EDUARDO FRAILE VALLÉS

Poemas de “Teoría de la luz”, Ed. Difácil, Valladolid, España, 2004

Traduction par Miguel Ángel Real

 

 

 

 

MEDITACIÓN DE SÍSIFO

 

I

 

una piedra es el tiempo

dando vueltas sin fin sobre sí mismo

 

una piedra es el tiempo

que ya no pasa

 

una piedra es el tiempo

perdido para siempre en su propio laberinto

 

una piedra es el tiempo ensimismado...

 

 

   II SÍSIFO JUGANDO A LAS CANICAS

 

Sísifo, astuto

y depravado jugador de canicas

campeón olímpico de la especialidad

(les ganó a todos los dioses, incluida la Muerte)

 

fue objeto de una venganza

digna de sí (la eternidad

es redonda, los dioses son malvados):

 

jugar consigo mismo a las canicas

(en un plano inclinado

con una bola solo...) y perder siempre

 

 

 

III TELEGRAMA

 

Sísifo,  ¿cómo estás?

que la piedra te sea leve

 

veloz, alado el tiempo

inconcebible de la eternidad

 

dilecta, dúctil, dócil

dulce la melancolía

 

      IV EL FINAL

 

una piedra recuerda, vuelve en sí

regresa de su no ser siendo apenas

animada e  inánime

aún

no

definitivamente  despertada, dormida

 

 

 

MÉDITATION DE SISYPHE

 

I

 

une pierre c'est le temps

qui tourne sans fin sur soi

 

une pierre c'est le temps

qui ne passe plus

 

une pierre c'est le temps

perdu à jamais dans son propre labyrinthe

 

une pierre c'est le temps songeur...

 

 

II SISYPHE JOUANT AUX BILLES

 

Sisyphe, rusé

et dépravé joueur de billes

champion olympique de la spécialité

(il a battu tous les dieux, y compris la Mort)

 

fut l'objet d'une vengeance

digne de lui (l'éternité

est ronde, les dieux sont des scélérats) :

 

jouer avec lui même aux billes

(sur un plan incliné

avec juste une boule...) et toujours perdre

 

 

III TELEGRAMME

 

Sisyphe, comment vas-tu ?

que ta pierre te soit légère

 

véloce, ailé le temps

inconcevable de l'éternité

 

délicieuse, ductile, docile,

douce la mélancolie

 

 

IV LA FIN

 

 

une pierre se rappelle, revient à elle

retourne de son non-être en étant à peine

animée et inanimée

encore

non

définitivement réveillée, endormie

 

 

 

 

 

ANN / 1

 

 

La luz entra a raudales por el ventanal. Las cosas

brillan como frutas que hubieran sido acariciadas

con fruición: el canto de los libros, el vaso

único, con un dorado resto de licor, sobre la mesa

de alabastro, el teléfono

art-decó que conoce su tacto

voluptuoso y negligente, su delicadeza

mortal. Está dormida. Yace,

como una flor cortada, sobre la nata cruda

y suculenta del sofá. Huele a madera, a sol

velado -voyeur-  entre visillos,

y al terciopelo escarlata de las rosas

que la contemplan, puestas de puntillas,

desde el jarrón. Huele a deseo. El aire

se deja respirar imperceptiblemente, apenas

el levísimo roce de unas alas, el temblor

iridiscente de su piel. Está desnuda

(mórbida,  satisfecha, nacarada, mordida)

o desnudada a medias: el abrigo

de mohair malva, sin peso, caído en el parquet

junto a su bolso, un pendiente

impar dentro del cenicero... Hace calor

aquí. Las bragas en suspenso, en un suspiro

(blancas hasta la insensatez, hasta la extenuación)

del charol de un zapato, desmayándose

sin fin, y el cabello en cascada. Ronronea

la ciudad. El reloj de pared da una hora    

cualquiera, la marca con dulcísimas

y argentinas espuelas en su sueño, en la carne

de sus nalgas perfectas, vale decir

en punto, que se estremecen un instante. Lo que queda

de un vestido de  noche, ola batida

en retirada, se frunce en su cintura. Nadie

—¿Qué ve un espejo en otro

espejo?: ¿la soledad, la nada

enamorada de sí misma?— la verá despertar.

