocío Castro Jiménez Semblanza Rocío Castro, 36 años (1982), Ciudad de México. Etnohistoriadora por la ENAH y Maestra en Antropología por la UNAM. Profesora e investigadora en áreas de Ciencias Sociales y Humanidades, principalmente, historia, grupos étnicos de México, teorías de género, performance, la danza, el cuerpo y la literatura. Tallerista de creación literaria y corporalidad. Ha publicado en las antologías V, VI, XXIV-XXV y en el Intenso Carmín II, líneas y versos, de la editorial Taller de Creación Literaria, El Borde. Tiene colaboraciones de artículos en revistas académicas, memorias de congresos, entre otros. Su primer libro Palabras habitadas se encuentra actualmente en imprenta. Colaboró en el Comité Editorial la revista Ruta Antropológica del posgrado en Antropología de la UNAM y formó parte del Consejo Editorial del libro Intenso Carmín II. Escritora y mujer espuma de mar que se pierde en el asfalto.