Blog El descarnamiento del Arte

Elementos filtrados por fecha: Febrero 2020

Miércoles, 26 Febrero 2020 06:17

YO, EL DISCORDANTE Por, J. M. Lecumberri

 

YO, EL DISCORDANTE

Por, J. M. Lecumberri

 

La mierda hace crecer las flores y eso es hermoso.

Malaclypse EL JOVEN –Principia Discordia

 

 

 

Las 5 Nobles Revelaciones. -

 

Mi primer texto lo escribí cuando apenas contaba con poco más de un año de edad. Lo ejecuté con mi propio excremente sobre las paredes de mi cuna, algunos infortunados juguetes y mi propia piel. Sólo fue leído o experimentado por tres lectoras: mi madre, mi abuela y mi nana, Grego. Después de eso fue borrado para siempre de los anales de la Historia de la Literatura, como debiera pasar con todo texto después de haber llegad a quienes debe llegar.

Esta fue, tan sólo, mi primera experiencia, de las cinco grandes experiencias que me han llevado por el camino de Discordia. Pese a no recordarla sino por borrosos esquemas de la memoria y la imaginación y por la tradición oral de mi familia, este suceso resulta clave para mi posterior desarrollo de lo que considero el trabajo poético discordante.

Muchos años después de mi primera revelación de la Diosa, mi camino me llevó hasta Oaxaca, donde en una Feria del Libro Independiente conocí a Leonardo Da Jandra por intervención de un amigo mutuo, Max Ramos, excelso escritor, bibliófilo y anticuario.

La tarde en que conocí a Da Jandra, de manera muy expedita, básicamente sólo me dio tiempo de obsequiarle un ejemplar de mi Matemático negro y otro de mi Manual de neurocirugía para zombis.

Posteriormente, la amistad con él y con su mujer, Raga, se haría muy intensa, al grado que mi esposa y yo le editaríamos sus Diarios en tres tomos artesanalmente manufacturados, con un tiraje limitado y numerado de 100 ejemplares. Tesoro que fue muy bien recibido por la crítica y hasta llegó a ser considerado como una de las publicaciones de ése año. Los lazos siguieron estrechándose y Da Jandra, de manera obsequiosa se ofreció a participar en Lateralia y algunos otros eventos literarios y filosóficos en los que estaba inmiscuido por aquel entonces.

La segunda revelación de la Diosa vendría poco tiempo después de la voz de Da Jandra. Cuando le entregué para su lectura mi último manuscrito, lo que después se publicaría en Barbas Poéticas bajo el título de Filosofía Cuántica Vol. 1, Da Jandra me dijo sin rodeos algo como: “El libro tiene cosas buenas, pero ya necesitas dejar de lado los panfletos y escribir una obra en serio, filosofía de verdad…”

La tercera revelación, muy relacionada con la segundo, vino por boca de una figura a quien yo admiro por su falta de delicadeza ante las atrocidades del destino, su impertinente nostalgia y su disimulado ascetismo. Un artista en toda la extensión de la palabra, un genio arruinado e incomprendido, como el que más, pese a ser muy afortunado, un ser en plena desgracia cuya humanidad resultaba ingenua y cuya devoción hacia lo Bello, llegaba a asfixiarlo.

Un voraz lector y un pensador bestial, con una gran capacidad de abstracción (rara en los artistas gráficos).

Pues encontrándose el y su esposa alojados un fin de semana en nuestro departamento de Coyoacán, este artista (cuyo nombre prefiero omitir, por el momento) se acercó, sosteniendo una taza de café recién preparado, a eso de las 6:30 am, hacia la pared de la sala, donde cuelga tres grabados hechos por mí. Casi de forma devota y simultáneamente agnóstica, se quedó contemplando los grabados, inmerso al grado de no percatarse de mi cercanía en la mesa del comedor.

Comenzó a murmurar mientras depositaba la taza en una repisa y se rascaba la piocha: “… esto es un error, es tan discorde, no tiene sentido, está mal impreso…” logré escuchar, mientras yo daba sorbos a mi infusión de rooibos con vainilla.

Aquí, el poder de estas dos últimas revelaciones de la Diosa, me golpeó fuertemente la pineal y lubricó mi ojo reptil. Trajo a mi mente memorias de otras dimensiones, stills de planos astrales donde yo moría y reencarnaba sin cesar, en un angustiante y luminoso Samsara.

Así la Diosa, mi mostró el camino, por vez primera, en la forma de una serie de alucinaciones lúcidas y, por demás, caóticas, estridentes.

La cuarta revelación, quizás la más compleja para mi entender, se desató de palabras de mi pequeña hija, Amaia.

Para entenderla a cabalidad he de recurrir al principio de Mu, “ausencia” o “nadidad”, del chino tradicional: .

Para explicarlo, recurriré al kōan zen que se plantea desde una raíz herética o, cuando menos, trasgresora, de la aparentemente ingenua pregunta de parte de un monje anónimo al maestro Jōshū:

― ¿Tiene un perro la naturaleza de Buda o no?

A lo que el maestro respondió, tajante y sereno:

Mu.

Para la escuela Rinzai, esta respuesta denota delirio categórico, falacia sin respuesta correcta alguna.

En ese momento mi hija que tendría poco más de dos años, me estaba ayudando a cocinar un plato tailandés para la cena, separando las verduras y condimentándolas, mientras yo ponía a calentar la mantequilla y a sofreír el arroz.

En un tonto descuido de mi parte agarré la tapa metálica que cubría el wok sin usar un trapo, lo que me ocasionó una fuerte quemadura, en ese momento grité, con enojo, una expresión aparentemente coloquial y vacía:

― ¡Me cago en la leche! ¿Tenía que quemarme para despertar?