 

 

ANN / 1

 

La lumière entre à torrents par la fenêtre. Les choses

brillent comme des fruits qui auraient été caressés

avec délectation : le dos des livres, le verre

seul, avec des restes dorés de liqueur, sur la table

en albâtre, le téléphone

art-déco qui connait son toucher

voluptueux et négligent, sa délicatesse

mortelle. Elle dort. Elle gît

comme une fleur coupée, sur la crème crue

et succulente du canapé. Ça sent le bois, le soleil

voilé -voyeur- entre les rideaux,

et le velours écarlate des roses

qui la contemplent, sur la pointe des pieds,

depuis le vase.  Ça sent le désir. L'air

se laisse respirer imperceptiblement, à peine

un très léger froissement d'ailes, le frisson

irisé de sa peau. Elle est nue

(morbide, satisfaite, nacrée, mordue)

ou presque dénudée : le manteau

en mohair mauve, sans poids, tombé sur le parquet

près de son sac, une boucle d'oreille

impaire dans le cendrier... Il fait chaud

ici. La culotte suspendue, dans un soupir

(blanche jusqu'à la bêtise, jusqu'à l'épuisement)

de l'éclat d'une chaussure, s'évanouissant

sans fin, et les cheveux en cascade. La ville

ronronne. L'horloge sonne une heure

quelconque, elle la marque d'éperons

argentés et très doux dans son sommeil, sur la chair

parfaite de ses cuisses, peut-être

précises, bouleversées un instant. Ce qui reste

d'une robe de soirée, vague battue

en retraite, fronce à sa taille. Personne

-Que voit un miroir dans un autre

miroir ?: la solitude, le néant

amoureux de lui-même ? - ne la verra se réveiller.

 

 

1

amor mío, recuerdo

la luz como una fruta inmóvi1 en un árbol de oro

y el tiempo deteniéndose al borde de tu piel

recuerdo el aire

pálido, de papel, sin aliento, sin alas...

recuerdo cada cosa

(su sitio exacto en el espacio)

en su lugar, pero fuera de sí: con no sé qué rubor de ser mirada

o de verte, y un extraño silencio

que lo llenaba todo

de saliva

y recuerdo tu cuerpo haciéndose palabra entre mis labios

... y recuerdo la vida

 

 

 

1

mon amour, je me souviens

de la lumière comme d'un fruit immobile dans un arbre d'or

et le temps qui s'arrêtait au bord de ta peau

je me souviens de l'air

pâle, en papier, hors d'haleine, sans ailes...

je me souviens de chaque chose

(leur endroit exacte dans l'espace)

à leur place, mais hors d'elles : avec je ne sais quelle honte d'être regardées

ou de te voir, et dans un étrange silence

qui remplissait tout

de salive

et je me souviens de ton corps devenant parole dans mes lèvres

… et je me souviens de la vie

 

 

 

SER MIRADA POR TODOS

 

 

ser mirada por todos, notar intensamente

la quemadura (no la pequeña quemadura infinita

del poeta, sino los alfileres

súbitos, hondos

múltiples, fugitivos, a traición, incesantes)

del ajeno deseo

sobre mi carne, sentirme codiciada

hasta el bendito dolor

y saber

como un dios malo y generoso

que el supremo poder, el poder absoluto

es aquel que, insensatos, los otros nos otorgan

(condenándose así para siempre al infierno

de la esperanza) sobre su felicidad

 

 

ÊTRE REGARDÉE PAR TOUS

 

 

être regardée par tous, remarquer intensément

la brûlure (pas la petite brûlure infinie

du poète, mais les aiguilles

soudaines, profondes

multiples, fugitives, traîtreusses, incessantes)

du désir d'autrui

sur ma chair, me sentir convoitée

jusqu'à la douleur sacrée

et savoir

comme un dieux méchant et généreux

que le pouvoir suprème, le pouvoir absolu

est celui que, insensés, les autres nous accordent

(en se condamnant ainsi à jamais à l'enfer

de l'espoir) sur son bonheur

EDUARDO FRAILE VALLÉS

Poemas de “Teoría de la luz”, Ed. Difácil, Valladolid, España, 2004

Traduction par Miguel Ángel Real

 

