Viernes, 25 Mayo 2018 06:50

TROIS POEMES DE JULIO CÉSAR AGUILAR (Traduction par Miguel Ángel Real)

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

 

 

TROIS POEMES DE JULIO CÉSAR AGUILAR

 Traduction par Miguel Ángel Real

 

 

 

 

 

DÉSERTOIRE

 

Lézards de solitude les heures

                                   à rôder

            à scruter

le silence d'un regard

                       où se poser: profond

ciel

            abîme sinistré.

Contours qui ainsi entourent

la limpidité du feu

            et ses flammes envahissantes.

 

Seulement une lassitude abandonnée.

                                   Chambre

            où soudain on retourne.

 

Depuis le crépuscule de la dernière lumière

                                               et parmi l'étonnement

            de l'obscurité qui crépite

il y a encore des ombres à éclairer.

 

 

 

HALLUCINÉ

 

 

            par un spectre quelconque

                                               son profil

ou par une effigie qui s'estompe

                       silhouette peut être :

comme un nuage dans le brouillard

fragrance éphémère de cette fleur

            qui se voudrait sculpture d'air et de feu

visage à la furie secrète

quelque chose d'incertain depuis son néant :

                                   légèreté du subtil

à l'orée de l'oubli

                       où il déambule

 

 

 

 

 

BIENPARTI OÙ L'ON VA

 

Comme l'eau fugitive du nuage

                                   dans la tempête

            le vent des adieux s'enflamme. Eau

de l'oubli.

                       Furie stagnante

ensuite à peine pour s'y contempler

            vide le visage

                                   à la surface

de ce qui intacte reste et demeure.

                       Calmement l'écho

les traces du vacarme

            dans le feuillage de combien de jours inutiles.

 

                                               Louange

les ombres dans leur ascension.

 

 

 

JULIO CÉSAR AGUILAR

tres poemas

 

 

 

 

DESERTORIO

 

 

Lagartijas de soledad las horas

                                   merodeando

escudriñando

el silencio de una mirada

                       en la que posarse: hondo

cielo

            abismo siniestrado.

Contornos que así se ciñen

a la limpidez del fuego

            y a sus invasoras llamas.

 

Sólo un abandonado hastío.

Estancia

            a la que de pronto se vuelve.

 

Desde el crepúsculo de la luz postrera

                                               y entre el azoro

de la oscuridad que crepita

aún hay sombras que iluminar.

 

 

 

 

 ALUCINADO

 

 

de algún espectro

                       su perfil

o de una efigie difuminándose

silueta o algo así:

como nube entre neblina

fragancia efímera de aquella flor

            que se deseara escultura de aire y fuego

rostro de sigilosa furia

un algo incierto desde su nada:

                                   levedad de lo sutil

en las lindes del olvido

                       donde deambula

 

 

 

 

 

 

 

 BIENIDO A LO QUE SE VA

 

 

Como el agua prófuga de la nube

                                   en la tormenta

            el viento de los adioses se enardece. Agua

de olvido.

                       Remansada furia

luego apenas para contemplarse

            vacío el rostro

                                   en la superficie

de lo que intacto permanece y queda.

                       Quedamente el eco

las huellas de la algarabía

            en la hojarasca de los cuántos días inútiles.

 

Alabanza

las sombras en su ascensión.

 

 

 

 

 

 

Visto 7003 veces Modificado por última vez en Jueves, 07 Junio 2018 04:11
Julio César Aguilar

(Ciudad Guzmán, Jalisco, México). Poeta, ensayista y traductor de inglés. Cursó la carrera de Medicina en la Universidad de Guadalajara; posteriormente realizó una maestría en Artes en Español en la Universidad de Texas en San Antonio y un doctorado en Estudios Hispánicos en la Universidad de Texas A&M, de la cual obtuvo una beca postdoctoral. Su obra se ha traducido a varios idiomas y ha sido publicada en diversos países. Es autor de Rescoldos, 1995; Brevesencias, 1996; Nostalgia de no ser mar, 1997; Mano abierta, 1998; El desierto del mundo, 1998; El patio de la bugambilia, 1998; Orilla de la madrugada, 1999; Illuminated Mysteries/Misterios iluminados, 2001; La consigna y el milagro, 2003; Una vez un hombre, 2004, 2007; La consigna y el milagro/The Summons and the Miracle, 2005; Transparencia de lo invisible/Transparency of the Invisible, 2006; El yo inmerso, 2007; Barcelona y otros lamentos, 2008; Alucinacimiento, 2009; La consigna y el milagro/La convocazione e il miracolo, 2010; La consigna y el milagro, edición bilingüe español-árabe, 2011, y español-polaco, 2013, y Aleteo entre los trinos, 2015. Traducciones suyas son Con ansia enamorada, de Irving Layton, 2004; Camino del ser. Antología: 24 poetas anglosajones, 2006; Pintando círculos, de Luciano Iacobelli, 2011; La costurera y el muñeco viviente, de Beatriz Hausner, 2012, y Pascal va a las carreras, de Janet McCann.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Invitados en línea

Hay 8802 invitados y ningún miembro en línea