A lo que mi hija respondió, tajante y serena:

Mu.

 La Diosa, manifestándose a través de mi hija, me sonrío y comenzó a cantar, a todo pulmón, una de sus canciones favoritas: “Tengo una vaca lechera…”

La quinta y última revelación me ha sido dada a cuenta gotas en la carne y espíritu de mi mujer, quien comparte nombre que el príncipe de los dáimones: Lucero, la portadora de luz.

Lo más probable es que aún no me haya sido declarada del todo. Se trata, pues, de una revelación viva, en constante flujo, e incluso contradictorio devenir. Como una hacker afectiva, erótica e intelectual, que día a día me va reseteando la conciencia y me impide quedar en completo estado letárgico. Luz sin luz, flor del empíreo, que todo lo comprende y no abarca nada, piel de mí, todo lo mío que se desposee y trasciende, es por ella: καλλίστῃ.

Como dice Ovidio: “gutta cavat lapidem, non vi, sed saepe cadendo

Ella, manantial inexorable de agua, leche y miel, se deja venir sobre mí, gota a gota, como un apacible martirio para el santo, como una violenta ola para el surfista, como un código indescifrable para el programador, como orbital de conciencia en el que radican los arquetipos del amor, la libertad y el coraje. Ilegible y clara, la Diosa, en toda su sabiduría la eligió a ella, legible y oscura. Doble contradicción que se me revela con el ímpetu deseante de una máquina indómita, de una ninfa feral.

 

 

La poesía es un Espacio de Libertad Absoluta. -

 

            Como siempre había intuido, los mensajes más profundos de la Diosa, proviene de las personas más superficiales con las que nos topamos. En este caso fue un burócrata de la cultura de Morelos quien me obsequió tan brutal paradigma poético.

Ayer, siendo cuarto para la media noche, enfermo de la garganta, sostenía una infusión herbal, con leche y miel (alusión a Lucero), sentado en el mismo lugar en donde e senté al ocurrirme la cuarta nombre revelación de la Diosa, levanté mis ojos. Frente a mí, el contenido de aquellas palabras de Iván Gardea (entrañable amigo, taciturno arcángel y lúcido artista), uno de mis grabados que retrata de manera imperfecta, ingenua pero desgarradora, en colores negro y rojo, uno de mis ataques de migralepsia, compartiendo pared con un iridiscente reloj que contiene la leyenda: “Hoy es un gran día”.

A partir de esta imagen entendí que todo lo que he hecho a lo largo de mi vida no es más que un fallido poema. Que, como a todos los poetas, les atormenta y satisface por igual. Un poema inabarcable, inorgánico y viral. Un texto y un metatexto que se multiplica y duplica, se serializa y decodifica sin cesar, apareciendo tanto en la mierda como en la tienta o en el monitor de un teléfono móvil, en un estatus de Facebook o en una fotografía, en Los Brahms Stalkers y desde Malajim (los mensajeros dentro de mí), en un beso y en una lágrima, en una visita al cementerio, en el sexo, en el trabajo monótono de la oficina y en los juegos y cantos con mi hija. Es imparable, no se puede evitar. Soy en tanto poetizo mi realidad y ella, a su vez, me versifica a mí. Algoritmo encarnado, autárquico, discordante.

 

Todo en mí es un acto poético, una Meta-Patafísica extraída del más acuciado delirio de Alfred Jarry.

Espiritualidad aberrante, sensualidad patética que me destila en cada atisbo hacia la Nada en que soy una forma más, sin forma del encuentro fortuito entre un ángel sifilítico, una nube de lluvia y una laptop sobre el FNORD. Summa daemoniaca! El matrimonio de Fiona Mont y Lautréamont.

 

AVE ERIS!

 

 

Index Librorum Prohibitorum et Derogatorum.-

 

            Especialmente lo prohibido está permitido. Principio fundamental del autócrata. Pues no es el crimen, la miseria, la estupidez ni la degeneración lo que se prohíbe, sino lo que se estimula y lo que se premia, en esta sociedad profundamente enferma.

Las leyes, las reglas, los credos, las convicciones morales, son sólo textos y fábulas vacuos, carcasas a la medida de una cárcel sin barrotes ni paredes, exoesqueletos de un parásito sin contenidos: el Virus, origen de la cultura bipolar de la adaptación al miedo: Manía/Depresión e Inercia/Ansiedad.

Según el aberrante y facho lexicón de la RAE, Discordia es definida, aristotélica y cristianamente como: “Oposición, desavenencia de voluntades u opiniones” Esta definición se muestra patética para darnos un atisbo de la gloria de la Diosa.

Para Deleuze, la definición no es tan importante como lo definido, así como el pensamiento (filosofía) es menos importante que lo se da a pensar (poesía).

En física cuántica, las partículas elementales, el electrón, por ejemplo, no es una esfera material, ni un filamento, ni un caparazón de energía, es una nube, pero no cualquier tipo de nube, sino una nube de probabilidades (un devenir en estado puro) que, al ser sometida a la observación, adopta cuerpo, es decir, una particular sustancia y ubicación.

La localidad no es propia de la conciencia, que es expansiva, indeterminada, inconstante.

  

Publicado en ZONA DE DESASTRE

 

 

Deseó revolución de Rocío García Rey. Una lectura a la mujer palabra.