 

 

 

MEDITACIÓN DE SÍSIFO

 

I

 

una piedra es el tiempo

dando vueltas sin fin sobre sí mismo

 

una piedra es el tiempo

que ya no pasa

 

una piedra es el tiempo

perdido para siempre en su propio laberinto

 

una piedra es el tiempo ensimismado...

 

 

   II SÍSIFO JUGANDO A LAS CANICAS

 

Sísifo, astuto

y depravado jugador de canicas

campeón olímpico de la especialidad

(les ganó a todos los dioses, incluida la Muerte)

 

fue objeto de una venganza

digna de sí (la eternidad

es redonda, los dioses son malvados):

 

jugar consigo mismo a las canicas

(en un plano inclinado

con una bola solo...) y perder siempre

 

 

 

III TELEGRAMA

 

Sísifo,  ¿cómo estás?

que la piedra te sea leve

 

veloz, alado el tiempo

inconcebible de la eternidad

 

dilecta, dúctil, dócil

dulce la melancolía

 

      IV EL FINAL

 

una piedra recuerda, vuelve en sí

regresa de su no ser siendo apenas

animada e  inánime

aún

no

definitivamente  despertada, dormida

 

 

 

MÉDITATION DE SISYPHE

 

I

 

une pierre c'est le temps

qui tourne sans fin sur soi

 

une pierre c'est le temps

qui ne passe plus

 

une pierre c'est le temps

perdu à jamais dans son propre labyrinthe

 

une pierre c'est le temps songeur...

 

 

II SISYPHE JOUANT AUX BILLES

 

Sisyphe, rusé

et dépravé joueur de billes

champion olympique de la spécialité

(il a battu tous les dieux, y compris la Mort)

 

fut l'objet d'une vengeance

digne de lui (l'éternité

est ronde, les dieux sont des scélérats) :

 

jouer avec lui même aux billes

(sur un plan incliné

avec juste une boule...) et toujours perdre

 

 

III TELEGRAMME

 

Sisyphe, comment vas-tu ?

que ta pierre te soit légère

 

véloce, ailé le temps

inconcevable de l'éternité

 

délicieuse, ductile, docile,

douce la mélancolie

 

 

IV LA FIN

 

 

une pierre se rappelle, revient à elle

retourne de son non-être en étant à peine

animée et inanimée

encore

non

définitivement réveillée, endormie

 

 

 

 

 

ANN / 1

 

 

La luz entra a raudales por el ventanal. Las cosas

brillan como frutas que hubieran sido acariciadas

con fruición: el canto de los libros, el vaso

único, con un dorado resto de licor, sobre la mesa

de alabastro, el teléfono

art-decó que conoce su tacto

voluptuoso y negligente, su delicadeza

mortal. Está dormida. Yace,

como una flor cortada, sobre la nata cruda

y suculenta del sofá. Huele a madera, a sol

velado -voyeur-  entre visillos,

y al terciopelo escarlata de las rosas

que la contemplan, puestas de puntillas,

desde el jarrón. Huele a deseo. El aire

se deja respirar imperceptiblemente, apenas

el levísimo roce de unas alas, el temblor

iridiscente de su piel. Está desnuda

(mórbida,  satisfecha, nacarada, mordida)

o desnudada a medias: el abrigo

de mohair malva, sin peso, caído en el parquet

junto a su bolso, un pendiente

impar dentro del cenicero... Hace calor

aquí. Las bragas en suspenso, en un suspiro

(blancas hasta la insensatez, hasta la extenuación)

del charol de un zapato, desmayándose

sin fin, y el cabello en cascada. Ronronea

la ciudad. El reloj de pared da una hora    

cualquiera, la marca con dulcísimas

y argentinas espuelas en su sueño, en la carne

de sus nalgas perfectas, vale decir

en punto, que se estremecen un instante. Lo que queda

de un vestido de  noche, ola batida

en retirada, se frunce en su cintura. Nadie

—¿Qué ve un espejo en otro

espejo?: ¿la soledad, la nada

enamorada de sí misma?— la verá despertar.

