BlogRead the Latest News

 

Primer debate en torno a la muerte de la poesía

HOMENIC FUENTES

 

http://miercolesitinerantesdepoesia.blogspot.mx/2008/05/crnica-de-una-crtica-anunciada.html

 

Andres Cardo, Javier Mardel y Francisco Goñi.

 

 

Por Homenic Fuentes


Crónica de una crítica anunciada
 

 

El verdadero debate comienza al final de la ponencia crítica. Cuando los concurrentes interactúan, no con preguntas como se ve en estos casos, sino ejerciendo el derecho que les confiere este espacio crítico.
El café se encuentra concurrido moderadamente, al fondo un cuadro de Felipe Gaytán nos muestra una sor Juana Inés de la Cruz devota de la virgen de Guadalupe: heroínas las dos parecen saludarse mientras la mano derecha de la poeta toca la cabeza del pintor con familiaridad como si de hace tiempo atrás lo conociera.
A un lado el gran espejo nos recuerda el infinito. Debajo, a unos cuantos centímetros, Javier Mardel y Francisco Goñi, los designados, o mejor dicho ―para no levantar suspicacia― los invitados a la mesa para exponer sus criterios sobre la muerte de la poesía.

El moderador en esta ocasión: saco gris y mirada desinhibida, presenta a los exponentes. Todos atentos esperamos como en el primer día de clase, las primeras palabras. Andrés Cisneros de la Cruz (el moderador) abre el debate: "Abordaremos el tema desde un contexto global. Sobre la política tangible de convertir la poesía en un producto degradado. ¿Hay o no hay un desprecio declarado hacia el arte?, ¿hay una voluntad política, social, cultural para que la poesía no tome parte del mundo?"

―Basta ver cualquier revista o cualquier periódico del mundo ―comienza Francisco Goñi su intervención― para poder apreciar cuán alejados están del acto poético y si bien es cierto que siempre habrá poesía los niveles político-sociales cumplen su función de imposición sobre el quehacer artístico.

Los meseros fluyen en el recinto sirviendo cafés y en algunos momentos intentan razonar sobre lo antes mencionado, o hacen como que piensan. Hay caras conocidas y otras que el tema los atrajo: pues como dijo Mardel más adelante "no están aquí simplemente por que tengan la noche libre". Javier comienza su intervención con gesto agrio. La relación que se hace de la poesía con factores políticos y sociales no le gusta. Ni la relación ni la articulación. Le incomoda severamente.
―Jamás creeré en la muerte de la poesía ―dijo convincente y continuó:
―Jamás creeré ni siquiera en su agonía por que sería la aceptación de que la poesía pudiera morir. Lo mejor sería que nos cuestionáramos: ¿qué es lo que hacemos o dejamos de hacer para la poesía?
Con estas palabras el recinto comienza a dividirse. Las mentes dejan la zona de confort en las que estaban y comienzan a integrarse a este momento crítico, donde las ideas y los criterios abundan, pero que al final podrán nutrirse en este nuevo diálogo nacido del conflicto.
Goñi disiente de Javier, cordialmente, sin perder la compostura argumenta sin prisas:
―La poesía se vincula con la política y la política funciona con poder ―y nos insita a recordar los orígenes en que algunas civilizaciones asumían a la poesía como religión. Tenía un valor que cohesionaba y daba identidad a un pueblo y en muchos casos sirvió de proselitismo. Dio algunos ejemplos como: el Canto del Mio Cid, los Cantares de Gesta― cuado se acaba el mecenazgo ―continúa Goñi ya entrado en calor― cuando se distancia del poder, cuando al poeta ya no se le paga, se margina y paga un costo muy caro. Pero en esa automarginación se ganó la libertad. En esos momentos "el poeta se convierte en el pobre diablo de la existencia", desde entonces cohabitamos entre poetas libres y otros al servicio del poder ―concluye Goñi.
Javier, becario del Fundación para las Letras Mexicanas, ya entrado en ambiente refuta:
―De lo que se está hablando sólo son puntos seductores, eso que es irrelevante, las personas que están aquí es por algo, no tienen la noche libre ―lo dice en tono de que no les hagan perder el tiempo con nimiedades― ¡Se quejan del poder! podrán quejarse ante la Casa del Poeta o frente a cualquier institución académica y echarles la culpa de todos los males a la política o lo social: y si sí, ¿qué? y si no, ¿qué? ―dice con aire de rebeldía. Y continúa: ―¿No será que los poetas cedieron ese terreno? ¿Por qué pensamos nada más en lo que nos llueve y no pensamos mejor con qué nos vamos a cubrir. Parece que el poeta se empeña en buscar el rechazo. A mí qué mi importa que al Dalai Lama o Juanita de las Pitas les dieron el premio. Señores, un solo lector hace al poeta, y sobre la utilidad de la poesía, no hay discusión. La poesía es inútil, no sirve para nada. No necesita referencia alguna.