Rocío Castro Jiménez1

 

Este libro permite mirar la voz del andar de la navegante de escritos, de la devoradora de palabras. Cientos de letras vertidas en ella, cuerpo frontera, que entre voces se sume en Fragmentos Filigranas para salvarnos del olvido. Con este primer texto ‒Fragmentos Filigranas‒ comienza Rocío García Rey este Deseó Revolución. Un libro de 34 maravillosos cuentos que nos dan la posibilidad de escuchar el aullido de distintas protagonistas donde se encuentra la memoria de quienes, como Alejandra, Condesa Solitud en Máscaras muestran cómo han sido -y cito- Reina Palabra sumergida en el bosque que ya no existe (García, 2019:10). Algunas otras, si bien como en Presagio se encuentran atravesando caminos, donde la historia ha silenciado el nombre de aquellas mujeres que han sido la raíz y la columna de trabajos y vidas virtuosas, donde los vocablos “hijita”, “damita”, “señito” marcan el nulo reconocimiento que esta sociedad ha dado a las mujeres.

Por todos lados las protagonistas tienen en sus huellas deletreadas la revolución, así pues, el travestismo transforma realidades al dar pasos subversivos en una sociedad machista como Rocío nos narra en Espejo, mientras que en Revolucionarias pasa que una camarada está con muchas otras camaradas sólo detrás de la tasa de café que, en apariencia, ellas sólo sirven.

Las mujeres aquí presentes también se enfrentan a la traición con nombre de muerte y a través del amor y sus citas inesperadas en el texto de Novios nos pueden dar una pista de cómo podemos escapar a nuestros peores miedos y como hacernos dueñas de estos. La fuerza literaria, sus claves y símbolos son bastos en estos relatos. Día soleado, en la tarde lloverá, el texto nos infiere a ese sentimiento de no ser la Maga de Oliveira en Rayuela, pero el deseo fuerte en nuestras miradas oscuras no cesa. El deseo está presente en cada una de estas voces-mujer, el cuerpo todo, el movimiento del viaje, el recuerdo y también la magia, aunque no seas la Maga. 

¿Cómo cerrar un frasco de Clonazepan? Rocio, nos da presencia de ello, tal vez el Mago te salvé, tal vez la amante oportuna es la voz de la mujer que te acompaña, la mujer a la que seduces, tú mujer espejo y voz, con la que danzas un tango a solas, porque como señala la autora en Lily Marlene: él arrasó con los poemas, pero no con el deseo (ibidem:71).

Los viajes de las mujeres-voz en estos textos son amplios, los viejos barrios del Centro, Comonfort, Tlacotalpan, El Puerto, Costa Rica y las similitudes de mujer-deseo, mujer-tristeza, mujer-placer-antiplacer, mujermuerte, mujer- encuentro como en los nombres que escribe Sabina en su libreta que en medio de Exilio la palabra y los encuentros la habitan. También se pueden hallar en estas hojas a Circe y a Ulises en la ciudad-metro-mar, Deseó revolución conquista mares donde la muerte, la soledad, el desamor, la fuerza y la fragilidad del ser están presentes.

Las mujeres que habitan Deseó Revolución van de la mano de la historia de muchas mujeres que son todas y ninguna igual y que calzan botines y pintan mares para encontrarse entre letras en su propio cuerpo, como nos narra Rocío en Zapatos -y cito-:

El invierno había llegado a la ciudad y bien recordaba las palabras de Certau: ‘La historia hace hablar al cuerpo que calla.’ Eso era, los nombres que creí haberles dado a las avenidas habían desaparecido inmediatamente. Porque yo misma había borrado mis escritos, porque yo misma a pesar de tener presente el anhelo de viajar a los mares, había permanecido inmóvil, con los zapatos puestos. Porque en realidad a causa de mis pasos lentos, tímidos y negros no me había atrevido a entrar al templo en el que pudiera hallar las otras fuentes que me permitieran completar mi historia (ibidem:94).

Deseó Revolución nos deja una diversidad de historias donde las protagonistas a veces calladas, a veces explosión de muerte, amor y lluvia, amantes exactas, en ocasiones pánico y soledad: túneles de locura frente al 3 espejo enemigo y la guerra cotidiana: gorda y flaca imperfecta, baile y magia, grito fuerte de libertad y cautiverio en una ciudad donde no hay adoquines, pero sí mucha tristeza (ibidem:21), revoluciones conquistadas, guerras por pelear y deseos que no se extinguen.

 

García, Rocío. Deseó revolución. Editorial Cisnegro, México. 2019.


Etnohistoriadora (ENAH) y antropóloga (UNAM) de profesión, investigadora de las corparaldades, la historia de la mujer, los pueblos indígenas, la danza y la literatura. Tallerista de creación literaria y otras cosas más, escritora independiente y amante de la poesía.

Miércoles, 26 Febrero 2020 05:36

Mustang / César Rito Salinas /

 

 

Mustang

César Rito Salinas*

Una flor

cae de un ojo

Paul Auster, Escriba

 

Me acerco a la ventana.

Me duelen las piernas, los tobillos,

El pudridero.

Nunca tuve cincuenta, tengo cincuenta y seis.

Soy un hombre viejo que mira el mundo desde la ventana.

No pensé pasar de los veinticinco,

Fui un niño alcohólico.

Las calles peleaban por acción.

El negro fue el color preferido de las mujeres.

Mi viejo murió a los cincuenta y cuatro,

Nunca quise vivir más años que mi viejo,

Los hombres no deben vivir más que sus padres.

Escribo con bolígrafo de tinta oscura,

A veces me da por perderme en la ciudad,

Me enamoro de mujeres enloquecidas,

Espero la lluvia en el jardín municipal.

En un tiempo tuve un perro, oh, si, cuánto amé a mi perro.

En un tiempo tuve un Mustang del 74.

Me gusta ver el mar cuando anochece,

Puedo pasar horas frente a la oscuridad.

Escucho en la radio canciones que enamoraron a mis padres.

Será importante tener principios.

Me pongo algo violento en las farmacias,

Las oficinas,

El olor del desinfectante de pisos me perturba.