 

 

ANN / 1

 

La lumière entre à torrents par la fenêtre. Les choses

brillent comme des fruits qui auraient été caressés

avec délectation : le dos des livres, le verre

seul, avec des restes dorés de liqueur, sur la table

en albâtre, le téléphone

art-déco qui connait son toucher

voluptueux et négligent, sa délicatesse

mortelle. Elle dort. Elle gît

comme une fleur coupée, sur la crème crue

et succulente du canapé. Ça sent le bois, le soleil

voilé -voyeur- entre les rideaux,

et le velours écarlate des roses

qui la contemplent, sur la pointe des pieds,

depuis le vase.  Ça sent le désir. L'air

se laisse respirer imperceptiblement, à peine

un très léger froissement d'ailes, le frisson

irisé de sa peau. Elle est nue

(morbide, satisfaite, nacrée, mordue)

ou presque dénudée : le manteau

en mohair mauve, sans poids, tombé sur le parquet

près de son sac, une boucle d'oreille

impaire dans le cendrier... Il fait chaud

ici. La culotte suspendue, dans un soupir

(blanche jusqu'à la bêtise, jusqu'à l'épuisement)

de l'éclat d'une chaussure, s'évanouissant

sans fin, et les cheveux en cascade. La ville

ronronne. L'horloge sonne une heure

quelconque, elle la marque d'éperons

argentés et très doux dans son sommeil, sur la chair

parfaite de ses cuisses, peut-être

précises, bouleversées un instant. Ce qui reste

d'une robe de soirée, vague battue

en retraite, fronce à sa taille. Personne

-Que voit un miroir dans un autre

miroir ?: la solitude, le néant

amoureux de lui-même ? - ne la verra se réveiller.

 

 

1

amor mío, recuerdo

la luz como una fruta inmóvi1 en un árbol de oro

y el tiempo deteniéndose al borde de tu piel

recuerdo el aire

pálido, de papel, sin aliento, sin alas...

recuerdo cada cosa

(su sitio exacto en el espacio)

en su lugar, pero fuera de sí: con no sé qué rubor de ser mirada

o de verte, y un extraño silencio

que lo llenaba todo

de saliva

y recuerdo tu cuerpo haciéndose palabra entre mis labios

... y recuerdo la vida

 

 

 

1

mon amour, je me souviens

de la lumière comme d'un fruit immobile dans un arbre d'or

et le temps qui s'arrêtait au bord de ta peau

je me souviens de l'air

pâle, en papier, hors d'haleine, sans ailes...

je me souviens de chaque chose

(leur endroit exacte dans l'espace)

à leur place, mais hors d'elles : avec je ne sais quelle honte d'être regardées

ou de te voir, et dans un étrange silence

qui remplissait tout

de salive

et je me souviens de ton corps devenant parole dans mes lèvres

… et je me souviens de la vie

 

 

 

SER MIRADA POR TODOS

 

 

ser mirada por todos, notar intensamente

la quemadura (no la pequeña quemadura infinita

del poeta, sino los alfileres

súbitos, hondos

múltiples, fugitivos, a traición, incesantes)

del ajeno deseo

sobre mi carne, sentirme codiciada

hasta el bendito dolor

y saber

como un dios malo y generoso

que el supremo poder, el poder absoluto

es aquel que, insensatos, los otros nos otorgan

(condenándose así para siempre al infierno

de la esperanza) sobre su felicidad

 

 

ÊTRE REGARDÉE PAR TOUS

 

 

