Lunes, 12 Junio 2017 04:41

Orquídeas hambrientas / HOMENIC FUENTES /

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

 

 

Orquídeas hambrientas

HOMENIC FUENTES

 

 

la mentira más común es aquella con la que un hombre o una mujer se engaña a sí mismo.

Engañar a los demás es un defecto relativamente vano

NIETZSCHE

 

 

 

 

1

 

Detrás de la luna se esconde tu mano pálida.

Oscura y agria la piel absorta.

 escucha un rumor de madrugadas sangrantes.

La ciudad gime mientras tu aliento,

 baja como serpiente platinada en el filo del metal que me abraza.

Ya no soy el asesino

Soy el beso tembloroso de tu cuerpo escuálido

La noche que se pierde como un cisne degollado.

 

 

2

Ella lo busco entre las alas del infierno.

 Y él, no quiso el beso febril de los amantes.

Se quedó adentro de su flor oscura,

en asco común y corriente del que escupe al suelo

El la amo a sorbos de licor barato y lamio las escamas de su tez anfibia.

Ella, quiso ungir de luz el alma sublevada de aquel hombre.

 Quiso volver a ser sirena sobre el mar bravío que besa el horizonte

                                     Pero él; con glacial sonrisa

hundió la callosidad de sus sombras en aquel agrietado hueco de mujer

y lleno de estiércol el jardín de sus orquídeas hambrientas.

 

 

3

 

sobre aquel collado las aristas rocosas no tienen formas.

Y la única brecha es la tez de la luna dejando caer su cuerpo desnudo

sobre la superficie cuyas voces se ocultan bajo las piedras.

Por eso el grito es innecesario - La mentira se gesta en la oscuridad-

La única música es la opera de hocicos:

 choque de dientes de cerdos que se comen uno al otro.

¿Como volver a vivir cuando el animal es avergonzado?

 Salen de su luminoso lodazal cubierto de un halito de miseria.

¿Como volver a besar sinceramente lo amado'

Mañana; el hambre volverá. Claro que volverá.

Solo basta limpiar el alma con la sangre de un inocente.

Y volver sobre aquel collado a comer las heces que no comieron ayer.

 

 

4

Sabían muy dentro de sí que esto ocurriría.

Y hoy se encontraban sobre aquel valle de huesos secos

 donde el musgo buscaba con avidez algún nutriente.

Oscuras y húmedas fueron las lágrimas de su maldad.

Un grupo de cuervos cruzo aquel lugar

dejando el luto en pequeñas bocanadas de aire

 sobre la osamenta olvidada, sin ningún pudor.

Ellos; ciegos, y satisfechos por tanto carne que cubren su cuerpo.

 No sintieron pena.

Cantaron la canción de judas a besos desmedido

rozaron sus cuerpos hasta el amanecer

y se juraron amor eterno.

Se embriagaron más allá del ultimo sorbo.

 Bebieron el tinto sabor de la sangre desolada

en los cráneos ajenos de sus propias víctimas.

Al amanecer cada quien se irá a su terruño.

 Cargarán los huesos de sus cuerpos desollados a su propio cementerio,

                                                                                         con los ojos abiertos

                                                                                                            muertos de rabia.

 

 

 

5

 

 Dejó aquella barca pesquera que tanto odiaba.

Y se hundió dentro de aquel océano.

Su desnudez deseaba la tormenta donde las olas devoran,

                                                                 quería sentir su cuerpo impetuoso,

el azul profundo de sus dedos, y el beso que golpea los peñascos.

Nada de eso pasó

Hoy cuelga del anzuelo que tanto desprecio.

Una brisa carmesí tiñe el océano de rojo.

 

 

6

 

Daban a sus críos la hiel.

Mientras ellos bebían el mejor trago de sus heridas.

Sin nada en el estómago aquellas criaturas

 jugaban a comerse el corazón desolado,turbados por el cielo negro

                                                                                 que cubrían sus decrépitos cuerpecitos.

Aquel hombre y aquella mujer pensaban que aquel vacío sería llenado con besos.

Al despertar cada uno en su verdadero hogar.

Caminan hacia el Gólgota de su vidas perdidas.

Mas no encontraron la cruz, que redima  sus trapos inmundos.

Solos, solos, solos. Con el temblor y el temor.

Morían de hambre.

 

 

7

 

 

Dentro de un aparador Aquel maniquí

de Orquídeas hambrientas
miraron el reloj de la pared en sus últimos espasmos
y quedaron atrapados.
Cuentan que murieron de amor.
Nadie los vio morir.
La pared sigue en el mismo lugar
sosteniendo aquel artefacto donde el olvido

es un carroñero que se alimenta del asco.
el reloj sigue dando la hora exacta.
Las mismas horas que se ahogan
con su propia sangre.



8

la iniquidad de la noche infiel
es recibida por la porfía de unos guantes de seda.
Su cuerpo desnudo y abyecto
deja entre ver el vértice de la humedad de su pecado.
Bésame animal, muerde la oscuridad de la ingle
golpea contra mi espalda la sucia palabra.

Injuriosa blasfema hacia el cielo.

Tómame entre el remolino de la obscenidad, del tufo de los genitales agrios y ajenjos.
Búscame entre tus muslos búscame,
mientras la gota negra de nuestros cuerpos gruesos grasos dure,

que la eternidad vendrá tras de nosotros

para pesar el instante de tu boca

hedionda ha estercolero y desencanto.

 

Visto 5476 veces Modificado por última vez en Martes, 27 Junio 2017 05:32
Homenic Fuentes

Director de la revista digital "la Piraña", Editó la revista "Amargo animal" (Ciudad de México 2006). Fue coordinador de la hoja de poesía "La llama ardiente" en Guadalajara. Ha cursado diferentes talleres de literatura: Aguascalientes, con el poeta Ricardo Esquer. Guadalajara, con los poetas Raúl Bañuelos y Julio César Aguilar. Participó en el seminario "Los fantasmas de la carne" impartido por el poeta chiapaneco Gustavo Ruiz Pascasio en Tuxtla Gutiérrez. Participó en la creación de la revista "A la intemperie", (Aguascalientes). Ha publicado en la revista Orfeo, Verso Destierro, El Sótano (Tuxtla), El Barco Ebrio, Encuentos Cercanos, entre otras. Ganó en el 2007 el primer lugar del Concurso Nacional de Poesía El Laberinto, y fue incluido en el Encuentro de Poetas 2007 de Iztacalco. Es crítico de poesía y narrador. Tiene una novela inédita y actualmente trabaja en su poemario "el primogénito de los muertos", de próxima publicación.

1 comentario

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Invitados en línea

Hay 5287 invitados y ningún miembro en línea