No voy al beis,

No voy al fut,

No me gustan las concentraciones masivas.

En la mañana, durante el almuerzo,

Enseño a escribir poesía a un adolescente.

Me gusta quejarme por escrito,

Lo encuentro emocionante.

Las páginas corren mejor

Sobre el respaldo de los sillones.

¿Toda la vida que pasó fue para llegare a esto?

Tengo algo, tengo ánimos.

Salgo a trotar por las mañanas,

Sonrío cuando llegan los problemas.

Me enamoro de mujeres enloquecidas,

¿Ya lo dije?

Nunca cumplí los cincuenta.

Publicado en OIDOS NEGROS(Poesía)
Miércoles, 26 Febrero 2020 05:27

MARIO MARTÍN GIJÓN / Poèmes de Rendicción /

 

MARIO MARTÍN GIJÓN

Poèmes de  Rendicción – Amargord Ediciones 2013

Traduction par Miguel Ángel Real

 

 

 

salvación del vacío

redención de lo do

                            nado

en esta esperanza

                          randeada

por las olas ausentes

de tu respir

                 acción

recor

         dada

 

 

 

 

salut du vide

rédemption de ce qui fut don

                                             né

dans cet espoir

                        emué

par les vagues absentes

de ta respir

                  action

r

  appelée

 

 

*

 

 

el averno de no ver

                                   te

el callado son de tu son

                                      risa

la gozosa caída de tus pa

                                        sos tan bella

 

tu labrar mis palabras en silencio

el templado mar de tu mirada con templada

                                                                       luz

navegando el tiempo de mis ojos

 

toda esta carencia endurece

los muros de mi in(v/f )ierno

 

 

l'enfer de ne pas (te)

                                   voir

le son retenu de ton sou

                                       rire

la joyeuse chute de ta dé

                                        marche si belle

 

tu laboures mes paroles en silence

la mer tiède de ton regard avec une tiède

                                                                  lumière

navigant le temps de mes yeux

 

toute cette carence endurcit

les murs de mon en(f/v)er(s)

 

 

*

 

 

 

enardecerme

para enardecirte

en el ard(ol)or

que me(re)ce

tu aus(es)encia

 

 

 

m'enflammer

pour t'embras(s)er

dans l'ard(oul)eur

que (b/g)erce

ton ab(es)sence

 

 

 

*

 

 

fe en la palabra

 

 

resque(a)mor

más duro

que el nues

                        (o)tro

del germen

                        tal

tu pre

            stancia

(a)parecerá

 

 

foi en la parole

 

ranc(une)

plus dure

que la n

              ô(au)tre

du germe

                ntal

ta pres

            tance

(ap)paraîtra

 

 

 

 

*

 

 

 

sal dulce

de tu cuerpo

para ven

               ir tan lejos

que te ha(b/l)le

junto al mío

 

 

 

sors douce

de ton corps

pour te rendre

                       si loin 

et que je te (re)garde

près du mien

 

 

 

*

 

 

origen de la imagen de la gema

de tu rostro

                   en el sueño

se acercaba cercado de certezas

 

(es un sueño no es real despertaré)

 

cernida por el cierzo de esa noche

te alejaste al ritmo de mis párpados

 

 

 

origine de l'image de la gemme

de ton visage

                        dans le songe

il avançait cerné de certitudes

 

(c'est un rêve ce n'est pas réel je me réveillerai)

 

scrutée par la bise de cette nuit

tu t'est éloignée au rythme de mes paupières

 

 

HEBERTO DE SYSMO

Poemas de “Maldito y bienamado bibelot », Ed. Baile del Sol 2017

Traduction par Miguel Ángel Real

 

 

Dicotomía Saussureana

 

 

Esta patria, trinchera y escondite,

esta herramienta, este arma, este genial invento,

argot de lo no sido,

germanía que glosa, dialecto en alambique;

es más de lo que puedo dar,

es más allá de mí.

 

Este entramado ardid, ajeno al hombre,

busca la interacción, vulgar, profana,

de quien —por  expresar—  recibe dicha.

 

Esta jerga de nadie y para todo;

arquitectura afín a la conciencia.

Este modo de creer que somos y decimos.

Este acopio de signos sin ternura

¿es mi lenguaje?

 

 

 

Dichotomie à la Saussure

 

Cette patrie, tranchée et cachette,

cet outil, cette arme, cette géniale invention,

argot de ce qui ne fut pas,

jar qui ne glose pas, dialecte en alambic;

c'est plus que je ne peux donner,

c'est au delà de moi.

 

Cet échafaudage de ruses, étranger à l'homme,

cherche l'interaction, vulgaire, profane,

de qui -parce qu'il s'exprime- reçoit du bonheur.

 

Ce jargon de personne et pour tout;

architecture proche de la conscience.

Cette façon de créer que nous sommes et que nous disons.

Cet amoncellement de signes sans tendresse

est-ce mon langage?

 

 

 

 

 

 

[Dis]función estética

 

Las primeras palabras -cuando niños-

provocan la alegría de los padres.

 

Las últimas palabras de la vida

provocan la tristeza de los hijos.

 

Tanta palabrería entre unas y otras

resulta el argumento

de un género intermedio

entre comedia y drama;

donde así el arte

condicionado queda

por la belleza y el espanto.

 

 

 

[Dis]fonction esthétique

 

Les premiers mots -dans notre enfance-

provoquent la joie des parents.

 

Les derniers mots de la vie

provoquent la tristesse des enfants.

 

Autant de verbiage entre les uns et les autres

devient l'argument

d'un genre intermédiaire

entre comédie et drame ;

où l'art reste

ainsi conditionné

par la beauté et l'effroi.