être regardée par tous, remarquer intensément

la brûlure (pas la petite brûlure infinie

du poète, mais les aiguilles

soudaines, profondes

multiples, fugitives, traîtreusses, incessantes)

du désir d'autrui

sur ma chair, me sentir convoitée

jusqu'à la douleur sacrée

et savoir

comme un dieux méchant et généreux

que le pouvoir suprème, le pouvoir absolu

est celui que, insensés, les autres nous accordent

(en se condamnant ainsi à jamais à l'enfer

de l'espoir) sur son bonheur

Martes, 04 Junio 2019 05:19

Y este vacío de ti / Sandra Gaona /

 

Y este vacío de ti

Sandra Gaona

 

 

Y este vacío de ti

habitante de las sombras

me mueve y me convoca

tu herida abierta

es nido de mariposas rotas

la línea interminable de farolas

nos conduce a la nada y al silencio

no en las memorias

no en las memorias

te digo mientras escarbas los montones de guijarros

acumulados con los años

(que herida tan dolorosa es el amor,

pienso mientras te pienso)

tú lo olvidaste muy pronto,

nada importaba

este amor era demasiado grande y que mejor que matarlo,

el golem que nació aquella noche nos devoraría a ambos

la interminable línea de farolas nos llevaría

a una tierra ignota parecida al infierno

es mejor volverse viento

es mejor volverse agua

es mejor volverse luz de luna sobre la espalda de los gatos.

Publicado en OIDOS NEGROS(Poesía)

 

ANTI-HAIKÚES

Daniel Olivares Viniegra

 

 

 

Dos jacarandas

 

I

 

Natural vitral

difunde por y a través de ti

amatista encriptada.

 

 

II

 

Añil irradia su mirada

sábana derrámase santa

jacaranda enamorada.

 

 

Viento de marzo

 

Dulce arpegio de amor

así tu canto ardoroso

rival del sol.

 

 

 

                                                URBA—NOS

 

Palmera urbana

estrella el metrobús

en la mirada.

 

*

 

Entre el esmog

fieras en celo viajan

en el camión.

 

*

 

 

Ecología

baila en el parabrisas

el mediodía.

 

*

 

 

Primaveral (I)

 

Loca, una vez más, 

Natura quiere

reemprender su danza:

 

Primavera en bonanza.

 

*

 

Discreta murmura

una flor mensajera

el primer secreto de esta primavera.

 

*

 

Fragancia renace

aún borracha de luz

entra por esa puerta

 

… después de soñar

(nueve meses...)

que estaba despierta.

 

*

 

 

Primaveral (II)

 

Sin frío ahora;

pero ya ganoso,

busco a mi compañera

y sollozo.

 

(Y soy oso...)

 

 

 

 

 

Publicado en OIDOS NEGROS(Poesía)
Jueves, 04 Abril 2019 07:08

PARQUES EN GUERRA / Víctor Hugo Díaz /

 

PARQUES EN GUERRA

Víctor Hugo Díaz

 

 

 

 

PARQUES EN GUERRA I

 

“Todo lo que miras…. lo vuelves un vicio”

 

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                           MADRE

 

 

 

El calor seco ya está en retirada

y un sol de Paz abandona el campo de juego

 

                                 Los vehículos estacionados

son relojes de sombra

que sólo se rigen por el horario

en que excretan los pájaros

 

                                             manecillas

que pueden cambiar de pista     

                                              /detenidas   

sin moverse a exceso de velocidad

 

Por la ventanilla botan envases

                           con sobras de música

 

Dejan atrás obstáculos

                                   /exhalan su edad

                                       /la marca

                                          /el Modelo y número

hasta que la tarde se convierte

en un bello y violento paseo por el Parque

 

Los disparos vienen desde todos los flancos

Son municiones de Agua   

                                        /de bajo calibre

que precipitan sobre el césped en guerra

 

Junglas del Sudeste asiático

                                 /vistas desde un Drone

a la Altitud de estos ojos

 

Batallas en miniatura

donde las mangueras de riego hacen nudo

                                      /tendiendo emboscadas

 

dibujando los frentes de combate

mientras sus gotas impactan en tobillo y muleta

                                              en aluminio y huesos

 

Selva húmeda en rehabilitación

                                                     /a cada paso.