A estas alturas el debate sobre la muerte o no de la poesía se aislaba del cause. Francisco Goñi habló de la utilidad de la poesía, corrigiendo el concepto de "utilidad" por el de "condición".

―La condición de la poesía sigue vigente ―dice con tranquilidad y modulando bien su voz ―No ha cambiado. Lo que sí ha cambiado es la escala y el impulso. El poeta sigue contribuyendo al vacio de esta era. El compartir la poesía contagia a los otros de que regresen a casa: el retorno del lenguaje primigenio.

Javier contesta a Goñi con apasionamiento.

―No. Nadie quiere regresar a los orígenes ¿realmente los poetas buscan el lenguaje común? ¿Realmente quieren regresarnos lo que nos arrebataron: el lenguaje primigenio? No. ―contesta enérgico y continua ―la poesía se hace acá afuera en las regiones incordenadas. ¿Por qué siempre cuestionan a los lectores? Si los actuales poetas, realmente tenemos poco interés en regresarle la palabra a la gente. Estamos perdidos en nuestro propio canto: hay miles de poetas por colonia, sin lectores.
Goñi revira: ―Sí, hay poetas entregados al oficio, lo que pasa es que tambien hay una doble imagen del poeta contemporáneo. Hay quienes intentan volver la cultura una moda, haciendo pasar por poetas a un sin número de personas, nada más por que sí. Y volvemos a lo mismo: literatura=poder=control. Eso no tiene nada que ver con que no haya poetas.

Javier aferrado dice: ―No entiendo por qué insisten en quiénes manejan la cultura ―en el ambiente se siente cómo lanza Mardel la piedra sin importarle a quién le caiga, dejen de chillar pareciera que dice― lo que pasa es que no nos hemos armado lo suficiente contra los argumentos de quiénes manejan la cultura en los círculos de poder. Hay que mandar al diablo al viejo ―acción metaforizada del real Madrid de Hugo Sánchez mandando al diablo a Benhaker)― y ponernos a hacer lo que nos gusta: escribir.

Ahora sí, todo estaba fuera de su cause y de su casa. Los círculos y los laberintos se habían apoderado de la charla y ya no se encontraba por ningún lado la tal muerte o la no tan muerte de la poesía. El moderador hacia esfuerzo por darle dirección y orden, pero Javier se aferraba a los argumentos aunque sin suficiente sustento, ya que desplegaba sus ideas independentistas enrollándose en sus propias palabras, girando siempre en el mismo eje: el poeta y su falta de conciencia.
Lo que me gustó era el ejercicio, el gimnasio intelectual donde la fuerza de las ideas en los exponentes y en los oyentes se estaba ejercitando. Era el primer miércoles de crítica y poesía, un espacio creado por Verso Destierro con la intención de encontrar a través de la reflexión y el debate un punto de conflicto en el cual las diferentes voces de hacedores de poesía en México se enfrenten.

