BlogRead the Latest News

 
Adán Echeverría

Adán Echeverría

Adán Echeverría. Mérida, Yucatán, (1975). Investigador Posdoctoral en el Instituto de Investigaciones Oceanológicas de la UABC. Doctor en Ciencias Marinas. Columnista en el Periódico impreso El Vigía, y en portal cultural La Piraña (https://piranhamx.club/) Premio Estatal de Literatura Infantil Elvia Rodríguez Cirerol (2011), Nacional de Literatura y Artes Plásticas El Búho 2008 en poesía, Nacional de Poesía Tintanueva (2008), Nacional de Poesía Rosario Castellanos, (2007). Becario del FONCA, Jóvenes Creadores, en Novela (2005-2006). Ha publicado en poesía El ropero del suicida (2002), Delirios de hombre ave (2004), Xenankó (2005), La sonrisa del insecto (2008), Tremévolo (2009), La confusión creciente de la alcantarilla (2011), En espera de la noche (2015), Trapacería y fiesta (2017); los libros de cuentos Fuga de memorias (2006) y Compañeros todos (2015) y las novelas Arena (2009) y Seremos tumba (2011). En literatura infantil ha publicado Las sombras de Fabián (2014).

 

 

Nombre: Adán Echeverría

Doctor en Ciencias por el Centro de Investigaciones y Estudios Avanzados del IPN.

Posdoctorante en el Instituto de Investigaciones Oceanológicas de la UABC

Dirección: Calle Isla San Pedro No 1436, entre Isla Tortuga e Isla San Lorenzo, Fraccionamiento Villas del Roble, C.P. 22842, Ensenada, Baja California

Email: adanizante@yahoo.com.mx romeodianaluz@gmail.com

Tel Cel 646 270 4993

 

 

Pequeño cerdo feminista.

Adán Echeverría

 

 

 

Todo me está negado.

Luis Alberto de Cuenca

 

 

 

 Noviembre de 2017

Ensenada, Baja California

 

 

 

 

Insistes en decir que te parezco increíble.

Increíble mi furia Increíble mi aliento

Increíble el lucero que anuncia mi debacle cada madrugada

como si la luna se cansara de esperar entre mis piernas

y bailara esa música negra que sale de las contaminaciones del jazz

o del marco apócrifo en que no pudimos nunca jamás desenvolvernos

Las noches son apenas un supositorio para tanto sueño perdido

a veces venimos de dos en dos y nos quedamos corpóreos

como amedrentados por los alucinógenos

en esa noche de gatos que se arrastran sobre las celosías de las farmacias

y como si tu padre no nos estuviera persiguiendo con sus camionetas

y sus guardaespaldas

¡Qué bonito!

E insistes en que te parezco tierno

y que me vas a decir duerme duerme negrito

como si se lo dijeras al nuevo ratón de la luna anaranjada

con mi cabeza sobre tu corazón la camisa sudada y abierta

los llorosos dientes de la sin razón que aguarda tu seno cual crisálida

para mis desleídos abrojos

Tú metida en el drenaje

con los párpados morados y la cantimplora a todo lo que da

Levanta la barbilla levántala bien para que la gota blanca

quede prendida en el centro de tu lengua

Abre los ojos y mírame desde esas alturas

arrodillada perla blanca blanquísima irradiando la locura de un presagio

cuando las cejas acaban por sangrar en cada una de las credenciales

y no hay pudores nácar que nos evidencien

más allá de los lunes y los martes en el desempleo

de aquellos días de junio cuando nos enamoramos al mismo tiempo

o decidimos que las noches no iban a faltar porque éramos ángeles

que se embriagan de pieles besos y pieles y aquellos pequeños excesos

que siempre dijimos nos iban a doler en las entrañas

¿Tienes hambre? preguntabas

como si el pulpo de tu mirada no terminara por saber

de la noche parda porque  parduzcos nos hemos vuelto a socorrer

para los nuevos dientes de la camarera

Ellos han vuelto y de nuevo les dices que sí

que eres la verdadera reina de las confidencias

la que salta desde la cornisa sin el rencor cintilando látigos

porque los días de granizo no hay descanso para las mordidas

e insistes en que soy un poco rincón luminiscente augurio

hecho de pequeños cerdos que siempre has soñado en tu costado

debajo de tu cama en tus relicarios multicolor

debajo de las veladoras y las agujas de emociones exactas

No podremos parar Ni para desangrar de nuevo

porque si ven un listón más alto ellos preguntaran por qué

Que dónde está aquel ebrio Que dónde lo has metido

Se preguntarán por qué venir a socorrerte si siempre

acabas por saltar de precipicios nuevos

eléctrico tu canto y las alas desplegadas de diamantes

nuevos cortes de cabello la barba y aquello de la luz clareando en derredor

No podrán comprender tu raciocinio amor de unicornios y estrellas puntiagudas

que se remojan siempre las puntas de dos en dos

y por tus muslos solo las lampreas de mi desesperación habitan

Y dirás que hace días no me has visto

Y que aquel pequeño cerdo feminista que tanto ha doblegado tu interior

tu mutilado adiós a la familia tu irreconocible intelecto de niña de sala

de niebla y oscuro lunar y diablo encarnizado al rojo vivo

morado por la superioridad de los bemoles de la angustia

ha enrojecido de violencias los colores del sudor y a tiempo

pero contigo no

contigo todo es un adiós sincero por las madrugadas

y el limón cae en todas las heridas

los besos en los párpados y la cuna del abrigo

ahí en el hueco de mi pecho donde siempre ronroneas

tu voluntad

Ellos lo saben

Tú te has valido sola para soportar el amor como las tormentas

impúdica y revolucionaria como las nuevas quimeras del siglo XXI

como las tantas mágicas sonrisas en que te descompones en lodos y láminas

dispuesta a guardar la esencia de mi nombre en los perfumes de tu carne

y proteger mis actos Porque eres tú la dueña

La que todo lo puede en la punta del tacón y el cenicero

la reina de las confidencias de todo amanecer

Acá está mi brazo otra vez     mulata

ven a sangrarme de nuevo las violencias del dilatado párpado

No cerraré los ojos nuevamente

quedaré encandilado por tu platinada radiación

mientras la luz se abre y tu lengua esparce la maravilla

Ven a cubrir de algas todos mis rincones con tus labios de anémona

como si no hubiera más dolor que regalarte en cada uno de los abandonos

Insistes y eres la insistencia hecha sombra hecha grito hecha de todo argumento

maquinaria de sueños y réplica empoderada hacia los adioses de antiguas familias

sumidas en las cuevas lunares

en las que siempre hemos de poder reconciliarnos

Vacíos y envilecidos y

felices y entrelazados muslos abdomen puños abiertos

noche tráfago

escalar la madrugada de lamentos que ya no nos importan

En el azul el día en un silbido

donde se cortan los espejos y todos diremos que

la libertad pueden metérsela en

Y habremos de escapar una y otra vez las veces necesarias

para que la dulzura en nuestros cortes y en el fuego de tu amor sea acaso un poco

silencio oscuro

y mal de ojo el aquelarre de no poder ser buenos

como las santas costumbres de los viejos paradigmas de sombras

hacia donde nos quieren conducir

Hay los días y hay los tiempos lúgubres para poder discutir

y aquello de ‘habremos’ no se ha preconizado en la voluntad y no hay disculpa

A qué pedirles a los demás que acepten nuestra luzcuridad inmediata

Las palmas que nos hemos entregado Las mordidas descompuestas

siempre advenedizas

en el rigor de no transparentarse

el peso de nuestra memoria el calamar que se abre

en nuestros pezones perforados

No sabrás de nuevas distancias para poder reconciliar los tiempos y los días

si las tardes de ayer vienen de nuevo a mordernos los tobillos

como fastuosos grilletes de otros oros de la edad media en la que no sabíamos

del placer que causa amar las mordidas de nuestros omóplatos

¿nos dejarán en paz alguna vez?

Ven a verme en esta calavera

cuerpo de cerdo habitación de cerdo palurdo cerdo agrio que soy al revolverme

cual si fueras apenas un refugio

que surge de este raciocinio inmediato

Quítame los pergaminos para no contaminarte

Seremos la insistencia en la cordura

El pájaro a medio camino y la enramada de los puños

praderas para poder volver a ti o que tú corras y escapes

en la furia de los días por venir

donde te he depositado

Yo te esperaré porque estoy arrinconado en tu memoria

y de nada sirve que me filtre en nuevas iridiscencias

en otros claroscuros si en los tantos brillos de tu carne

va mi salivar amargo

los ahorradores de silencios en que desesperas todavía

Ellos siguen ya la cacería de mi cuerpo y tú

insistes con miradas agrias

para esconder mi estrella preferida mi todo parpadeo por la luz de tu locura

Me he quedado sin ojos en alguna edad remota como pez multicolor

Diafragma serpentino arcoiridistinto y malcriado por ti mujer alabardera

Solicitante pátrida voluntariosa de muslos recónditos y milagrería

de espacios

siempre tan precisos en tu insistencia de buenas voluntades

Estaremos acá desnudos tirados en los basureros sociales

en los manantiales de espejos que forman los antros todos

en aquellas madrugadas citadinas donde el mercurial penetra nuestros corazones

y la música es un cataplasma donde agitamos la carne en pos de algún silencio

para nuestros cuerpos amarrados en el infinito de estar juntos contra el mundo

y las patrullas siguen su aterida persecución de infancias que ya se nos van olvidando

quedan arrastradas cual estelas de mugre detrás de nuestros espejismos

detrás de las pastillas los condones y tanta jeringa de puntas oxidadas

somos apenas un nublado espectro en que volcarnos

el uno contra el otro divididos ya en la historia pertinaz de la memoria social

Ellos lo han estimulado tú lo has escarbado en mi espalda en mi nuca calavera

Y yo quedaré anochecido en aquellas primeras voces cuando

duradera tú insistías en que yo era

la maldita maravilla

 

 

 

Madrugar sobre cerdos.

 

Hay silencios que siempre esperan detrás de las barreras del sol

hay colores afrodisiacos colores andróginos

colores que apaciguan los dientes de la violencia

y está el rosa color cerdo

que salta de cama en cama sobre cuerpos lustrosos

Rosados cuerpos de hadas y los cerdos desleídos

que se emborronan por los marcos de las ventanas

en las cabeceras de las camas

en los burós como teléfonos descolgados

las botas bajo colchones y algunos dientes apenas

pizcando sueños en el aire angustiado

de las alucinadas hembras

que cantan de luz en luz

y parpadean apenas el oscuro trébol

en el que dejan los muslos

por si acaso.

 

 

 

 

 

Soñar cerdos cotidianos.

 

Amanece una nueva ciudad cada ciudad cada fresca ciudad gris multicolor

Los edificios abandonados en corbatas tacones rojos y pintalabios

que no terminan de dormir

Se sirven desayunos a prisa montados en las bicicletas

y ellos salen a correr la milla

Como si esperaran trashumar lo cerdo en alguna carretera

Como si lo cerdo apagara sus latidos

Las jóvenes publicistas cantan en los almanaques

y los apátridas van colgados del tranvía

La noche sueña que el día pudo doblegarlos

Que la casa de moneda se ha extraviado y que todo apenas

es la poesía del momento

Corren los cerdos con sus rabitos rosados

y ellas que se enamoran de dos en dos de tres en tres

del mismo descarado cerdo que les abre las compuertas del amor

 

 

 

 

 

Cerdos trepadores hieden.

 

Los multifamiliares apilados en caricias y tendederos

acá se escucha la música de la flauta y el taconeo de aquellas coristas

que apenas regresan para conciliar el sueño diluido en algún reclamo

desde el aparador desde la bocina del teléfono desde el colchón sin premura

Los cerdos las esperan con las espinilleras puestas a un lado de la hamaca

los elevadores no son apenas un espacio para el desamor

lágrimas en cada piso en todo ladrillo escurriendo en las paredes

borroneando las fotografías de algunas victorias antiguas ya

Y los cigarros se apresuran a elevarse a escondidas de las alarmas de humo

Seamos la humareda de otra nueva persecución

Ellas han traído el desayuno para despertar a su cerdo que está pálido

de tanto no dormir

¡Vamos querido que el día se apresura

y tienes que llegar a la oficina!

Ahí viene la nalgada

El apretar testículos con la trompa del cerdo multicolor

en el baño metidos bajo el agua caliente las cerdas en la piel

se erizan

Cada cerdo en su corbata a rayas

desde el caserío para volver a la avenida

Ellas se quitarán la máscara para ser menos la damisela ilustre

y caminar hacia las cortinas en cada desayuno

mirando alejarse al cerdo en su traje sastre

Ya llegará la noche

para ponerse el maquillaje

y salir a conseguir otra moneda.

 

 

 

 

La noche cerda parricida.

 

No infligirás dolor nuevamente en los corazones de las muñequitas de porcelana

En Ámsterdam las prostitutas caminan sobre el látex

de aquellos pequeños cerdos inaugurales

Entre amigos no hay mucho que esconder para decirnos que sí cada trémula fiesta

En los tocadiscos quedamos varados como alrededor de la fogata

Detrás de la ventana se presiente el festival y la carnicería

La marcha de las putas da una vuelta nuevamente al planeta

y aquellos cerdos tercermundistas vienen a copiarlo todo

como lo han hecho con la peste la prostitución y la pederastia tan segura ya

de su epistemología

Los días multicolores no van a volver si apagamos la televisión

no hay que ser irresponsables

para hablar de habitaciones vacías cuando los migrantes no

lo han logrado apenas caen de los barcos hacia las orillas y la arena

Aquellos cerdos se quedaron de rodillas a media manifestación

Se han cancelado los permisos

y la frontera

es el túnel hacia la Tierra de la Desesperación

¡Este año hay elecciones!

¡Malditos cerdos comunistas

déjennos en paz!

 

 

 

 

 

 

 

Las reinas se enamoran de los cerdos

 

y avanzan sus cartas sobre la mesa

Leen el fondo de cada cafetera en busca del discurso

para abolir lo que han leído en el calendario

A veces parecen decir que sí

luego los divorcios

las reuniones sobre cuerpas coños relámpagos y madreselvas

Pero al caer la tarde enamorada

corren sus tiaras hacia la cadera

y se siembran en el rincón de alguna cafetería solitaria

con un libro entre las manos

dispuestas a ver pasar la piara

pendientes siempre de la cacería

porque se saben intactas y revolucionarias

capaces de empuñar el picahielo

para atravesar pulmones y uno que otro corazón

de cerdo.

 

 

 Los monstruos cara de cerdo.

 

Ahí estaba en la ventana de la habitación de mi hija

flotando su rostro sobre la luz que apenas fluía hacia la noche

Yo había metido el carro cuando llegaba del trabajo

Se me había hecho temprano era día de exámenes

Laura me entretuvo con nuevas preguntas acerca de su tesis

                       “Los días enfermos de la literatura occidental”

Tuve que dejar la puerta abierta del cubículo

para no ser presa de posibles acosos a universitarias

Me entretuve cerrándome la bragueta porque no me dejaba terminar

y al fin corrí las avenidas y su carne

su cuello de cisne su garganta los párpados cerrados

el intelecto intacto insigne en la ignominia

decididos a ignorarlo todo

Al llegar a casa

la madre de mis hijos salió al jardín a recibirme

llena de quejos y llantos y acusaciones de

“Te he estado hablando muchas veces

tenías el móvil apagado”

Callad mujer, epa, ¡vámonos al diablo!

y la besé en medio de la lengua

Debí decirle “Amores van y tú me perteneces”

y jalar la media trenza

sobre los omóplatos equidistantes a mi ruina y su desesperado celo

pero no pude con su cara de Mona Lisa

en este perseguirme mundo qué interesas

le mordí tres veces cada párpado y le arranqué una sonrisa de crucifixión

y escuchamos el grito de mi hija de catorce años

Volteamos juntos a mirar la ventana iluminada de su cuarto

la noche nos había cubierto con su oscura calma

las aves alzaron el vuelo

(¿o eran los murciélagos que salían del follaje?)

Alzamos la vista hacia la luz desperdigada y

ahí estaba la cabeza del cerdo

Flotaba en el aire como un globo rosado

con sus ojos achinados y el hocico largo

lanzaba besos de dolor a nuestra alma

Corrimos hacia la habitación desesperados

abrimos la puerta

pero mi hija ya no estaba.

 

 

 

Cerré mis ojos de cerdo

 

y disfruté tus gritos

que se agolparon en la orilla de mi mente

en la puerta del destino solo tendrías que empujar

para reconocerme

y clavar las espuelas en mi corazón

Da ese último paso hacia la oscura voluntad de sentirte perseguida

Atrévete hacia el espacioso encierro de mis favoritas calaveras

en esos rincones

donde guardo antiguos amores amarrados en la memoria

ahí te esperará la angustia el dolor el resquemor de labios

ahí te habitarán las serpientes de mis brazos el veneno de mis dedos

el animal que me persigue en madrugadas

lamerá la cuenca de tus ojos

si te animas

 

 

 

Los cerdos matinales se vislumbran

 

antiguos y llenos de telarañas en el pecho desnudo

caminan con sus camionetas arreglándose el bigote

Los hay con sombrero o calvos o con alguna gorra de militar o beisbolista

ferrocarrilero Lo cierto es que a su edad se observan ya las costras

de una educación que apenas los ha cambiado luego de  cinco mil años

De nada nos sirve culpar a nuestras queridas religiones

si tan solo de dioses se tratara esto de clavarnos uno al otro la carne desprendida

y todo aquel fuego que crece en las plantas de las manos

que brinca de los ojos

como el centellar de universos paralelos

en la noche de la Vía Láctea ¡ya no insistas por favor!