 

 

Inanidad sonora

 

Fui a su lecho,

le confesé cuánto la amaba,

más tarde le exigí una explicación;

ella encendió  la luz

y repitió

mi  nombre en el vacío.

 

 

Inanité sonore

 

J'allai dans son lit,

lui avouai combien je l'aimai,

plus tard je lui exigeai une explication ;

elle alluma la lumière

et répéta

mon nom dans le vide.

 

 

Inveterado

 

Busca mi mano un hueco en blanco,

un nuevo hueco en blanco en que escribir

lo novedosamente viejo;

la página intocada del cuaderno

mi mano busca, su tragedia llama

a la fatalidad invertebrada

de [re]escribir.

El vicio de llenar el folio en blanco

conseguirá educar a mi mirada.

 

 

 

Invétéré

 

Ma main cherche un creux en blanc,

un nouveau creux en blanc où écrire

ce qui est nouvellement vieux ;

la page non touchée du cahier

est cherchée par ma main, sa tragédie appelle

la fatalité invertébrée

de [ré]écrire.

Le vice de remplir la feuille blanche

réussira à éduquer mon regard

 

 

Lampo en la deriva

 

 

La Poesía es Inteligencia;

conforman ambas ese matrimonio

en el que la intuición es rol de amante.

Obviamos la entidad inteligente

cuando nos entregamos a su lira,

mas sin inteligencia, Poesía

sigue siendo aquello que  hojece;

el lampo en la deriva.

 

 

 

 

Lueur dans la dérive.

 

 

La Poésie, c'est de l'Intelligence ;

toutes deux forment ce mariage

où l'intuition a le rôle de l'amant.

Nous omettons l'entité intelligente

quand nous nous livrons à sa lyre,

mais sans intelligence, la Poésie

est toujours ce qui verdit ;

la lueur dans la dérive.

 

 

 

Espiral de vida

 

 

Decir para vivir,

vivir para decir,

y después de haber dicho

volver a desdecirse.

 

 

 

Spirale de vie

 

Dire pour vivre,

vivre pour dire,

et après avoir dit

à nouveau se dédire.

Miércoles, 26 Febrero 2020 04:49

PEDRO SÁNCHEZ SANZ / “Refugio en el vuelo” /

 

 

PEDRO SÁNCHEZ SANZ

Poèmes de “Refugio en el vuelo”, Chamán Ediciones, Mai 2019

Traduction par Miguel Ángel Real

 

 

PATRIAS

 

 

Allá donde se estremece la luz

de tu lámpara y se acrecienta el peso

del corazón cuando alberga la voz

que pudo ser simiente,

dirige tus pasos, recoge el fruto.

 

Dicen de la patria que es un destino,

un regazo de madre inmaculado

que orbita sobre su propia verdad.

 

Sea quizá una palabra barroca,

redoble de tambores en la sombra,

un hogar de obligado cumplimiento.

 

Innumerables islas nos esperan

en nubes y mares insospechados,

con los rescoldos del último fuego.

El corazón reserva

rincones para todas sus cenizas.

 

 

PATRIES

 

Là où frémit la lumière

de ta lampe, où augmente le poids

du coeur quand il héberge la voix

qui aurait pu être sémence,

dirige tes pas, cueille le fruit.

 

On dit de la patrie qu'elle est un destin,

le giron immaculé d'une mère

qui orbite sur sa propre vérité.

 

C'est peut être un mot baroque,

roulement de tambours dans l'ombre,

un foyer d'exécution obligatoire.

 

Des îles innombrables nous attendent

sur des nuages et des mers insoupçonnées,

avec les braises du dernier feu.

Le coeur réserve

des recoins pour toutes ses cendres.

 

 

 

METEOROLOGÍA

 

Detrás de la lluvia

no había nada,

tan sólo un vacío

húmedo de cueva,

caída sin fin

de un grito suicida,

buriel desencanto

de nube desplazada.

 

Detrás de la niebla

quizás habrá un día

un tacto mojado

de amor primerizo,

alargado trino

de estrella fugaz,

un gesto sagrado,

bautizo jubiloso.

 

Detrás de la lluvia

se esconde la niebla,

como  un animal

que olisquea el aire

y espera que deje

de sonar la tormenta.

 

 

MÉTÉOROLOGIE

 

Derrière la pluie

il n'y avait rien,

seulement un vide

humide de grotte,

chute sans fin

d'un cri suicide,

désenchantement rougeâtre

de nuage déplacé.

 

Derrière le brouillard

il y aura peut être un jour

un toucher mouillé

de premier amour,

trille élancé

d'étoile filante,

un geste sacré,

baptême joyeux.

 

Derrière la pluie

se cache le brouillard,

comme un animal

qui hume l'air

et attend que l'orage

ne retentisse plus.

 

 

 

 

SEMILLA DE SAL

 

 

            Incrustada en la piel como un album de recuerdos gastados vino de un mar de infancia a poblar tus abismos.

 

       Suda, llora, grita. Sal es todo lo que quedará de ti cuando el tiempo y el aire hagan su labor de

alimañas. Con suerte será semilla que caiga en otro rostro o se enrede en el pelo de una muchacha fértil, abonando la raíz que tuvo tu nombre y tu palabra. Será horizonte blanco, germen de un manantial que recorrerá el pasado reseco de tu ausencia, en busca de la húmeda caricia de la anémona y la escama.

 

       Viaja la sal a lomos de un delfín irredento, en un mar sin tiempo ni medida, hasta el suave canto de las sirenas: tu voz mecida en la primera cuna.

 

 

 

GRAINE DE SEL

 

            Incrustée dans la peau comme un album de souvenirs élimés, elle est venue d'une mer d'enfance peupler tes abîmes.

