Jueves, 15 Junio 2017 06:52

Construcción del gusto estético / Sergio García Díaz /

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

 

 

Construcción del gusto estético

Sergio García Díaz

 

Los sujetos sociales se diferencian por las distinciones que realizan -entre lo sabroso y lo insípido, lo bello y lo feo, lo distinguido y lo vulgar- en las que se expresa o se revela su posición. El análisis de las relaciones entre los sistemas de encasillamiento (el gusto) y las condiciones de existencia (la clase social) conduce a un análisis social del criterio selectivo que es, inseparablemente, una descripción de las clases sociales y de los estilos de vida. Al respecto dice Pierre Bourdieu que "existen pocos casos en los que la sociología se parezca tanto a un psicoanálisis social como aquél en que se enfrenta un objeto como el gusto, una de las apuestas más vitales de las luchas que tienen lugar en el campo de las clase dominante y en campo de la producción cultural". Los procesos de legitimación de una obra literaria o artística atraviesa el campo social. Desde donde se jerarquiza, se escogen ciertos géneros o ciertas obras. Donde, también, interviene el grado escolar, la clase social y el gusto legitimado. Y el gusto medio que reúne las obras menores. Y el gusto popular. El gusto estético está educado. La obra de arte, según, Erwin Panofsky, es aquello que exige ser percibido según una intención estética. La factura es también, importante, o sea quién lo pinta, baila, escribe. El gusto de educación. Tanto para la creación, como para recepción. Es un diálogo. El asustó es quién legítima. El artista o productor o creador y el profesor de enseñanza superior aparecen hasta arriba en el nivel de educación del gusto estético (Pierre Bourdieu, La distinción. Pp. 89. Taurus, 2002). El consumo de los bienes culturales más legítimos es un caso particular de la competencia con respecto a bienes y prácticas singulares, cuya particularidad obedece más, sin duda, a la lógica de la oferta o si se prefiere, a la forma específica que adopta la competencia. Y por otra parte. El gusto es víctima del tiempo (desde Kant hasta nuestro días post. De lo interesante estético burgués se ha pasado a lo expectante y espectacularizado posindustrial), hoy lo Lightaz, la alta costura, el turismo, el "mundo del arte", la Word músic, la publicidad, los diseños de hogar, la farándula, los artistas jet, la literatura de autoayuda y de intimidades de famosos son las nuevas esferas de un gusto que ha puesto contra la pared todas las antiguas competencias de críticos de arte moderno y del público lector ilustrado en general. Se pregunta el filósofo Carlos Fajardo Fajardo: "Qué tipo de gusto ejercitamos? Y De qué manera hemos mutado el juicio del gusto en disgusto fragmentado, indecible, descentrado? Trataré de responder estos cuestionamientos. El de la estetización del consumo, el consumo y el diseño definen nuestra educación estética, ya no es hegemónica la educación o la escuela, ni la crítica, ni el libro. Quizá las TIC's y los medios masivos de comunicación, son ahora los que definen el gusto estético. Y la forma en que hemos mutado ha sido, también, quizá el del subconsciente. De tal forma, quizá, romántica o moderna, tendremos que regresar a los procesos de conscientización para vulver a saber lo que es arte y lo que no es arte. De todas formas como dice Michel Foucault todo es una correlación de fuerzas. Y quizá no hay cambio y revolucionario sin sujeto histórico.

Visto 5720 veces Modificado por última vez en Jueves, 22 Junio 2017 04:49
Sergio García Díaz

Sergio García Díaz (México, D.F., 1962). Reside en Nezahualcóyotl. Ha colaborado en revistas y periódicos. Parte de su obra literaria comenzó a ser publicada en antologías de cuento y poesía (La semilla del árbol, Tú vivirás para siempre, Amar el mar). Su obra individual está conformada por Border Lane (Mixcoat, 2002), La pasión por las moscas (cuento, Fontamara, 2006), Dos entradas por un boleto (Jano, 2003), Sueños de un chamán (Coyoacán, 2003), Pétalos de mar (Praxis, 2003), Animales impuros (Fontamara, 2006), Alicia en mi espejo (poesía, Praxis, 2006) y Bajos fondos (Praxis, 2009), entre muchos otros.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Invitados en línea

Hay 5039 invitados y ningún miembro en línea