Como les dije al principio el verdadero debate surgió al final. Hugo de Mendoza dijo que esto parecía una pelea sindical y sugirió hacer poesía, porque el mejor de los premios es que nos lean y mejor aun, nos critiquen. Fernando Salazar "El Conde", aseguró que la charla era insostenible, que no había argumentos, en cambio sí mucha retórica. Alejandro Martínez Lira enfático y con los ojos desorbitados dijo "¡sí!, ¡sí se pretende asesinar a la poesía!", y expuso una tesis sobre la enajenación del arte. Felipe Gaytán y José Manuel Ruiz Regil lo secundaron: sí hay estrategias para comprar el mundo a través de la ignorancia. Y terminó Blanca Roth arremetiendo con miradas de reproche a Javier que ya para entonces junto a Francisco fueron traspasados por las voces en confrontación. A Javier y a Goñi les tocó esta noche la mesa de los sacrificios: ellos lo sabían y hasta el final permanecieron firmes. Había sido un honor estar exponiendo sus puntos de vistas. Aunque al final se llevaron en sus adentros un cúmulo de ideas que no pudieron salir a flote, por diversas circunstancias. Cada quien a su modo se llevó su propia crítica de la noche y tal vez alguno de ellos maldecirá la falta de comprensión o quizá la más profunda crítica: la propia. Sea un bálsamo aliviador en las mentes de ellos.
Yo me quedo con la ansiedad de otro miércoles de crítica, un evento muy puntual en estos momentos de vacío literario. Estoy seguro que los próximos nos llenarán de vitalidad y como diría Ruiz Regil, éste evento es un espacio donde la confrontación nos permitirá conocernos.
Después de un rato el café regresó a la normalidad, propia de un lugar que se dedica a servir café a diestra y siniestra. Los interesados en la poesía y el arte habían desaparecido llevando con ellos la espada desenfundada para el próximo miércoles de crítica. Esta vez no habrá concesiones con nadie, la bola de nieve ha comenzado a girar. No hay de otra, mas que esperar pacientemente lo inevitable: una avalancha.
Esta noche, la poesía dejaba de ser inútil.


 

 

Lunes, 09 Octubre 2017 22:50

Matable / Rocío García Rey /

Escrito por

 

 

 

Matable

Rocío García Rey

Soy absolutamente matable./Mi dignidad es un conjunto de astros vacíos/ Puedo ser absolutamente viajera de las noches/ Ahora no me llevarán a la pira/ bastará el tácito látigo de la desaprobación / No oigo girar ni latir estrellas / Tal vez palabras como remedo de castigo / demasiado gorda /demasiado flaca /demasiado adicta a los libros /o demasiado trunca en los estudios/ Mi dignidad como conjunto vacío resbala ante los discursos oficiales / demasiado puta o demasiado casta/qué más da si soy perfectamente asesinable/ cómo me atrevi a pensar en que como Julia de Burgos yo también podía ser `el desequilibrio danzante de los astros '/Me han reducido a una mera bifurcación de los esquemas / He querido alimentar mi vida de periplos que no me condujeran a la zona de las ánimas/ Antigona me gritó, pero cuando oí su advertencia retumbó en la sangre que escurría que para ellos sólo soy un signo inconcluso perfectamente matable.

 

YO NO SOY TUS FANTASMAS

Guadalupe Ángeles

 

 

Yo no soy mis fantasmas

   Soy tu muerte

No eran tinta para escribir la historia

   Eran mis hermanos

Su agonía es nuestra agonía

     Aúllo     Callo     Aúllo

Su rabia es nuestra herencia

   Tu dolor es mi dolor

Tu grito asesinado es el mío

Tu asesino es mi enemigo

La ausencia de tu risa, la falta de tu palabra es mi herida

El miedo   la impotencia   nada ya   sólo silencio

Yo no soy un número: soy tu muerte

Tu sangre es la evidencia

En mi garganta tu voz asesinada

“Vivos se los llevaron

   Vivos los queremos”

Hoy tu madre llora

                   Vergüenza

                                  Vergüenza

El dolor llueve

Tu voz amordazada, muerta

             Vergüenza

26 de septiembre 2014

Tu muerte

Tu ausencia

Tu cuerpo sin vida

Tu rostro sin piel

No soy un número

                       Soy tu rabia

                              Soy tu voz

 

Jueves, 05 Octubre 2017 23:35

LEER LOS LABIOS / Víctor Hugo Díaz /

Escrito por

 

 

 

LEER LOS LABIOS

Víctor Hugo Díaz

 

 

 

Con binoculares se escucha lo que dicen

sus planes, el movimiento de susurros llamando a la guerra

donde sólo hay dos batallas

                              la primera y la última.

Palabras y labios se pueden descifrar

hacer que signifiquen algo siguiendo las órdenes

y así tomar todo lo necesario, lo que nos pertenece.

                                                 Respiración profunda

cadáveres aún tibios, que cumplen con su deber

dejando escapar temperatura     

sobre mesas de cirugía improvisadas

heredando calor a los cuerpos

que esperan en fila su turno.

Desde aquí, el francotirador puede apuntar

el dedo índice se siente frío en el gatillo:

-Hay una fiesta en el bosque de flores que arde

donde todo es prefabricado, producido en serie-

Volantes de Ofertas Comerciales de Temporada

que se reparten en las calles

y que sólo los pobres leen

                                   porque saben que es un trabajo

igual a las chispas de soldadura al rojo vivo

que primero hablan, advierten a distancia

                       moviendo los labios antes de quemar.