Las hadas mueren porque las princesas hace tiempo que se casan con los parias

Y los reyezuelos se han dedicado a buscar actrices de Hollywood

para insistir sobre cuerpos filmes ocupación desempleo triunfos

y hasta algunos premios obtenidos en el elevador

Los hay cerdos que sobresalen en la película porno de moda

pero los pequeños cerdos feministas siguen ahogados en la muchedumbre

siguen apuntando en la cabeza de Linda Lovelace

para consumir más y más preciada carne latiente miedo

terror y fama tomadas de la mano

corriendo en arco iris de sustancias que hierven hierven en las venas

Ellos cruzan con sus camionetas los aires de alcohol las drogas las prisiones

y hasta los tatuajes en el cuello todos ellos muy fuertes muy coráceos

radiantes en su furia en su bestialidad de dragones invencibles

Los hay que regalan biblias y cuidan las fronteras

Los hay encimados en las televisoras produciendo películas

Los hay durmiendo con las colegialas en las universidades

Y bendito el tiempo de lanzar la última piedra

en esta serie de acusaciones

que no es posible que nos alcancen confesados

Los cerdos matinales no pudieron lograrlo

Un día se miraron sanos y rosados con sus colitas espiral siempre dispuestas

a la cimentación de su gloria

y ahora se ven tan necios diciendo que No que No han sido ellos

que los disculpen que eran otras épocas

Ellas vinieron a mi fiesta Ellas entraron solas al hotel fantasma

Acaso no las hice actrices No aprobaron las materias y hoy son

altas estrellas altas diputadas grandes escritoras lejos del escroto

de sus perseguidores

Los pequeños cerdos feministas las empujan en los diarios

en las marchas en las manifestaciones Y acá aparecen sus rostros

barbados rostros con sombreros lentes negros espejuelos

diamantinas y hasta brillo en los labios

“Aprovecho para decirles que soy gay” dicen los estúpidos ojos del viciado sueño

Los cerdos matinales se han juntado a discernir los futuros del mundo

El país es un estercolero Los cerdos matinales lo saben y

lo han dibujado en pequeños almanaques

¡Que Ishtar bendiga a Linda Lovelace!

Seguiremos a la espera del nuevo anuncio en marquesinas

Del nuevo periodicazo que exponga a nuestra raza

de cerdos que ya no se puede

con tanto lodo en la azotea.

 

 

Para la construcción de un cuento

Adán Echeverría

 

Al escribir cuento hay que considerar desde dónde estoy mirando el texto, y hacernos estas preguntas: ¿Quién cuenta esta historia?, ¿La cuenta el personaje, la cuenta el autor del texto?, ¿Qué se cuenta en esta historia?

Al construir cada personaje debemos plantear su profundidad e introspección mediante los actos y el ambiente en el que se desarrolla. En todos los textos siempre debe haber introspección, el autor se deja sentir con honestidad, y el lector lo agradece, porque podrá reconocer lo que está ahí en el texto, lo más fuerte, y lo que más se transmite, eso vuelve poderoso el texto. En el cuento necesitamos sugerir con sutileza, y jamás vender el final de nuestra historia al inicio de la misma.

Como decía el maestro Rafael Ramírez Heredia, hay que ser más duros al escribir que nuestro lector, y para serlo, hay que imaginar que le escribimos a un lector muy bueno, a un lector muy educado, que ha leído más que nosotros.

Si queremos a un personaje reflexivo, hagámoslo más reflexivo, extremadamente reflexivo; si alegre, más alegre, si suicida, más suicida, si cándido, el más cándido de todos. Hay que apretar el texto. Pero no tan apretados que los personajes sean esclavos, o títeres del autor, y que no puedan moverse hacia donde el texto indica que deban hacerlo, no podemos acartonar a nuestros personajes. Los personajes deben ser tan reales que creamos que nos los encontraremos a la vuelta de la esquina.

Como autores somos los transmisores de esas voces, del genio, de la musa, de la conciencia, que nos habla y nos dicta lo que queremos comunicar. Tan sólo somos transmisores hacia la hoja blanca, somos el conducto donde los personajes viven en ese universo que se les ha construido, que en nuestra faceta de dioses hemos construido para ellos. Veamos pues apretar mediante limpieza y algo que se conoce como Economía del lenguaje: quitar todo lo que sobre, todo lo que no aporte, si hay frases o palabras que pueden quitarse sin lesionar la historia, entonces quitémoslas.

Nuestra labor como narradores es ir creando las imágenes que necesita cada historia. El género inicial de la literatura es la Poesía, el género básico; no porque la poesía sea mas fácil que el cuento o la novela; porque cada género tiene sus complicaciones, y es desde la forma en que se generan que se tornan diferentes para nuestro espacio creativo.

La poesía es creación. Ya Juan en el Evangelio nos remarca la diferencia entre el hombre y los animales: el lenguaje, y podemos pensar con los etólogos (estudian el comportamiento animal), que los animales tienen lenguaje pero no tienen los símbolos para representarlo; lo que nos diferencia es el lenguaje escrito, la codificación y decodificación de los signos sobre la hoja blanca. Juan dice: En el principio era el VERBO, y el Verbo se hizo hombre y habitó entre nosotros (origen del lenguaje), en esta metáfora se reconoce lo necesario al redactar: el Verbo es la Acción, otorga Persona, Tiempo y Modo, aprendamos a usar cada verbo, no nos perdamos en la hoja, no nos perdamos en la línea de tiempo.

Si aceptamos que la Poesía es el inicio de todo, para que haya poema debe haber al menos Imagen Ritmo y Sentido. Debemos hacer la diferenciación entre poesía y prosa: la poesía privilegia la imagen “Un gato brinca sobre la luna”. Nuestra lógica nos impele a pensar que un gato no puede brincar sobre la luna, pero si puedes imaginar que al brincar el gato, si la luna se mira desde una ventana, y ante esa vista se observa una albarrada, y detrás la luna en el cielo, si el gato pasara caminando sobre la barda, y brinca, desde tu mirada, el gato habrá brincado sobre la luna. Una imagen es todo aquello que podemos imaginar, podemos representarnos en la mente,

Un hombre camina se sienta, brinca vuelva, pedalea, rompe una hoja, si te das cuenta casi son puros verbos (vemos las acciones). Las acciones se vuelven imágenes. La prosa se privilegia de los verbos, que hacen que los personajes se muevan dentro de la hoja, dentro de la historia.

La poesía privilegia la imagen y la narrativa privilegia el verbo.

En la poesía hay un hablante lirico que declama y lee el poema, en la narrativa hay un narrador. Hay muchos tipos de narradores, y se puede narrar desde diferentes personas. Por ello, para poder darnos cuenta de ello, debemos saber dos cosas en cada cuento: 1. Quién cuenta, quién narra la historia. 2. Qué se cuenta, qué es lo narrado.

Una vez que como autores comenzamos a resolver esto en nuestra mente, pensar en un tercer punto: ¿Por qué se narra esta historia? ¿Para qué la contamos? Lo importante para el texto es que el autor sepa responderse: ¿Qué se narra? Y ahí es donde podemos reflexionar en las emociones de los personajes, mientras disfrutamos de las descripciones, y nos situamos con claridad en la línea del tiempo de toda narración.

 

La mujer como cumbre de la evolución del ser humano.

Adán Echeverría.

 

y el falo masculino,

en vez del pecho femenino,

es convertido en el punto

central (axis mundi) de la

imaginación.

Joseph Campbell

 

 

Una vez que reconoces que la Palabra (lenguaje), es el primer descubrimiento de importancia vital de los seres humanos (luego el fuego), en el camino para pasar de un estado animal para comenzar a fundar una sociedad, y más adelante una civilización, podemos reconocer que la construcción del concepto Mujer, como hoy lo conocemos, vino mucho después.

Mi afán es reconocer con Enheduanna (la primera escritora de que se tienen registros, conocida como la primera autora que firmó sus obras), describe en la “Historia de Sargón” (su padre, el Rey de los Sumerios), la historia de ella misma (su biografía), y nos relata, cuenta, narra, el Mito de Moisés (quien fuera dejado en un río y salvado por una princesa que le devuelve el poder de reinar sobre los demás, reconociendo su nacimiento), mucho antes de aquellos pasajes Bíblicos recogidos en el Pentateuco o en Leyendas Griegas y Romanas. (Gilgamesh –diluvio–, la leyenda de Sargón; mito del elegido dejado en un río y rescatado –Moisés, Hércules– de las aguas).

Las erradas interpretaciones que con el paso de los años, han hecho las instituciones de poder para doblegar a la mujer son muchas, y deberían ser ya suficientes. Por ello señalo:

1) La tradición judeo-cristiana habla de un hombre (Adán) hecho a imagen y semejanza de dios (o de la simpleza de reconocer que es el hombre –escritor– quien hace a Dios a su semejanza); y de una mujer (llamada Eva) sacada del torso de ese primer hombre (para luego culparla de la caída); algunas tradiciones cuentan igual de Lilith, una mujer anterior a Eva, que no se comporta sumisa con Adán, ni con Dios.

Yo niego la idea de la sumisión de Eva que pretenden extraer los cínicos desde los textos bíblicos, y señalo que el hombre (varón) y la mujer son entes en equilibrio; complementarios únicamente para la procreación, pero disímiles y no necesarios para la práctica del placer (todo lo que causa placer es un dildo, luego hasta el pene puede ser un dildo –dice Beatriz Preciado en su Manifiesto contrasexual).

2) Cómo vemos en los textos que nos deja Enheduanna, ha sido la mujer quien con la inteligencia y reflexión, fue dando forma a los signos que venían de la oralidad, apuntando las primeras historias, y declarando los primeros poemas, con forma de rituales, y registrando, narrando, e inventando los primeros hechos fundacionales de las civilizaciones humanas (en el caso preciso, la sumeria) que luego ha dado lugar a tantas otras, y en la época actual dentro de una connotación judeo-cristiana-islamita. No ha sido el lenguaje por sí solo (los etólogos reconocen los lenguaje existente en infinidad de especies animales); el camino hacia la civilización del animal llamado humano vino con la representación gráfica de aquel primer lenguaje. El hecho de apuntar, crear una grafía, primero para representar el imaginario, y luego como símbolos capaces de representar fonemas.

3) Ya Harold Bloom ha comentado a favor de una mujer Yahvista, como la escritora del Pentateuco, hablaba de una mujer de la corte del rey Salomón, e incluso aclara que fue Betsabé, la mujer que el rey David le arrebatara a Urías.

4) Cuál es entonces la idea de limitar a la mujer dentro de las religiones judeo-cristianas, incluso dentro del Corán, sino solamente el ocultar, por miedo, y rompiendo todo equilibrio, la realidad de la fortaleza de toda mujer, generando persecución sobre ellas, y arrastrándolas a la parte oscura de la sociedad, invisibilizándolas en todas las ocasiones que se les permite, y haciendo de ellas servidumbre.

5) Lo que puede hacer el miedo al otro (en este caso al reconocimiento de la mujer), en toda sociedad. ¿Qué gran valor tiene la mujer que es capaz de gestar en su interior la vida humana? ¿Qué grande es la Naturaleza, que permite la unión cromosómica, de las células masculinas al óvulo para generar vida?

6) Necesario es reconocer en la literatura, en la historia, el registro de nuestra identidad como seres humanos, funcionales para el equilibrio de las energías, y reconocer las intenciones reproductivas separándolas de las placenteras. La mente vive más tiempo que los órganos reproductivos. Necesario es atender al placer del conocimiento sobre el placer sexual, esa nuestra parte que nos une con los demás animales.

7) Refundar el concepto de Mujer como Origen del Lenguaje y Cumbre Evolutiva, con la capacidad para reproducirse y dar vida a un nuevo ser de la especie humana, dependiendo únicamente de que lo desee, y no dependiente del hombre (varón) ni de la sociedad que muchas veces la fustiga.

El Santoral, desde textos como “La leyenda dorada”, nos entrega varones santos que rechazan a la mujer, acusándola de carne que se pudre, de impureza; nos entrega mujeres que se aceptan sucias, y se someten a sus jueces con la esperanza de ser 'limpiadas de sus impurezas'. Ideas publicadas en la “Leyenda dorada”, alrededor de 1260, en la Alta Edad Media. Porque ha sido desde las instituciones oscurantistas de la Edad Media donde surge el oprobio hacia la mujer, donde surge el deseo de destruirla, el deseo de arrebatarle los “ríos de agua viva” que implica el Alto Conocimiento de la voluntad femenina, férrea e inquebrantable. Es en la Edad Media en donde comenzó a implementarse el Falocentrismo, y se abandonó los sexos complementarios, una Madre tierra que debía ser fecundada por la semilla (mírese aquellas enormes columnas, a manera de falos, sembradas en la tierra en muchas ciudades de la cultura maya: Mayapán, Chichén Itzá, Uxmal.

Ese miedo, ese terror, ha caminado a través de las instituciones religiosas, y las malas interpretaciones de los textos sagrados. Se ha roto, a conciencia, con los mandatos de equilibrio de los primeros textos, para construir desde el miedo, desde el abuso de poder, cárceles intelectuales, culturales, y sociales, para someter a la mujer: El martillo de los brujos, es una de esas espantosas obras, hecha por monjes.

Se ha querido hacer caer esas barreras, esas cárceles, y muchas veces se ha actuado desde el equívoco de pretender los mismos derechos, obligaciones y responsabilidades del varón, para la mujer, cuando son totalmente diferentes. Me explico: La mujer no es el anverso, no es el reverso, no es la parte faltante del varón. Lo que debe buscarse es el nacimiento del poder primigenio, la invención y uso inaugural del lenguaje escrito, que nos entregó Enheduanna, la representación gráfica de la oralidad, que permanece en el tiempo. Reconocer el valor primordial de la Mujer como el centro del universo, como la contadora de leyendas; y entregar al Varón el sitio complementario como gestor de vida humana, únicamente.

El agua no puede recogerse, y es incontenible, sin la jarra. La mujer es el agua, fluyente líquido vital, el hombre apenas es el jarro, el receptáculo. Llevamos siglos equivocándonos, y es necesario volver sobre nuestra historia, volver los pasos hacia atrás, y reconocer a la mujer como la cumbre de la evolución humana, sin la cual, nuestra especie se extinguiría.

 

Adan Echeverría

Ahí van las brujas sobre los helicópteros

 

Traduction par Miguel Ángel Real

 

 

 

 

 

la luz cae encima de los vagones del metro

¿A qué salir a la superficie?

quedémonos encerrados en el cuarto

en el subterráneo

en el subsuelo

en el búnker

para qué volar si podemos arrastrarnos

para qué sonreír si podemos despedazarnos

hey tú préstame tu machete

epa ahí va el machetazo

justo a tiempo legal

consolatorio machetazo de tenerte

lejos lejos del corazón

Ahí van las brujas sobre los helicópteros

y esta ciudad

que se me mueve toda como la fe

hey tú deja el gimoteo

y que venga la Salsa

¡arránquese maestro!

arránquese los brazos y la esperanza

a qué salir a la superficie

quedémonos encerrados en el cuarto

las malditas azoteas me harán desfallecer

y la luz continuará su fuga

Esto ya no es divertido

 

 

 

 

Adan Echevarría

Voilà les sorcières sur les hélicoptères

Traduction par Miguel Ángel Real

 

 

 

 

la lumière tombe sur les wagons du métro

à quoi bon remonter à la surface?

restons enfermés dans notre chambre

dans le souterrain

dans le sous-sol

du bunker

pourquoi voler si nous pouvons nous traîner

pourquoi sourire si nous pouvons nous déchiqueter

hé toi prête-moi ta machette

et hop le coup de machette

juste à temps légal

consolateur coup de machette de t'avoir

loin loin du cœur

Voilà les sorcières sur les hélicoptères

et cette ville

qui bouge tout entière comme la foi

hé toi arrête de geindre

et allons-y avec la Salsa

lancez-vous monsieur !

lancez vos bras et votre espoir

à quoi bon remonter à la surface

restons enfermés dans notre chambre

les terrasses maudites me feront mourir

et la lumière continuera dans sa fuite

Ceci n'est plus drôle

Miércoles, 24 Enero 2018 21:24

Equidistante olvido / Adán Echeverría /

 

 

 

 

 

Equidistante olvido

Adán Echeverría

 

Ruegas que la muerte clave sus uñas en los talones y te retuerces por el calor de las fotos grises que se consumen. Los papeles quemados se enredan como serpientes apareándose en orgías. Vas atrapando arcos de luz y miras en las polaroids, esa mueca persistente del enojo que siempre tuvo. Ella continúa mostrando el ácido de la conciencia.

Entre la multitud de rostros que son el mismo, lleno de imperfecciones, y esas cejas anchas que la acompañan, se anega el piso de la habitación con la ceniza y el humo sabor plástico. Así es como pasas revista a sus cronológicos estados de ánimo, mientras las imágenes se distorsionan y se funden agitando el insomnio.

Intentas calmar la ansiedad que escala pantorrillas y se atora en la amplitud de vellos ásperos del pecho. La lengua de sus miradas te circunda, infectando la memoria. Ella en la luz, ella y la oscuridad de labios; la succión, la carne, nido de dientes como astillas, son el golpe a los pulmones. Toses. Ella sigue sosteniendo el cigarro en el amarillo de la boca. Tú perdido entre la luz azul-roja de las flamas que filtra en las pupilas y el latir del corazón aminora su ritmo, convulsiona, se apaga, se esconde al fondo del tórax.

Se arrastra lenta y constante, la música que mana del estéreo que dejaste funcionando. Te resistes a recordarla feliz, y sólo ansías verla, estos últimos instantes, llena de dolor, de odio, agria, palpitando, dentro de esta música que alarga sus compases y que convertida en brisa llega a ti, ingresando a los oídos, para contrarrestar el incendio de la habitación que intenta derretir tus células. Todas las cosas de ella rodeándote, y el fuego en que se consumen, camina sobre tu piel.

A tus espaldas, astilladas voces gritan tu nombre. No quieres oír. ¿Es ella? ¿Ha regresado bajo la lluvia de esta ciudad enajenada? ¿Ella que intenta permanecer en las paredes, debajo de la pintura? ¿Ella que surge de las cenizas como un ave mitológica?

La música empuja el cuerpo hacia delante y atrás. El péndulo no claudica. El humo se violenta en la retina, enrojece la tarde y la voz. La voz de su recuerdo que no termina de arrastrarse hacia la nada: escala, se arrima, te persigue.

No tienes fuerza para darte vuelta y mirar alrededor. Todo arde en el cuarto en el que te has encerrado a quemar sus fotos, y alejar para siempre su recuerdo; ha sido tan devastadora esta lucha por el dominio de las voluntades, ha sido tan cansada, tan violenta, que sólo quieres alcanzarla en el sueño, donde se ha refugiado.

De nuevo el sonido que te nombra. Buscas de donde proviene el eco. Se escucha en el interior de la cabeza. Cierras los ojos y miras hacia dentro del cráneo. La sangre circula en los capilares de los párpados, acentúa el rojo de la oscuridad. Muy dentro, a lo lejos, vislumbras luz escapar dibujando límites de algo parecido a una puerta. Caminas a tientas por las paredes de los nervios. Se agita el cerebro y el temblor alcanza tus pies. Conforme avanzas se hace necesario inclinar el cuerpo para no rasparte con la parte superior del cráneo. Cada vez te inclinas más, hasta acabar de rodillas. Escuchas con atención el aliento de la sangre recorriendo círculos concéntricos. El abrir y cerrar de las válvulas del corazón hacen retumbar el suelo como si caminaras sobre una balsa que flota en la marejada. Acaricias la textura del cerebro mientras te arrastras hacia la luz que filtra el quicio de la puerta.