 

 

 

 

PARQUES EN GUERRA II

 

                                                            Mangueras de regadío      municiones de Agua

                                                                        de bajo calibre      Parques en Guerra

                                                                        Selva húmeda

 

El regalo en boca

es la pesca industrial que deja el sabor

 

Plástico en la carnada      letras de canciones

que quedan atrapadas en las redes

junto al cardumen de Bancas del Parque numeradas

desde donde ver los combates de la tarde

                                        … Tan lejos del frente

pero igual habitadas de algas y tiroteos

 

Bancas ancladas en terreno alto

                                           /lejos de las gotas

donde todo lo que sucede y no se mueve

sirve de Blanco a los francotiradores

 

Ocupan buenas posiciones frente a la escena

                                          desplegadas sobre el Campo

según las órdenes que dicta el Manual

 

según el Diagrama hablado en sonido bajo

 

siguiendo los Planos de Construcción

del único secreto proyectado en el césped

                                      /luces

                                               /Gigantografía

La cara de Los Andes en cartón piedra

                                      /que mira a la ciudad

 

Ahí se exhibe la Colección de Armas:

herramientas culpables de falsas torturas

Planes de ataque que el enemigo conoce

 

algunos microgramos de Realidad

 

Papelillos de realidad, adulterados

el día en que se inaugura una Carretera Privada

 

camuflada con señaléticas y tatuajes

que por hoy

                    /hasta ahora

 

indican gratis por dónde no hay que ir.

 

Parques en Guerra       tobillo y muleta

                                    /huesos y aluminio

Selva húmeda en rehabilitación

                                                    /a cada paso.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Del libro en Construcción: SELLADO AL VACIO

 

Publicado en OIDOS NEGROS(Poesía)

 

 

LORETO CASADO

Traduction de Marceau Vasseur et Miguel Ángel Real

 

Llévame

a través de

corrientes de aire

y mareas vivas.

 

Quítame

telarañas

enredadas

a cada paso

en mis pestañas

 

Lévame

donde viven

los gatos y las lilas

donde vuelan

gaviotas y golondrinas.

 

 

 

 

Emmène-moi

à travers

les courants de l’air

et les marées vives

 

Enlève-moi

les toiles d’araignée

enroulées

à chaque pas

dans mes cils

 

Emmène-moi

là où habitent

les chats et les lilas

là où volent

mouettes et hirondelles

 

 

***

 

Negro y amarillo

 

Serán

espectros de día y de noche

los árboles

cerrados los poros

los cuerpos

de invierno.

Pero todavía no.

Todavía corren las nubes

respira el suelo

las calles

estampadas de hojas

mojadas

avispas de octubre

ponen alas a los pies.

 

Noir et jaune

Ils seront

des spectres de jour et de nuit

les arbres

refermés les pores

les corps

de l’hiver.

Mais pas encore.

Les nuages courent encore

le sol respire

les rues

imprimées de feuilles

mouillées

des guêpes d’octobre

donnent des ailes aux pieds.

 

 

***

 

 

Respiración

y nada más

semihundida en arenas pisadas

descansa

resquebraja tinieblas de silencio

 

Cae la sábana

se posa

sobre cuerpo y alma

desnuda

sagrada forma

suelta

libre

brisa suave

caricia blanca

de la noche oscura

 

Casa del fantasma

Descascarillada hoy

Vacía

Casi abandonada

Cual casa de murciélagos

 

Frente al castillo

La playa de los Locos.

 

Adiós Berlín.

 

 

Respiration

et rien d’autre

à moitié plongée dans des sables foulés

se repose

craquèle des ténèbres de silence

 

Tombe le drap

se pose

sur corps et âme

nue

forme sacrée

déliée

libre

brise suave

caresse blanche

de la nuit sombre

 

Maison du fantôme

Ebréchée aujourd’hui

Vide

Presque abandonnée

Telle une maison de chauves-souris

 

Face au château

La Plage des Fous

 

Adieu Berlin.

