Miércoles, 24 Enero 2018 20:19

Observaciones de lo perecedero / Lorena Baker /

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

 

 

Observaciones de lo perecedero

Lorena Baker

 

 

IX

La tarde muere a destiempo,

se atraganta con la denzura de su óxido,

ocre reflecto que se posa

sobre el vacío.

aferrante, la tarde grita,

se abisma para que

sea la muerte quien llegue tarde.

 

Tanto se ha disuelto la arena,

Saturno extravió su otoño:

ya no distingue entre él

y los mortales.

sólo el humo es capaz de decir algo al día,

sobre su forma y avance

hacia el cadalso de las luces neón.

 

Desluminado, el tiempo muta apariencias

y los ojos de la tarde son

hilos desterrados a la penumbra

de una ciudad que ya no mira.

 

XIII

 

El pensamiento se desdobla:

hay cucarachas en el congelador.

Bajo la carne

el dolor se estira

para formar otro esqueleto.

Petrificadas emociones

negocian la tregua

con sombras arañas

que deambulan por el closet,

afortunadamente éstas no hablan.

 

La máscara reposa en el muro,

conozco sus ojos.

Me veo desde el vacío

de sus cavidades

y truena mi calavera:

la esquizofrenia, también

por un instante cesa.

 

 

 XXI

 

379 cuerpos en un sótano con poca ventilación

    y olor a morgue

Apenas un poco de luz entra por los mosaicos del techo

arriba existe la calle Juárez con sus coches

                           y ruidos a pleno medio día

A nadie le importan los muertos.

En este subsuelo el ambiente es obscuro

pero 379 cuerpos se calientan

           sudan,

           se miran

           y mantienen a la espera.

Suena una guitarra, retumba un doble bombo,

mi nariz aspira polvo blanco

    y los cuerpos se abalanzan hacia el slam

 

 

 

 

  Desalojo pagano

 

 

                                                            a Sergei y su ausencia muda::

Pa´ bien exorcizarlos

primero hay que abrirle la puerta a los fantasmas,

dejar que invadan todo: ojos, tatema y arterias.

luego brindar con ellos lento hasta ahogarlos,

estos endemoniados son de carrera larga.         

Sin desterrarlos busco tu negrura en sus cantos,

un mezcalino brillo me revela tus tranzas:

ocultaste por lustros tu espectro en mis uñas

brotando del desecho con que rasgo a los muertos,

esos que aún me arranco y crecen cada luna.

 

Embustero demiurgo

me dejaste la convulsiva eriza,

te me desvaneciste de amargura

y nunca quemó tanto el desierto

como esa noche estrellada contra el piso

      entre peyote, campamochas y un eslipinbag,

      la hervidera de nuestros amores signó en lo profundo de la carne

      con la bendición de un chacmol remojado en mezcal,

      tronamos junto a la ciudad desde el primer instante

      cuando aterricé en tus ojos ya vestida de blancoxalapa,

      Sin saber que me amarrabas la vida

           -por no decir el alma-

      al salir flotando del tugurio

      mientras teporochos gemían sus albricias.

 

      pinche Sergei, tan pronto fuimos

                                                revoltijo de dolor sobrio y ebrios recuerdos,

                                                mugre en las cantinas de Juan N. Méndez

                                                un trago desabrido en el pasillo del Café San Pedro

                                                la letra descompuesta del panorámico de Carta Blanca

                                que iluminaba la azotea de nuestros pecados

      pinche Sergei, me sobras como las uñas

                                desde aquel momento tengo la vida llenita de errores

                                y unas ganas involuntarias de enterrarte en el desierto

                                                                                                          al que no vuelvo

                                cada vez que abro la puerta para que brindemos.

 

Visto 276 veces Modificado por última vez en Viernes, 26 Enero 2018 18:08
LORENA BAKER

Lorena Baker

(Estancias en Monterrey, Guadalajara y Ciudad de México, donde ha aprendido sus oficios por la libre.) Sexto integrante de La Deslealtad. Artista plástico, ilustradora y diseñadora gráfica. Editora de Diseño de la revista «Rayarte Literatura» y coeditora de La Rueda cartonera. Ahora experimenta con letras, sonido e imagen.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.