Una vez recostado junto ella, escuchas las mismas voces surgir del otro lado. Intentas abrirla. No lo logras. Bloqueada por dentro, no te deja atravesar. Golpeas con los nudillos, nadie responde. Tratas de asomarte y la luz ardiendo en las pupilas. Las voces callan. Aferras la mano al frío del material que la conforma, la palpas. Golpeas con furia, gritas, empujas, arañas. Nadie responde.

Vuelves la vista hacia el camino que has avanzado en vano. Sientes que la oscuridad acecha, te va absorbiendo, se agarra a los talones y te jala a su interior. De nuevo golpeas la puerta, se aceleran los latidos y los golpes. El piso en el que estás recostado tiembla. Las voces del otro lado crecen un murmullo persistente.... Detienes los puños, acercas la oreja al metal. Silencio. Todo se mancha de silencio. Claudicas.

Cansado, te recuestas. Jadeas para recuperar el aliento y piensas en los pulmones, en el dolor de humo, en la rasposa nicotina. Te ahogas y toses. El humo te cierra la garganta, agita los párpados. Manoteas para abrir paso en la humareda. La puerta estática. Los murmullos incomprensibles. Pateas la puerta. Piensas desistir y regresar a la oscuridad. De nuevo hacia los ojos y su rojiza sensación, hacia la neurosis que ella dejó con su partida. Ya regresará, ya regresará, pero no sientes más el deseo de esperarla. ¿Quizá el sueño en que se encuentra pueda oscilar los mundos para encontrar otra salida de esa dimensión que la consume? Su silencio estático te golpea, y la puerta no cede, tal vez ella esté del otro lado. Tendría que estar. Debería. Ojalá estuviera.

El silencio mancha la piel, su masa se pega a los dedos, a los codos. Crecen sus pólipos oscuros sobre tu cuerpo. Rodean la cadera, el cuello. Retrocedes arañando el rostro. Arrancando la costra que te inunda. Los latidos ceden, el piso se detiene. Nuevamente los murmullos del otro lado...

—Alguien quiere entrar— logras entender al fin... y regresa el silencio a empaparte la garganta.

Enojado, tratas de tirar la puerta a golpes. El silencio se te mete a la boca. Los nudillos sangran. Detrás de ti, miras circular la sangre en los capilares de los párpados. Brilla el malva de la realidad que te sacude.

Agotado, abandonas la idea y retrocedes sobre el rastro que formaste sobre esta masa pegajosa. Mientras escapas, el espacio crece hasta permitirte quedar de pie, giras para quedar frente a los párpados. Caminas a través de las órbitas de tus ojos: azul, amarillo, rojo. Vuelves la mirada hacia la puerta y el resquicio de luz que escapa. Estas listo para poner un pie fuera, en el exterior, sobre la ceniza de las fotos, y escuchas con claridad muy dentro del cráneo:

— Parece que se ha ido— te detienes un instante, pero no regresas.

 

Los múltiples caminos en ‘La bastarda de Estambul’.

Adán Echeverría

 

Hay que decir que la escritora Elif Shafak (Estrasburgo, 1971) ha desarrollado una novela capaz de ser ejemplo para brindar talleres literarios a los escritores noveles. En esta novela la autora nos muestra desde la forma de nombrar sus capítulos con nombres de algún tipo de alimento, especia o aderezo, excepto el último capítulo, evidenciando la capitulación como un proyecto de escritura. Pretexta el condimento, la comida, la receta, el acto de cocinar, para poder narrarnos la historia de la familia de Zeliha Kazanci, uno de sus personajes principales.

Nos habla de Oriente y Occidente, como de uno solo, haciendo a los personajes tan humanos para reconocernos tan discriminatorios, tan intolerantes con los otros que no son como nosotros. Tenemos miedo a lo que desconocemos, y creemos que los que tienen otra cultura, que creemos tan disímil de la nuestra son ‘los malos’. Y así nos hace viajar, como nos despliega y nos hace enfrentarnos culturalmente entre Estambul, Turquía contra Texas y San Francisco, en los Estados Unidos.

Pone a dos mujeres jóvenes, las une por un pasado aterrador y trágico (estira la línea de tiempo desde el actual siglo XXI hasta el 1915 que tanto cambió la historia política y geográfica del pueblo turco como del pueblo armenio) y las hace reunirse con otros personajes –a veces apenas bocetados- en Círculos Literarios. Los personajes de Estambul que se juntan en el Café Kundera, mientras que en los Estados Unidos se reúnen en un sitio de chat dentro del internet, el Café Constantinopolis. De esta forma logra espejearlos, y nos muestra al mismo tiempo los dos mundos. Lo que me agrada de la novela es cómo la autora no toma partido por ninguno de sus personajes, y menos por los sucesos trágicos como el Holocausto Armenio.

En su novela “La bastarda de Estambul”, Shafak consigue entretenernos, contarnos un poco de historia sin hacer juicios moralistas ni históricos, sin ponerse de lado de algún bando dentro del conflicto. Si hay algún sitio en donde Elif se sitúa es en el de la literatura, y eso se agradece. La autora, al trazar tantos personajes femeninos, nos hade presentir que se ha desdoblado por lo menos en tres de sus personajes; los primeros dos son Zeliha, la madre (tía) de Asya: “Ahora Asya apartó la vista para no tener que mirar más a su madre, la madre a la que nunca llamaba ‘mamá’ y de la que esperaba distanciarse al convertirla en ‘tía’”. El tercer personaje en el que la autora parece estar desdoblada es Armanoush, la hija de una gringa con un armenio que vive en el exilio.

El juego que la autora emplea para unir las vidas de las jóvenes Asya y Armanoush es justo el personaje gringo. La madre de Armanoush, de nombre Rose quien luego de su divorcio del padre de su hija, vuelve a casarse con el turco Mustafa a quien su familia había enviado a los Estados Unidos “para que escapara del mal presagio que caía sobre los hombres de la familia Kazanci”.

Y es por medio de Armanoush desde la que Shafak nos muestra su apetito lector, tanto como las ganas de esparcir el pensamiento. Nos muestra a su joven armenio-americana leyendo a Borges, John Kennedy Toole, Herman Hesse, Óscar Hijuelos, Milan Kundera, Juan Ramón Jiménez entre otros; tan lectora que la hace decir: “Cuando leo un libro no me parece que haya terminado nada. Así que empiezo otro”, como si lo dijera la misma autora.

En la novela se saborean las comidas que se preparan, con ese exotismo que nos plantea la comida turca y armenia; pero igual se agradece el uso de todos los sentidos que la autora logra hacia el lector: los sonidos, la percepción de las gotas, las campanas, las llamadas a la oración, la música de Johnny Cash, el humo de los cigarrillos, el establecimiento para hacerse tatuajes. Y todo esto lo hace de las manos de sus personajes, tanto como de la ambientación en que los conduce. Como una gran lectora, como una plausible creadora, Shafak es capaz de evidenciar muchos de esos recovecos literarios que son capaces de atrapar al lector, y tenerlo sentado hasta la madrugada sin soltar el libro.

¿Qué peros puede tener el libro? Tal vez la historia no termina nunca de ser grandiosa, tal vez a la autora se le cae la novela al final, tal vez a la autora se le escapa el cierre de su historia, y lo precipita. Pero aún así la novela se disfruta, entretiene, informa sobre los aspectos de la historia armenia, conduele, evidencia la violencia del machismo, muestra el grillete de las familias que insisten en rechazar el individualismo, pero mantiene la propuesta clara del respeto a las tradiciones.

En la novela uno puede encontrar los desfases del tiempo; puede uno ir al pasado, al presente, lee unos esos pequeños adelantos (forwards); disfruta el cambio de las voces de los personajes como de los narradores, muchos capítulos se narran desde otra visión. Y eso se agradece.

Pero de la misma forma la autora comete ciertos errores y se vuelve cándida en su construcción. Uno de ellos pueden servir como excelentes ejercicios, básicos, para el taller literario, pero que deberían ser mejor ejecutados a la hora de escribir, es el haber creado esos dos pequeños espíritus que le hablan a la tía Banu, los yinni.

Porque utiliza el recurso de estos espíritus que la tía Banu ha capturado para que le cuenten el pasado de las personas, rumbo hacia cualquier época, a cualquier instante. Porque los yinni lo saben todo (y con este truco literario la autora apenas suplanta al narrador omnisciente, y resuelve de golpe el cómo contarnos los pasados de sus personajes). Entonces la tía Banu, de profesión “vidente”, es capaz de conocer los misterios que las personas han querido esconder, con tan solo mirarlos, tocarlos, estar cerca de ellos. Y esa me parece una forma muy simplista de hacer que el lector se entere de cosas del pasado.

Shafak no es la única que recurre a estos trucos literarios, lo sabemos. Uno lo puede destacar en la película The Village (titulada para México como La Aldea), de M. Night Shyamalan, una excelente obra de suspenso que contiene una escena final en la que el director muestra a los “ancianos líderes” de la aldea, entrando juntos a un cuarto, y revisando unos recortes de prensa que muestra que son unos excelentes científicos que compraron la tierra donde ahora viven apartados de la civilización. Una gratuidad de escena, porque al parecer no supieron como resolver que no había “espíritus malignos en el bosque que rodea la aldea”, sino que los ‘científicos’ lo han construido todo. Y como no se contar la historia, o ya no me queda presupuesto para filmar mucho más, entonces hago una escena, donde –sin otra razón que contarnos a los espectadores- los ancianos y líderes se acercan, y juntos entran a un cuarto a revisar sus recortes. ¡Vaya pues!

Eso es lo que con candidez ocurre con la novela de Elif Shafak. La utilización de los yinni le permiten a la tía Banu y a los lectores conocer el pasado de varios de sus personajes, y terminar de armar la historia que leemos. Una simpleza, pero a pesar de ello hay que admitir que la obra se conduce con fluidez.

Sin embargo, hay espacios dentro de la novela que son excesivamente de interés para un lector que busca estructuras literarias como yo. El inicio del capítulo 5, denominado Vainilla. En este capítulo, una de las escenas transcurre en el Café Kundera “una pequeña cafetería situada en el lado europeo de Estambul”. En ella la autora narra la historia del nombre del café, ¿porqué tiene el apellido de uno de los grandes novelistas de la literatura universal?, y hace que sus personajes debrayen en el asunto. Pero lo que ha llamado poderosamente mi interés es la decoración del local que Shafak describe así:

“De las cuatro paredes colgaban cientos de marcos de todos los tamaños y colores, una multitud de fotografías, pinturas y dibujos, tantos que era fácil dudar que hubiera una pared detrás. Daba la impresión de que el local estaba construido con marcos en lugar de ladrillos. Y en todos los marcos, sin excepción, aparecía la imagen de un camino o carretera. Anchas autopistas de Estados Unidos, carreteras infinitas de Australia, bulliciosas autovías de Alemania, glamurosos bulevares de París, atestadas calles de Roma, estrechos caminos de Machu Pichu, olvidados trayectos de caravanas en África del Norte y mapas de viejas vías comerciales por la Ruta de la Seda siguiendo los pasos de Marco Polo. Había caminos de todo el mundo.”

¡Wow! Lo que representa dicho local para un escritor, para todo lector, para todos los personajes de la literatura. Es el mismo Aleph narrado por Borges, “uno de los puntos del espacio que contienen todos los puntos”.

Sabemos que la literatura es un viaje. Toda vida es un viaje, del nacimiento hacia la muerte. Eso somos los seres vivos, los humanos que alcanzamos a darnos cuenta de ese mismo asunto. Vivir significa viajar por el estado corpóreo, construyendo la historia; vivir es un viaje hacia el futuro. No es por demás irónico, o hasta mágico encontrar este lugar en la novela de Shafak. Las múltiples posibilidades, los múltiples caminos hacia todos lados, cada camino, cada carretera, brecha, bulevar, avenida, no son más que eso, el recordatorio de seguir avanzando. Hacia adelante está el futuro; todos los días viajamos en el tiempo hacia el futuro, inmediato futuro, en el que somos totalmente diferentes al que éramos un segundo antes. De ahí lo hermoso de fantasear la detención del tiempo, de viajar al pasado, el pasado que justamente son las fotografías. Entras a una cafetería, un punto detenido en Estambul, desde donde puedes viajar hacia cualquier sitio. Es de reconocerse el impulso vital que esa escena nos brinda a los comensales del café, como a los que somos sus lectores. Viajar. Caminar cada uno de esos caminos, caminos de todo el mundo, desde los más humanamente civilizados, hasta los que nos muestran la grandeza de nuestros antepasados: Machu Pichu. Viajar implica dejar las cosas atrás, lo que estábamos haciendo, lo que tendremos que hacer cada minuto que llega a nosotros: “Hace ya diez años que recorro el mundo/ He vivido poco / Me he cansado mucho”, nos dice el poeta peruano José Santos Chocano. Y eso es un poco todo, lo que nos hace pensar, reflexionar, la autora de “La bastarda de Estambul” con esta gran escena.

Una novela que vale mucho la pena leer. Una novela que entretiene, se despliega para ser habitada, comunica, charla, conduele. Como este espacio de los múltiples caminos ha recorrer, hay varios espacios narrados que son muy hermosos por ser tan literarios, el globo que pasa por una ventana, mientras la violencia habita un cuerpo, o esa misma ventana donde una mujer escucha el exterior y se deja llevar trepada en el sentimiento y la congoja, dentro de un hospital. Y de esta forma, no importa incluso el espacio narrado por los yinni; al final la magia de la literatura está justamente en eso, en saber apropiarnos de los recursos literarios para contar historias.

 

Elif Shafak. “La bastarda de Estambul”. 381 pp. One Book Sin Fronteras. Traducción al español Sonia Tapia. Penguin Random House Grupo Editorial. Barcelona, España. Noviembre 2016.

 

 

¿Quién encerró al Minotauro?

Adán Echeverría

 

 

El día de muertos la feria amaneció instalada en el parque sin que nadie escuchara algo. Los más trasnochadores dijeron que se fueron a dormir, abandonando el parque, a eso de las tres de la mañana y aún no había nada. Solo la mujer que acostumbraba alimentar a las gallinas de madrugada, vio pasar las camionetas, escuchó voces y algunos martillazos, pero nada tan escandaloso que previera todo el trabajo nocturno para levantar las atracciones.

Ahí estaban los futbolitos, las sillas voladoras, la rueda de la fortuna, esas tablas para tirar canicas, y la zona de rifles de aire para cazar patos de aluminio. En el centro de la feria se encontraba la casa de los sustos y a un costado, la entrada al laberinto con la leyenda: ¿Quién encerró al Minotauro?, entre dibujos de cuernos, colas de reses, pezuñas, y el torso de un hombre corpulento con la cara de un buey.

Al atardecer, los encargados de la feria vociferaban atrayendo a los clientes. La gente del pueblo salió de misa de difuntos y, contrario a las costumbres, quisieron gozar el esparcimiento, contra las indicaciones del párroco, de algunas de las señoras piadosas y de los hombres que apoyaban en la comunión.

Desde la entrada al laberinto, un hombre gritaba:

-¡Llega a ustedes Eeel Laberintooo! -Y abriendo los ojos como un poseso decía a los que se le acercaban: -Acérquense y atrévanse a entrar –la gente sonreía y temblaba al mismo tiempo, ante la desorbitada mirada del hombre; y el palurdo entonces levantaba la vista y continuaba invitando con sus ademanes: -¡Miren al monstruo: Mitad toro, mitad hombre!

Las personas dudaban porque. Además, el párroco había bajado de la Iglesia para agredir verbalmente a los encargados de la feria, junto con los feligreses:

- Es noche de día de muertos. Vayan a sus casas. Hagan oración.

Con todo y la confusión que se había armado, muchos se percataron que Raúl, uno de los acólitos de tan sólo 13 años, como un desafío hacía sí mismo, decidió entrar al laberinto. No había oscurecido cuando el muchacho preguntó al encargado: -¿Cuánto cuesta la entrada?

- Para ti es gratis.

A las dos de la mañana cuando la gente decidió que era tiempo de refugiarse en su casa, porque el frío comenzaba a picarles la piel, y los ojos les ardían por esas ventiscas heladas que circulaban en el descampado, la feria comenzó a cerrar sus atracciones. Pero nadie vio salir a Raúl del laberinto.

Sus padres quisieron hablar con los encargados de la feria pero ellos solo argumentaban: Es imposible que haya entrado solo, no se permite. Los niños tienen que entrar acompañados de un adulto.

Los padres y otras muchas personas del pueblo, enfurecidas, despertaron al alcalde, quien con los policías, los que vieron entrar al muchacho, y hasta el mismo sacerdote obligaron a los encargados a desmontar el laberinto. Estaba oscuro y una densa neblina había caído sobre el pueblo. Nada pudieron hallar entre los retorcidos fierros y láminas.

Los hombres de la feria fueron llevados a la cárcel pública. Los policías recorrieron las calles, interrogaron a los amigos de Raúl, dieron rondines por las carreteras aledañas, las entradas y las salidas del pueblo, se internaron por el monte, sin encontrar nada.

Cansados vieron salir el sol del amanecer, y ante la luz dulce de la mañana, con el terror en los ojos, se percataron que el parque se encontraba abandonado, limpio y silencioso: ningún juego mecánico ni carpa se encontraban instalados. Todas las atracciones que habían disfrutado por la noche, ante la luz brillante del sol, habían desaparecido; la feria había sido levantada y nadie supo cómo ni en qué momento. Corrieron hacia la cárcel pública a pedir explicación a los detenidos, pero no hallaron a nadie tras las rejas, sólo algunos huesos humanos y unos cráneos relucientes y pequeños como de niños, cenizas y las colillas de cigarros que presumían haber sido fumados hacía poco tiempo aun desprendía su picante aroma.

Apareció entre ellos la mujer que solía alimentar a las gallinas muy de madrugada y les dijo: -A las tres de la mañana se fueron en sus camionetas.