 

            Sue, pleure, crie. Du sel, c'est tout ce qui restera de toi quand le temps et l'air auront accompli leur labeur d'animal nuisible. Avec de la chance, ce sera une graine qui tombera sur un autre visage ou qui s'emmêlera dans les cheveux d'une jeune fille fertile, en engraissant la racine qui tenait ton nom et ta parole. Ce sera un horizon blanc, germe d'une source qui parcourra le passé desséché de ton absence, à la recherche de l'humide caresse de l'anémone et de l'écaille.

 

            Le sel voyage sur le dos d'un dauphin invétéré, dans une mer sans temps ni mesure, jusqu'au chant suave des sirènes: ta voix bercée dans le premier berceau.

Miércoles, 26 Febrero 2020 04:02

Selección Poética de JEAN-CLAUDE CROMMELYNCK

 

 

JEAN-CLAUDE CROMMELYNCK

Traducción de Miguel Ángel Real

 

 

 

645 Les maelströms verts.


Le fleuve ronfle, siffle la rivière, souffle la montagne
Vive les pirates, vive les enfants-sauvages
Des arbres déguisés en oiseaux
Agitent leurs branches de feuilles jeunes
Pour plaire à Arthur sur la promenade
Et s'envolent avec lui vers d'autres maelströms verts
Où ils ne seront plus seuls jusqu'au linceul d'écume
Alors s'élève une clameur d'outre-terre
Un fou sans doute échappé du destin et qui crie à tout va
Aimez vous, aimez vous l'un l'autre et forniquez
Car j'ai fait un miracle aujourd'hui
Il n'y a plus de maladies sexuellement transmissibles
Pour prouver ma bonne foi, pour prouver qu'il faut me croire
Sachez que le plaisir est rétabli et la nudité un état d'ange
Le fleuve siffle, la rivière ronfle, craque la montagne
Vive les pauvres, vive les vieillards-sauvages

 

 

 

645 Los maelstroms verdes

 

El río ronca, silba el río, silba la montaña

Vivan los piratas, vivan los niños-salvajes

Arboles disfrazados de pájaros

Agitan sus ramas de hojas amarillas

Para complacer a Arthur[1] en el paseo

Y vuelan con él hacia otros maelstroms verdes

Donde ya no estarán solos hasta la mortaja de espuma

Se eleva entonces un clamor de ultra-tierra

Un loco que sin duda escapó del destino y que grita sin cesar

Amaos, amaos los unos a los otros y fornicad

Pues hoy he hecho un milagro

Ya no hay enfermedades de transmisión sexual

Para demostraros mi buena fe, para demostraros que debéis creerme,

Sabed que el placer ha sido restablecido y que la desnudez es un estado angelical

El río silba, el río ronca, cruje la montaña

Vivan los pobres, vivan los viejos-salvajes

 

 

 

 

858 Rêves secrets

Enfant Rimbaud je te rends hommage
Au fond de la cave près de la chaudière
où brûlaient mes jouets
j’ai connu la nature humaine
Á sept ans le patron de mon père
riant très fort à l’une de mes sorties
m’a trouvé beaucoup d’humour
et je suis devenu intelligent
J’ai marché réveillant les baleines
Bleutées et somnolentes
Une goutte a suffi pour étancher ma soif
et un baiser à me combler d’amour
J’ai alors en solitaire arpenté la terre
et j’y ai tout trouvé de mes rêves secrets

 

 

858 Sueños secretos 

 

Niño Rimbaud te rindo homenaje

Al fondo de la bodega cerca de la caldera

donde ardían mis juguetes

conocí la naturaleza humana

A los siete años al jefe de mi padre

que se reía bien fuerte ante una ocurrencia mía

le pareció que yo tenía mucho humor

y me volví inteligente

Caminé despertando ballenas

Azuladas y somnolientas

Bastó una gota para apagar mi sed

y un beso para colmarme de amor

Entonces recorrí en solitario la tierra

y en ella entendí todo de mis sueños secretos

 

 

 

De "Derrière les paupières...L'immensité”, Maelström éditions

 

 

 

 

 

1033 New world IV (Les misérables)

Sans revenir à la vie oubliée
libre se pense le prisonnier qui dort.
La poussière étanche sa soif
du sang de l’innocent versé jour après jour
par les houles de haine.
Enchevêtrement des mondes
les uns à travers d’autres
passés, à venir et si peu présents.
Sans domiciles et ambulants
confondus dans une même misère.
Sans famille du jour à des années lumières
du romantisme misérable de Hugo.
Enfants errant seuls dans les mondes hostiles
et inconnus où ils sont proies de la chasse.
Vieux oubliés jetés aux mouroirs
ou finissant sur les trottoirs
immobiles, aux maisons, affaissés

 

 

 

1033 New World IV (Los miserables)

 

Sin volver a la vida olvidada

libre se piensa el prisionero que duerme.
El polvo apaga su sed

con la sangre del inocente vertida día a día

por oleadas de odio.
Maraña de mundos

unos a través de otros

pasados, por venir y tan poco presentes.
Sin domicilio y ambulantes

confundidos en una misma miseria.
Sin familia del día a años luz

del romanticismo miserable de Hugo.
Niños que vagan solos en los mundos hostiles

y desconocidos donde son presa de la caza.

Viejos olvidados tirados a los morideros

o que terminan en las aceras

inmóviles, en las casas, hundidos

 

 

 

 

Nous aurions dû sanctifier le moindre grain de sable et nous abîmer dans une humilité pâle
et d'un charme évident vêtir la nature
nos espérances sont devenues d'infâmes certitudes et ce sont les fils de roi qui balayent les trottoirs
sales et de simples gens jetés vivants à la rue parce que nous vénérons le veau vert fait de papier
secret filigrané
enlacés d'irréductibles dépendances aux cameras de surveillance, aux essaims de satellites et aux
missiles qui se croisent furtifs dans notre azur trompeur
sacrifiés à d'anciens rituels nous finirons en énigme insoluble pour les générations futures venues
d'ailleurs visiter le terre désertée.

