Jueves, 18 Enero 2018 06:34

Tlalkatsajtsilistle/ Ritual de los olvidados / Martín Tonalmeyotl

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 

 

 

 

Tlalkatsajtsilistle/ Ritual de los olvidados 

Martín Tonalmeyotl

 

Chilapeñosi

 

Tajuamej

uan ne tiualeuaj ikxitlan Teskitsin

niman kechka iyeualijkan Chilapan,

kan tsiouej melauak techkuitlapanuia

se chiche tejtex uan ijtoka Nejmojtilistle.

Kamaniantika san ompaka tiyanaj niman xtechita.

Kamaniantika iuan topanouiyaj

niman tikchiuaj kampa xtikitaj.

Yajua, noijke kichiua kentla xtechita,

kentla xtechijnekue.

 

Kamanian maske melauak tlakpak tipatlanej,

yajua tej no ompa yoj techtokatij,

san uejkatsin techikxiijnektij.

 

Notajtsin

se tota uan sa kech ye tajtle,

uajtopone intlakotsin se kech yemankatlajtojle:

“kijtoua kampa on diablito ikonetsin

techkuitlapanuiaj san pampa yotechuelitak”

najua noijke nikijtoua kampa kineke

techixpolos, techyolmaxalos niman kema

techtekitiltis, techtlalis matikimasikan tokniuan

uan uelis tikinkuepaskej ken chiche itlapiyas.

 

Najua tej melauak nechyolajmana on tlamantle

niman nikualane kuak nikita nempoliue on ueye chikaualistle

uan ijtoka “pakilistle”.

Najua tej kampa nitlakachilapeño,

san nikuajtoloua nokualak

niman amo nikmoya notlajtotsin

kampa tla onikmoyaj,

on nejmotilistle nechinuatojtojkilis itskuiuan

niman kuajton tej,

tlanesis ompa nitlajkaltos san nikojkoyoktik.

 

 

Chilapeños

 

Nosotros

los nacidos al pie del Teskitsin

y a las orillas de Chilapa,

caminamos por donde nos acosa

un perro que carcome llamado Miedo.

A veces nos escondemos cerca sin que él lo note.

Otras veces, nos cruzamos los pasos

y hacemos tuerta la vista.

Él también hace tuerto el olfato

para fingir que no ve.

 

Otros días, a pesar de volar muy alto,

nos damos cuenta que nos sigue.

Desde lejos olfatea nuestros pasos.

 

A mi padre,

de casi la edad de los huehues,

se le caen de la boca palabras sensibles como:

“ese hijo de la chingada

nos siguen sólo porque le gustamos”

y concuerdo al darme cuenta

que lo único que persigue es hacernos

como él, para cazar a más humanos

y convertirlos en miados de perro.

 

A mí me causa coraje y rabia

al ver contaminado ese aliento antes llamado

“alegría”.

En mi impaciencia de chilapeño,

trago mi propia saliva

y trato de no hacer llover la palabra

porque si no respeto eso,

el Miedo me mandará a sus perros

y estoy seguro que amaneceré

con el cuerpo incrustado de plomo.

 

Nochanijkauan

 

Se tonajle nochanijkauan okinemilijke yeskej ken se tototsintle

yaskej uejka niman patlaniskej itsalko moxtle.

Chika yolik okinemilijkej

oyejkokej tsopilomej niman inka intentlatekiluan

okitetsojtsopinijke niman okechtsonteke on ajakatsintle.

 

Aman tej

tlayouisyotl niman xochitonaltsintle

inuaxka on xkuajkualtin tsopilotexipaltin.

 

 

Mi gente

 

Mi gente quiso ser ave un día

por el simple placer de volar sobre las nubes

pero tardaron en decidir

y llegaron los buitres y con sus filosos picos,

lastimaron al viento y le cortaron la cabeza.

 

Hoy por hoy,

el día y la noche secuestrados están

por esos sucios y violentos pajarracos.

 

 

Notlaltipak

 

Notlaltipak melauak ueye

niman noijke ueye inejyamanyo.

Aman tej chika nojuitsia tonaltsintle

tlayouisyotl notlajtolpatla

ika inkualankachokalis tepostlauilanaltin

niman inkualankatsajtsilis miktepostin.

 

 

Mi mundo

 

Mi mundo es diverso

y triste por su ambivalencia.

Cada día que pasa la noche cambia su silencio por rugidos de autos

y gritos irritados de metralla.

 

Matsiakan tochan

 

Ika touijtsok,

ika toarado,

ika totlamachilis niman tolapis,

matikintlapokan yankuikej kuentin.