 

Buscando a Daniela (me encuentro) en Lágrimas de Newton

Adán Echeverría

 

Daniela se busca, Daniela encontrándose. En el espejo, desdoblada en la entrega. Vocación y sentido. Veracidad y repudio de las formas, dani dani danielita en la mira, mira la mirada... hay una d que se desdobla, se desgaja, suelta sus amarras y un cigarro que va cruzando entre los ojos, el humo y la luz y la luz es el humo en la conciencia. Otro cigarro, y sus manos crecen hacia mi. Y Daniela sigue fumando y viajando hacia la página en blanco, toda ella, toda. Una lente que hace el zoom no tradicional. Historias de simplezas, proezas heroicas de lo simple, o de los simples que somos todos. Y yo con la angustia por el rompimiento. Y todo duele en las vísceras, y me espera el inodoro, pero no me asusta la soledad, la soledad de los parques, del metro,  las casetas telefónicas, de la interface y de la comunidad de ficticianos donde la he reconocido por vez primera: Volantes, Red Ribbon.

Ahí está Daniela Bojórquez y yo meditando en la presentación del libro de cuentos que agrupa a los talleristas de Alberto Chimal. Hay algo de frío, una cerveza en la mano y miro a Daniela, ahí, como siempre que la he visto, tomando la palabra, saludando a los que pasan a su alrededor. Soy yo buscando a Daniela, reconociéndola en las voces de los personajes que describe en esta su primera obra, como si cargara con ellos todo el día (y es que puede suceder que uno lleve a todos lados a sus personajes), soy el lector que intenta adentrarse en la soledad (y qué es el rompimiento sino abandonarse a uno mismo), —te he hablado de ella— le había dicho en un cuarto de dos por dos, tocando el techo con las puntas de los pies, y ella (mi ella de aquel entonces) desnudita como debió estarlo siempre, va pasando su lengua en mi barbilla, estiro el libro de cuentos y le hablo: “Por la noche vuelven las pesadillas y Mena no tiene a quién abrazar”, salto un poco: “...la manera es lo de menos, y Mena, el día después de mañana mirando a mamá muerta...” (en Monito maniquí), me han gustado sus cuentos, le había dicho pero quizá no me escuchara, planeábamos ya la separación. Y supe de la soledad, leer la soledad, leer a solas, al amanecer, en los camiones, devorarse, fue cuando comencé a buscar a Daniela, y me dí cuenta que yo habitaba estas historias. Habitaba mi pasión, mi sentimiento tirado al aire, voladores de odio, aletazos de abandonos, todos nos decimos adiós sin consecuencias (¿todos?), los seres humanos predecibles y patéticos: y creía que aún no era humano: tear down the wall, gritan a mi oído.

Acá estoy, mi aquella me ha invitado a la presentación del libro de los talleristas de Alberto Chimal, en esta institución de letrilleros me hallo inexacto, robando el tiempo a mi propia vida, y en el avión, y en el hotel, y en las noches de  chelas y hierba y siempre las voces, todos dejando sudor en mi conciencia, y Daniela, Daniela Bojórquez entre los dedos, hoja a hoja página y blancura, el desdoblamiento del artista, fotógrafa, escritora, egresada del diplomado de la SOGEM del Estado de México, integrante de la primera generación de narrativa de la Fundación para las Letras Mexicanas, ahí estaba esa noche, igual que yo, caminando equidistantes, esperando el brindis: más alcohol, pláticas, las presentaciones; yo esperaba a quien todavía estaba en mi historia y contemplé a la autora, sus manos girando junto a mi rostro, llevarse el cigarro a los labios, sus ojos estudiando, contemplando más allá de nuestra forma; queda atrás la noche de la presentación, la madrugada y las desnudeces de mi aquella, los pies caminando el techo en la luz tenue; tengo su libro y esta nueva noche me espera sobre la hoja blanca, y voy revisando de nuevo su trabajo; detenido en este gusto de sentirme terco y atrapado en la lasitud de nombrarme y reconocerme. Daniela te busco y me he encontrado.

Estoy sentado como una linda mujercita, escuchando a la amiga que viene a contemplar mi tristeza, a ser compañera como siempre en los rompimientos, y una cometa se eleva en el parque de enfrente, y acá está la lluvia, siempre presente, cuántas veces he reconocido el rostro en esos nubarrones, buscando al autor me siento Mirta sentada frente a la narradora, esa voz que le va contando sobre los amores que se diluyen, que permiten sentirme una tonta-imbécil, una tierna mujercita como siempre he querido serlo; y mi aquella de ese entonces sería mi propio Gutierre.

“Olvida a Gutierre. Tienes ojos profundos y pocos años. Gutierre mañana o a más tardar dentro de tres semanas, se irá con otra (la idea de él en otro lugar, con alguna otra mujer en este momento, posa un velo como bruma del campo sobre los ojos de Mirta —y me reconozco Mirta—, que me miran con cariño a veces, extrañeza casi siempre y enojo en este instante).”, (en Perder el hilo).

Cierro el libro de Bojórquez, avanzo las páginas: “Habían dejado de verse, ocupada una en la venta de collares y el otro en un viaje a las islas del sur.” (en Mece el mar), no puede ser, carajo, sigo dentro, sigo desdoblado inmerso en la soledad, girando, girando sobre mi propia sombra que se descompone.

Mi propia ella que se ha desvanecido, ella es mi machito, ella mi cabra, ella mi rémora sanguínea. ¿Cómo se siente el esqueleto del abandonado? “Le parece que si él llega, no necesitarán de otras palabras, con que llegue es suficiente...” (en No demasiado).

Y nada nos detiene al alejarnos, se rompe el punto del no-retorno, como en la fornicación, si no se da el apretón de la calma, entonces todo se dispara hacia la salida, la salida de tu vida, y la mía, y la nuestra y nos quedamos cadavéricos y reptilíneos, óseos; es poco lo que nos condiciona, acá estamos lúgubres tras el abandono. Y habitamos la tierra, esta tierra que es la verdadera, la fantástica tierra de las fantasías, la isla misteriosa, la villa de Oz, la canción del inmigrante, el dorado, acá en nuestro territorio completamente nuestro, el mundo feliz, un mundo feliz, habitando la literatura, belwayé (para ser regionalistas), la matrix, cualquier zona-paraíso-lugar: comala, macondo, santa maría, cualquier otro, nuestros terrenos, nuestras ficciones, y Daniela Bojórquez perdida corriendo en esos sitios, de sitio a sitio hay estaciones, años, décadas, movimientos literarios, becas, traiciones, rompimientos, sueños, guerrillas, unos mueren, se dictan sentencias, caen los ahorcados y perdonen ustedes siempre no había armas atómicas, pero el tipo era malo eso que ni qué, se le ahorcó en cadena nacional porque era lo mejor para los niños, y siempre las vitaminas que nos levantan, las encuestas que nos apuntan sus molares de máquinas y raciocinios, pero ella camina, yo camino, ellos caminaron, todos sobre la literatura, y es que nadie nos arruina la zona que construimos, ni sus lagrimitas, ni sus llamaradas, acá estamos construyendo, construyéndonos, y nos vamos todos por la misma ruta, sigue el camino amarillo, o la línea de fuego, o quizá debas seguir pedaleando letra por letra para construirte y basta: ella no construye sobre eso, ya viene implícito en su genética, desde el kinder o en la primaria pudo ver los volantes en las casetas telefónicas, o mirar por las ventanillas del metro, pero la formación televisiva, de cineastas, fotográfica, nos trae al punto de chocar, colisionar, como intelectos, transformándonos, ella en sus narraciones, yo como sus personajes, y doliendo doliendo como en Duela duele: “Vivir ahí sería perfecto, el problema es la inseguridad, más para alguien como ella, que está sola, una mujer joven y sola”.

Siempre la soledad y la lluvia, el asfalto, los edificios, el metro no puede faltar, y el hacinamiento, y que me dices de la inseguridad, todo recurrente, y la forma tiene que ser armada para ignorar el fondo, o para crear el mismo fondo, el mundo construido de Daniela Bojórquez es diferente en la percepción hacia lo que puede suceder con el verdadero Distrito, (el defectuoso que ni qué —qué de qué, bueno, pos pa luego...) y la autora nos mira de reojo y lee con nosotros, se lee con nosotros, nos lee al interpretarla, y yo sentado(a) (ah, las dualidades tan incomprendidas por los homofóbicos) , soy Mirta (en Perder el hilo):

“—¿Qué decías?— pregunta.” (pregunto pal caso).

“—Decía que para ti Gutierre ya no existe—. (Que ya no exista, Mirta, y esto lo pienso mientras mi amiga regresa a la conversación, a su capuchino, a su presencia en estas mesas de la terraza).”

Lo piensa la narradora(o), Daniela —quizá— la maldita que le ha dado baje con el novio, amiga, si chucha y sus calzonzotes.

Todo se nos nubla de nuevo, las intenciones, los rostros que van recorriéndose uno a otro, y nos queda la cometa, detenida en el cielo, brillando, en contraste con el firmamento.

Todo se nubla, todo, todo, se va descascarando y me encuentro, me he encontrado buscando a Daniela. Voy hacia el espejo, y ahí estoy con el estómago crecido de las caguamas, con el pelo enredado, los mismos jeans sucios, y dentro de la pupila, la sonrisa destartalada de Daniela Bojórquez, atrás han quedado los sinsabores del rompimiento, los horizontes son plenos y anaranjados, amanece, seguiremos la ruta de las lecturas, hoy alguien me ha salvado. He leído y se que existo.

Lágrimas de Newton por Daniela Bojórquez publicado por Ficticia y la Fundación para las Letras Mexicanas, en la colección Biblioteca de Cuento “Primeras Obras” dividido en 4 partes: El clima para hoy, Horizonte: ventanas, Cajita de chácharas y Dos camiones, contiene 20 cuentos cortos en un total de 96 páginas.

 

EL CORREDOR DE LAS NINFAS / novela, última entrega /

Adán Echeverría

 

 

 

12

 

 

-- ¡Momento, momento!, antes de entrar muéstrame si firmaste el convenio... Perfecto... clarísimo: si se deja entrar el amor, las cosas dejan de ser divertidas. Le había dicho Jill a Óscar Garfias, la tarde en que éste se armó de valor y fue a La Casa del Honor a entrevistarse con Luisa. El olor era agrio, mezcla de marihuana, alcohol, orinas y sangre. Habían pintado todos los vidrios de negro, les gustaba la oscuridad.

Jill seguía en su trono, a sus pies se encontraban desnudos, como en una postal del imperio romano, Audomaro y Alí, a quienes había adoptado como sus bufones, sus taburetes, sus esclavos, sus troles bajo el arco de sus muslos. Encadenados del cuello, y el otro extremo en las manos de Jill, que los atraía hacia ella cuando así lo quería. Un pequeño juego sexual de dominación en que ella continuamente le gustaba divertirse, y en el que aquellos participaban gustosos. ¿Un juego? ¿Gustosos? La presencia ficticia de aquella princesa Leia Organa atada a Jabba the Hut era solo un simulacro. ¿Por qué atar siempre a las mujeres? Una es mujer para tener a los hombres domesticados, sometidos, detenidos ante nuestros caprichos. Esther Vilar siempre tuvo la razón, y por décadas no quisieron escucharla. Yo la he escuchado muy bien, y mírame profesor, mírame bien; ellos creen que es un juego, pero no saben que el castigo apenas comienza.

-- Déjame decirte profesor, que Luisa es mía, y hace lo que yo quiero solamente. Y como la amo, le concedo ciertos caprichos. Y uno de sus caprichos es no verte más. ¿Quién soy yo para no consentirla? Si la amo, luego entonces cumplo sus caprichos. Lo siento. Ahora lárgate, y mucho cuidado con dónde te apareces y con quién hablas. Yo me entero de todo lo que haces; hay muchos cachorros que me traen siempre noticias de todo lo que quiero enterarme. El convenio que has firmado te libera de todo, lo sabes; pero si rompes las reglas establecidas… mejor no rompas el convenio. Tu firma es suficiente para mí.

-- ¿Lo es? entonces, ¿por qué vigilarme?-- Salí de la Casa del Honor con la cola entre las patas, sintiéndome más cobarde que en toda mi vida. Aquellas escenas de las chicas del instituto colgadas de mi hombría cuando caminaba por los corredores y la plaza de la escuela, ¿qué cosa eran ahora? Entraba y salía de la Casa del Honor, del bastión de las Dead Planters, y todas aquellas juventudes, se reían de mí cobardía. Todos eran prisioneros de aquel íncubo de Victoria Lamas, y mientras siguieran metidos en aquel lugar, las cosas no podrían cambiar; al contrario, la magia de su fuerza y dominio iba en aumento. Sabía que tenía que denunciarlas. Pero igual sabía que sus perros: Audomaro, Alí, Marco, cualquiera de las Dead Planters: Irlanda, Irma Suelí, Mariana, o alguno de sus troles, sus zorras, me seguirían, podrían matarme si ella daba la orden. Si la policía se paseaba por acá, me culparían. Y me habían perdonado la vida, solo por Luisa. Jill había ido a la casa a matarme. Me había enviado a Patricia para poder llegar sin pudor hasta mí. Entonces me di cuenta que ver a Paty era precisamente la única puerta, porque Patricia se movía sola.

-- Tira la ropa donde quieras, quédate bien desnudito... ¿qué más puedes hacer corazón? ¿qué se va a hacer con el corazón?; ¡carajo!, al respeto, ése tirano, tíralo a la basura y luego súbete a mi cama.

Había dicho Patricia Cáceres a Óscar Garfias cuando accedió a tener relaciones con ella sí le decía donde tenían escondida a Luisa. Y ahora, una vez que Luisa había vuelto a la Casa del Honor, donde Jill y las Dead Planters habían montado su guarida, volvía a ser su prisionera disfrazada de musa, de amor platónico, de mujer amada. Óscar quería entrevistarse con Jill, y tuvo que ceder a la enfermedad de Patricia Cáceres, volver a tener sexo con ella, aunque la vez anterior tuvo que ir a declarar por abuso de menores.

- Te digo solo si me la metes te diré. Soy tu salvoconducto, profe. Pero esta vez, tendrás que ser machito, y metérmela sin condón. Vamos, arriésgate. Dices que soy una puta, pero yo te quiero, siempre te he querido. No sé por qué diablos quieres ir a ver a esa pendeja lesbiana de tu ex esposa que te mandó al diablo, por decisión propia, y por una rapazuela que la tiene dominada. Si que te jodieron profesorsito. Yo puedo olvidarme de la Jill y las Dead Planters, podemos sacarle dinero a mis padres y largarnos juntos a Cancún o a cualquier lado que se te antoje.

-- No entiendes Paty. Luisa fue quien me pedido con la mirada que la rescate. Jill ha perdido la cabeza.

-- La flaca de Jill siempre ha estado loca, se cogía a todos los novios de su madre. A todas las novias de su padre, se dejaba coger por todos. Siempre los acusó de ser unos adictos al sexo, y por eso decidió dedicarse ella a lo mismo. Los mató, ¿sabías? Y dejó que unos perros los despedazaran, y luego hizo que todos se los comieran, hasta tú, ¿no te da vergüenza? Estas tan metido en esto que no sé ni cómo no te has dado un balazo, profesor, sería lo más decente que hicieras. Pero yo quiero sexo, quiero tenerte, quiero disfrutarte, te he deseado, yo si sigo encandilado de ti, porque siempre te he querido para mí. Por eso no puse resistencia cuando Jill me pidió que te abordara. Y cuando vi que tu esposa llegó a descubrirnos sentí un odio bárbaro.

-- Pero fue Luisa la que me salvó. Gracias a ella Jill no me quitó la vida.

-- ¡Qué dices profesor! He sido yo la que te salvó la vida. Mi deseo por ti te ha salvado la vida. Quien no quiere sexo, profesor, Vamos, castígame y te diré donde está tu lesbiana ex esposa. Se han ido a la Hacienda de Tabi, ahí en un ritual que las Dead Planters han montado, coronarán a Jill Inked como la Diosa del Placer, o alguna idiotez así, y harán una magna orgía con todos los chavitos del instituto, y luego lo van a subir a internet; según Jill para vengarse de los padres, de todos los adultos, de toda la pútrida moral. Es tan cagante, ésa pinche flaca está muy loca, pero ahora sí que se los jodió a todos. Está bien loca, pero tiene cierto sentido su locura. Yo apoyo lo que va a hacer, pero me parece que se le ha pasado la mano con tanta violencia. Todos somos violentos, profesor, lo sabes bien, y a veces nos hacen sacar lo peor de nosotros. Hay que saber controlarse ¿no cree?

Me acosté con Patricia, y tengo que reconocer que no fue tan violento como pensé que sería, al contrario, fue algo muy dulce y hasta tierno. Gemía con tanta dulzura, y sus besos eran un mucho de arrebato; a veces aún cruza por mi mente que ésta chamaca si que me quería.

-- Pero qué dice profesor ¡también Patricia es una menor de edad!

-- Este tipo me da asco en verdad –Enrique se dirigía a Rilma mientras se pasaba un pañuelo por la frente; yo no puedo reconocer por dónde armar este rompecabezas. El tipo me parece ahora tan patético, y no puedo ver cómo podría salvarse de esto--- Continúe por favor.

Viajé a Tabi en mi carro. Lo dejé en el pueblo más cercano, para que no me vieran acercarme; ellas tenían en su poder un convenio con mi firma. El convenio no era tal cosa, sino la descripción tácita del plan que yo les daba a ellas. No una confesión, una carta dirigida a ellas en el que Yo les iba diciendo lo que tenían que hacer, por qué tenían que hacerlo, y en la parte final mi firma encima de mi nombre, signando: Gran Maestro. Ha Jill le encantaban los juegos, e involucrarme de lleno le producía regocijo. Llegué hasta la hacienda en aventón y caminando entre el monte y los naranjales. Tuve que esperar escondido a que anocheciera. Llegué antes que ellos. Los autobuses y vehículos arribaron a eso de las 4 o 5 de la tarde. Pusieron música, hubo premiaciones, cosas de escuela, fotos, abrazos y felicidad. La ceremonia de clausura de curso, ése era el disfraz, estuvo hasta las ocho de la noche; cuando todos los adultos se fueron, y solo se quedaron, de campamento todos los estudiantes de la preparatoria y de la secundaria, empezaba el verdadero ritual. Eran muchos más chicos, pero no todos sabían de la acampada. Se había elegido sólo a 45 chicos; cada una de las Dead Planters propuso a 11 chicos, y a esos habría que sumar a Marco, el primo de Jill que volvió con ella después del fallecimiento de la madre de Jill, su tía. Cuando todo ya era oscuridad, la música sonaba, las fogatas ardían, decidí meterme a escondidas para poder dar con Luisa.