 

 

 

DIVAGACIÓN DE MADRUGADA

José N. Méndez

 

 

 

El líquido que en el cristal deambula

o el hálito

desde la punta del cabello, nacido

hasta la médula

cuando es trigo

en plena cadencia

de aire gélido.

 

Desde el iris

piedra golpeteada

por la divergencia

del riachuelo

hasta lo que, sin letras,

ni estructura

ni una variable

ni una condición

ni entendimiento

ni alcances

ni un algo

que alcance a definirse.

 

Este es el tránsito

tras un oleaje

que desconoce su flujo.

 

Y ese líquido

hundido

puede amanecer

incendio

amanecer vendaval

amanecer gota o

fragmento de luz

que una luz más grande, nutre…

 

Es la hendidura

en que la psique hace piruetas

y de algún modo

la despoja

y la vuelve

sin más pregunta de por medio

ni la forma de expresarlo

y el roce justo

donde no alcanzó a posarse una caricia

es bóveda celeste

o polvo de Antares

en la punta del índice.

Publicado en OIDOS NEGROS(Poesía)

 

Por uno más y el alto precio del cobarde

MIRIAM MANCINI

 

 

Por uno más

 

Mate que te quiero verde

como las esperanzas que portas

te quiero suave

como las miradas que unes

y acarician almas en tempestades

 

Mate que te quiero de la anchura del mundo

pronto y listo

cuando arrecia el cansancio bajo el sol

Y también segundos antes de amar

 

Mate que no diferencias entre pobres y ricos al fraternizar

Y se convida al hermano, al desconocido, al ladrón y al decente por igual

 

Mate que eres historia y cargas la sangre de pueblos que ya no están

Y barres fronteras, enlazando manos

en pos de hermandad

 

Mate que te bebo, pidiendo dignidad

para los peones

que tu yerba han de cosechar

 

Ni un mate me falte nunca en esta vida al transitar

Ni en la noche postrera,

cuando ya no quepa una cebada más

 

También te quiero mate con tu espuma nueva, y con mano bien firme,

para robarle a la muerte,

una mateada más.

 

 

El alto precio del cobarde

 

Ansiedad,

manos siempre sudorosas,

temiendo extenderse

en una caricia

que quiebre la segura y siempre tentadora comodidad.

 

Y suelte

de una puta vez

la magia inaudita

que salve el crepúsculo

Y ponga a todos los dioses a rezar

porque acabe la eternidad

 

Cuando tanta libertad

asusta,

sólo queda enmascarar

 

Rogás que otro venga y te rompa la larga lista de excusas

 

que la boca no cesa de enunciar

 

Los miedos carcomiendo el espejo,

estampando grietas por doquier

 

Sentándote a mesas dónde la gente habla, ríe,

la música suena y vos estás lejos, lejos del suelo,

convertido en muecas

 

Estás

corriendo,

siempre corriendo,

yendo a su encuentro

atravesando el puente

con el sol entibiando la cara

Y los ojos incandescentes

 

de saber que estaba cerca

Ya se acercaba

el amor

 

Nadie sabe que ahí fue

 

Nadie sabe que de ahí es de dónde no volvés

 

¿Cuántas derrotas  acumulan tus párpados?

Cae el peso sobre la noche de acero

 

Añorar lo infinito

es tarea insoportable

 

Eyacular, escupir, maldecir, siempre huir

 

Y vas al filo de las horas buceando por nuevos escudos que te protejan

Que te retengan en la silla,

para no extrañarte hasta enloquecer

 

Deseando que el trajín de la gente, siempre con sus ruidos conocidos,

su ronroneo de cuna,

aniquilen la mirada de esa mujer,

 

y sepulten los sueños que no querés volver a ver

 

Y en un sólo golpe certero se borre

lo que cala hasta los huesos

sin porqués.

 

No hay silencio más

espeluznante que el de los muertos a los que aún no les llegan sus diez.

 

Vivir es inventarse

siempre el paraíso,

a cada minuto, renacer.

 

Y arriesgarlo todo,

incluso por nada

 

Por nada,

¡por NADA!

¿Acaso no lo ves?