 

 

Hubiéramos debido santificar cualquier grano de arena y hundirnos en una humildad pálida y con
un encanto evidente vestir la naturaleza
nuestras esperanzas se han vuelto infames certidumbres y son los hijos de rey quienes barren las
aceras sucias y hay gente sencilla tirada viva a la calle porque veneramos el becerro verde hecho
de papel secreto con filigrana
abrazados por dependencias irreductibles a las cámaras de vigilancia, a los enjambres de satélites
y a los misiles que se creen furtivos en nuestro cielo engañoso
sacrificados por antiguos ritos terminaremos como un enigma insoluble para las generaciones
futuras venidas de otra parte a visitar la tierra desierta
 

[1]Arthur Rimbaud

Publicado en VENTANA FRANCESA

 

ºESCRIBIR: LA BÚSQUEDA DE LA PROPIA VOZ

Por: Marco Ornelas[i]

 

 

Poetizar: la más inocente

de todas las ocupaciones.

Hölderlin

 

¿Por qué escribir poesía? ¿Por qué escribir? Quizá, porque toda ideología es lenguaje, ergo sum: conociendo —el funcionamiento de la maquinaria de— el lenguaje puedes “escapar” de la ideología. Escapar de la inautenticidad. Fugarse. Tratar de huir del azar —si esto acaso es posible—. La autodeterminación es la condición sine quan non de lo humano. Hablar castellano es sólo un accidente. Tal vez ahora que lo pienso, viene a mi mente el nombre de Samuel Beckett: el apátrida de su lengua. El poeta es por antonomasia un deconstruktor. Claro, esto hace referencia directa al discurso de Derrida, el maestro de los poetas contemporáneos. Para mí, poesía y filosofía (lingüística, hoy) son sinónimos. Ante la equivocación de Platón de dividir la filosofía y la poesía, María Zambrano vendrá a decirnos muchos años después: “No se encuentra el hombre entero en la filosofía; no se encuentra la totalidad de lo humano en la poesía (Cfr. Filosofía y poesía, FCE. Segunda reimpresión 2001)”. Creo al igual que la filósofa española, que la reconciliación se da en ambas. Wittgenstein, el gran ejemplo de filósofo y poeta. El “Tractatus lógico Philosophicus” y las “Philosophical investigations” son la gran obra poética del siglo XX. Así como “Un coup de dés”, lo fue para el siglo XIX. “De lo que no se puede hablar hay que callar”, es un verso extraordinario. ¿Cómo negar que es casi un alejandrino perfecto, que compite con los grandes versos de Quevedo, tanto en belleza lingüística, como en profundidad filosófica? Un lingüista y poeta peruano muy conocido, expresa mejor que yo este asunto sobre la búsqueda personal de la voz poética, aunque en su caso, sea negándola, es decir; buscar la extinción del “yo”. En un ensayo brillante escribe: “En defensa del poema como aberración significante”. El discípulo de Chomsky, parte de tres autores: Freud, Saussure y Lacan para defender su tesis sobre la creación de poemas en la actualidad. Según el autor de “Llantos Elíseos”, fue Freud, quien demolió con su libro: “Tres ensayos sobre teoría sexual” la teoría platónica de que lo humano, desde el comienzo de las edades, fue dividido en dos mitades que siempre están buscando unirse. Es decir, la pulsión primordial. El objeto de la pulsión en el hombre es la mujer, y en la mujer el hombre; y el fin de dicha pulsión es el coito. Esta es la tesis que Aristófanes expresó tan elocuentemente en el diálogo “El Banquete”. Pues no, vendrá Freud a decir en sus reflexiones a las desviaciones sexuales: que no existe ningún dato natural que ligue la pulsión con el objeto. El primer capítulo de los “Tres Ensayos sobre teoría sexual” trata sobre las aberraciones sexuales y es también una dura crítica al discurso platónico —aristotélico—. Luego vino el lingüista Saussure, en sus “Tres cursos de lingüística general” a decirnos sobre la pulsión de “langue” que todos los seremos humanos tenemos, es decir; no es el lenguaje hablado el natural al hombre, sino la facultad de construir una lengua. Así Saussure estableció que el objeto de la pulsión de “langue” para un significante era el significado. Y no vio el lingüista otro fin de la pulsión de “langue” que el signo. Siempre estamos buscando un significado para cada cosa, aunque signo y significado no tengan alguna relación inherente. Luego entonces: la lengua es un sistema de signos que buscan significación, aunque esta sea arbitraria porque es circunstancial al tiempo y al lugar. “El lazo que une el significante al significado es arbitrario (Curso de lingüística general, Losada, 1945, p. 53)”. Y es aquí donde Lacan hace su entrada para elaborar su tesis saussureana de la arbitrariedad en su dirección más radical; entendiéndola como indeterminación tanto del objeto, como del fin de la pulsión del lenguaje. El resultado es la teoría de la metáfora ―tan asidua a los poetas, porque siempre están postergando la significación―. De lo anterior concluye el poeta peruano, que la metáfora y la metonimia deben ser vistas como las dos aberraciones de la significación porque el fin de ambas no es el signo sino el desplazamiento. Por lo tanto, elaborar poemas hoy en día es huir de la significación discursiva platónica y aristotélica ya superadas.