-- Pero mira a ese wey desbaratándose como quinceañero... ¿Nadie le ha dicho que el amor ha muerto? --Irly lo había dicho en voz alta al verlo entrar a escondidas. Quería que Óscar sintiera vergüenza de mirar a las cuatro ninfas disfrutando del cuerpo desnudo de Luisa. Como unas vampiras estaban encimadas sobre ella, bebiéndola, gozándola. Luisa parecía desmayada, pero gemía por momentos. Parecía tan drogada.

-- Así es como se trata a una mujer. Pobre estúpido. Y pensar que yo era una de aquellas que se detenía a mirarte sobre el barandal,-- escupía Gogo.

Alí, entre tanto intentaba soltarse de la pared donde Jill había colgado la cadena que le ataba el cuello. "Acá te quedas, mi perro hermoso, mi perro vagabundo. Al rato jugaremos al palo; ese será mi nuevo juguetito, y te lo meteré en el culo." Y le daba besos en la barbilla. El pobre chico tenía la mirada extraviada, aquello que al principio pareció un juego de dominación ya era un martirio. Las cadenas le llagaban las muñecas, el cuello. De sus ojos no salía más que tristeza, abandono, y el deseo por alcanzar la muerte que pudiera liberarlo. Estaba perdido.

-- A ver a ver; tú estás triste a este nivel, yo como seis niveles más abajo, -decía Jill caminando su flacura al frente de su esclavo, paseándose por el cuarto, mientras sus Dead Planters habían dejado el cuerpo de Luisa en el suelo, y me habían aprisionado- Cuando vos estás feliz a este nivel, yo como ocho niveles más arriba... ¿capish?; ese es el gradiente de mis emociones... sólo hay que sobrellevarlas... sí, aunque aprieten hay que saber vivir y bien; pequeño profesor, pequeño profesor, qué diablos hace usted acá. Teníamos un trato: usted asumiría los riesgos, y nosotras dejábamos libre a Luisa. Y hoy, precisamente que todo iba a terminar, se presenta acá y sin invitación. ¡Luisa es nuestra!, por decisión propia. Hay un acta de divorcio, acaso no lo sabes. Así que no tienes porque despedazarte porque ella te dejó por mí, habrías de entenderlo y ser un poca más… ¿hombre?; -las Dead Planters se carcajeaban- Mi sentimiento es único, algo como no producir dopamina, que en verdad es útil para lo que requiero. Y vamos a beber tequila.

Jill desvariaba, estaba perdida entre la droga, el sexo, la algarabía, la soberbia, el ego. Había sido declarada reina, diosa del placer. Y se había dejado coger por todos los que en aquel momento así lo desearon.

-- No temas, jamás, que la emoción puede ser una fantasía única. La gente tiene miedo de dejarse dominar, de dominar también, pero esa sutil línea que conocemos como “moral”, no tiene nada que ver con nosotros. Estamos acá, en los corredores de la mente, miramos el mundo desde estas alturas, desde el subsuelo, y ellos, todos se echan para atrás cuando ven que alguien está decidido. Yo estoy decidida, siempre lo he estado. Tenemos la vida por delante para acabar con todo, para acabar con estas sociedades violentas. No fui violada ni he permitido que nadie vaya en contra de mí. Yo lo he sabido siempre, el poder está acá en la cabeza, para eso nos dieron el pensamiento. A los seis años me di cuenta que era poderosa. Que podía lograr lo que quería. He sufrido, me ha costado, pero cada que he querido algo, lo he tomado. Así que no vengas a juzgar quién soy, ni cómo soy, porque al día siguiente seré totalmente diferente, seré como quiera en el momento. Plasticidad, querido profesor. Me mimetizaré, me esconderé, saldré siempre triunfante aunque duela. Los remordimientos son para los débiles.

Me armé de valor. Ver a Luisa en ese estado de agonía, verla ahí, en medio de todo aquello, era algo que no podía permitir. El olor a sexo. Los gemidos, los olores de los fluidos orgánicos, eran contagiosos para un hombre vicioso como lo soy yo. Todo aquello se me subió como una bola de fuego a la garganta:

-- Tú no decides por la vida de los demás. Ni puedes decidir por la libertad del pensamiento de otros. Si ellos han decidido tener sexo, no tienes tú que humillarlos a nivel mundial; menos juzgar a sus padres o destruirlos, como piensas hacerlo.

Las Dead Planters me lanzaron al suelo, sujetándome de los brazos por atrás. Luisa se incorporó, y la vi diferente. Ya no la ví como víctima, sino… ¿Me regala otro cigarro por favor?

Enrique estaba parado, recostando la espalda sobre la pared del cuarto. Rilma lo miró solícita, desde la silla, aún frente al profesor Garfias. Enrique sacó un cigarro de la cajetilla, caminó hacia él, le encendió el cigarro y se lo acercó. Rilma sirvió un poco de agua, y puso los codos sobre la mesa. En sus ojos Enrique pudo mirar que estaba cansada, la tarde se había hecho demasiada larga, y la historia que el profesor les contaba los mantenía en vilo. Una vez que le había entregado el cigarro, Enrique quiso volver a su pared para continuar escuchando.

-- Yo igual quiero un cigarro…- la voz de Rilma le pareció una súplica; le acercó la cajetilla y cuando ella quiso cogerla le notó un pequeño temblor en las manos. Rilma se pudo percatar de ello, y lo miró con ojos endurecidos. Enrique no quiso comentar nada. La dejó ser y el cuarto se llenó del humo que los tres dejaban escapar en cada exhalación.

--- Lástima que lo que ahora pienses, profesor, no tendrá ningún sentido; porque los videos son un hecho consumado. Audomaro ya está por lanzarlo todo. En minutos, a los padres de estos críos, les llegarán a su correo las ligas de las páginas con los videos de sus querubines gozando como dios manda. —y al decirlo, hizo un gesto, como indicando un lugar donde ocurría aquello. Al ver que Luisa estaba repuesta, pensé que las palabras que había dicho sobre la dignidad de los jóvenes, era algo a lo que aún podía aferrarme; ella me ayudaría, estaba seguro, o al menos creí estarlo. Y haciendo uso de toda mi fuerza corrí hacia donde Jill había señalado. Salí del cuarto, y logré cerrar por fuera, para impedirles perseguirme; ellas se aglutinaron y empujaban, en poco tiempo botarían la barrera y me darían alcance. Pero yo haría todo por encontrar a Audomaro, o eso intentaría. Pero me topé con Marco al bajar las escalares… desperté en el hospital, sin saber qué fue lo que ocurrió. Lo demás ustedes me lo han dicho.

13

-- Mientras más me aferro a pensarte más hondo es el vacío, ¿aprenderé a volar con la caída? ¿O acaso entrar en el sueño de la memoria será una mejor oportunidad para todos? --Luisa acariciaba el rostro de su adorada Jill Inked, mientras le hablaba como si se hablara a ella misma--. Al fin lo hemos conseguido Jill, pequeña, ser la una para la otra. Lo hemos conseguido como todo lo que desde el principio te había prometido. Fuiste tan fuerte, pequeña, tan decidida. Todo aquello que había imaginado para nosotras me lo diste. Todo aquello que te propuse desde la primera vez que te tuve para mí, lo volviste realidad. Tu esfuerzo, tu decisión, tu valor siempre será un aliciente para mí. Nadie podrá ser jamás como tú, Jill Inked, mi queridísima.

-- Ya no seré más Jill, --decía apenas como un suspiro--, seré de nuevo Victoria. Porque tú me has entregado. – el llanto se había hecho presente en esos ojos como flamas, apagados sí, pero llenos de ira, de ese odio creciente que los volvía tan negros.

-- El día siempre estuvo a nuestro favor, Victoria. Has ganado. Hemos ganado. Tú, nos has dado la libertad, y hemos podido demostrar que el empoderamiento de la mujer siempre estará muchos niveles por encima de cualquier hombre. Lo has entendido muy bien. Lo has logrado. Ya no te resistas más.

-- Lo sé, Luisa, nos ha costado, pero todo ha sido tal como tú me lo has pedido; pero tú sigues y yo me tengo que detener. ¿Qué he ganado entonces? Hoy sé que te amo, a pesar de todo, con la cordura que siempre he querido amarte. No me duelen ni los huesos, ni el amor propio, ni me asusta la muerte, las cosas ocurrieron porque así tenía que ser. Si tenías que empujarme para poder escapar, ese será entonces mi sacrificio. Que mejor forma de olvidar un dolor no corporal que hacer que alguien te golpee, que un toro te embista, que te arrolle un automóvil, que te rompan los brazos que te claven las manos, que te sangren la piel con una navaja... y eso necesito, desangrarme poco a poco, hacerme líquida. Y permanecer joven, siempre.

-- Creí que nos perdías pero nos has salvado. Pero lo has hecho bien, querida Victoria.

Gogo apareció en la puerta del cuarto del hospital. Victoria la miró sorprendida apenas. Gogo se veía diferente; había cumplido ya los 17 años y le mostró a Victoria las manos sin sus guantes de siempre.

-- Igual es tiempo para renacer, querida,-- le dijo Luisa tomándola de las manos. Jill no sabía qué pensar; miró a Luisa, pero esta le acarició la frente, y le dio la espalda caminando hacia la ventana. El día era lumínico. La brisa movía los rayos del sol, haciendo arder las pieles de los transeúntes en esa ciudad del sureste de México.

-- Ese es el sol de un día clarísimo, tienes que creerlo Vicki (la verdad me cuesta nombrarte de otra manera, para mí siempre serás Jill Inked)-- sonrió divertida-; tienes que mirar el sol, y pensar en lo que hoy dejas; es el sol brillante en un día azul clarísimo, como un renacimiento, o es que estás muerta y el infierno es de este color tan azul con un ojo amarillo mirando cada uno de tus movimientos. Querida Jill ¿existes en verdad? Querida Jill, tu sacrificio nos hará libres. Ellos vendrán por ti en cualquier momento, y es hora de salir ya, hacia nuevos mundos, hacia nuevos retos. Ya no importa lo que tengas que decirle, a los demás, a la policía o a quien sea. Todos saben ya que eres tú la gran guerrera, y todos se darán por bien servidos cuando lleguen a ti.

Jill reaccionó cuando ya Gogo le estaba poniendo la inyección en el cuello, pero le fue imposible moverse; luego Gogo cogió la almohada y se la puso encima del rostro, Luisa solo la miraba, con esa sonrisa tenue de aprobación. Gogo le acercó a Luisa una maleta. Jill parecía dormida. El pulso se fue haciendo tenue, y los pitidos en la máquina se llenaban de esos silencios cada vez más largos, que indicaban la despedida. Gogo apenas la había desmayado, que el sedante hiciera el resto. Luisa entró al cuarto de baño y salió de ahí, pelirroja y con un vestido rojo escotadísimo por detrás; como aquella vez que se había disfrazado para pasar como si fuera la madre de Jill y rescatar a Mariana Bojórquez de los separos, pagando su fianza. Se montó una gabardina, se puso unos lentes para el sol y salió del cuarto, abrazando a aquella jovencita universitaria de diecisiete años, arropándola como su hija y caminaron por los pasillos del hospital, silenciosas; la joven Gogo llorando tiernamente, hasta que juntas alcanzaron el elevador.

Lo peor de una decepción es mirarse al espejo... Rilma lo sabía; es el claro reflejo de nuestra ineficiencia, para evitarlo siempre estarán las máscaras de nuestro orgullo, pero nada es tan real como cuando a solas, nos miramos en el espejo. Desde la hacienda Tabi, siguieron la otra camioneta en que las mujeres habían escapado; los patrones de huellas los llevaron hasta la carretera a Campeche. Las cámaras permitieron ver a cinco mujeres juntas cruzar la caseta de cobro. Se detuvieron en Calkiní para comer algo, comprar algo de ropa que las hiciera verse diferentes, y dividirse para tomar el autobús; las buscaban para detenerlas, pero Irly que siempre había sido la más entrona, se llevó consigo a Mariana. Luisa, Jill y Gogo huyeron por otro camino.

Cuatro horas más tarde, Irly era detenida, pero antes de ello, le cortó el cuello a Mariana Bojórquez, que se lo había ofrecido decidida, como un cordero consciente de su destino: ¡La cárcel jamás será una opción! ¡Nadie tiene derecho a detener nuestros ideales! ¡La muerte es nuestra mejor salida, siempre! Era una de esas máximas que Jill siempre les decía. Ellas lo tenían muy claro. Mariana se arrodilló ante Irly, sonriendo siempre, sonriendo. Pleno el juicio y el deseo por la libertad del filo de la navaja. Cuando la policía logró someterla Irly ya había roto con las muelas una de las cápsulas que Luisa le había preparado, que dentro tenía cianuro de potasio (todo se consigue en la internet, reía Jill mientras preparaban el plan de escape). La policía no pudo hacer nada por ella.

Las otras tres lograron tomar el camión y llegaron hasta Ciudad del Carmen. Jill y Luisa tomaron una habitación, y mandaron a Gogo a otro hotel. Dos días después, Enrique García y Rilma Ferrera llegaron a Campeche, los tenían muy cerca, y esperaban prenderlas en cualquier momento. Les estaban pisando los talones. Jill junto con Luisa ya no supieron más de Gogo. Al ver por las noticias que estaban cercándolas, abandonaron todo, y quisieron salir del hotel, abordarían otro autobús para atravesar el puente, y esforzándose llegarían a Villahermosa. Justo cuando querían brincar por una ventana del segundo piso, Jill sintió una mano en sus espaldas, y se precipitó hacia la calle. Cayó de costado, rompiéndose la cadera y el brazo derecho. Se había abierto la cabeza. Luisa pidió ayuda a unos vecinos, y cuando vio que la atendían, logró escapar por la puerta del hotel.

Dos días después la puerta de la habitación del hospital de Jill se abrió para que Luisa entrara, y la tomara de las manos. Jill entendió que venía por ella, que al final no dejarían que la arrestaran. Pero Luisa y Gogo tenían otro plan. Jill ya no podría desplazarse por sí misma (¡la cárcel no será jamás una opción!, recordaba sus palabras); estaba parapléjica; morir era su mejor victoria, y ellas tenían que apresurarse.

Al abrirse el elevador, Enrique García y Rilma Ferrara se cruzaron con ellas sin reconocerlas. Luisa y Gogo entraron junto con un camillero, dos médicos y una enfermera, y el elevador se cerró protegiéndolas de las miradas de los detectives; si estos hubieran querido mirar atrás, pero Enrique ya no quería volver a los recuerdos, el atrás estaba vedado ya, en las historias que el profesor Óscar Garfias les había referido. "Son muy hábiles para utilizar aquello del "sexo débil", para utilizar todo lo que se discute en las redes, en las legislaciones, para hacer uso de lo que culturalmente se piensa acerca del machismo: todas las mujeres son víctimas, y no somos capaces de catalogarlas como victimarias".

Para Enrique atrás había quedado su noviazgo, aquella ternura en la que se sintió pleno, ahora llevaba las manos, el corazón, la mente, enlodado por aquella violencia que había sorprendido a la ciudad. La muerte de tantos niños, un ritual sexual entre chicos menores de edad. Niños asesinos, mujeres violentas. Le habían abierto las fosas nasales ante el tufo social en el que se miraba inmersa la sociedad, que tenía obligación de defender. Los padres de los chicos muertos habían llenado solicitudes para poder bajar los videos de aquel canal libre de la red, pero la gente siempre ha sido morbosa, y todo aquel sexo infantil y juvenil, que destrozaba la memoria de sus padres, familiares, instituciones, pasaba uno a uno incluso por los teléfonos móviles. La noticia se había hecho nacional, y no era para menos.

Ni Enrique ni Rilma querían volver a mirar atrás. Pensaban que yendo hacia adelante darían con aquellas tres mujeres, y las pistas de aquellos vecinos que habían socorrido a una muchachita en un accidente, ahora los traía a este hospital. "La madre nos llamó alterada, pero luego cuando llegó la ambulancia, ya no la encontramos"

El rostro de Jill se había hecho famoso en las noticias, en los videos aquellos de su coronación sexual, en aquella sonrisa que acercaba a la cámara, lasciva y con unos ojos cargados de vida, de furia, de toda esa alegría juvenil plagado por el desenfreno, y esa capacidad de liderazgo. Del hospital igual la habían reconocido, y dado aviso a las autoridades. Enrique y Rilma habían llegado tarde –de nuevo--, y seguían empujando hacia adelante, y así se cruzaron con ellas al salir del elevador, pudieron mirar hacia atrás; pero no lo hicieron. Buscaban el cuarto, la cama donde estaba encerrada aquella Victoria Lamas, la despiadada Jill Inked de las Dead Planters, responsable de la muerte de más de 40 jovencitos.

-- Estoy tan cansado, tan harto de despertar y que al mirarme al espejo, la misma puta tristeza siga ahí en mi rostro chupándome como el parásito que es. Hoy me espera un día gris y sin mucho sentido, un día para ahogarme en mis pensamientos; una vez más, como tantas noches, sin apreciar los amaneceres... y ¿sabes?, eso es exacto lo que quiero. Olvidarme de todo, pintarlo todo de gris. Para mí se ha terminado la esperanza en esta puta humanidad. La calamidad ha hecho nido en mi vida. El sexo lo domina todo, la violencia tiene sus manteles largos, y nos acecha a todas horas. Qué bien que hemos perdido la ruta. Entré a la policía para intentar tener descanso luego de la muerte de Elena. Quise pensar que podría proteger a la sociedad. Pero no he podido conseguirlo. He fracasado.

-- Atrapamos al profesor, y ahora vemos que tres de las chicas están muertas. Cada quien tiene que asumir sus responsabilidades. Los padres, los maestros, las autoridades educativas, la misma prensa.

-- Y nosotros. Nada hicimos nosotros. El profesor confesó, pero fuimos incapaces de creer que unas chicas fueran las responsables de todo lo que ahora nos estalló en la cara. Lo culpábamos a él. Lo odiábamos a él. Porque era el macho y por eso tenía que ser el responsable de tanta maldad. El profesor Garfias despertó asqueado de sus actos y nos los escupió a la cara. Ellas nos lo entregaron para darse tiempo de escapar, y nosotros perdimos el tiempo en esa carnada. Despertó y era nuestro. Jamás pudimos entender cómo ha ocurrido. Estamos manchados para siempre. ¡Qué humanidad!, somos incapaz de proteger a los infantes. Ni las escuelas pueden estar a salvo de nuestra mugre. Los alumnos se matan entre ellos. Los padres preocupados por conseguir dinero, sexo, fama, reconocimiento, los traen al mundo y son incapaces de protegerlos, de darles un poco de felicidad.