Por mientras hay una lágrima menos cada día

un reloj que pide permiso al calendario

                        para retroceder

                                en lo más duro del combate.

La otra mitad de la dosis     

es sólo actuación.

 

 

Sábado, 30 Septiembre 2017 19:47

LEGADO /Miguel Ángel Real/

Escrito por

  

 

LEGADO

 

 

“escribir es sonreír con un puñal hincado en el cuello,

palabras que se abren como verjas enmohecidas

de cementerio”

Blas de Otero

 

 

Para Ileana Mayanin

 

 

Enseñaré a mi hija a pronunciar palabras;

que sepa nombrar montañas y praderas

y que sepa hablar

de la lluvia como de una alabanza.

Que con labios esmerados

declame la belleza del mundo

y no se olvide

de aclamar atardeceres y de murmurar mares.

Pero le diré sobre todo

dónde se esconden los acentos

en las cunetas donde cayeron inocentes

y que no pierda de vista

la prosodia que recortan

siempre y siempre

las balas.

Quiero que sepa traducir

los silbidos mortales de una ráfaga

en ansia de no callar

que conozca las frases para negarse

a aceptar que otros le dicten un lenguaje

sometido al rasero de opresiones.

Le enseñaré

a decir

a no comerse la lengua

mientras haya manos de niños

hechas llagas por recoger amapolas,

le enseñaré

a hablar un idioma certero

cuyas palabras tengan manos

para apartar la tierra

donde fueron enterradas.

Le explicaré que la prudencia

que muchos me aconsejan

es un sonido fácil de articular,

tan fácil

que con él nos cortamos la garganta

dejando solo un gargarismo que adormece,

un opio de silencio

del que debe alejarse.

Le enseñaré a pronunciar la palabra

solidaria de quien sabe hacerle frente

aun con sus lenguas llenas de llagas

al pobre discursear de los poderosos.

Enseñaré a mi hija a leer palabras,

le diré los adverbios

con los que aprenda a no aceptar

definiciones,

y cómo crearse humilde un diccionario

de lucha

               de resistencia

                                      de futuro

en el que no haya héroes ni valientes,

porque de nada sirve

declamar torpemente en busca de laureles secos:

le diré que hable

por el mero hecho de ser alguien

que pueda cada día mirarse en el espejo

y espero tener fuerza

para poder convencerle

de que con sus palabras

podrá después romperlo, aunque susurre

aunque todos le digan que las voces

no alcanzan objetivos ni derriban torres.

Le enseñaré el valor

de la palabra para afilar palabras

de la palabra para acallar palabras

de la palabra para vivir palabras.

 

 

 

Miguel Ángel Real

30 de septiembre de 2017

 

Entre el fuego y la muerte: el lugar del escritor peruano en "La procesión infinita", de Diego Trelles Paz (Anagrama)

Miguel Angel Real

He aquí una novela sobre las sombras, el olvido y la culpa. Sobre la soledad de aquéllos que se vieron obligados a abandonar su país natal y que, parafraseando a García Márquez, no gozarán ni en cien años de una segunda oportunidad sobre la tierra.

Culpa de recordar. Culpa de olvidar. Culpa de escribir. O de no saber hacerlo.

Originarios de "un país descompuesto donde todo es odio", los personajes están envueltos en una violencia cuyo posible atavismo es una interrogación sobre la esencia o no de lo peruano.  Todos son perseguidos de algún modo por la muerte, que se convierte en una segunda piel de la que es imposible deshacerse. En el fuego cruzado de la represión institucional y de la ceguera senderista, la población (excepto si es blanca y pudiente) vive en un desgarro permanente. Ya lo reflejó Alfredo Pita (al que se alude en la novela) en "El rincón de los muertos"; Diego Trelles Paz habla ahora de la culpa de ser un superviviente entre los estragos causados por la dictadura fujimorista, y va más allá, puesto que sus  personajes  fracasan en la búsqueda de hipotéticos paraísos substitutorios: el sexo, las drogas o el exilio en un París que nada tiene que ver con la bohemia vivida por tantos escritores sudamericanos y que a su vez se halla sumergido en una época de atentados y exasperación social. 