Me gusta ver la escritura y la filosofía como oficios para ejercer la autenticidad. El creador en la obra artística atestigua su individualidad. El poeta es un buscador de voz propia ―aunque en algunos casos sea negándola―. Por eso me dan una gran ternura los poetas jóvenes que asisten a un taller de poesía, y ahí, les enseñan a realizar ejercicios literarios parecidos a los del tutor, y después, sólo se dedican a imitar sin reflexión alguna. La poesía es un ejercicio del pensamiento. El oficio del poeta es lo opuesto a la imitación. Todo lo contario de la inautenticidad en el decir.

Para mí, escribir poesía es ejercitarse en el pensamiento y lanzarse a buscar la voz personal. Hoy muchos poetas jóvenes lo que buscan es sentirse parte del grupo, pertenecer a una moda. Eso es la poesía para estos. Bien por ellos. Para mí la escritura es un acto solitario: una búsqueda individual. Parafraseando a Ortega y Gasset, considero que la poesía es intimidad con nosotros mismos. ¿Qué trabajo más marginal existe hoy que el del poeta? Los poetas son los nuevos cínicos del siglo XXI. Si Diógenes hubiera existido en este inicio de siglo, seguramente no se masturbaría en la plaza pública como otrora en la antigua Grecia, sino que leería poesía en ella, es decir, en las plazas públicas (no en los bonitos recitales de poesía, o en los encuentros de poetas auspiciados por el Estado). Un poeta puede morirse literalmente de hambre si se radicaliza y sólo se dedica ejercer de poeta.

Escribo ―poesía― porque leo ―poesía―. Me apasionan las vidas de los grandes poetas. Que mejor novela que la vida de Edgar Allan Poe o Verlaine. Escribo ―poesía― porque en mis ensoñaciones me gustaría alcanzar un poco de la autenticidad que alcanzó San Juan de la Cruz o Celan. He intentado escribir ―poesía― desde los dieciséis años, he sido rechazado de grupos, de editoriales, de revistas y sigo aquí; tengo que reconocer que después de veintitrés años de escribir, sigo aquí; intentando escribir. Creo en el poder de la escritura ―de la poesía― ¿pero no sé en qué consiste? Después de tantas lecturas: no sé qué es la escritura ―la poesía―. Con los años, me he alejado de las pretensiones. Al final lo que va quedando es la alegría de leer ―poesía―, como escuchar jazz. Lo tragicómico de saberse dueño de un oficio que no sirve para nada. Un trabajo que no es trabajo. El heroísmo personal de enfrentarse libro con libro al fracaso.

A lo mejor escribo ―poesía―, porque al igual que un tipo de rock en extinción, considero que la escritura ―de poesía― es un camino para ir contra la perversidad del establishment. Una vía para ser tú mismo, lejos de la imposición. Escribo ―poesía― porque la mejor forma de destruir “el ego” es el fracaso. Escribe Derrida: “No hay poema que no se abra como una herida”. Auden decía: “…la poesía es el lenguaje más personal, el más íntimo de los diálogos con el otro”, muy probablemente por esto también escribo ―poesía―.

Escribo ―poesía―, quizá, porque no he superado la etapa metafísica de la vida (podría muy bien decir Comte). Porque creo que con la escritura ―de poesía― se puede dar algún tipo de reconciliación con el mundo, con el otro, con la vida misma.

Leo ―poesía― y escribo, porque me emociona. ¿Cómo olvidar aquellos versos de Dámaso Alonso que leí por primera vez hace veintitrés años, y hoy siguen gravitando en mi memoria:

“A veces en la noche yo me revuelvo y me incorporo en este

nicho en el que hace 45 años que me pudro, y paso largas horas oyendo gemir al huracán, o ladrar los perros, o fluir blandamente la luz de la luna.

Y paso largas horas gimiendo como el huracán, ladrando como un perro enfurecido, fluyendo como la leche de la ubre caliente de una gran vaca amarilla.

Y paso largas horas preguntándole a Dios,

preguntándole por qué se pudre lentamente mi alma”.

 

 

 

[i] León, Gto. 1978. Poeta y ensayista. Fue seleccionado para la antología "Ocho voces de Guanajuato", publicada por la Universidad Iberoamericana, plantel León (2000). Becario del Instituto Estatal de la Cultura de Guanajuato, en el área de literatura, "Jóvenes creadores (2001)". La editorial Azafrán y Cinabrio publicó su libro de ensayos: "El mito de Proteo (2008)". Asistió al taller de poesía "Aprendiz de Brujo" con el poeta Sergio Mondragón en (2010). La editorial San Roque en conjunto con Los Otros libros, publicaron su libro de poesía "El concierto Reconciliatorio (2011)". La editorial La Rana de Guanajuato, publicó su poemario: "Variaciones (y dispersiones) de la voz alcanzando el tono (2011)". La Universidad Iberoamericana, León, publicó uno de sus cuentos en la antología "Poquito porque es bendito (2013)". Obtuvo el primer lugar en el "Torneo de poesía Guanajuato 2014 (Adversario en el cuadrilátero)". Fue coeditor de la revista estatal de literatura y arte "Cosido a mano (2014-2016)". Fue seleccionado para el "Seminario de poesía Efraín Huerta del Fondo para las letras de Guanajuato (2016)". En 2017, ganó “Los Premios de Literatura de León (en el área de Poesía Libre)”. La editorial, “Ediciones sin nombre”, en 2017, publicó su libro de poesía: “Aquí no es Neverland”. Cuenta con 7 publicaciones: (tres antologías y 4 de su autoría). Ha colaborado para las revistas nacionales: "Replicante", "Periódico de poesía", “Círculo de poesía” y "Punto de partida en línea (UNAM)". Mantiene su sitio web en: http://elmitodeproteo.blogspot.mx/