-- ¿Viste los videos? Los chicos se ven chicos felices. Se veían decididos en sus actos. La mente humana tiene demasiados giros, Enrique. Jamás podremos saber las razones que tienen para las cosas que hacen.

-- Eso jamás me dará tranquilidad ni me sirve de consuelo.

 

 

 

----F I N ---

 

    

 

EL CORREDOR DE LAS NINFAS / novela, cuarta entrega /

Adán Echeverría

 

 

7

-- Se trata de que esos 45 menores de edad, eran prostituidos por su propia voluntad. Eso es más o menos lo que el sospechoso viene diciendo hasta ahora. Dijo que quiere un trato, contará todo, sin guardarse nada, lo único que quiere es poder enterrar a su esposa.

-- Pues hay que ver que eso se cumpla, has el papeleo, y veamos que nos tiene que decir.

-- Pero capitán, como pueden prostituirse jóvenes de trece años por su propia voluntad. De qué está hablando este monstruo.

-- Usted me tiene acá mientras los culpables siguen libres.

-- De qué culpables habla, quiere decir que esas niñas que siguen desaparecidas son las responsables de estos actos y que ellas planearon esto, hasta inculparlo a usted.

-- Esas cuatro mujeres que me han hecho responsable de todo lo que ha pasado. A mi siempre me gustaron los niños, ¿y usted me cree capaz de haberlos asesinado?

-- Profesor, tenemos sus huellas por toda la escena del crimen, incluso rastros de semen nos ha dado el adn que coincide con lo suyo, no tiene caso mentir, rastros de sangre, saliva, semen suyo fue encontrado en muchos de los niños muertos. La escuela le había expulsado a sugerencia de los padres, porque se le acusaba de abusar de ellos.  Lo que creemos es que usted tiene secuestradas o muertas a esas cinco niñas y queremos que por favor entienda que es necesario que nos diga donde están.

-- Están huyendo, esos monstruos están huyendo mientras ustedes me tienen acá. Ese es el juego y ellas están ganando, ¿no pueden entenderlo? Ellas mataron a mi Luisa, tienen que detenerlas, porque esto no terminará acá. Usted puede creerme o no, pero hágame caso. Necesito que tenga confianza en mi, yo le contaré todo, usted tiene que darse cuenta de el poder que esos monstruos tienen, de lo que son capaces, abra la mente, abra los sentidos. Luisa, mi mujer, Victoria, éramos amantes los tres.

-- ¿Victoria Lamas? Era una estudiante de 16 años, maldito. Está usted ensuciando la memoria de su esposa; ahora dirá que entre los dos abusaban de ella.

"Nos casamos, y regresamos al turno vespertino, Luisa seguía divertida mirando toda la coquetería de las muchachas de la preparatoria. Esa noche me lo dijo: Te das cuenta que esto no va a acabar mientras crean que eres soltero."

Estás loca, estas chicas no pararán aunque sepan que estoy casado. Pero estás errada, tú tienes ese mismo poder solo que los chicos usualmente miran hacia abajo en la edad, mientras las mujercitas acostumbran mirar hacia arriba en la edad, con mayor soltura, no que no les gusten chicos menores, pero siempre van en busca de esa “simulada protección” tan anunciada para no asumir que lo que quisieran es un revolcón de antología, y ese no lo sueñan con chamacos que aun viven jalándosela y se consuelan mirándole las tetas, y babeando cuando se les ve el calzoncito al sentarse con las piernas abiertas. Esa es la diferencia. Ellas buscarán, aun entre los otros alumnos, esos chicos de quienes esperan que quieran propasarse, que sepan besar, que estén dispuestas a romperle los calzones y a desgreñarlas, y lo piensan en el sentido de que ellas intentarán el juego de: conmigo eso no pasará, ni creas, pero bien que se mueren de ganas.

Ja ja, eres un machote mi amor, hablas desde la pura hormona, me encantas. No se que tan cierto sea.

Mírate, me estás hablando de que no tengo razón pero tienes mi verga dentro de tu boca. Mientras me la vas mamando me vas diciendo que las chicas no son así.

Yo te amo, eres mi esposo.

Pero si no digo que sean putas, solo que quieren precisamente esto, un pene en su boca, un pene legal, alguna lo consiguen como tú, otras se topan con tipos muchos más cínicos que yo que son capaces de mentir tanto, tomarlas y luego dejarlas. Y en esa culpa, van creando el ciclo cotidiano de nuevos intentos generacionales. Muchas acaban luego con chamaquitos menores, o con esos débiles novios que las traigan y las lleven de un lado a otro, que estén a sus pies, eso sí, pero en su interior, seguirán clamando porque les manoseen el culo, les aprieten la garganta mientras las van penetrando hasta el fondo. Quieren ternura y buenos tratos, pero a la hora desfallecen si les pasan la lengua en el culo.

Lo sabes muy bien, eh? A cuántas de esas chiquitas te cogiste.

Pero qué pregunta es esa Luisa. No me cogiste virgen verdad. Ni yo a ti.

Y así fue cuando a los tres meses de buscar embarazarnos, decidimos ir a ver a un médico. Los análisis fueron rápidos. "Todo está muy bien con usted", señora. Luisa sonrió feliz, tomándome la mano. "El problema, señor Garfias, tiene que ver con su esperma. Los espermatozoides no están bien formados, y por ello no son capaces de fecundar los óvulos de su esposa. Nada hay que hacer. Quizá algunos fármacos, pero la verdad es que no creo que nada de eso de resultado, las malformaciones de sus esperamatozoides ocurren en la formación, su genética presenta ese problema. Lo siento mucho". El médico quiso empezar con una serie de: quizá puedan… pero ya Luisa se había salido del consultorio.

Fueron apenas tres días, tres días cargados de silencio, que se fueron transformando en meses. Pasó de "ahora eres un hombre que no embarazará a nadie, y podemos divertirnos de lo lindo", pero desde que apareció Victoria, las cosas se fueron alejando.

Buenos días, quieres comer, te quiero mucho, eran las frases hechas que lanzábamos al aire sin querer mirarnos. Le dije que tenía calor y que dormiría en la hamaca para darle su espacio. Si lo deseas, me respondió. Al tercer día la enfrenté: Ten relaciones con otros, incluso podemos escoger juntos a esa persona que quiera estar contigo, podríamos incluso platicarlo con él, decirle que queremos un hijo, que es algo que deseamos con todo el corazón. No quiero que no seas madre por mi culpa. Quizá todos los vicios que tuve en Cozumel, las drogas cuando joven, la mala alimentación.

Shhh, dijo Luisa y se echó a mis brazos, no quiero que otro hombre me embarace, no quiero eso, calma, sólo quiero amarte, me duele esto mucho por ti, porque te quiero y se lo mucho que tú me adoras, y no me parece justo que es maldito médico te haya dicho lo que te dijo, como si fueras culpable, ese maldito.

Ahí fue donde todo cambió. En los brazos de Luisa el sexo se volvió algo inolvidable, comenzamos a experimentar, como supo que yo había consumido drogas quiso que le invitara, que compráramos drogas cada viernes, y nos intoxicáramos todo el fin de semana, le encantaba hacerle homenaje a mi semen. Dejaba que le chorreara por la cara, en el cabello, se lo untaba y le encantaba quitarse esas costras una vez seco, como mudando de piel.

Tu semen es mi mejor mascarilla, me deja el rostro tan pero tan limpio y suave, las otras maestras me piden el secreto, voy a ordeñarte y venderles botellitas de tu leche, mi amor.

-- Pero profesor, necesito que vaya al grano. Su historia con la profesora Luisa es interesante, pero necesitamos encontrar a esas chicas desaparecidas.

-- Todo lo que le estoy contando tiene que ver con lo que ha ocurrido, pero usted no quiere darse cuenta.

Esos días hicieron de nuestro matrimonio algo mucho mas fuerte que lo que la sociedad espera. Ella era mi más encomiado cómplice. Lo supe cuando llegó y me dijo, me he programado para que me operen. ¿De qué? Le dije. Es tu regalo de cumpleaños: voy a ligarme. Ninguno de los dos va a tener hijos ahora. Seremos tú y yo hasta que la muerte te aparte de mí.

Una semana después entró Jill Inked a la escuela. Era una niña apenas, pero su personalidad era hipnotizante. Luisa se perdió con ella.

Mi esposa era la coordinadora y como tal asumía la parte de orientadora, Jill la prendió de inmediato, sus pequeños ojos, esa naricita tan fina de ratoncito blanco. Esa boca que de pequeña podía crecer tanto. Y sobre todo esa personalidad que iba del blanco al negro sin pasar por ninguna tonalidad.

La primera vez que llegó a la dirección fue por que la maestra de inglés la envío luego de haberla encontrado metiendo la lengua en los baños y molestando a las chicas que orinaban. Sus compañeras reían, ella se las supo ganar de inmediato. Jill sonreía.

--Era una broma, maestra, sólo metí así mi lengua entre las láminas de la puerta. Son unas frígidas, eso es lo que pasa.

-- Que edad tienes Jill, acabo de cumplir 16.

-- ¿Y tú no eres frígida?

-- ¿Eres virgen?

-- ¿Y usted?

--Yo soy casada.

-- Y bien cogida que ha de estar, espero. -- Lo dijo con tanta naturalidad y con una sonrisa clara que en vez de parecer un desplante, me dio mucha ternura, y risa.

-- Todos se quieren almorzar a su esposo. –hizo una pausa y añadió—hasta yo.

-- Vete con cuidado Luisa, si acostumbras a dejarla que te hable así, verás que esta chamaca se te sube a la cabeza. ¿Qué con sus padres? ¿Divorciados?

-- Nada. Sus padres son unos dirigentes del Ministerio de Alabanza de una iglesia que no recuerdo ni el nombre, ¿puedes creerlo?

-- Todas las iglesias son iguales. Puro circo.

-- Bien, he ahí los complejos y la búsqueda de Jill.

-- Lo más chistoso es que no se llama Jill.

¿No? ¿Y cómo se llama?, si se puede saber.

-- Su nombre es Victoria Lamas.

-- Prefiero decirle Jill.

-- Es Jill Inked, así como lo oyes. Ya la he visto a las afueras de la prepa. Se ve tan diferente, se enrolla la falda, se pone un aro en la nariz, otro en la barbilla, se desabrocha la blusa de uniforme y se lo anuda dejando el vientre al aire, para mostrar una piedrecilla colgada del ombligo.

-- ¿Te gusta?

-- Claro que me gusta.

-- Eso pensé. La chamaca se ve pero muy cogida.

-- Quizá sea solo una pose. No lo sé, te digo lo que me parece.

Jill había entrado regañada a la dirección, y salió al lado de la directora, hecha un manojo de risas. Los ojos de Luisa no dejaban de caminar por el rostro pecoso de aquella muchacha delgadísima. De cabello lacio, cuello alargado, con las clavículas expuestas y mostrando sin pudor cada uno de los huesos que podían ser marcados y figurarse un estado de gloria sexual, las muñecas, los huesos de la cadera, los de los tobillos. Con las calcetas subidas pasando la rodilla, a medio muslo, uno miraba unas piernas delgas pero duras y bien torneadas. La visión de Jill podría estar sacada de un lienzo del Greco, con la carne justo donde debería tenerla. Tenía cejas, labios, barbilla perforados con pearcings, un tono marrón en la sombra de los ojos. Vi que Luisa la tomó por la cintura, Jill dio la vuelta sobre los talones y quedó frente a mi esposa, acerco su delgado brazo y con los dedos de la mano izquierda cogió el mechón de pelo que caía sobre los ojos de Luisa y lo pasó por detrás de su cadera.

Yo salía del aula donde impartía la materia de Biología General, y cuando iba a cruzar el umbral hacia la plaza cívica de la escuela, una joven, que estaba sentada junto a la puerta, trepó su pierna, tapándome el paso, era Irlanda Escobedo

-- Le están bajando la vieja, profe. ¿Cómo ve a la Jill?

La miré, y supe que ella se dio cuenta que mi sonrisa era fingida. El comentario de Irlanda no me hizo gracia, y tengo que reconocer que a pesar de no ser celoso, si me causaba un poco de confusión mirar la escena. Luisa se veía embelesada con la presencia de aquella chica. Para entonces no pude darme cuenta aún de todo lo que Jill podría hacer con Luisa. Tenerla en el puño, dominarla a tal grado de exigirle apartarme de su vida.

8

Luego de ese bimestre comenzamos las clases particulares en la casa. Mi infertilidad era exactamente lo que Luisa quiso aprovechar. Habíamos dispuesto todo para las clases, se trataba de dar una atención personalizada a los estudiantes del instituto. La intención era regularizar a las chicas, al menos eso es lo que fue tan solo en un inicio, pero es cierto que tuvimos toda la perversión para aprovecharnos de cada situación.

Sus padres las traían a la casa y las venían a buscar a las dos horas. Venían niñas de la secundaria y de la preparatoria. Entonces llegó Jill, y fue ahí donde todo comenzó a cambiar su tesitura. Como por ella no venían, ella se quedaba horas platicando conmigo y con Luisa, y nuestra amistad fue creciendo más y más. Le permitíamos fumar, Luisa le dijo que si ella era discreta le permitiríamos igual beberse algunas cervezas que siempre teníamos en el refrigerador. Y Jill accedió, y fue parte de nuestra vida durante esos meses. Después comenzó a quedarse a dormir en la casa, le hicimos un espacio en la habitación que yo consideraba nuestro estudio.

Una vez que se metió al baño, Luisa me dijo algo que cambió todo. "Sé que te gusta un chingo. Me voy a ir a comprar ahora que se está bañando, he visto como ella te coquetea y como tú la deseas, así que aprovecha, y ve si puedes hacerte de ella. Dime que soy la esposa más comprensiva del mundo".

La dejé irse del departamento. Escuchaba el agua de la regadera y me podía imaginar el cuerpo desnudo de esta pequeña. Pero yo amaba a Luisa, así que decidí quedarme en el cuarto leyendo sobre "Las ventajas de la idiosincrasia en la reputación de los artistas" un patético ensayo de Nicanor Boullosa, pero que me parecía entretenido, tan lleno de chistes y dislates sobre la alta cultura, el esnobismo de México y Latinoamérica. Quise fumar, y mientras revolvía los cajones y deseaba que Luisa recordara comprarnos tabaco, escuché que Jill cantaba a todo pulmón. Uno es de ideales claros, pero tiene que reconocerse débil ante la carne, y con el permiso otorgado, tomé la decisión que me habían pedido que tomara.

Nuestro baño no tenía seguro por dentro, así que entré desnudo al baño. Jill giró hacia mi exponiéndome su carne fresca y mojada, sonrió, caminó hacia mi, me lanzó espuma al rostro en un soplido, y se hincó tomando con sus jabonosas manos mi pene, y besándolo de a poco, fue dejando que la erección le llenara la boca. ¿Y Luisa? Preguntó con mi pene dentro de su boca. Llámale, yo quiero con los dos, no sólo contigo, y si ella acepta que estés acá conmigo, seguro aceptará que estemos los tres. Justo eso discutíamos cuando Luisa abrió la puerta del baño, para mirar a Jill hincada, con mi verga llenándole la boca. Jill le estiró la mano, yo la miraba, entre confundido y preocupado. Era cierto que mi esposa me había animado a ello, pero se trataba de una pareja de adultos, teniendo sexo con una menor de edad. Se trataba de dos profesores del instituto, teniendo sexo con una estudiante de preparatoria. La preocupación me dio un pinchazo en la nuca, y dije No, sin un verdadero compromiso por detenerme. La tomé de los codos, del cabello y jalé para levantarla, pero ya Luisa se había metido a la pileta con nosotros, y se había hincado detrás de mi, para meterme la lengua en el culo.

Esa tarde gozamos los tres y afianzamos nuestras intenciones. Claro que tenía 16 años, pero esa niña sabía mucho mejor que otras personas lo que quería. Y quería sexo, quería llenarse, atragantarse de sexo. Era una chica tan discreta, pero que manejaba tan bien su vida y sus intenciones. Comprendí que estábamos a su merced cuando trajo a Violeta Sookie, una chamaca de 13 años que ya era amante de ella. Nos la presentó como su prima, a otros la presentaba como la hija de su padrino, o su vecina.

--Le gustas a mi novia, profesor. Y cómo a mi me gusta su mujer, creo que estaría bien que los cuatro podamos disfrutarnos. ¿No creen?

Jill podía conseguirlo todo. Sabía sonreír y también usaba las miradas para amenazar. Mariana Bojórquez, que era el nombre de la nena que había traído consigo, era una morena de cabellera ondulada, larga, que le caía detrás de los homóplatos. El color de su piel era más bien entré café y verdoso. Tenía los pechos como los de la mayoría de las criaturas de trece años. Y yo sabía que no era lo mismo que Jill la estuviera lamiendo y besando, quizá penetrándola con un dedo, a que yo comenzara a cogérmela.

-- ¿Qué haces Jill? Es una nena esta que has traído a mi casa –Luisa me miró enojada, desde entonces comenzaba a valorar más a Jill que lo que yo pudiera pensar—No me digas que le has contado de nosotros. ¿Pero qué te pasa? No razonas.— y la tomé de la muñeca derecha. Luisa se metió entre nosotros.

-- Déjala, le haces daño.

-- Cálmese profesor. Violeta es mi amiga, mi novia, mi trolecita; ella sabe que nada de lo que pase en esta casa puede contarlo ¿verdad pequeña?—La chamaca bajaba y subía la cabeza, con una cara de mensa que no podía con ella.

-- Si no quieres tocarla, allá tú. –dijo Luisa, tomando de las manos a Violeta, y caminando las tres hacia la recámara—pero no vengas a arruinarnos la fiesta.

-- ¿No habían clases de regularización el día de hoy?—me animé a preguntar, pero ellas ya estaban carcajeándose de mi. Con la boca llena de besos, Luisa apenas alcanzó a decir: "Todo va a cambiar ahora. Las visitas serán cómo Jill nos lo vaya indicando", y continuaron riendo. Ni entonces quise darme cuenta de las cosas. Yo intentaba continuar con mi lectura sobre "La calidad de las masas en la búsqueda del poder", pero los gemidos eran demasiados, en tres tonos diferentes. A los pocos minutos, escuché un grito, a manera de maldiciones, y vi salir corriendo, risueña y totalmente desnuda, a la pequeña Mariana Bojórquez, corrió hacia donde yo estaba, y se escondía de sus perseguidoras.

