José Manuel Ortiz Soto

José Manuel Ortiz Soto

José Manuel Ortiz Soto (Jerécuaro, Guanajuato, 1965). Pediatra y cirujano pediatra. Ha sido guionista de cómics y autor de canciones. Ha publicado los libros de poesía replica de viaje y Ángeles de barro; y de minificción, Cuatro caminos y Las metamorfosis de Diana/Fábulas para leer en el naufragio; es antólogo de El libro de los seres no imaginarios. Minibichario y, junto con Fernando Sánchez Clelo, Alebrije de palabras: Escritores mexicanos en breve. Coordina la Antología Virtual de Minificción Mexicana. Contacto: manolortizs@msn.com y @jmanolortizs

 

Línea 3: Indios Verdes – Universidad,

José Manuel Ortiz Soto

 

 

 

Modernidad

[Estación Indios Verdes]

 

 

 

Hubo un tiempo en que sus nombres llamaban a reverencia, estremecían: Izcóatl y Ahuízotl, Serpiente de obsidiana y Perro de agua, cuarto y octavo tlatoque de los mexicas. Algunos siglos después, en una época ajena, estatuas errabundas por la ciudad que un día construyeron, el verde que recubre el bronce de sus cuerpos les da nombre, raza, religión, nueva historia.

 

 

 

Peregrinos

[Estación Deportivo 18 de marzo, antes Basílica]

 

 

 

Los peregrinos que se detienen frente a mi puesto me miran con recelo, creen que trato de estafarlos. No los juzgo: ¡fuera de la ciudad se dicen tantas cosas de nosotros! Para ganarme su confianza, les muestro la certificación que me expidió la Santa Sede. Eso nunca falla, pero la falta de fe encarece los milagros.

 

 

 

 

 

 

Ayudar al prójimo

[Estación Potrero]

 

 

 

Al ver la extrañeza reflejada en mi rostro, se apresuró a darme la siguiente explicación:

—Me urge llegar al otro extremo de la ciudad, asuntos familiares me reclaman allá. ¡Usted, como adulto, sabe muy bien lo que es eso! Desgraciadamente, a mi edad me es imposible hacerlo a pie, y tampoco dispongo de medios económicos para costear el precio de un boleto de metro. De tomar un taxi, mejor ni hablamos. Es ridículo, lo sé, pero así de mal está la economía en nuestro país. Por eso, estimado conciudadano, si usted pudiera ayudarme con unas monedas que no afecten su economía, créame, se lo agradecería enormemente.

No tuve corazón para negarme a la súplica de aquel anciano y educado caballo al que, por lo visto, la vida no había tratado nada bien.

 

 

 

 

 José Manuel Ortiz Soto 

poema de amor y de lluvia

 

En esta la terrible ciudad

de prisas y de asfalto

de letras luminosas y de muerte

en esta la terrible ciudad

de brazos largos y cortos

de sombras que a medio desnudar

se pierden entre gritos y desidias

entre amores etéreos que no vuelven

y fríos desamparos

en esta la terrible ciudad

donde no te espero

porque no te fuiste

donde no te encuentro

porque no estás sola

porque fuiste lluvia

pero también fuiste mi canto

y la mansa mirada de la muerte

en esta la terrible ciudad

que sin tu nombre espanta

donde no me alcanzan los brazos

ni la calma para amarte

donde siento cruel la soledad

y cala el frío de un dios ajeno y compulsivo

al que no importamos una madre

en esta la ciudad ajena

con tu nombre tatuado en su mirada larga

apenas puedo renacer de las cenizas

sin que sepas –amor- de este desastre

del que sólo sé que no te espero

 

 

Salem 

 

Una luz tenue ilumina el cuerpo inmóvil de la mujer sobre la cama. A un costado, la cuna del recién nacido.

La anciana toma entre sus manos, viejas y ensangrentadas, la tierna manita del infante.

―Bienvenido, Majestad ―inclina la frente.

 

Casino

 

Arroja los dados y se hace el silencio. Mientras los dos cubitos giran en cámara lenta por el aire, recuerda que ―por más cargados que estén― toda la noche sumaron en su contra.  Lo ha perdido todo, ya no le queda nada.

Alrededor de la mesa, los hombrecillos de barro hacen mofa de la desnudez de Dios.

 

 

Mañana del 6 de enero

 

Con gran desánimo vi que bajo el árbol de Navidad sólo estaba una quijada de burro, al lado de mi carta para los reyes magos.

Desde el jardín me llegaron los gritos de mi hermanito, pedaleando feliz su bicicleta nueva.

 

 

 

Por los viejos tiempos

a la memoria de andrés membrillo

1

 

cabrón

hijo de puta de los viejos tiempos

–que viéndola bien no son tan viejos

¿treinta y ocho, cuarenta años?-

¿era necesario dormir

para morir a toda madre?

quizás sí quizás no

eso hoy no importa

te fuiste a la chingada

sin decir a nadie

 

 

2

 

¿el cielo es un buen sitio

el infierno es el antro

que todos esperamos

para una farra eterna?

si estuvieras en el cielo

–por extrañas circunstancias

o buenas influencias

de familiares priistas-

ya te habrían expulsado

por las riñas callejeras

por cantar rock a deshora

por buscar en cada noche

la puerta de salida

por celebrar a dios

con cervezas y tequila

 

 

3

 

vagabundo

noctámbulo

hermano del desmadre

el infierno puede ser sólo el pretexto

el exilio involuntario

que te exige aquí la vida

pero sabes que mañana

llegarán los cuates

a tomar juntos la copa

 

 

Décimo poema del principio

 

sólo un par de vodkas

para dormir esta noche

para arrancar el insomnio

y decirle puto al sueño

que hoy no viene

para escribirte mientras tanto

para escuchar a rem que no se cansa

para oír que no hay moscos asesinos

para ahogar los gritos

que me pide a veces la ternura

cuando exige tanto

para decirte amor sin tener miedo

para besar tus ojos sin pretexto

para beber de tu seno solidario la dulzura

y saciarme madre eterna

sólo un par de vodkas

para llenar con tu nombre este silencio

 

 

 

MINI MINI BIO

José Manuel Ortiz Soto (Jerécuaro, Guanajuato, 1965). Pediatra y cirujano pediatra. Ha sido guionista de cómics y autor de canciones. Ha publicado los libros de poesía replica de viaje y Ángeles de barro; y de minificción, Cuatro caminos y Las metamorfosis de Diana/Fábulas para leer en el naufragio; es antólogo de El libro de los seres no imaginarios. Minibichario y, junto con Fernando Sánchez Clelo, Alebrije de palabras: Escritores mexicanos en breve. Coordina la Antología Virtual de Minificción Mexicana. Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y @jmanolortizs