Jueves, 18 Mayo 2017 08:02

EL PARAÍSO AL LADO / Julio César Aguilar /

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

 

 

EL PARAÍSO AL LADO

Julio César Aguilar

 

 

 

 

“Más allá de la noche que titila en la infancia

Más allá incluso de mi primer recuerdo


Está Lola —mi madre— […].”

Raúl Gómez Jattin

mi madre

            la certeza tiene

de caminar entre nubes

                                   en su casa terrena

todos los días son los mismos

y las horas iguales

            el amanecer es la noche

                       y el tiempo no

                                              no pasa

no sabe ella si duerme

            cuando está despierta

en sus ojos el verde es azul

y blanco el negro

                       de los atardeceres

sobre la silla a descansar pone

                                   su humanidad cansada

y cuando la fatiga así lo establece

            vuelve entre nubes a caminar

y aunque nadie lo crea

yo atestiguo la veracidad del hecho:

            la prueba es que del brazo la tomo

y juntos 

emprendemos la andanza

 


 

 

 

 

LA FLOR DE VIRIDIANA

 

 

Un día lo pediste, Inspiradora...

Y es el poema 

que fuera tuyo: sonrisa

de tu sangre ahora floreciente  

y visión de alegría. Oxígeno.

¿Tanta luz 

para durar viviendo?

Ahonda el mirar; pálpalo:

de glomérulos, hecho es el cielo

sitio hacia donde también se orientan

                        los árboles traqueales.

Inhala aún el polvo futuro

de tus propios huesos.

Se sabe muerto el muerto

                       porque yace inmóvil y no respira;

démosle aire y paz entonces a los alvéolos

y cuando te levantes, anda.

Tú vas a tus facultades

       pero mientras, arterial vienes de nuevo.

Y entre tantos libros lates, tú lates

porque éste es tu poema de puro corazón.

 

 

EL ESPLENDOR

 

 

Corriendo vas hacia ti misma

y siendo otra, vuelves:

fino pétalo de mariposa, panal

donde la luz fue creada

y el día y su noche

se recrean.

La intacta claridad

al tú alejarte

se convierte en sombras

pero una vez que con tus risas

se engalana el viento

más fulgor visible que el de tus negros ojos

no existe más.

Gema te llamas, y eres joya

y aún mayor que todo y siempre

y nada de eso:

qué muchacha ni qué piedra

más preciosa que tú.

 

Visto 9536 veces Modificado por última vez en Domingo, 21 Mayo 2017 07:42
Julio César Aguilar

(Ciudad Guzmán, Jalisco, México). Poeta, ensayista y traductor de inglés. Cursó la carrera de Medicina en la Universidad de Guadalajara; posteriormente realizó una maestría en Artes en Español en la Universidad de Texas en San Antonio y un doctorado en Estudios Hispánicos en la Universidad de Texas A&M, de la cual obtuvo una beca postdoctoral. Su obra se ha traducido a varios idiomas y ha sido publicada en diversos países. Es autor de Rescoldos, 1995; Brevesencias, 1996; Nostalgia de no ser mar, 1997; Mano abierta, 1998; El desierto del mundo, 1998; El patio de la bugambilia, 1998; Orilla de la madrugada, 1999; Illuminated Mysteries/Misterios iluminados, 2001; La consigna y el milagro, 2003; Una vez un hombre, 2004, 2007; La consigna y el milagro/The Summons and the Miracle, 2005; Transparencia de lo invisible/Transparency of the Invisible, 2006; El yo inmerso, 2007; Barcelona y otros lamentos, 2008; Alucinacimiento, 2009; La consigna y el milagro/La convocazione e il miracolo, 2010; La consigna y el milagro, edición bilingüe español-árabe, 2011, y español-polaco, 2013, y Aleteo entre los trinos, 2015. Traducciones suyas son Con ansia enamorada, de Irving Layton, 2004; Camino del ser. Antología: 24 poetas anglosajones, 2006; Pintando círculos, de Luciano Iacobelli, 2011; La costurera y el muñeco viviente, de Beatriz Hausner, 2012, y Pascal va a las carreras, de Janet McCann.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.