-- Eso no se va a quedar así, mocosa –decía Jill.

-- Fue un accidente—se atrevió a justificar con una voz infantil, sin salir de su escondite.

-- ¿Qué pasa?

-- Esta chamaca que le ha cortado un pezón a tu mujer. – Luisa sólo reía mostrándome su desnudez. Yo me encontraba sentado a media sala, con el libro abierto en mis piernas, rodeado de tres figuras femeninas en total desnudez, goteando, y oliendo a sexo. Me levanté y me quité la camisa. Ellas aplaudieron y Jill se puso a dar saltos de fingida alegría.

-- ¡¡El profesor ha entrado al juego!!

Las tres mujeres se abalanzaron sobre mí, y por turnos fueron lamiéndome, mordiéndome, arañando cada centímetro de piel. Nos habíamos echado la soga al cuello. No puedo más que lamentarme por la pederastia en la que participé. En no haber podido poner freno a mi desenfreno sexual, a no valorar la idea de la juventud y la inocencia. Y se que puedo hablar de lo que estas chicas eran y que sabían en qué mundo estaban entrando, lo que hacían, a lo que nadie las había obligado, pero lo cierto es que yo era un hombre de 38 años, y ellas tenían 16 y 13 años. Que mi mujer era una hembra adulta de 40 años, y que se trataba de alumnos de nuestra escuela.

La bola de nieve fue creciendo, detective, cuando cae en la ladera de la vida, no hay nada que pueda detenerla solo el impactante crash al estrellarse contra todos los principios, la moral, las leyes y la educación y cultura de todo lo que arrastrábamos. Ustedes han mirado la punta del iceberg de nuestras aberraciones. Esos jovencitos muertos. Mi Luisa muerta, y esas jóvenes que siguen huyendo, prendidas de la violencia, del sexo, del desenfreno total en el que se han vuelto. La encarnación que pretenden de Jill, como una diosa demoníaca del sexo. Como la Gran Hiena, la TulkaNana que se presiente, como líder de las Dead Planters, en la que se ha convertido. Todo ha sido calculado con frialdad en la mente de Jill, porque en la mente de Violeta, en la de Irly o en la de Gogo Flux no ha podido crecer más que la semilla de una chica que ha sabido amedrentarlas, llenarles la cabeza de ideas de poder sexual, de poco respeto a las autoridades, hacia la vida, hacia los adultos. Estas tres chicas que poco a poco fueron sumándose hasta que Jill decidió que se les nombrara las Dead Planters, bajo el cuidado de Luisa.

La discreción era su mayor compromiso. El acceder a esta fe, hizo que se tatuaran, que Jill les escogiera nombres, y bajo ese nombre siempre se nombraban entre sus pares, jovencitos de su edad, a los que les bajaban el poco dinero, les hacía robar para ellas. No era una cuestión de sumarse a consumir drogas, pero no las rechazaban, y claro que permitían que sus seguidores las tomaran. Repito, Jill les enseñaba el rechazo de toda norma, pero bajo un cuidadoso ritual de emancipación de bajo del agua. Ante la luz, eran deportistas, eran generosas estudiantes, participativas en clase, hacendosas con los demás maestros, porque la intención era casi vivir en el Instituto. Poco a poco fueron creciendo. Jill e Irly pertenecían al mismo salón, eran las chicas de segundo año. Gogo Flux era de primero de preparatoria, mientras que Mariana o Violeta Sookie, era la chica de la secundaria.

Cada una se rodeaba de dos chicos, de lo más populares, y rudos. Chicos que pudieran hacer actos violentos y que eran recompensados por sexo. No siempre de la chica líder, las tres líderes eran chicas enamoradas de Jill, y por índole enamoradas de Luisa, y en su momento enamoradas de mi. Las personalidades desaparecían, todo tenía que ser entonces seudónimos, la representación de un alter ego que las identificara, en el que pudieran deshacerse de la sociedad.

9.

Muchas veces les dije: ¿Por qué un seudónimo? Uno es su nombre. Tu nombre te identifica, y tú le das personalidad a tu nombre. Tú haces que un nombre tenga el valor que se merece. Cada uno de nuestros actos debemos firmarlos con nuestro nombre y entonces, nuestra personalidad, nuestro pensamiento validará ese nombre.

-- Pero profe, usted no eligió su nombre, en cambio este es el nombre que nosotros elegimos para nosotras mismas. No necesitamos más.

Luisa reía, y reía. Las adoraba. Le gustaba mucho mirar como ellas me adoraban y se paseaban de mi cuerpo a su cuerpo. Durante semanas nuestra casa era una orgía total. Una vida dedicada a vivir desnudos, comer cagar y coger, decidía nuestras vidas. Éramos las Dead Planters y nosotros dos, los únicos adultos. Y poco a poco Jill comenzó a involucrar a diferentes amantitos. Chicos que se dejaban coger. Mujercitas en ciernes que querían conocer a una mujer adulta desnuda. Cada una de las Dead Planters cumplía con su labor de imponer su ley en donde le correspondía. Manejaban el sexo como una fuente inagotable para obtener dinero. Y vivían amenazando. Filmaban la mayoría de las reuniones. Sobre todo cuando venía un chico o una chica nueva a la casa. La casa que antes era el nido de amor entre Luisa y yo, se había convertido en la Casa del Sexo, en el bastión de las Dead Planters, en el búnker de Jill Inked.

Se metían a mi cama las cuatro, con todo y mi esposa y jamás he sentido que la vida me premiara con tanta luz y bondad como en este momento. Y así no fui dándome cuenta de que yo luego el esclavo en un juego que nunca lo fue, se trataba todo de un plan perfectamente diseñado por Jill basado en el control de las emociones vía los encuentros sexuales.

Comencé a sentir que las necesitaba tanto, porque casi vivían en mi casa. Y aquello que era nuestra familia, nuestro secreto, nuestra depravación, tuvo que salirse de control. Me pedían dinero, me daban dinero, se pagaban las cuentas, y el dinero empezó a pellizcarnos la cordura, no bastaba con controlar el instituto, las chicas necesitaban mayores riesgos.

Gogo fue la primera (seguro que impulsada por las ideas de Jill): Profe, me quiero coger a mi maestro de historia, ¿cuánto debo cobrarle?

Sentí en ese momento que la cosa ya estaba perdida, estas chamacas comienzan a prostituirse y yo soy el padrote de todas. Pero Luisa me calmó: "No tienes porqué verlo de esa manera. Ellas quieren cooperar y además darse unos pequeños lujos, basta con que sepamos cómo hacer las cosas, creo que podremos rentar una casa para que nadie sospeche de nosotros".

La discusión sobre la moralidad, sobre la ilegalidad del asunto planeaba sobre nuestros cerebros pero jamás se discutía al respecto. Yo debía imponerme. Señalar que se trataba de puras menores de edad, pero en vez de eso, volví a fallarme, o al contrario, volví a aprovecharme del asunto: Pues para que valga la pena, cóbrale el hecho de que eres una menor de edad. No menos de dos mil pesos.

-- Si así van a estar las cosas, --dijo Violeta--, tenemos que poner reglas, y dejar las cosas bien claras, hay que sacar cuentas como dice el profesor y hacer que esto nos rinda. Yo soy las más pequeña, así que eso también debe tener un valor agregado.

Jill las escuchaba mientras daba largas fumadas a sus inagotables cigarrillos. Luisa mientras tanto estaba abrazada de ella. Mi Luisa, que ya casi no pasaba momentos a solas conmigo. Mi Luisa que le pertenecía por entera a Jill.

-- No va a ser el profesor el que consiga los negocios. ¿Están ustedes estúpidas? El vive en un mundo de adultos. Y los malditos Terciarios viven siempre sobre leyes incomprendibles como inaplicables para nosotras. Solo las Dead Planters pueden tomar las decisiones de las cogidas y las reventadas. Eso es algo que he intentado que atraviese su materia gris, pero parece que tienen telarañas atrapadas y sobadas dentro de sus cabezas. Lo repetiré: Ni Luisa ni el profesor Garfias pueden tomar decisiones sobre nuestros cuerpos, porque los meteríamos en problemas. Las cogidinas con los Terciarios tienen que ser decisiones superiores hechas por nuestra propia psiqué. La psiqué es la que nos aclarará la menteta, entienden eso mis Bravías.

Esto era nuevo. Jill comenzaba a tomar no solo otras actitudes para con nosotros, los Terciarios, sino que además empezaba a resistir al lenguaje, para poder desarrollar sus ideales. La niña de 16 años, había mutado de nuevo. Era una líder, un íncubo, un demonio renacido. Jill caminó hacia Gogo Flux, la tomó de los cachetes, y le pasó la lengua en los párpados. Luego la puso a distancia y la abofeteó: ¿Entiendes truculenta? ¿Has logrado entender algo, ramera mía?

-- Si Jill, claro que lo he entendido.

Así fue cuando se rentó esa casona en el centro, frente al Ex Cuartel de Dragones, con ese amplio corredor que remataba en un amplio cuarto, en donde Jill había hecho que las Dead Planters y sus amigos-sirvientes del instituto pusieran un sillón rojo, que utilizaba como trono.

Y comenzaron las fiestas, cargadas de drogas, coca, heroína, muchísima mota, que incluso sembraban en macetones gigantes en el patio. Los vecinos eran silenciados. Del lado derecho se encontraban una pareja de viejecitos. Irly Salpe, decidió que dos de sus trolecitos se dedicaran día y noche a atenderlos, y claro, los mantenían comidos y dormidos la mayor parte del tiempo, durante esos dos meses que duró todo.

La escuela seguía siendo la tapadera, al terminar las clases, las Dead Planters y sus trolecitos y trolecitas iban a la casa. Se organizaban como un Centro Cultural Alternativo, que sin permisos del ayuntamiento, ni de las autoridades de salud, permitía tocadas, ensayos, conferencias, reuniones para jugar. Todo eso ocurría en el corredor principal de la casona. Pero en el cuarto, que siempre tenía en la puerta un sillón rojo en el que algna de las Dead Planters estaba siempre sentada o acostada con alguno de sus trolecitos, impedía el paso hacia la Habitación Mayor, donde reinaba Jill Inked, y donde todo era una escena sexual tras otra. Si algún Terciario pagaba por los servicios de alguna trolecita o de alguna de las Dead Planters, Jill los recibía en la Habitación Mayor, y les permitía besuquearse, darse felaciones enfrente de ella, mientras alguna de las Dead Planters los filmaban y eran conducidos a alguna de las habitaciones traseras.

Mi aún esposa y yo, cuando terminábamos los compromisos en el Institudo asiatíamos a la Casa del Honor, como llamábamos al sitio, a sacar cuentas con ellas, a departir, para llevar el dinero a la cuenta bancaria, que estaba a nombre de Luisa, y que manejaba Jill. Éramos más que una familia, pero Jill y Violeta querían cada vez más. La prostitución y los clientes les acabó fastidiando en menos de 10 días, se dieron cuenta de cómo de esas personas mayores sacaban un buen dinero, mas de 6 mil pesos al día, cada una, y entre los 13 y 16 años que más pueden necesitar unas muchachitas, se dieron cuenta que los chicos de su edad, podían romper madres por sexo, podían conseguir la droga, sin involucrarlas y se dieron cuenta de que mientras más jovencitos eran podían manipularlos mucho mejor.

Todas se declaraban lesbianas, así no eran perseguidas por hombrecitos ni hombresotes que las quisieran ligar, no, sino solo por los clientes, o por los jovencitos que eran sus más fieles perros, sus trolecitos. Luisa y yo pudimos salirnos en cualquier momento, entonces Jill, que ya era la jefa, nos quería demasiado como para que le importara lo que sucediera conmigo.

Pero fue una noche, ya muy alta la madrugada cuando Joaquín, uno de los muchachitos de 13 años que se había metido mucha coca sin darse cuenta se le murió a Gogo en pleno acto sexual. El chico comenzó a sacarlo todo por la boca, los ojos los tenía perdidos. Violeta e Irly trajeron rápido un balde de agua y se lo lanzaron encima pero no consiguieron reanimarlo. Hay que llevarlo al hospital, me atreví a decir.

-- De acá nadie sale. La consumación tiene que ser positiva y repatriarse entre todos nosotros al mismo tiempo.

-- Pero Jill, el niño se muere, qué pasa contigo, hay que salvarle la vida.

-- Que se muera,-- y se lanzó sobre la criatura clavándole los dientes en la garganta. La sangre le manchó el rostro, pero Jill no cedió, continuó enterrando los dientes en el bulto del pobre desgraciado. Sus dos amigos quisieron protestar y fue cuando Violeta e Irly se abalanzaron sobre ellos y con los dientes acallaron sus labios, arrancándoles pedazos de la garganta.

Luego Jill, llamó a Audomaro y Alí, los trolecitos más decididos de Gogo, y les dijo que se encargaran de urdir lo necesario para que los familiares de los chicos se hicieran largas las ausencia y que nadie pudiera "rebatir nada de lo que se hace por amor".

-- Vengan las sonrisas, las cornisas y las ausencias. Venid amores, venid.

Las Dead Planters y Luisa levantaron sus copas de jugo de uva. Yo no supe qué cosa hacer. La pederastia, la prostitución, el secuestro, había ahora derivado en asesinato, en mis propias narices.

Jill se levantó y dijo: Muy bien Gogo, pues estos son tus muertitos, así que te toca despedazarlos. Profe, por favor, baje esas cortinas y déselas a Gogo para que ahí ponga los pedazos de los cuerpos; Irly dile a Luisa que te ayude a buscar herramientas, cuchillos, tijeras y lo que sea para cortar a estos tropejos. No se te olvide sacarle las tripas. Audomaro, me vas a acompañar a la perrera municipal, deja que me de un baño. Hey, Óscar, profesor; ¡¡les estoy hablando imbécil!!; hasta entonces reaccioné, cuando vi la furia en los ojos de Jill, que al mirarme de pie impávido quiso lanzarse sobre mí, con un punzón en la mano, me moví instintivamente y no me alcanzó. Estaba fuera de sí, parecía que un demonio estaba poseído de ella.

Dos horas más tarde estaba yo abrazado sin hablar con Luisa; mientras Gogo, Irly y Violeta terminaban de eviscerar y de cortar cuantos pedazos de carne pudieron. La música estaba a todo volumen. Las notas rápidas de Over Kill, hacían que Gogo mientras iba cortando, bailara sobre la sangre de los tres cadáveres. Jill estaba sentada en su trono. Miraba la escena y no reparaba en mi. Me levanté para irme. Y jalé a Luisa para que saliera de ahí conmigo. Vete, yo me quedó con ellas, y ayudaré en lo que pueda.

No pude suplicarle que se fuera conmigo en ese momento. Me levanté y salí del lugar. Audomaro y Alí me acompañaron hasta la puerta. En el corredor de la casona, se estaba dando un concierto poderoso de ska. La chamacada brincaba de un lado a otro, y el alegre dulzón de la mariguana inundaba todo el ambiente. Llegamos a la salida. Audomaro me abrió. Topo, un trolecito de Violeta, me miró, y me dejó salir:

-- Pase profesor, ahora que no hay nadie en la calle.

No podía vomitar, no podía gritar, sólo caminé sin detenerme hasta mi carro, las náuseas y el miedo me invadían por completo. No tenía funcionamiento mayor mi cuerpo, ni mi voluntad. Estaba recargado sobre la portezuela cuando una mano se posó sobre mi hombro. Creí que era mi fin. Que Jill había enviado a cualquiera de sus troles a terminar el trabajo, me moví rápido y me puse de frente. Era Patricia Cáceres, otra de las alumnas del instituto, que nunca había visto con las Dead Planters.

-- ¿Está bien profesor?

Le dije que sí, que no se preocupara. Me dijo algunas cosas que no recuerdo bien, pero la trepé al carro para darle un aventón. Ella me dijo que venía de ver una película, sola, en la galería de la ciudad y que pensaba pasar un rato al Centro Cultural Alternativo La Casa del Honor cuando me miró y me reconoció. Iba a su casa, y como era un poco tarde, pensaba caminar porque ya los camiones del transporte público a esa hora ya eran escasos, y le ofrecí llevarla.

Por inercia, y sin darme cuenta conduje hasta mi casa. Al llegar ella se sonrió coqueta.

-- Perdona Patricia, sin querer manejé hasta mi casa. Déjame voy por un poco de agua que tengo la garganta seca y enseguida te llevo a tu casa.

-- Pero déjeme pasar al baño, por favor.

Entramos a la casa. Ella salió y le invité un vaso con agua. Se sentó en la sala y me pidió que pusiera un poco de música, me veía un poco mal, y que ella esperaría que yo me recuperara. Porque no se da un baño, profe, quizá así se sienta mejor. Se que fui un estúpido, pero vivir durante más de seis meses entre chamacas de su edad, se me hizo de lo más natural. No pude darme cuenta de que Patricia Cáceres también era una chamaca de 16 años, que estudiaba en el instituto, y que aunque nunca las había visto con las Dead Planters ni con alguno de sus trolecitos, ella misma podría ser amiga de aquellas perversas chamacas. Como el estúpido que he sido en todo momento, acepté su oferta y fui a darme una ducha que me pudiera arrancar el miedo y el nerviosismo por haber visto aquellos asesinatos. Apenas la espuma del shampoo me cubrió el rostro pude ver que Patricia Cáceres y sus largas piernas estaban metidas en la regadera conmigo, y su boca buscaba hambrienta mis labios. No me resistí y me deje meter de nuevo en otra chamaca de 16 años. Ella sonreía y se portaba silenciosa, comenzó a chupármela, y paseaba sus manos por mi culo, cuando abrieron la cortina del baño, pude ver a Luisa, a mi Luisa de pie, junto a Alí Corona que sostenía una cámara de video. Luisa se hizo a un lado, y mientras yo empujaba de mi a Patricia, vi venir a Jill hacia mi con una jeringa, y alancé a lanzar un golpe, y estoy seguro que la alcancé en el rostro.