Matikintokakan tlakamej iuan siuamej

uan tlachijchijtin ika sokitl,

ika ikpatl

niman ika tlayoltsintle.

Ijkon mostla noso uiptla

xkelkauaskej kanon ualeuaj,

xkinpinauistlajkaliskej inkojkoltsitsiuan,

xkinpinauistlajkaliskej inxankaluan.

 

Matikinkajteuakan ixtlauamej teojtin,

matikinkajteuakan se kech tonaltin kalmoxtin

niman tepostlauilanaltin intlakakalats.

Matiuiyan matikimitatej caballeros,

matauiltitej iuan papalotsitsintin

niman matotlatlalotej iuan ajakatsintle.

¡Matiuiyan tinochimej!

¡Nochimej akin xkinekej nelkauaskej!

 

 

Regresemos a casa

 

Con la coa,

el arado,

la mente y el lápiz,

abramos nuevos surcos.

Sembremos hombres y mujeres

de barro,

hilo

y maíz.

Sólo así, mañana o pasado

recordaremos nuestras raíces,

no nos avergonzarán nuestros abuelos

ni las casas de adobe.

 

Abandonemos las calles planas de piedra,

alejémonos por unos días de las bibliotecas

y del ruido de los carros.

Regresemos a mirar a los caballeros,

a jugar con las mariposas

y a correr con el viento.

¡Regresemos todos!

¡Todos aquellos que no quieran ser olvidados de sí mismos!

 

Tokatsitsintin

 

Kamaniantika, nokineke matinejnemikan san tajuamej.

 

Tla tikimixtemouaj okseke ojtin kijtosnekis,

kampa tajuamej tikalakej ipan okseke tlanemililtin

kan tikimixmatiskej okseke tlakamej iuan okseke siuamej,

in tlamantle, techpaleuis pampa maka matelkauakan.

 

Tla san tajuamej tinejnemej, uelis uejka tasiskej.

Onixpoliue in ojtsintle kuak se sanka seka yoj

kampa tokatsitsintin tla kitaj xok yaka chante,

kinkajteuaj sanka seka innakatekatsaualuan ijtik on kaltsitsintin.

 

Uelis tsiaskej uejka maske kineke oksejpa matiuajlakan.

Maka matikinkauilikan san yajuamej mamikikan tokniuan

kampa yajuamej inka inchikaualis,

nookintlapojkej yankuikej ikxiojtin,

ojtin kanka aman, tojuitsiaj.

 

 

Las arañas

 

Algunas veces, es necesario caminar solos.

 

Buscar nuevos senderos tal vez signifique

inmiscuirse sobre otras formas de vida,

por ello, conocer a otros hombres y mujeres

puede ser satisfactorio para la memoria.

 

Solo, se puede ir hasta lo infinito.

Se pierde esa eternidad cuando no hay regreso

porque las arañas al no notar movimiento alguno,

abandonan las casas y huyen de su propia telaraña.

 

Es necesario ir y regresar.

No dejar morir a los demás también es de humanos

pues con sus vidas, algunos de ellos

abren nuevas veredas,

atajos por donde hoy, transitamos. 

 

Del libro Tlalkatsajtsilistle/ Ritual de los olvidados (Jaguar Ediciones, 2016).

Visto 1128 veces Modificado por última vez en Viernes, 26 Enero 2018 05:32
Martín Tonalmeyotl

Martín Tonalmeyotl (Martín Jacinto Meza, 1983), originario de Atzacoaloya municipio de Chilapa de Álvarez, Guerrero. Lic. en Literatura Hispanoamericana por la  Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro), Mtro. en Lingüística Indoamericana por el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS).

Es campesino, profesor de lengua náhuatl, narrador, poeta y traductor. Becario del Programa de Estímulos a la Creación y al Desarrollo Artístico de Guerrero (PECDAG) 2015-2016 y del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA) 2016-2017. Algunos de sus poemas, relatos, artículos y fotografías han sido publicados han sido publicados en diversos medios impresos y digitales, tanto nacionales como internacionales. Coordinador de la serie en lenguas indígenas Xochitlájtoli ‘La palabra florida’ en Círculo de Poesía. Revista Electrónica de Literatura. Integrante del libro: Los 43 Poetas por Ayotzinapa (INAH, 2015), Montarlabestia (Nauyaka Producciones y Ediciones, 2016), Postlom: Cuentos de los pueblos indígenas de México (Álamos, 2016) y Al menos flores al menos cantos (Valparaíso México, 2017). Autor del libro: TlalkatsajtsilistleRitual de los olvidados’ (Jaguar Ediciones, 2016).   

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Invitados en línea

Hay 1044 invitados y ningún miembro en línea