Culpa de no saber escapar. De no poder hacerlo. Porque Diego "el Chato”, personaje de inspiración claramente autobiográfica, sabrá a pesar suyo que la fuga es imposible; aún peor, rebuscar en el pasado para hallar respuestas es inútil. E incluso tal vez sería más conveniente encontrar el modo de olvidar un Perú que es solamente una inmensa llaga. ¿Pero cómo, con todos esos fantasmas que uno encuentra donde menos se espera? 

La virtuosa técnica de Trelles Paz descompone el relato y forma una novela exigente, en la que la variedad de registros y los saltos temporales nos transmiten un desasosiego voraz.

Ese traumatismo del que el autor no puede escapar ilustra además una reflexión sobre el sentido de la escritura. "Para escribir hay que matar", dirá el enigmático Pocho. ¿Es esa entonces la única salida que le queda a un autor para darle sentido a su obra? ¿De qué manera puede el personaje de Diego hacer que sus primeras novelas sean algo más que un lastre en su introspección sobre el problema peruano? Las alusiones a los primeros libros del verdadero Trelles Paz ("El círculo de los escritores asesinos" y "Bioy") provocan una mise en abîme vertiginosa y llenan algunas páginas de una ironía mordaz: la última se transforma en "Borges” y el escritor es acusado de ser tan solo un sucedáneo de Vargas Llosa de cuya sombra es indispensable alejarse.

Culpa de no saber responder a otra de las preguntas esenciales del libro: ¿"de qué sirve el escritor q desconfía de sus palabras?" En efecto, ¿cómo comprender el camino a seguir para pasar del legendario "la literatura es fuego" del premio Nobel al categórico “para escribir hay que matar" que atraviesa la novela como un escalofrío? ¿qué le queda al autor de la novela sino contemplarse en esa procesión infinita como un penitente que deberá pasear su culpa por el mundo, a sabiendas de que nunca podrá reflejar la verdad de lo ocurrido? 

Culpa, en definitiva, de estar vivo en la vorágine peruana y de vivir con el miedo a cuestas, aplastado por la roca de un Sísifo que impedirá eternamente buscar la manera cabal de conocer el lugar que le reserva a uno la muerte que acecha.

 

 

 

Viernes, 29 Septiembre 2017 00:44

Velo de madre / Aída López /

Escrito por

 

 

Velo de madre

Aída López

 

 

¿Cómo llamarte?

si tu pérdida se teje con

la garganta de los días

y en la hiel de tu sombra.

Buscas explicaciones, argumentos

nada consuela la sepultura.

Quisieras haber sido otra

creer en otro Dios.

A veces te culpas del abandono

por las horas invertidas al oficio

entonces desde los ataúdes

se desgarran los reclamos.

Sales a las calles en busca de respuestas

esperanzada de los rostros que atraviesan tus ojos

buscando esa mirada frágil del niño que creciste

que tuviste tan cerca cuando lo amamantaste

cuando creíste que el mundo lo acogería

que nadie le haría daño.

No hay palabras, solo esperanzas

lo crees vivo, lo sientes vivo

el espejismo dura poco

y vuelve el terror de no encontrarlo.

Ahora sabes que la felicidad

nunca más habitará en ti

que lo demonios danzaran en tus venas

que los tiranos acabaran con tus maldiciones

que la corrosión de tus vísceras

serán el veneno que salpicará a los culpables.

El luto vestirá tus heridas

no las curará el tiempo

el dolor llegará a ser tan intenso

que lo dejarás de sentir.

El tiempo anestesia, no sana

la noche vela otros muertos.

Jueves, 28 Septiembre 2017 23:09

¡AYOTZINAPA VIVE Y VIVE! / Víctor Argüelles /

Escrito por

 

 

¡AYOTZINAPA VIVE Y VIVE!

Víctor Argüelles

 

 

Tiembla tu nombre en la lengua

a cada pulso del día

a cada seña sin destino

a cada canto en la boca del hombre

que nos recuerda

los rostros de los desparecidos

el rostro injustamente arrancado

de la faz de su existencia                

O los rostros de un tiempo

que corre y corre

completando su giro

como si fuera fácil verlo transcurrir

y saber que los que ya no están

lentamente se oscurecen

…y así: tres años, un ciclo exacto

en la espalda del tiempo

una herida y un recordatorio

para las madres      para los padres

para los amigos           para todos

para todo aquél de conciencia

que no concibe callar aunque la amenaza

sea un abono para la muerte

¿Qué te recuerda la palabra

Ayotzinapa?