Desperté en un apartamento. Moría de hambre. Estaba solo, mis maletas y mis cosas más inmediatas estaban tiradas por toda la habitación. Apenas me despabilaba cuando tocaron a la puerta, y al abrir vi a la policía, que me trajeron a la delegación acusado de haber abusado sexualmente de dos chicas de la preparatoria. Yo sabía que todo era un montaje, porque las acusaciones eran risibles contra todo lo que podían en verdad inculparme. Yo era un maldito pederasta, que se había acostado con más de dieciséis niñas entre los 13 y los 16 años. Estuve con chicas y chicos sin importarme. Me metí drogas con ellos y con ellas. Supe que la acusación no iba en serio. Supe que si Jill lo hubiera querido yo estaría muerto. Y también me di cuenta que estaba vivo aún porque Luisa había intercedido por mí.

-- ¿Acaba de confesar haber violado a más de 16 menores de edad, profesor?

-- Violar no. Violar implica poder y violencia. Eso jamás ocurrió de esa manera. Confieso haber sostenido relaciones sexuales con menores de edad.

-- Tendrá que darnos nombres.— y Rilma le ofreció papel para que escribiera.

-- Además de las cuatro Dead Planters y de Patricia Cáceres. –añadió el detective García.

10

Jill y Marco Cortés regresaron con cinco perros enormes que semanas antes habían adoptado de uno de los albergues de la ciudad. Marco Cortés los había tenido en su casa, en las afueras de la ciudad, matándolos de hambre y sed, y molestándolos durante una gran parte del día. Al llegar la noche, les entregaba carne de res o de puerco fresca y si se podía, bañadas aún en sangre. Marco Cortés disfrutaba de ver como los canes se abalanzaban con furia sobre esos restos.

Luego que Jill, volviera de casa de casa de Luisa y de Óscar Garfias, supo que ya no necesitaba a sus padres, y que para ser feliz, tenía que ser una mujer decidida. Sorprendió a su madre mientras miraba la televisión, junto a su nuevo novio. Y los atacó sin pensarlo. Gogo e Irly le habían ayudado. Primero mató con una llave perica al novio, desfigurándole el rostro, e hizo que su madre, atada y con la boca sellada, mirara la escena.

-- Sigues tú. Es la hora de tu juicio, querida religiosa.

-- ¡Vas a pagar por todo lo que haces Victoria! Hay leyes… no te saldrás con la tuya.

-- Habrían primero de bajar la edad legal madre. A mi edad, puedo coger, puedo drogarme, puedo matar, pero para las leyes seguiré siendo intocable.

-- Claro que no…-- pero Jill no la dejó terminar.

Cuando Jill fue a buscar a Marco supo que su primo tenía que salir fuera del estado esa misma noche. Así que vació las cuentas de su madre, y le ofreció los poco más de 25 mil pesos, más 10 mil más que le había dado Luisa, y un coche que le habían quitado a uno de los profesores que se acostó con la pequeña Mariana.

Llevaron a los cinco perros al patio de atrás, y dejó que Marco les echará los perros a los cuerpos bañados de sangre.

-- Pon todo lo demás en estas ollas,-- dijo Jill. Violeta e Irly lo ayudaron. Luisa puso los condimentos adecuados. Y lo que quedó de su madre y su novio fueron cocinados y servido en tacos en la Casa del Honor, mientras se daba una tocada de dead metal.

Se lavaron los pisos. Se echó aromatizante. Y la casa fue cerrada, no sin antes sacar los vestidos y el maquillaje de su madre, más toda la ropa de Jill que desde entonces se había mudado a casa de Luisa.

-- Entonces la mujer que acompañaba a Jill el día que vinieron a pagar la fianza de Mariana no era la madre de Jill, sino Luisa.

-- Así es detective. Luisa me lo dijo. Por momentos flaqueaba ante todo lo que pasaba. Tiene miedo de Jill.

-- Tenía, perdone, pero le repito que su esposa está en la morgue.

-- Aún no me deja verla. Le digo que Jill es capaz de todo. Pudo tener a otra mujer adulta, y ponerle la ropa de mi mujer, tal como mi mujer se puso la ropa de la madre de Jill.

Jill nos reunió a todos y nos dijo: Estas cosas pasan, y no queremos que vuelvan a suceder. Nadie ha visto a estos chicos, hoy haremos una súper fiesta, mañana contrataremos a una banda, y luego de eso cerraremos el fin de semana la casa. Nos conviene a todos hacernos los desentendidos. Pero eso sí, el que raje, bueno, se que nadie rajará, verdad profe…

-- ¿Por qué crees que yo rajaría?

-- Fuiste el único que se acobardó, --dijo Irly, burlona.

-- Solo Luisa y yo somos adultos acá.

-- Qué conveniente, no le parece,-- remató Violeta.

La mesa la pusieron, había paté de hígado, taquitos de carnitas michoacanas, muchas viandas servidas en platitos. Yo aún no sabía de aquel canibalismo. Lo mismo que ocurró con su madre, sucedió con estos críos.

Mis cuatro íncubos se veían soberbias de encantadoras. Luisa igual. Al salir de la cárcel, creí que me habían perdonado la cobardía y que volvería al grupo pero no fue así. Jill vino a media fiesta junto a mí, que ponía algo de música, para decirme que me encantaba que estuviera ahí pero:

-- ¡Esta vez saliste libre, profesor! Se desestimaron los cargos, pero ahora eres tú el principal sospechoso de abuso de menores. Y como bien has dicho, acá todas somos menores, menos Luisa –mi adorada terriblenta- y tú. Creo que lo mejor será que desaparezcas, que no te sigas asomando acá. No eres bienvenido. Ahora, tienes que comer de lo que hay en la mesa, como lo hemos hecho todos.

-- No quiero Jill, no me obligues.

-- No quiero obligarte, es sólo que tienes que hacerlo, y lo sabes, vamos, hazlo.-- Me acerqué a la mesa y comí de todo lo que se ofertaba. No podré decir jamás que la comida estaba mala. Irly había crecido en una cocina económica y Luisa sabía muy bien darle un sabor exquisito a la carne. La casa estuvo llena hasta las cinco de la mañana. El sexo, la droga, la música no cesaba. Las puertas cerradas, los perros dopados y dormidos habían hecho que todo esto jamás pudiera olvidarse. Los que se quedaron hasta el amanecer se atracaron de nuevo con caldo, y luego se marcharon. No quería irme, pero latía en mi aún la amenaza de Jill: "No eres bienvenido". Si me quedaba era por mi Luisa. Pero Luisa me prestaba muy poca atención, sin embargo, cuando lograba acercarme a ella, me miraba, y veía en sus ojos que aún me quería. Sus ojos suplicantes me pedían que no la dejara, que la ayudara a salir de ahí. O al menos, eso me figuraba.

No fue sino hasta el miércoles siguiente que comenzó a escucharse de tres muchachitos desaparecidos, uno de 13 años, otros dos de 15 que habían salido de la escuela y que no habían regresado. Esta ciudad es muy violenta, decían los titulares y los columnistas. Acudieron a entrevistar a Gogo, porque a uno de los niños lo relacionaban con ella. Gogo lloró y lloró, sus padres vinieron a decir que estaba con la maestra, que como era posible que pensaran que su hija...

Esos días los pearcing y el maquillaje había desaparecido de las cuatro, al menos dentro del Instituto. Luisa aun tenía mucha credibilidad como directora del colegio. Le contó a la policía que en la escuela no dejan entrar muchachitos de otros colegios, que si ellos fueron vistos en su escuela y que después desaparecieron; nada apuntaba a que Mariana Bojórquez, una alumna de excelente comportamiento y buenas calificaciones se le relacionara con la desaparición de tres chicos que se decía igual pertenecían a una bandita del sur denominada 3C (tres Ce).

-- Se le encontró saltándose la barda de casa de uno de los sospechosos.

-- Es una chica. Me dijo que fue a saber cómo estaba la familia de su amigo, y que al no contestarle nadie, decidió brincarse para ver por las ventanas. Aún así, se pagó la fianza, oficial. Creo que como institución hemos hecho lo necesario.

Los trolecitos de las Dead Planters habían acudido a casa de las familias. Los tres pertenecían a familias disfuncionales, donde el alcohol y la droga eran el principal dios. Dejaron en cada casa una dotación de botellas de litros de alcohol, un poco de cocaína, y mota. Y a cada familia le regalaron uno de los perros que tenían en la Casa del Honor. La búsqueda de los chicos cesó lo más pronto de lo que se imaginaron. Los pobres chicos del sur de la ciudad, no le importaban a nadie.

11

-- Está bien vete, vete, pero llévate mi corazón contigo, no quiero ningún virus acá en mi casa...-- había dicho Jill Inked cuando Luisa le había reclamado el desastre de la Casa del Honor, y le pidió que todo terminara ya; que cerraran la casa, abandonaran el instituto y la ciudad de una buena vez, o ella se largaría en ese mismo instante. La directora se quedó en la puerta esperando una respuesta pero Jill todo lo tomaba a broma, reía, o lloraba según el caso, y se burlaba de ella. A pesar de las palabras de Luisa, Jill estaba de rodillas en el suelo, llorosa, y las chicas permanecían en los sofás mirándolas, y atacadas de la risa, pero contenidas, esperando una señal de Jill. El amor entre madre e hijas había estallado al final.

-- No te vayas, te lo suplico de rodillas. No sabremos seguir adelante sin ti. Acabaremos muertas, no lo entiendes. Tú eres nuestro único freno. --Jill hizo un pequeño gesto que Luisa no alcanzó a percibir, y sus tres hermanitas se pusieron de rodillas.-- Te juro que acabaremos ya con esto. Será lo último, lavaremos todas las huellas, limpiaremos la casa y listo, nos mudaremos. Tú y nosotras. Nadie más. A comenzar una nueva vida. Qué dices.

-- Pero primero, haremos la excursión.

-- Desde luego. Ese día será la coronación.

-- Ese día nos la pagará tu esposito.

-- Ese día Jill será erigida como diosa, porque todo lo puede—remató Mariana, convencida. Todas reían y Jill se abalanzó a los pies de Luisa.

-- En verdad te necesito. Quédate.

Gogo Flux miraba a Jill y reía pero igual le hartaba un poco la broma. Más porque comenzaba a sentir un deseo ardiente que solo Luisa sabía aplacarle. Y veía la escena como un rompimiento de amor entre Jill y su adorada Luisa. Reía pero en su interior gozaba de la posibilidad de que si "la jefa" era echada a un lado, ella tenía el camino abierto hacia el sexo de Luisa.

-- Hey permíteme. Nadie dijo que este sitio era para enamorarse, en este piso apenas vamos en las sesiones pornográficas... Audomaro lo sabía, Alí también lo tenía bien claro. Gogo era demasiada hembra, aun con sus 13 años para esos chamacos que jugaban a ser poetas callejeros; que jugaban sus manitas aun en el baño con esa cosita que les cuelga entre las piernas. Tienen que aprender mocosos, que la vida es mucho más que eyacular. El día es amarillo carne, la penetración es el dolor. El dolor tiene que ser animal, tiene que ser motor, tiene que ser de hierro. El sexo no lo es todo, la violencia es siempre su imperio. No estoy acá que soy su madre, la madre de todos los vicios. Soy esta vampira, esta zombie que se comerá sus cerebros. Lo saben, tienen que ser sumisos y esclavos, porque los hombres eso es a lo que aspiran, a obedecer. Pensé que eso nos había quedado ya claro, Luisa. Por eso están muertos. Por eso han sido sacrificados. Nadie los extrañará. Hombrecitos fascinantes que terminen por ser los que dañan a la mujer, los hay por montones, diario nacen cientos, miles, desde las entrañas de esas pobres hembritas sumisas. Bueno, las cosas irán cambiando entre nosotras, solo en lo que nuestro alrededor importa. Por eso han cambiado de dimensión aquellos mocosos. Son carne entre las flores, proteína de insectos, apenas hojas que se lleva el viento. Ni su familia los reclama. Todo está listo ya para le excursión. La madre de Gogo irá en el camión, y ella será nuestro preciado sacrificio, cómo es que no lo has entendido, Luisa, mi amor.

-- Lo que le hemos hecho a Óscar no me ha gustado.

-- Perdí el control, pero bueno. Ya he hecho las paces con el profesor. Y es ahora, que todo está listo, que te quieres bajar del carro. Yo seré una diosa, y mis Dead Planters serán mis generalas, y castigaremos a los adultos. Les arrancaremos primero a sus hijos. Los volveremos locos. Les vamos a enseñar que no se traen hijos al mundo porque el mundo está podrido.

-- ¿Piensas matarlos a todos?

-- Por supuesto que no. Pienso filmarlos. Tener a sus hijitos menores de edad, metiéndose drogas, cogiéndose, y proyectarlo en los canales de video gratuitos que hay en las redes. La gente estúpida hará lo demás, todo mundo mirará la perversión tan necesaria, tan real y que tanto quieren hacer menos. Que vean que clase de ciudad tienen. Y eso lo haremos en cada pueblo, en cada ciudad. En todo sitio a donde lleguemos. No se trata de huir, querida. Se trata de viajar y llevar la desdicha, llenar de placer otras ciudades, acabar con esas inocencias fingidas. Demostrar que los críos tenemos necesidades, y embrutecer a los que no quieren aceptarlo.

-- En lo que te conviertes en adulta, y te acusan de perversión de menores.

-- Tú si sabes bien de eso. No te importó tomar a una chica en tu cama. Pero mientras me queden dos años de protección de las leyes, sabré sacarle provecho. Nos estamos divirtiendo, amor, no te compliques. Ven. –Luisa estaba convencida, el tono de voz de Victoria Lamas, con una idea clara de lo que quería, al zafarse ya del personaje de Jill Inked, le había hecho doblar de nuevo las manos. "Y sólo tiene 16 años. Lo que conseguirá si sigue así cuando tenga 30 años", se decía Luisa como una idea placebo de superación y liderazgo. Veía una líder donde había demonio.

-- Ya no es posible llorar. Si vas al doctor enseguida te dirán que eres bipolar, que tienes depresiones; te mirarán el culo, buscarán verte como te crecen las tetas, y si tú insistes en que quieres ser buena, que las cosas no son como los demás dicen, que tienes derecho a disentir, intentarán meterte mano. Todos los siquiatras son iguales. Un chingo de mujeres conozco que se la pasan de psiquiatra en psiquiatra. Los psiquiatras son lo mismo que prostitutas bien pagadas, son peor que los sacerdotes. Dicen que quieren ayudarte pero te cobran un buen dinero, te hacen adicta a los medicamentos para poder controlarte. No conozco una sola mujer que vaya con un siquiatra y termine un tratamiento y se reintegre a la sociedad. Le hacen creer el resto de su vida que no puede sola, o necesita la terapia, o necesita la droga, o se hace adicta a la terapia o al medicamento, o peor se hacen codependientes de su enfermedad; comienzan por creer que tienen derecho a estar enfermas. Que ser pacientes siquiátricas no es su culpa –y claro que no lo es, jamás estuvieron enfermas, les destrozaron la cabeza con base en químicos. Yo por eso hice que el pendejo siquiatra se hiciera adicto a mí. Aprendí desde pequeña a saber chuparla. Chupársela bien, eso es todo lo que un hombre necesita para que haga lo que tú quieras. No es al revés. No es estar necesitada de chupársela. Es la promesa de chuparla que nunca se cumple, la que los va volviendo locos. Para que todo sea sexo, hay que saber cerrarle la puerta al amor. Hay que saber el tiempo en que las piernas se abren y cuando permanecen cerradas. El sexo es una herramienta, un poder inimaginable que lo puede todo si se sabe utilizar. Los hombres son muy estúpidos, y estupidizan a la mujer. Bueno, es hora de que todo eso termine de una buena vez. Mi lucha contra las hombres no es algo personal como pudieran creer –sonreía cínica- es algo más bien, como en busca de justicia. Y la justicia tiene que tener un brazo fuerte y decidido. Hemos empezado, y no habremos de terminar hasta que todo vaya llegando a su justa medida, cuando logre darme cuenta que lo han comprendido, Que ustedes mismas se han podido dar cuenta. ¿El sexo? Es solo un divertimento, una forma de convivencia, no puede írsenos la vida por las cuestiones sexuales.

-- Brindo por eso— gritó Gogo Flux, y todas levantaron sus vasos llenos de jugo de uva. Las luces se hacían presentes y se volvía a ir, porque por las ventanas apenas pasaban algunas ráfagas de luz de los coches que circulaban afuera.

-- Hay que renunciar al amor, y hacer valer aquello del dolor, la violencia, la sangre. ¿Verdad pendejo? —y Jill golpeaba y ponía sus pies sobre del pobre de Alí Corona que solo alcanzaba a sonreír alelado. La fuerza y la violencia de Jill, era demasiado poderosa.-- Este puto sí que me da risa. Te amo bebé, lo digo como tu mami, como tu hermana –le acariciaba la cabeza como a un perro-. Vamos, dame unas mordidas pequeñas en los pezones. Y Jill se bajaba la blusa y acercaba sus rojos pezones a la boca del muchacho, que apretaba las mandíbulas asqueado.-- No quieres chupar unos pezones de hembra, pero si le digo a Óscar Garfias que se saque la verga enseguida se la chupas.— Alí Corona apenas sonreía por las ocurrencias de Jill Inked.

-- Ven Luisa – y Jill ofrecía su mano para que Luisa la tomara—ven conmigo, quédate acá mi lado. Tú eres mi esposa, mi dueña, mi ejemplo, mi destino. Yo te amo, y todos mis trolecitos lo saben—de nuevo Victoria Lamas asumiendo el personaje de Jill Inked.

-- Jill ¿Qué vamos a hacer con Garfias?, el idiota dice que ya sabe lo de su mujer; lo de la Luisa, y que insiste en venir a rescatarla de nosotros. Que está dispuesto a todo, y que no va a permitir que se haga la excursión.

-- Óscar no es alguien que deba preocuparnos. Ustedes preocúpense por tenerlo todo listo para el viernes. De asegurarse de que la Secretaría de la Juventud, nos de todo lo que necesitamos. El autobús, y las camionetas.

-- ¿Y los choferes?

-- ¿Lo preguntas en serio?

-- Perdona Jill, solo que pensé que… Bueno, todo se hará como tú lo digas.

-- Así me gusta; que mis zorras y mis troles siempre sepan acceder a mis caprichos. Me iré al cuarto con Luisa. La amo, es verdad, pero les recuerdo que lo más importante en la reconciliación, es el sexo reconciliatorio. – Luisa caminaba delante de ella, hacia la recámara-- Gogo, dame quince minutos y entras con nosotros, que se que se te cae la baba por comerte a mi mujer. "Hay que renunciar al amor por el sexo y la violencia".

 

Página 1 de 3