Publicado en OIDOS NEGROS(Poesía)

 

Trópicos I Antología personal

Eduardo Cerecedo

 

 

ÁRBOL SU SOMBRA

 

El ambiente con su temperatura quiebra lo que ha dejado de hacer

la mano amiga.

Caricia de ortiga, afelpando un ligero rumor que despide el cactus

al saberse despojado de algún piropo, envuelto en la gente,

golpes de ecos a lo oscuro del tiempo.

El estanque revuelve al árbol su sombra, sus agujeros son escozores

de quietud que el espejo pule en cardumen de follaje clandestino.

 

 

RECINTO DEL AGUA

 

La casa es un recinto que el tiempo hace para entretenerse,

un juego para la memoria, navaja para despertar la armonía

que fabrica la imaginación en este puerto venido de otras latitudes.

Pero esos muros tensan un regreso pospuesto

que ha de sostener la lejanía en escollos, rompiendo de espuma

a las iguanas,

bebiendo del tejado un cauce detenido.

 

 

 

 

AGUA SOSTENIDA

 

En la espalda siento un verdor auspiciado por el agua prensada

en el muro, el respingo de la luz, apenas tierna se acomoda junto

a la mesa en la que escribo.

Azota el calor un brío que gobierna el estómago a esta hora

del día.

La pared afirma la nervadura de la lluvia, trasluciendo la humedad

de su raíz en sonido como despeñando para filtrarse en la espesura

que cruza el temblor de mi mano.

 

 

 

UN FONDEO

 

Pensar en el agua, pincharse un ojo a lo suave de lo amargo, clima

sobre los árboles de caucho, preciso instante

que empujado por el parpadeo hace de la imagen un río crecido,

por donde transita lo redondo de la piedra.

Es un fondeo de lágrima acusando a la esfinge detenida por el ojo.

Justo en la estaca afilada por la frescura con que eleva la verdura el verano

sobre las calles más cerradas a la lluvia que desgaja en vapores la mañana

en un vuelo de pichíchiles.

 

 

 

 

Publicado en Boca de río

 

Anoche vi nauseabundos vídeos y otros poemas

José M. Viniegra

 

Anoche vi nauseabundos vídeos 
depravadas villanías
deplorables actos
que se adjudicaron orgullos
insensatos Medios masivos

vendiendo libertinajes ocultos
bajo el disfraz de albedríos
solapados y desobligados derechos

provenientes de un futuro incierto

 

Decían que viviremos plenos

y pletóricos pero nos llevarán

-arrastrados por su ejemplo-
hacia la conducta bizarra
hacia el final de sociedades
hacia el civismo ausente 
como sucedió antes
-está en la historia- 
con el ardor de Roma 
con la caída de Grecia 
con el hervor de Sodoma y Gomorra

 

(Ojalá otros ojos vean 
lo que observo
aunque sangren por igual)

 

El orgullo de otros tiempos fue la acción exitosa
el valor la bravura
la cultivación

al menos la riqueza


Hoy lo ostenta el más bruto

el ignorante

el abogado del diablo 
el mercader con cualquier chance


Más vale -lo juro-
ver la atadura
de ojos oídos y alma
para cortar con tijera certera

la marionetería moderna
en que el poderoso el corrupto 
lo mismo que el mediocre y depravado
vano y villano
nos indica grandilocuentemente
como acelerar del hombre
su paso hacia la muerte

 

 

***

 

 

 

¿Detrás de cual asteroide
-pensó el principito- soltaré
la memoria de mi rosa?

 

No la abandoné
(procuró convencerse)
me separó su orgullo

 

Pero en este mundo encontró 
más de una y en cada una estaba

también aquel recuerdo

 

 

***

 

 

Como los eternos

entre nosotros

perviven tus letras

                        poeta

de la carne

 

Dime               Raúl

“Hot Wheels”

                        Parra

¿Así lo deseabas?

Publicado en OIDOS NEGROS(Poesía)
Página 1 de 33

Invitados en línea

Hay 6706 invitados y ningún miembro en línea