Tierra aposentada en el sur

pero también en el centro

de todas las consignas

Qué te recuerda la palabra otoño

septiembre

                   México

porque sólo aquí

sucede lo que sucede

y el acto de lavarse las manos

sea un hecho de agua

diluyéndose en una coladera

Qué te recuerdan las cifras

26

27

09

    2014

---- --

Momento                         rotundo

Ayotzinapa

Algo en el recuerdo se alumbra

con el fragor de tu última brasa

Ayotzinapa

que ya no sea así…

Si habrá luz para ti

que sea para erigir la memoria

de tus hijos

Ayotzinapa

Si dices 43 serán 43… razones

no silencio sino clamor

para no enmudecer

para que no te obliguen a acatar la lección

del siempre callar

sólo gritar     

Ayotzinapa

Si digo 43 serán 43 preguntas

43 miradas    43 caminos

desfasados del origen

43 empuñaduras      no de armas sino de lápices

atestiguando la falta que hace

una presencia

Ayotzinapa

que no sea

el cerco de la muerte

lo que injustamente te apague

Ayotzinapa

Sólo Vive

             Vive       

                 Y VIVE.

Martes, 26 Septiembre 2017 21:36

Viva Oaxaca, Chiapas, Guerrero y Michoacán.

Escrito por

 

 

 

Viva Oaxaca, Chiapas, Guerrero y Michoacán.

 

En la ignominia
del asesinato
culminado por el peón
que le limpia el culo al amo,
esclavo de su hambre
obsesionado rastrero,
impune perro adiestrado.

Oirás las voces crecer
como huracán libertario
que cercaran
tu conciencia,
te sacaran el corazón
y lo arrojaran al olvido...

De locos y asesinos.
 

Cerdo corazón violento
ejecuta al sentido del absurdo,
música celeste el barboteo
de la sangre
que no coagula
antes de caer al piso.
Miente el diente
cuando ríe;
ama a la carótida
cercenada
bebiendo la energía
de la vida.
Es el tiempo de la muerte.
Aborta a la ira iracunda;
vértice, vórtice;
de este espíritu despiadado desgajando músculos,
huesos,
nervios que tiritan de lujuria.
Es el tiempo de la muerte.
Bienvenida la herencia
pendenciera
precisa y contundente
violencia razonada,
dono mi calavera predadora
suculenta, selecta, seductora,
única
en este tiempo de muerte!.

Siempre hay ahí
una herida
necia,
terca,
que nos espera
en el recoveco
en el que escondemos
a nuestra sombra predadora,
consumas homicida...
Solo la muerte nos iguala.

De locos y asesinos.

 

 

 

 

Mara   

Viridiana Medina Talamantes.

(Ensenada, Baja California).

 

Dicen los ministeriales que fue el chofer. Dicen las redes sociales que fue tu novio. Dicen las feministas que fueron todos los hombres. Dicen los misóginos que fue por tantas libertades. Dicen los mojigatos que fueron tus padres, por no enseñarte a preferir un museo a un bar.  Dicen que no debiste dormir en un taxi.    

Yo no sé si tenías un novio extranjero, yo no sé si el conduce un Porsche, yo no sé si es celoso; yo no sé si extraños te fotografiaron en The Bronx; yo no sé si Ricardo N., fue huachicolero y yo no sé si robarle a Pemex sea proemio de la depredación sexual.

No sé si tu cadáver estaba envuelto en una sábana, no sé si era blanca, no sé si es del motel y no sé si también estaba la toalla; no sé si tu agresor uso preservativo, no sé si te estranguló para sodomizarte o enmudecer. 

que tengo miedo de salir de casa, de ir por la calle; sé que tengo miedo de abordar el transporte público, sé que tengo miedo de usar minifalda, beber cerveza, ir a la universidad, trabajar; sé que tengo miedo de salir de fiesta, ser sexualmente atractiva. Sé que tengo miedo a ser mujer.

 

                                  

 

 

Página 1 de 30

Acceso de Miembros

Buscar en el sitio

Invitados en línea

Hay 13 invitados y ningún miembro en línea

246019
Hoy
Ayer
Esta semana
Semana pasada
Este mes
Mes anterior
Todos los días
187
549
736
240549
18795
23456
246019
Your IP: 54.80.10.56
23-10-2017